Skip to content

Un anticipo del Cielo en la Tierra

1 abril 2015

clip_image001Un anticipo del Cielo en la Tierra

Por John MacArthur

(Foto) Las ruinas de una iglesia del siglo XI.

El post de hoy completa nuestra serie sobre "Por qué amo a la Iglesia."

En el artículo de ayer , nos centramos en la iglesia en su relación con el plan eterno de Dios. En el post de hoy, vamos a ver dos razones adicionales por las que amo a la iglesia:

3. La Iglesia es la Realidad más Peciosa en la Tierra

Hay una tercera razón bíblica de porque amor la iglesia: Es la cosa más preciosa en esta tierra – más precioso que la plata o el oro, o cualquier otra mercancía terrenal.

¡Cuán preciosa es la iglesia? Demandó el precio más alto jamás pagado por algo. “Habéis sido comprados por precio" (1 Cor. 6:20). ¿Qué precio? “sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.” (1 Pedro 1:18-19 ). Hechos 20:28 se refiere a "la iglesia de Dios que él ganó por su propia sangre."

La iglesia es tan preciosa que el Hijo estaba dispuesto a sufrir las agonías de la cruz y morir en obediencia al Padre para que este regalo de amor eterno podría convertirse en una realidad. El apóstol Pablo recordó a los corintios de esta gran realidad: “Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos.” (2 Cor. 8: 9). Ese verso no tiene nada que ver con las riquezas terrenales o las cosas materiales. Cristo era rico como Dios es rico – rico en gloria (cf. Juan 17: 5). Tampoco la pobreza habla de una pobreza terrenal. Cristo se despojó de Su gloria. Pasó de la deidad sobrenatural soberana, a tomar sobre Sí la forma de siervo – y en última instancia a una muerte en la cruz en la que toda la fuerza de la ira divina fue derramada sobre Él (Colosenses 2: 6-8).

Así que el valor precioso de la iglesia se ve aquí en el precio que se pagó, cuando Aquel que era tan rico como Dios en plenitud de la gloria, se hizo tan pobre como alguien alejado de Dios (cf. Mat. 27:46).

Y, para volver al punto de 2 Corintios 8: 9, Cristo hizo esto para que nos hiciéramos ricos. Su muerte nos ha hecho herederos de Dios y coherederos con Cristo (Rom. 8:17). En otras palabras, al renunciar a Sus riquezas celestiales, Cristo hizo posible que la iglesia para compartir en esas riquezas. Eso hace a la iglesia lo más preciado en la tierra.

4. La Iglesia es una Expresión Terrenal de los Cielos

Aquí hay aun otra razón de la Escritura de por qué amo a la iglesia: Es como el cielo en la tierra. No quiero decir que la iglesia es perfecta, o que ofrece algún tipo de fuga utópica de las realidades de un mundo pecador. Pero quiero decir que la iglesia es el lugar donde todo lo que ocurre en el cielo también tiene lugar en la tierra.

Cristo nos enseñó a orar: "Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo." (Mateo 06:10).¿En qué ámbito es más probable que eso ocurra? ¿En el Congreso de los Estados Unidos? No es probable. ¿En la Corte Suprema? Probablemente no. En la universidad? No. ¿En el Ayuntamiento? No. No cuente con ello.

¿Dónde se hace la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo? Sólo en un solo lugar, y ese es la iglesia.

¿Qué pasa en el cielo? Si todas las actividades de los cielos se trajeren a la tierra ¿qué actividades predominarían?

En primer lugar, la adoración. En cada descripción bíblica donde los hombres de Dios tuvieron visiones del cielo, la única cosa que más destaca es la adoración. Alabanza, adoración y devoción constantemente se están ofreciendo a Dios en el cielo. Lo vemos, por ejemplo, en Isaías 6:1-3, donde escribió el profeta Isaías:

En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo. Por encima de El había serafines; cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria."

Lo vemos en Apocalipsis 4:8-11, donde el apóstol Juan escribió:

Y los cuatro seres vivientes, cada uno de ellos con seis alas, estaban llenos de ojos alrededor y por dentro, y día y noche no cesaban de decir: Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir. Y cada vez que los seres vivientes dan gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”

En otras palabras, toda criatura en el cielo se dedica perpetuamente a la adoración.

La adoración es también una de las principales actividades de la iglesia. En 1 Corintios 14, donde Pablo describe lo que tuvo lugar en una reunión típica de la iglesia primitiva, escribió, "Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene revelación, tiene lengua, tiene interpretación. Que todo se haga para edificación "(v. 26). Allí se describen las actividades cuyo diseño es a la vez de adorar a Dios y edificar a los fieles. Y si un incrédulo entraba en la reunión, esta fue la respuesta deseada: “los secretos de su corazón quedarán al descubierto, y él se postrará y adorará a Dios, declarando que en verdad Dios está entre vosotros” (v. 25).

Una segunda actividad de los cielos es la exaltación de Cristo. Después de haber terminado su obra terrenal, Cristo está sentado a la derecha del Padre en gloria en la exaltación pura (Hechos 5:31). Dios mismo ha exaltado a Su Hijo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre (Fil. 2:9). Cristo es "exaltado sobre los cielos." (Hebreos 7:27). Y por toda la eternidad estaremos ocupados exaltando su nombre (cf. Apocalipsis 5: 11-14). Mientras tanto, la iglesia es la esfera en la tierra donde el nombre de Cristo es exaltado verdadera y genuinamente.

Una tercera actividad que tiene lugar en el cielo es la preservación de la pureza y la santidad. El cielo es un lugar santo. Apocalipsis 21: 8 dice: “Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”

Apocalipsis 22:14-15 subraya la perfecta pureza de los habitantes del cielo: “Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales, los asesinos, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.” Nadie es admitido en el cielo que no sea santo ( Heb 12:14).

Del mismo modo, la iglesia en la tierra se encarga de preservar la pureza dentro de su propio medio. Mateo 18:15-20 establece un proceso de disciplina con la cual la iglesia debe mantenerse pura, si es necesaria a través de la excomunión de los miembros. No es necesaria en este contexto para describir todo el proceso de disciplina, sino tomar nota de la promesa que Cristo hace en el versículo 18: “En verdad os digo: todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.”

Atar y desatar fueron expresiones rabínicas que hablaban de lidiar con la culpa de la gente. Una persona impenitente se dice que quedará atada a su pecado, y una persona arrepentida será desatada. Aquí Cristo sugiere que cuando una iglesia en la tierra sigue el procedimiento adecuado para la disciplina, en realidad median el veredicto del cielo en la iglesia terrenal. El cielo está de acuerdo con su decisión. Cuando la iglesia en la tierra excomulga a un miembro impenitente, los ancianos de la iglesia están simplemente declarando lo que en el cielo ya se ha dicho. Por lo tanto, la disciplina de la Iglesia es una expresión terrenal de la santidad de los cielos.

Otra de las actividades de los cielos que se produce en la iglesia es la comunión de los santos. Nuestra comunión en la iglesia en la tierra es un anticipo de la perfecta comunión que disfrutaremos en el cielo.

La iglesia, entonces, es como una expresión terrenal de los cielos. Es lo más cerca que podemos llegar al cielo en la tierra.

El apóstol Pablo escribió de "la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad" (1 Tim. 3:15). Más que cualquier otra institución en la tierra, la iglesia es el lugar donde se confirma la verdad de Dios. La iglesia está llamada a levantar la verdad y mantenerla en alto. Utilizando la verdad como un arma, hemos de romper las fortalezas ideológicas de las mentiras de Satanás (2 Cor. 10: 3-5). Y es en la búsqueda de ese objetivo que la iglesia finalmente cumplirá su mayor triunfo.

Por todo eso es por qué amo a la iglesia. Y mientras el Señor me de aliento, espero invertir mi vida y energías en el ministerio y el avance de la misión de la iglesia.

One Comment leave one →
  1. si es una bendiciin ser reafirmados conociendo q es iglesia muchas bendiciones permalink
    3 abril 2015 6:21 am

    Amen asi sea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: