Skip to content

El Contexto del Matrimonio

9 abril 2015

clip_image002El Contexto del Matrimonio

Por Jeremiah Johnson

Los mandatos morales de la Escritura son obligatorios para toda la humanidad, y hacer caso omiso de ellos es pecado. Vivir de acuerdo con las normas de Dios tal como se revela en las Escrituras resulta en el florecimiento humano, y defender esas normas es bueno y amoroso. Pero el principal mensaje que los creyentes tienen para los no creyentes no es un código de conducta o un conjunto de principios para vivir.

Lamentablemente, muchos de los que han luchado largo y duro para preservar una visión bíblica del matrimonio envían el mensaje equivocado al mundo. Como dijo John MacArthur hace años, los cristianos políticamente comprometidos con demasiada frecuencia han hecho enemigos de su campo de misión.

No somos fieles al texto de Efesios 5 cuando tratamos de hacer cumplir sus normas en el mundo. De hecho, el hacerlo ignora el contexto de las exhortaciones de Pablo y centran indebidamente los recursos de la iglesia que serían mejor utilizados en equipar a los santos para vivir más plenamente el diseño de Dios para el matrimonio.

Necesidades Espirituales

En su libro La Familia Plena, John MacArthur establece el escenario para la discusión de Pablo del matrimonio y la familia.

Es vital entender que Pablo escribió sus instrucciones sobre el matrimonio en Efesios 5 para los cristianos. El dirigió toda la epístola a una iglesia. Los primeros cuatro capítulos son todos acerca de la posición del cristiano en Cristo, y todo lo que Pablo dice a los padres, madres y niños presupone que estaba hablando a los creyentes. Si usted no es un cristiano, no hay esperanza alguna de que usted pueda hacer de su matrimonio y su familia lo que Dios pretende que sean, a menos que primero reconozca su necesidad de Cristo y confíe en Él como Señor y Salvador.

Obviamente, hay familias no cristianas que parecen tener éxito, hasta cierto punto. Pueden tener casas ordenadas, niños con buen comportamiento y relaciones estrechas y duraderas entre miembros de la familia. Pero allí donde Cristo no es reconocido como Señor de la familia, las semillas de la ruptura definitiva de esa familia ya están presentes. Tal familia no tiene estabilidad espiritual real, y (especialmente en una sociedad donde la familia ya se encuentra en estado de sitio) esa familia está cortejando el desastre. Tomando prestada la ilustración de Mateo 7:26-27, tal familia es como una impresionante estructura construida sobre la arena. Cuando las aguas vienen, su caída será grande.

Por todo el ruido sobre la defensa del matrimonio tradicional, este punto fundamental es raramente mencionado: el diseño de Dios para el matrimonio y la familia comienza con una correcta relación con Él. Sin una base firme en el Señor, el matrimonio no puede lograr lo que Dios quiere para él.

¿Qué Pasa con el Yugo Desigual?

La necesidad fundamental de la salvación plantea algunas preguntas para los creyentes que tienen un cónyuge que no son salvos. ¿Pueden esperar algo cercano al patrón establecido en la Escritura? ¿Y qué estándar deben los creyentes mantener a sus cónyuges cuando carecen de los elementos esenciales para un matrimonio piadoso?

Por la gracia de Dios, no tengo ninguna experiencia de primera mano de la lucha diaria que debe ser amar a alguien que no ama el Señor. Lo que sí sé es que mantener a los no creyentes a las normas bíblicas que son incapaces de lograr es una buena manera de hacerlos repulsivos contra la Biblia, la iglesia, y usted. Usted está luchando con clavijas cuadradas y agujeros redondos si espera que un marido incrédulo ame a su esposa como Cristo ama a la iglesia, o una mujer incedula se someta bíblicamente y apoye a su esposo en todas las cosas.

Si usted está en yugo desigual en el matrimonio, su oración diaria y el enfoque debe ser la salvación de su esposo o esposa, no la modificación del comportamiento. Sin un verdadero arrepentimiento y fe, los incrédulos no pueden esperar incluso comprender el designio de Dios para el matrimonio y la familia, y mucho menos ajustarse a ello.

Mientras que Pablo escribe a esposas y maridos creyentes, Pedro escribe a los casados ​​con no creyentes (1 Pedro 3: 1-7). En esencia, la exhortación de Pedro es ser un ejemplo piadoso a su cónyuge. Cumpla con su responsabilidad como esposo o esposa, y ore para que usted viva una vida agradable a Dios, el Señor va a atraer a su cónyuge a Sí mismo. Haga brillar su luz, no en un esfuerzo para encender el corazón de piedra frío de su cónyuge, sino como un acto de adoración al Señor. Y ore para que el Señor haga brillar Su luz en el corazón de su cónyuge a su debido tiempo (2 Corintios 4: 6).

El Verdadero Enfoque de una Familia Piadosa

El punto del diseño de Dios, después de todo, no es que tengamos familias impresionantes o vidas fáciles. El punto es que todos los aspectos de la vida en la familia se alineen en sumisión a Su autoridad máxima y final. El resultado final de todo esto es que Dios es glorificado y el evangelio es adornado –nada menos que ese cumple con Su diseño.

He aquí cómo John MacArthur hace ese mismo punto en La Familia Plena:

Además, sin un conocimiento del Señor Jesucristo, no tenemos la motivación de justicia, ninguna restricción del mal, y ninguna capacidad real para obedecer de corazón lo que Dios manda para nuestras familias. Esto, entonces, es la base fundamental: Cristo debe ser el primero en nuestros corazones y en nuestras familias.

Recuerde, por cierto, que Jesús dijo: "El que ama a su padre o su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí "(Mateo 10:37). Así que Él exige ser el primero en la familia. Es sólo cuando le amamos más que la familia que podemos realmente amar a nuestras familias en el sentido más alto y más puro.

Y termina con un llamado serio a cualquier lector no creyente, y es una forma adecuada de terminar el post de hoy.

Si usted no es un creyente, es necesario reconocer su necesidad del Salvador. Confiese que ha pecado contra Dios, arrepentirse y clamar al Señor Jesucristo para salvación. La Escritura dice, "todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:13).


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150408
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: