Skip to content

Resurrección y Justificación

7 abril 2015

clip_image001Resurrección y Justificación

por RC Sproul

¿Cómo está ligada la resurrección de Cristo a la idea de la justificación en el Nuevo Testamento? Para responder a esta pregunta, primero debemos explorar el uso y el significado del término justificación en el Nuevo Testamento. Una confusión acerca de esto ha provocado algunas de las controversias más feroces en la historia de la iglesia. La propia reforma protestante fue librada por el tema de la justificación. En todas sus complicaciones, la diferencia no conciliada e irreconciliable en el debate se redujo a la pregunta de si nuestra justificación ante Dios se basa en la infusión de la justicia de Cristo en nosotros, por lo que llegamos a ser intrínsecamente justos, o en la imputación o ajuste de cuentas, de la justicia de Cristo a nosotros mientras seguimos siendo pecadores. La diferencia entre estos puntos de vista hace toda la diferencia en nuestra comprensión del Evangelio y de cómo somos salvos.

Uno de los problemas que llevaron a la confusión fue el significado de la palabra justificación. Nuestra palabra justificación se deriva del latín justificare. El significado literal del latín es "hacer justo." Los padres latinos de la historia de la iglesia trabajaron con el texto latino en lugar del texto griego y fueron claramente influenciados por él. Por el contrario, la palabra griega para justificación, dikaiosune, lleva el significado de "contar, reconocer, o declarar justo."

Pero esta variación entre el latín y el griego no es suficiente para explicar los debates sobre la justificación. Dentro del propio texto griego, parece que hay algunos problemas. Por ejemplo, Pablo declara en Romanos 3:28, "Por lo tanto concluimos que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley." Entonces Santiago, en su epístola, escribe: "¿No fue nuestro padre Abraham justificado por las obras cuando él ofreció a su hijo Isaac sobre el altar "(02:21) y " Vosotros veis que el hombre es justificado por las obras y no sólo por la fe."(2:24).

Aparentemente, parece que tenemos una clara contradicción entre Pablo y Santiago. El problema se agrava cuando nos damos cuenta de que ambos utilizan la misma palabra griega para la justificación y ambos utilizan a Abraham para probar sus argumentos.

Este problema se puede resolver cuando vemos que el verbo "justificar" y su forma nominal, "justificación", tienen matices de significado en griego. Uno de los significados del verbo es "reivindicar" o "demostrar".

Jesús dijo una vez, La sabiduría es justificada por todos sus hijos "(Lucas 7:35). Él no quiere decir que la sabiduría tiene sus pecados absueltos o se cuenta justo por Dios por tener hijos, sino que una sabia decisión puede ser reivindicada por sus consecuencias.

Santiago y Pablo se dirigían a diferentes preguntas. Santiago estaba respondiendo a la pregunta: "¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? "(02:14). Él entiende que cualquier persona puede profesar tener fe, pero la fe verdadera se demuestra como auténtica por sus consecuentes obras. La afirmación de la fe es vindicada (justificada) por las obras. Pablo considera Abraham justificado en el sentido teológico en Génesis 15 antes de que haga cualquier obra. Santiago apunta a la vindicación o demostración de la fe de Abraham en obediencia en Génesis 22.

La resurrección implica la justificación en los dos sentidos del término griego. En primer lugar, la Resurrección justifica a Cristo mismo. Por supuesto, él no está justificado en el sentido de tener sus pecados perdonados, porque Él no tenía pecados, o en el sentido de ser declarado justo cuando todavía era un pecador, o en el sentido latino de ser "constituidos justos." Más bien, la Resurrección sirve como la vindicación o demostración de la verdad de sus afirmaciones acerca de Sí mismo.

En su encuentro con los filósofos de Atenas, Pablo declaró: “Por tanto, habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan, 31 porque El ha establecido un día en el cual juzgará al mundo en justicia, por medio de un Hombre a quien ha designado, habiendo presentado pruebas a todos los hombres al resucitarle de entre los muertos.” (Hechos 17: 30-31).

Aquí Pablo apunta a la resurrección como un acto por el cual el Padre reivindica universalmente la autenticidad de Su Hijo. En este sentido, Cristo es justificado delante de todo el mundo por Su resurrección.

Sin embargo, el Nuevo Testamento también vincula la resurrección de Cristo para nuestra justificación. Pablo escribe: “sino también por nosotros, a quienes será contada: como los que creen en aquel que levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor, el cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación.” (Rom. 4: 24-25) .

Está claro que en su muerte expiatoria de Cristo padeció por nosotros, o para nosotros. Del mismo modo, su resurrección es vista no sólo como una reivindicación de fiabilidad o de sí mismo, sino como una garantía de nuestra justificación. Aquí justificación no se refiere a nuestra reivindicación, sino a la evidencia de que la expiación que Él hizo fue aceptada por el Padre. Al reivindicar a Cristo en Su resurrección, el Padre declaró su aceptación de la obra de Jesús en nuestro favor. Nuestra justificación en este sentido teológico se basa en la justicia imputada de Cristo, por lo que la realidad de esa transacción está ligada a la resurrección de Cristo. Si Cristo no hubiera resucitado, tendríamos un mediador cuya obra redentora en nuestro nombre no era aceptable a Dios.

Sin embargo, Cristo ha resucitado!

Este post ha sido publicado originalmente en la revista Tabletalk

One Comment leave one →
  1. juanmanuel bracamontes permalink
    7 abril 2015 11:50 am

    pregunto si me pueden ayudar con informacion para comprar algunas herramientas libros diccionarios y comentarios biblicos que recominda JOHN MacArtur en su librro predicacion expositiva

    Date: Tue, 7 Apr 2015 16:19:40 +0000 To: bracamontes71@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: