Skip to content

Las Siete Últimas Palabras de Cristo: Una Oración de Consumación

3 abril 2015

Las Siete Últimas Palabras de Cristo: Una Oración de Consumación

Por John MacArthur

Quizás las palabras más convincentes que Cristo que jamás dijo fueron algunas de Sus últimas. En voz alta, triunfante que desafiaba los efectos asfixiantes de ser colgado en la cruz, Cristo exclamó: “¡Consumado es!” Esa simple exclamación marcó el final de su vida, pero el comienzo de una nueva vida para todos los que confiarían en El para salvación. “Consumado es!” Fue, en esencia, el principio de mucho más.

La declaración final de Cristo en la cruz fue igualmente significativa. Era una simple oración que expresa la sumisión incondicional de lo que había estado en su corazón desde el principio. Lucas registra esas palabras finales: “Y Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.” Habiendo dicho esto, expiró “(Lucas 23:46).

Cristo murió como ningún otro hombre ha muerto nunca. En un sentido Fue asesinado por manos de hombres malvados (Hechos 02:23). En otro sentido, era el Padre que lo envió a la cruz y le lastimó allí, poniéndolo a padecimiento y cuanto agradó al Padre hacerlo (Isaías 53:10). Sin embargo, todavía en otro sentido, nadie tomó la vida de Cristo. El la entrego voluntariamente por aquellos a quien él amaba (Juan 10: 17-18).

Cuando finalmente expiró en la cruz, no fue con una lucha desgarradora contra sus asesinos. Él no muestra ninguna agonía frenética. Su aprobación final en la muerte –como todos los demás aspectos del drama de la crucifixión fue un acto deliberado de su voluntad soberana, lo que demuestra que hasta el final, estaba soberanamente en control de todo lo que estaba sucediendo. Juan dice: “habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19:30). En silencio, sumisamente, Él simplemente entregó Su vida.

Todo había sucedido exactamente como Él dijo que lo haría. No sólo Jesús, sino también Sus asesinos, y la multitud burlona, ​​junto con Pilato, Herodes, y el Sanedrín, todos habían cumplido perfectamente el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios al pie de la letra.

Y así Cristo con calma y majestuosamente muestra Su soberanía hasta el final. Parecía a todos los que El amaba, e incluso muchos de los que se preocupaban poco por Él, como una tragedia suprema. Pero fue el momento más grande de la victoria en la historia de la redención, y Cristo haría ese hecho gloriosamente claro cuando irrumpió triunfante de la tumba apenas unos días después.

(Adaptado de The Murder of Jesus .)


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150403
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: