Skip to content

Las Siete Ultimas Palabras de Cristo: Una Petición al Padre

30 marzo 2015

Las Siete Ultimas Palabras de Cristo: Una Petición al Padre

Mateo 27:45-46

Por John MacArthur

Las famosas últimas palabras pueden ser trágicas o inspiradoras. No todo el mundo tiene la oportunidad de elegir a sus últimas palabras con cuidado, pero para los que ven venir la muerte, ¿qué mensaje de sabiduría, amor, confesión, o recapitulación es lo que producen en sus alientos finales?

En preparación para las celebraciones de la muerte y resurrección de Cristo finales de esta semana, hemos estado teniendo en cuenta las últimas palabras de Cristo en la cruz. ¿Qué tenia que decir el Señor tiene a aquellos presentes cuando Él sufrió el castigo de innumerables pecados que Él no había cometido? Como ya hemos visto, Sus palabras apuntaban hacia el propósito redentor de Dios en Su sufrimiento, e ilustraron Su amor y compasión.

La cuarta frase de Cristo de la cruz es, con mucho, la más rica de misterio y significado. Mateo escribe:

Y desde la hora sexta hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena. Y alrededor de la hora novena, Jesús exclamó a gran voz, diciendo: Eli, Eli, ¿lema sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por que me has abandonado? (Mateo 27:45-46)

Podría parecer a primera vista que Cristo estaba meramente recitando las palabras del Salmo 22:1 ("Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor?"). Pero dado el hecho de que todo el Salmo 22 es una profecía extendida sobre la crucifixión, podría ser mejor ver el salmo como una anticipación profética del clamor del corazón de Jesús cuando Él llevó los pecados del mundo en la cruz. No fue una mera recitación.

Corrompiendo la Cruz

Algunos comentaristas han hecho grandes esfuerzos para explicar por qué Jesús pronuncia tales palabras. Para ellos, parece impensable que Jesús realmente se sentiría abandonado en la cruz, y aún más impensable suponer que Dios en cualquier sentido abandonó a su Hijo amado. Y de esta manera insisten en que Jesús estaba meramente recitando la Escritura, no expresando lo que realmente sentía en Su corazón.

Pero eso traiciona un serio malentendido de lo que estaba teniendo lugar en la cruz. Mientras Cristo estaba colgado allí, Él estaba llevando los pecados del mundo. Estaba muriendo como un sustituto de otros. A Él fue imputada la culpa de sus pecados, y Él estaba sufriendo el castigo por esos pecados en su nombre. Y la esencia misma de ese castigo era el derramamiento de la ira de Dios contra los pecadores. De una manera misteriosa durante esas horas terribles en la cruz, el Padre derramó la plena medida de Su ira contra el pecado, y el destinatario de esa ira era el propio amado Hijo de Dios!

En esto radica el verdadero significado de la cruz. Los que tratan de explicar la obra expiatoria de Cristo en cualquier otro término, inevitablemente terminan anulando la verdad de la expiación de Cristo por completo. Cristo no estaba proporcionando simplemente un ejemplo para nosotros seguir. Él no era un simple mártir –una víctima de la maldad de los hombres que lo crucificaron. Él no estaba simplemente haciendo una exhibición pública para que la gente vea lo terrible del pecado. Él no estaba ofreciendo un precio de rescate a Satanás, o cualquiera de los demás explicaciones que los liberales religiosas, sectarias y religiosos pseudo-cristianos han tratado de sugerir lo largo de los años.

La Sustitución

Esto es lo que estaba sucediendo en la cruz: Dios estaba castigando a Su propio Hijo como si hubiera cometido toda obra perversa realizado por cada pecador quién iba a creer. Y lo hizo para que pudiera perdonar y tratar a esos redimidos como si hubieran vivido una vida perfecta de justicia de Cristo.

La Escritura enseña explícitamente: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.” (2 Corintios 5:21).

Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados…. Se dispuso con los impíos su sepultura, pero con el rico fue en su muerte, aunque no había hecho violencia, ni había engaño en su boca. La exaltación del Siervo Pero quiso el Señor quebrantarle, sometiéndole a padecimiento. Cuando El se entregue a sí mismo como ofrenda de expiación, verá a su descendencia, prolongará sus días, (Isaías 53: 4-5; 9-10)

“Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo: enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el pecado, condenó al pecado en la carne,” (Romanos 8: 3). “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero,” (Gálatas 3:13). “Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne” (1 Pedro 3:18). “Él mismo es la propiciación por nuestros pecados” (1 Juan 2: 2).

Propiciación

Esa palabra propiciación habla de una ofrenda hecha para satisfacer a Dios. La muerte de Cristo fue una satisfacción rendida a Dios en nombre de aquellos que Él redimió. “El Señor quiso quebrantarle” (Isaías 53:10, énfasis añadido). Dios el Padre vio la aflicción del alma de su Hijo, y El estaba satisfecho (v. 11).. Cristo hizo propiciación mediante el derramamiento de Su sangre (Romanos 3:25; Hebreos 02:17).

Era la propia ira de Dios contra el pecado, la propia justicia de Dios, y el propio sentido de justicia de Dios que Cristo satisfizo en la cruz. El derramamiento de Su sangre era una ofrenda por el pecado rendido a Dios. Su muerte no era más que una satisfacción de la justicia pública, ni tampoco era un rescate pagado a Satanás. Ni Satanás ni nadie tenía el derecho a exigir un rescate de parte de Dios por los pecadores. Pero cuando Cristo rescató a los elegidos del pecado (1 Timoteo 2: 6), el precio del rescate fue pagado a Dios. Cristo murió en nuestro lugar, y él recibió el mismo derramamiento de la ira divina en toda su furia que merecíamos por nuestro pecado. Era un castigo tan severo que un hombre mortal podría pasar toda la eternidad en los tormentos del infierno, y todavía no habría comenzado a agotar la ira divina que se acumuló sobre el Cristo en la cruz.

Esta fue la verdadera medida de los sufrimientos de Cristo en la cruz. Los dolores físicos de la crucifixión –tan terrible como lo era –fueron nada en comparación con la ira del Padre contra El. La anticipación de esto era lo que le había causado a sudar sangre en el jardín. Esto fue por eso que Él había mirado adelante a la cruz con tal horror. No podemos empezar a comprender todo lo que estuvo involucrado en el pago del precio de nuestro pecado. Es suficiente comprender que todos nuestros peores temores sobre los horrores del infierno, y más, fueron cumplidos por Él cuando Él recibió el castigo de la maldad de los demás.

Y en ese horrible, hora sagrada, era como si el Padre lo abandonara. Aunque no había duda ninguna interrupción en el amor del Padre por Él como Hijo de Dios, sin embargo, se apartó de El y lo abandonó como nuestro Sustituto.

El hecho de que Cristo –sufriendo de agotamiento, pérdida de sangre, asfixia, y toda la angustia física de la cruz – sin embargo, hizo que este grito a "gran voz" demuestra que no era un simple recitación de un salmo. Este fue el clamor de su alma; que era la misma cosa que el salmo predijo.

Debemos mantener el sufrimiento de Cristo en mente, no sólo esta semana, sino siempre, y recordar que Él voluntariamente soportó los horrores físicos y espirituales de la cruz por el bien de nuestra redención. Su inmenso sacrificio en nuestro nombre es humillante.

(Adaptado de The Murder of Jesus .)


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150330
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

One Comment leave one →
  1. 1 abril 2015 8:59 am

    TODO ESO ESTA MUY BIEN, PERO EL DOLOR DEL PADRE QUE ES INCOMPRENCIBLE
    PARA NUESTRA MENTE HUMANA, LE LLEVO A APARTAR SU MIRADA DE SU AMADO HIJO EN ESE MOMENTO TERRIBLE, ESE DOLOR DE SU HIJO HUNIGENITO NO LO PODIA SOPORTAR UN DIOS DE AMOR, EN ESE MOMENTO ES QUE EL SEÑOR LANZA ESA FRASE QUE NO SE HA ENTENDIDO !ELI, ELI, ¿LEMA SABACTANI?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: