Skip to content

Yo No Estaba Preparada para el Matrimonio

10 abril 2015

clip_image001Yo No Estaba Preparada para el Matrimonio

Por Jasmine Holmes

Recientemente, mi marido y yo pasamos un hito: Ha pasado un año desde que envió el mensaje de texto que comenzó nuestra relación: “Oyes. Avísame cuando sea un buen momento para hablar.” Grité, tiré mi teléfono, y corrí bajando las escaleras jadeando: “¡No estoy lista!”

Yo sabía que él quería hablar de nosotros, y aunque yo hubiera sabido que esta conversación se acercaba y había esperado mucho de manera impaciente a que llegara, cuando realmente sucedió, me entró el pánico. La realidad de empezar una relación con alguien que yo respetaba tanto como yo lo respetaba me asustó hasta la muerte.

Tal vez este sentimiento de mortificación sólo golpea ensimismada como yo, pero si todos nos tomáramos un momento para evaluar realmente todo lo que una relación puede traer, podríamos volvernos un poco menos impacientes para uno y un poco más sorprendidos.

En el año transcurrido desde esa llamada telefónica, he comprendido la realidad de mi reacción inicial: yo no estaba lista. En los 365 días que siguieron, sin embargo, he comenzado a aprender que mi falta de preparación es sólo una imagen de la fidelidad de Cristo.

Yo no Estaba Lista Para Ser Lastimada

Antes del matrimonio, había experimentado la humillación y la angustia que a menudo acompañan a las rupturas. Cada vez que se producía el dolor, en el fondo de mi mente, anhelaba para el matrimonio un hombre que nunca me lastimara tan mal de nuevo.

CS Lewis escribe:

Amar es ser vulnerable. Ame cualquier cosa y su corazón se retorcerá y posiblemente se romperá. Si desea asegurarse de mantenerlo intacto no debe dárselo a nadie, ni siquiera a un animal. Envuélvalo cuidadosamente con pasatiempos y pequeños lujos; evite todos los enredos. Enciérrelo seguro en el ataúd o féretro de su egoísmo. (The Four Loves )

La verdad del punto de Lewis se convirtió rápidamente en claro para mí cuando me casé. Cuanto más crecía en mi amor a mi marido, más vulnerable al daño me hacía. A medida que nuestra intimidad superaría la de cualquier persona que había conocido antes, también lo haría el potencial para el dolor. Herir los sentimientos, orgullo herido, y corazones heridos abundan en los dolores crecientes de convertirse en uno.

Yo No Estaba Lista para Ser Moldeada

Yo estaba acostumbrada a estar sola. De hecho, recién me estaba acostumbrando! Yo amaba a mi familia, mi trabajo, mis amigos, y mi normal. Cuando los amigos me decían que me “estaba quedando,” sonreía y colocaba al matrimonio en esa categoría cómoda de "algún día".

Cuando mi marido llegó, "algún día" se convirtió en "hoy", y la la vida como la conocía comenzó a cambiar a partir de las prioridades individuales para la recién pareja. Esa vulnerabilidad se puso en juego a medida que comenzamos colocando nuestras vidas en formas cada vez más grandes. La importancia de la comunicación se hizo dolorosamente obvia mientras comenzó nuestro nuevo viaje santificación. Ya no era más sólo yo; Yo era parte de un equipo (Efesios 5:31). Y tan romántico como eso sonaba en mi cabeza, prácticamente, se convirtió en una batalla constante.

Yo No Estaba Lista para Ser Amada

Yo siempre había pensado que sería increíblemente liberador ser amada a pesar de mis defectos. En mi mente, era una hermosa imagen del amor inmerecido de Dios derramado sobre mí en Cristo (Romanos 5:8).

En mi corazón, sin embargo, se sentía como ácido. Mi orgullo prefiere ganarse el afecto en lugar de recibirlo. Era tan difícil ser amada en medio de mis rupturas porque quería ser amada por mi compañerismo.

En el matrimonio, esa clase de amor no es una opción. Mi marido hace apreciar mis dones, pero si él amaba sólo las mejores partes de mí, quedaría mucho al descubierto (1 Pedro 4: 8). Él ve mi pecado más claramente que nadie y me ama, no obstante. Puedo o despreciarlo por este conocimiento o enfrentarlo con humildad y gratitud.

Yo No Estaba Dispuesta a Morir

Si la carga de ser la esposa perfecta para mi marido recaía sobre mis hombros, mis temores iniciales habrían sido completamente justificados. Yo simplemente no puedo hacerlo. ¡Alabado sea Dios que la carga nunca descansaba sobre mis hombros!

Antes de que alguna vez fuera novia de Phillip, era parte de la Iglesia, la Esposa de Cristo. Antes de la fundación del mundo (Romanos 8:29), mi novio eterno me eligió a mí, a pesar del hecho de que yo no lo merecía (Efesios 1:3-4). En medio de esta miseria, él murió por mí (Romanos 5: 8). Me vistió de su justicia. Él me adoptó como suya. Él me salvó. Eligió a mi marido a hacerse eco de su amor eterno. Eligió nuestro matrimonio para hacer eco de ese pacto eterno. Él nos ha elegido, no por nuestra perfección, sino debido a su capacidad de permanecer perfectamente en nuestro lugar. Mi vida es la suya. Nuestro matrimonio es suyo.

Y a la luz de estas verdades gloriosas, incluso cuando nuestro egoísmo, egocentrismo y justicia propia gritan contra los golpes de muerte del viejo hombre (Gálatas 2:20), sabemos que la victoria final pertenece a nuestro novio celestial (Filipenses 1:6). Nuestra debilidad nos señala a su fortaleza (2 Corintios 12: 9).

Mi matrimonio no es definitivo, pero pinta, simple como puede ser, una imagen de la que es (Apocalipsis 19:7-9), y mis temores son absorbidos por el hecho de que esta novia es amada por los dos novios que mantienen esa imagen en mente.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: