Skip to content

Soy una Esposa Cristiana que Pensaba que Era gay

20 marzo 2015

clip_image001Soy una Esposa Cristiana que Pensaba que Era gay

por Jennifer Smith

Si quieres leer toda mi historia por favor busca mi nuevo libro "The Unveiled Wife". Aquí

Este artículo se basa en un solo tema de muchos mencionado en mi libro The Unveiled Wife (La Esposa Descubierta) . Quería compartir sobre este tema más a fondo en mi blog para darle toda la visión más clara en una de las cosas que estaba tratando con una joven novia.

Tres años después de mi matrimonio, yo tenía la carga bajo el peso de un secreto que me atormentaba. Estaba convencida de que había cometido un error al casarme , no porque elegí casarme con mi mejor amigo, sino porque yo estaba luchando con el pensamiento de ser gay.

Yo nunca había tenido problemas con mi identidad sexual antes. Casarse con mi marido parecía la única opción que yo siempre querría a hacer, porque él era mi mejor amigo, un compañero perfecto para mí, y nuestro amor era apasionado. No había una opción mejor en el mundo cuando me comprometí para siempre a él.

Teníamos muchas ganas de entrar en el pacto del matrimonio, confiados en que estábamos honrando a Dios y emocionados de finalmente experimentar la plenitud del amor. Hemos esperado a tener relaciones sexuales hasta que nuestra noche de bodas y la anticipación de consumar nuestra relación era vigorizante.

Sin embargo, en el transcurso de los primeros tres años de matrimonio mi marido y yo nunca experimentaron un momento sexual completamente satisfactorio juntos. Desde el primer día de nuestro matrimonio me sentí un dolor increíble cada vez que intentó tener relaciones sexuales. Aunque nuestros corazones querían mantenerse intentando y luchar por que nuestro amor prospere … la falta de intimidad sexual amplificaba otras cuestiones matrimoniales.

Los años de la frustración y el dolor nos dejaron muy devastados.

Empecé a dudar de nuestro amor. Y empecé a dudar del amor de Dios por mí. Todo lo que alguna vez conocí estaba siendo desafiado. Empecé negociar la verdad por la mentira, en busca de realización, satisfacción y la felicidad en cualquier lugar que podía conseguirlo. Ansiaba sentir de nuevo todo. clip_image003

En un esfuerzo por buscar la satisfacción sexual, tanto mi marido y yo nos volvimos a la pornografía. Lo hicimos en secreto sin que el otro conociera cuándo, dónde o cómo. Ire n pos de tal tentación sólo condujo a un mayor deseo de más. Cuanto más nos permitimos estar satisfechos por nuestra cuenta, menos necesidad teníamos el uno al otro. Nos habíamos convertido en meros compañeros de cuarto.

Luego vinieron los pensamientos con los que luchaba sobre ser gay. Día tras día me bombardearon con una pregunta:

“Si no funciona con mi marido, ¿entonces tal vez soy gay?”

Traté de navegar esta pregunta, pero pronto me encontré razonando y justificando por qué yo podría ser gay …

El sexo con mi marido duele.

No estoy dispuesta para él nunca más.

Simplemente no somos compatibles.

Las veces que nos jutabamos para tratar de tener relaciones sexuales y no funcionaba, sólo afirmó la creencia de lo que estaba abrazando. Una mujer sería mejor.

Decía que yo luchaba con la idea de ser gay porque estaba atormentándome a creer que podía ser gay cuando me casé con un hombre, y yo no quería hacerle daño. Ni siquiera me sentía cómoda hablando de esos pensamientos con el miedo que aplastara nuestra relación ya inestable. Le sería devastador a él. También luché con ello porque como cristiano, pensé que Dios se enojaría conmigo. Así que me enterré los pensamientos que tenía, profundamente en las grietas de mi corazón, con la esperanza de que nunca saldrían a la superficie.

Sin embargo, con esos pensamientos en mi corazón, mi deseo de una relación con una mujer sólo creció, creando en mí el deseo de buscar la pornografía … el único lugar que sabía que podría estar secretamente satisfecha.

Al mismo tiempo esto estaba sucediendo, Dios estaba llamando a mi marido y a mi de nuevo a la iglesia. Yo era muy reacia a ir, pero estuve de acuerdo en asistir con mi marido. Con las amistades recién formadas que estábamos haciendo y aprendiendo sobre el plan de Dios para el matrimonio, llegó un punto en nuestra relación cuando me di cuenta que tenía que confesar a mi marido quien era yo realmente.

Me senté en el borde de la cama y le di a conocer todo lo que era a él. Lloré mientras le dije cómo luché con la pornografía y yo era honesta acerca de los pensamientos que tenía acerca de ser gay.

Esto es cuando se hace clic. La insatisfacción en mi matrimonio despertó una curiosidad en mí para buscar satisfacción en otra parte. Tropezar con imágenes de mujeres se convirtió en emocionante para mí porque quería ser como ellas. Yo deseaba ser sexy, yo deseaba ser tocada, yo deseaba sentirme plena físicamente. En mi búsqueda de la lujuria, incluso me encontré con mujeres con mujeres y acepté una mentira que yo quería lo que estaban experimentando. Yo creía que estaba atraída por las mujeres.

Pero siguiendo el rastro de pecado en mi quebrantamiento mientras exponía mi corazón a mi marido, se hizo evidente para mí: La pornografía era la culpable de las mentiras que yo había creído. Y, si hubiera continuado alimentando esa parte de mi carne, podría ver cómo me habría conducido finalmente a buscar la felicidad con otra persona, dejando a mi marido y mis votos.

La pornografía es peligrosa. Vi sus efectos negativos de primera mano en mi propia vida. Y mis opciones para ser consumidos por ella casi destruyó mi matrimonio. Mirando hacia atrás, me siento como si estuviera engañada tanto por las asechanzas del enemigo y mi propia carne a creer algo que no era cierto, sólo para que yo pudiera sentirme bien. En un momento de vulnerabilidad, el dolor y las dificultades en mi matrimonio, empecé a creer cosas sobre mí que nunca había concebido antes. Sé que fue una engaño porque aparte de la gratificación instantánea que la pornografía proporcionada, también hubo una avalancha de emociones que me hizo sentir sucia, avergonzada e irritable.

Cuando dejé de ver pornografía, me arrepentí de mi pecado de la lujuria, y dejé de dudar del amor de Dios por mí y el amor de mi marido hacia mí, he encontrado una paz indescriptible. Debo reiterar que el arrepentimiento era una parte vital de la reconciliación que experimenté con Dios y mi marido. La comprensión de la gravedad de mi pecado, tomando la decisión de estar en la convicción de que no era correcto, y evitar a toda costa fue monumental en ser liberada de la fortaleza que una vez consumía mi corazón.

El camino de la recuperación no es una victoria instantánea … pero hay victoria! Quiero que sepas que una vez que dejé la pornografía mi fe y confianza en mi verdadera identidad sexual fue restaurada. Disfruto de mi marido más ahora de lo que nunca y le doy a Dios toda la gloria por la restauración que hemos experimentado.

Comparto más sobre esto, la lucha de mi marido con la pornografía, lo que significa que descubrir, y muchos más asuntos matrimoniales en mi libro La Esposa Descubierta .

Si usted está casado y está luchando en secreto con los pensamientos de la homosexualidad, ¿puedo preguntarle si también lucha con ver pornografía?

Sinceramente, creo que los dos están correlacionadas, no en todas las situaciones, pero en muchas sí. Me doy cuenta de que hay muchas personas en este mundo que viven un estilo de vida homosexual o que están casadas con un heterosexual, pero reprimen los sentimientos de ser gay, que no luchan con la pornografía. Esto no es una ecuación absoluta que estoy compartiendo con ustedes, sino que es más específicamente mi testimonio, y una ventana a cómo la pornografía potencialmente puede tener efectos negativos sobre el matrimonio.

No importa quién eres te reto a evaluar tu vida para ver si hay pecados secretos o áreas donde se han puesto en peligro la verdad por la mentira? Algunos ejemplos incluyen la pornografía, libros eróticos, fantasías, descontento, …

Y si los hay, ora y pídele a Dios que te lleve a la victoria.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: