Skip to content

El Colapso de los Matrimonios Fallidos

6 abril 2015

clip_image002El Colapso de los Matrimonios Fallidos

Por John MacArthur

¿Qué constituye una familia?

Sin duda usted es consciente del debate que asola a nuestra sociedad sobre la manera de responder a esa pregunta. La mentalidad posmoderna que domina el mundo secular puede aceptar casi cualquier definición, siempre y cuando no sea exclusiva.

Incluso en la iglesia, los creyentes profesantes se están alejando de los modelos bíblicos para el matrimonio y la familia y abrazando una apertura indiscriminada del mundo. Muchos otros intentan apaciguar a todas las partes a través de una ambigüedad agresiva. Pero eso es lo que pasa cuando valora la relevancia sobre la verdad y trata a la Biblia como nada más que un libro de 2000 años de antigüedad.

¿Cómo puede la gente de Dios defender la verdad de tal error generalizado? Muchos han tratado de emplear medios políticos y legales para defender el matrimonio tradicional. Pero la triste verdad es que la supuesta autoridad moral de la Iglesia en esos esfuerzos es frecuentemente socavada por su hipocresía. El divorcio, la infidelidad, y todo tipo de pecado sexual impregnan la iglesia, lo que contradice la Palabra de Dios y corromper el testimonio de su pueblo.

La mejor manera de defender y respetar el diseño de Dios para el matrimonio y la familia no es a través de la acción política o jurídica, es a través del testimonio vivo de una adherencia fiel y justa a los designios de Dios. El mundo vigilante necesita ver la necesidad del diseño de Dios vivida en nuestra vida cotidiana.

La Necesidad de Matrimonio

En las últimas décadas algunos sociólogos y psicólogos han argumentado que el matrimonio debe cambiar radicalmente o eliminarse por completo. Ese tipo de pensamiento "iluminado" se basa en la idea de que el matrimonio no había cumplido con las necesidades de la gente, y que los hombres y las mujeres ya no necesitan una institución para vivir vidas productivas y satisfactorias. Pero el matrimonio no ha fracasado, es sólo que cada vez más personas están evitándolo. Y de los que se casan, la mitad finalmente se retractan en lugar de ejercer el esfuerzo constante y la determinación necesaria para que sus matrimonios tengan éxito.

Incluso los pensadores seculares han observado las consecuencias desastrosas del colapso del matrimonio. En la revista Newsweek del 8 de junio 1992, Joe Klein proporciona estos datos que abruman:

Los números son desalentadores. Existe una alta correlación entre hogares desestructurados y casi todos los problemas sociales imaginables. Según una investigación elaborada por Karl Zinsmeister (un erudito en el American Enterprise Institute), más del ochenta por ciento de los adolescentes en los hospitales psiquiátricos provienen de familias destruidas. Aproximadamente tres de cada cuatro suicidios de adolescentes "se producen en los hogares donde uno de los padres ha estado ausente." Un estudio realizado en 1988 por Douglas A. Smith y G. Roger Jaroura mostró que "el porcentaje de hogares monoparentales con [adolescentes] hijos. . . . . se asocia significativamente con las tasas de delitos violentos y robos[1] Joe Klein," ¿Los Valores de Quien? "Newsweek, 8 de Junio ​​de 1992, 19-21.

La Corrupción del Matrimonio

Hace veinte siglos el Apóstol Pablo previó lo que deparaba el futuro:

Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes, sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, envanecidos, amadores de los placeres en vez de amadores de Dios… Pero los hombres malos e impostores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. (2 Timoteo 3:1-4, 13, énfasis agregado).

Tenga en cuenta que los primeros rasgos de los últimos días son una egocentrismo abrumador y una autoindulgencia-características ciertas en nuestro día. Nuestra sociedad-de espectáculo consciente ayuda a alimentar todo tipo de ilusiones acerca de la realidad. La fantasía de la relación perfecta sexual, el estilo de vida perfecta, y el cuerpo perfecto todos resultan inaccesibles porque la realidad nunca cumple con la expectativa. Las peores consecuencias vienen sobre la relación matrimonial. Cuando dos personas no pueden cumplir con las expectativas de los demás, buscaran su satisfacción fantaseado en la siguiente relación, la siguiente experiencia, la siguiente emoción –un camino que sólo conduce a la autodestrucción y al vacío.

Otras dos iniquidades que Pablo menciona directamente socavan la familia también: “desobedientes a los padres” y “sin amor,” que mejor se podría traducir “si afecto familiar.” Casas caracterizadas por la falta de amor y la obediencia están condenadas a producir hijos que carecen de respeto y de una perspectiva adecuada de la autoridad. Y estamos viendo el resultado en el aumento de la delincuencia, el suicidio y las enfermedades mentales. En última instancia todo pecado debilita las relaciones entre esposos y esposas, padres e hijos, y hermanos y hermanas.

La Prioridad del Matrimonio

Dado que las familias son los cimientos de la sociedad humana, una sociedad que no protege a la familia socava su propia existencia. Cuando la familia se va, la anarquía es el resultado lógico y ahí es hacia donde nos dirigimos. Ahora, más que nunca, es el momento para que los cristianos declaren y manifiesten lo que la Biblia declara: la norma de Dios para el matrimonio y la familia es la única norma que puede producir sentido, felicidad y plenitud.

Si vamos a impactar al mundo con esa norma, tenemos que ser diferentes. Dios nos ha llamado a ser sal y luz en esta sociedad oscura y decadente. Nuestra responsabilidad es adoptar una nueva forma de pensar, una nueva forma de actuar, y una nueva forma de vida a " que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados. . . . . y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios[p], ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad."(Efesios 4: 1, 24). No podemos pensar como el mundo piensa, actuar como el mundo actúa, hablar como el mundo habla, o establecer metas como el mundo establece – debemos ser distintos del mundo caído que nos rodea.

El apóstol Pablo y la iglesia de Éfeso se enfrentaron a una cultura llena de rituales y tradición pagana. En la vida de la sociedad griega fue especialmente difícil para las esposas. Las concubinas eran comunes y el papel de una esposa era simplemente tener hijos legítimos y mantener la casa. La prostitución masculina y femenina desenfrenadas. Los esposos encontraban típicamente gratificación sexual con concubinas y prostitutas, mientras que las esposas, a menudo con el apoyo de sus maridos, encontraron la satisfacción sexual con sus esclavos, tanto varones como mujeres. La prostitución, la homosexualidad, y las muchas otras formas de promiscuidad sexual y la perversión resultaban inevitablemente en el abuso sexual generalizado de los hijos. La sociedad romana era tan mala. El matrimonio era poco más que una prostitución legalizada y el divorcio era una formalidad fácil de obtener.

En el contexto de un mundo tan inmoral, Pablo amonestó a los creyentes en Éfeso con la norma divina elevada y original de Dios para el matrimonio:

Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, (Efesios 5:23-25)

La relación entre marido y mujer es ser santo e indisoluble, al igual que la relación de Cristo con la Iglesia. Y para que este tipo de relación sea una realidad, Cristo debe estar en el centro. Sólo aquellos que pertenecen a Dios por la fe en su Hijo entenderán plenamente y aplicarán el poder y el potencial de esos principios. Estar sujetos uno al otro encuentra su poder y eficacia sólo en el temor de Cristo (Efesios 5:21).

La familia sólo puede ser lo que Dios ha diseñado ser cuando los miembros de la familia son lo que Dios ha diseñado que sean – “conformes a la imagen de su Hijo” (Romanos 8:29). En los próximos días vamos a examinar la forma en la que esto se aplica tanto a los esposos y esposas.

(Adaptado de Divine Design .)


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150406
COPYRIGHT ©2015 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: