Skip to content

Inerrancia y la Iglesia Local: ¿Qué Significa el Debate Para la gente en las Bancas?

19 marzo 2015

clip_image001

INERRANCIA Y LA IGLESIA LOCAL: ¿QUÉ SIGNIFICA EL DEBATE PARA LA GENTE EN LAS BANCAS?

Dennis M. Swanson

Vicepresidente de la Biblioteca, Acreditación y Operaciones de The Master’s Seminary

La inerrancia bíblica no es sólo un debate académico entre los académicos. Es un debate que llega a todas las iglesias y a cada banca cada semana. Estando ausente la doctrina, ¿por predicar la Biblia? La inerrancia bíblica es una doctrina singular y vital, y el imperativo para la predicación expositiva.

* * * * *

Cuando se habla de la definición de la inerrancia, uno se acuerda del diálogo entre Alicia y Humpty Dumpty, “Cuando yo uso una palabra," dijo Humpty Dumpty en tono bastante despectivo, “quiere decir lo que yo quiero decir, ni más ni menos.” “La pregunta es,” dijo Alicia, “siempre y cuando se pueda hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.” “La pregunta es,” dijo Humpty Dumpty, “quien debe ser el que manda, eso es todo.” [1]

En la literatura teológica, Erickson presenta el problema de manera sucinta, “el término ‘inerrancia’ significa diferentes cosas para diferentes personas, que contienden sobre qué posición propiamente merece ser llamada por ese nombre.” [2] Mientras que algunos de los argumentos o modas teológicas van y vienen, el debate sobre la inerrancia regresa con regularidad casi cósmica. Para algunos, la defensa de la inerrancia es el ejemplo clásico de una misión inútil. El profesor de la Universidad de Carolina del Norte y contribuyente regular para la revista Christianity Today, Molly Worthen, en un libro reciente sobre el evangelismo afirma: “La Biblia inerrante era un símbolo cargado de la maraña centenaria de la fe y la razón y estaba empezando a resquebrajarse bajo el peso.” [3] Para Worthen y aquellos de su punto de vista, las divisiones dentro del evangelicalismo se resolverían si todo el concepto de la inerrancia, independientemente de cómo se define fuese descartado. Definir la inerrancia ha fastidiado evangelicalismo por casi 140 años. [4] La Sociedad Teológica Evangélica (ETS), que en propósito ha existido para discutir, estudiar y defender la inerrancia en la mayor parte de su existencia, sólo tiene un punto a su declaración doctrinal, “Sólo la Biblia, y la Biblia en su totalidad, es la Palabra de Dios escrita y es, por tanto, sin error en los autógrafos.” [5] En cuanto a la intención y el significado de la inerrancia, los miembros de la ETS hacen referencia a “La Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica (1978). [6] ETS además afirma:

El caso de la inerrancia de la Biblia se basa en la confianza absoluta de Dios y el testimonio de las Escrituras a sí mismas. Una comprensión adecuada de la inerrancia tiene en cuenta el idioma, los géneros, y la intención de la Escritura. Rechazamos los enfoques de la Escritura que niegan que las pretensiones de verdad bíblicas se basan en la realidad. [7]

En la más reciente edición del Diccionario Evangélico de Teología, los autores de la entrada para "evangelicalismo", afirman:

Los reformistas no están satisfechos con la doctrina tradicional de la inerrancia y sustituirían la “inerrancia” (la Escritura infaliblemente nos conduce a Cristo), “la autoridad final en lo que enseña” (pero en ninguna otra parte), o “la autoridad final para fe y doctrina” (pero no necesariamente en los asuntos de la ciencia o la historia). [8]

Beale afirma el punto más fuertemente, hay una erosión de la noción evangélica tradicional de lo que significa para la Biblia es verdad, tal como está formulado, por ejemplo, en la Declaración de Chicago Sobre la Inerrancia Bíblica. Este lento proceso de debilitamiento de la visión tradicional y bíblica de la verdad de la Biblia es nada menos que la identidad misma del evangelicalismo. [9]

Desde 1950, ha habido más de 500 títulos publicados en inglés done la “inerrancia” ha sido o bien el título principal o un título del capítulo. Hay tantos listados en la base de datos de Publicaciones Seriadas ATLA para los títulos que contienen “inerrancia” en el título. Y, si usted busca la “fuente de todo conocimiento,” Google Books, introduciendo “inerrancia” producirá 121.000 resultados. El debate sobre el sentido y alcance de la inerrancia no ha disminuido y es el tema de la reunión anual de este año de ETS. ¿Qué constituye en realidad la inerrancia? ¿Cómo ha de ser definido: amplia o reducidamente? Olson, quizás exagerando su punto, señala:

En la década de 1990 estaba surgiendo un consenso preliminar entre los teólogos evangélicos de que la Escritura debe ser considerada inerrante en algún sentido significativo, pero que su inerrancia no se debe definir utilizando los estándares científicos modernos de precisión. [10]

En muchos círculos “inerrancia” se convirtió en una especie de “prueba de fuego” como Packer afirma:

Los dogmas – palabras de prueba que indican identidad y lealtad (cf. Jueces 12:5-6.) –son siempre sospechosos como obstáculos reales al verdadero pensamiento, que de hecho, pueden llegar a ser. “Infalible” e “inerrante,” como descripciones de la Biblia funcionan como dogmas en algunos círculos y así vienen a estar bajo esta sospecha en otros. Las definiciones individuales de ambos términos – minimizar, maximizar y depreciar –no faltan; sería inútil e irresponsable hablar como si siempre hubiese claridad y unanimidad aquí. [11]

Esas “pruebas” invariablemente hacen su camino desde el debate académico y erudito en la congregación local. Mientras los debates académicos sobre la inerrancia aparecen y desaparecen, las categorías que detallamos en el siguiente cuadro se han mantenido relativamente estáticas.

Perspectiva de la Escritura

Descripción

Inerrantista

Considera las Escrituras como inspiradas por Dios y por lo tanto son totalmente sin error.

Maximalista

Considera la Escritura como totalmente fiable en materia de fe y práctica, y en gran medida fiable sobre temas complementarios como la historia.

Minimalista

Considera la Escritura como generalmente fiable en materia de fe y práctica; aunque incluso en estos asuntos puede ser culturalmente anticuado o parcial. La Escritura no puede ser considerada como una fuente primaria en la historia o temas auxiliares.

Mitologista

Considera la Escritura como simplemente otro texto religioso antiguo. No tiene más o menos singularidad o autoridad que otros textos mitológicos. Algunos podrían ver la Escritura como literatura propagandista o manipuladora.

Las principales categorías de los evangélicos: inerrantistas y maximalistas, son en ocasiones difíciles de distinguir ya que la línea entre los dos ondula y las definiciones de vez en cuando se vuelven confusas. Sin embargo, incluso dentro de la posición inerrantista hay otro espectro o conjunto de categorías. Podemos ilustrar las Categorías de inerrantistas con el siguiente cuadro:

Tipo de Inerrantista

Descripción

Clasico

Con base en los argumentos de AA Hodge y BB Warfield, estos son las dos declaraciones clásicas de una posición de “inspiración verbal y plenaria” generalmente articuladas en la tradición de Princeton.

Evidencialista

Considera la inerrancia como defendibles sobre la base de "pruebas". Los opositores a la inerrancia se derrumbarían bajo el peso de la evidencia que respalda las declaraciones bíblicas sobre la historia y la ciencia.

Chicaguiano

A partir de la formación de ETS y que culminó con la Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica; tratan de definir y afirmar la inerrancia de una manera que cruzó fronteras teológicas y hermenéuticas.

Hermenéutica

Considera la inerrancia como obligada junto con el método la hermenéutica gramatical-histórica (o alguna variación cercana). La superposición de cualquier otro método en la Escritura es una negación de facto de la infalibilidad. Se suele afirmar Ipsissima Verba, en particular en los estudios del Evangelio.

Crítica

Considera la inerrancia como independiente del método hermenéutico. Las metodologías críticas literarias son legítimas para ayudar en la interpretación, pero son ilegítimas cuando se emplean para determinar la autenticidad. Se suele afirmar Ipsissima Vox, en particular en los estudios del Evangelio.

El debate actual dentro de los inerrantistas evangélicos es en gran medida entre los titulares de una posición "clásica" y los titulares de algo más cercano a la posición "crítica".

El debate moderno sobre la inerrancia realmente comienza en el siglo XIX cuando las incursiones del racionalismo y las nuevas teorías científicas relacionadas con la edad de la tierra y los orígenes del hombre – diametralmente opuestas a los relatos bíblicos – se formaban y se articulaban. Estas teorías cada vez más se apegaron a la inspiración bíblica tradicional y la inerrancia insostenible para el ala cada vez más liberal del pensamiento teológico.

Los debates en un ambiente más formal estaban entre los teólogos de Princeton AA Hodge y BB Warfield principalmente en contra de Charles Briggs. En la revista de reciente creación El Presbyterian Review (una revista con la responsabilidad editorial entre Princeton y de Union Theological Seminary y sus puntos de vista opuestos sobre la inerrancia), Hodge y Warfield, hicieron la siguiente declaración:

Durante toda la historia de la teología cristiana la palabra de la Inspiración se ha utilizado para expresar ya sea parte o la totalidad de las actividades de Dios, cooperando con sus autores humanos en la génesis de la Sagrada Escritura. Preferimos utilizar en el único sentido de la continuación de la labor de supervisión de Dios, por el cual, Sus contribuciones providenciales, llenas de gracia, y sobrenaturales habiendo sido presupuestas, El presidió sobre los escritores sagrados en todo su obra de escritura, con el diseño y el efecto de hacer de esa escritura un registro sin errores de los aspectos que El diseñó que se comunicases, y por lo tanto, constituyen la totalidad del volumen en todas sus partes la Palabra de Dios para nosotros. [12]

Hodge y Warfield entonces procede a través de su artículo para definir y defender el concepto que se conoce como “inspiración verbal y plenaria.” Concluyeron afirmando:

Las pruebas legítimas de la doctrina, que descansan principalmente en las afirmaciones de los escritores sagrados, al no haber sido refutadas por objeciones válidas, esa doctrina se mantiene doblemente demostrada. Gnosis da lugar a epignosis: la fe a la convicción racional –y descansamos en la certeza gozosa e inquebrantable de que poseemos una Biblia escrita por la mano del hombre de hecho, sino también grabadas con el dedo de Dios. [13]

Dentro del evangelicalismo esta posición clásica sigue siendo dominante, pero cada vez más está siendo desafiada. [14] En Cinco Perspectivas Sobre la Inerrancia Bíblica, R. Albert Mohler presentó lo que llamó la "posición clásica," en gran parte una presentación actualizada del concepto Hodge-Warfield y la Declaración de Chicago. Declaró, en particular cuando la inerrancia se aplica a la iglesia:

La afirmación de la inerrancia de la Biblia es necesaria para la salud de la iglesia y para nuestra obediencia a las Escrituras. Aunque necesaria, no es suficiente, tomada por sí mismo, para constituir una doctrina evangélica de la Escritura. Los evangélicos deben abrazar una afirmación integral de la Biblia como la Palabra de Dios escrita. Al final, la inspiración requiere inerrancia y la inerrancia afirma la autoridad plena de la Biblia. La Biblia no es inerrante, y por lo tanto la Palabra de Dios; es la Palabra de Dios, y por lo tanto inerrante. [15]

Al responder a Mohler, Kevin J. Vanhoozer afirma:

Las preguntas que he planteado acerca de la doctrina "clásica" de Mohler de la inerrancia no son preguntas sobre la veracidad de las Escrituras. Son más bien acerca de la adecuación de la categoría “doctrina clásica de la inerrancia” y el exceso de confianza de afirmar la inerrancia con ciertos tipos de interpretación. . . . . Creo que hay que hacer algo más que llamar a la gente a apegarse a la inerrancia: Primero debemos definirla y, a continuación, distanciarnos de sus abusos interpretativos. [16]

Vanhoozer, un miembro de la ETS que afirma la inerrancia, es uno del creciente número de inerrantistas evangélicos que no están satisfechos con la declamación de la doctrina de la manera clásica.

En el debate con AA Hodge y Warfield, cuando fue el turno de Briggs para escribir, declaró:

La inspiración verbal es, sin duda, una definición más precisa y contundente, que la inspiración-plenaria; pero este mismo énfasis y precisión ponen en peligro la doctrina de la inspiración propia poniéndola en conflicto con una amplia gama de objeciones a lo largo de toda la línea de la Escritura y la Historia, que se deben cumplir y superar en la guerra incesante, donde ambas partes pueden contar con victorias dudosas , pero donde los débiles, ignorantes, y vacilantes tropiezan y caen en diversas pruebas y puede hacer que naufraguen de su fe. [17]

En esto, Briggs estaba más correcto que incluso él probablemente se dio cuenta que el debate continuó bien después de su vida. Pero, ¿qué significa el debate en la iglesia local? ¿Qué es lo que está en juego, y por qué es importante esta discusión?

La Inerrancia y la Iglesia Local

En los últimos años toda una denominación fue esencialmente dividida y un nuevo grupo fue formado por el tema de la inerrancia.

El “resurgimiento” dentro de la Convención Bautista del Sur en la década de 1980, donde los conservadores 18 y los inerrantistas coordinaron sus esfuerzos para obtener el control de la maquinaria denominacional, fue enormemente perjudicial en la vida de muchas iglesias locales. Un nuevo grupo entero se formó: el Cooperative Baptist Fellowship. Ensalzando lo que ellos perciben como su posición bautista “moderada” e “histórica,” que afirman como uno de sus principios doctrinales clave:

Queremos ser bíblicos –especialmente en nuestra perspectiva de la Biblia. Eso significa que no nos atrevemos a afirmar menos por la Biblia de lo que la Biblia afirma de sí. La Biblia no afirma ni revela inerrancia como una enseñanza cristiana. Las afirmaciones bíblicas deben basarse en la Biblia, no en las interpretaciones humanas de la Biblia. [19]

Es interesante comparar esta declaración (y la declaración doctrinal más larga de la CBF) con el lamento de Charles H. Spurgeon del estado de la iglesia Bautista en Inglaterra mientras él estaba luchando la misma batalla alrededor de un siglo antes. El resumió su posición sobre las tendencias teológicas en su día cuando declaró:

Mira la iglesia de nuestros días; me refiero a la escuela avanzada. En medio de ella vemos predicadores que tienen una apariencia de piedad, pero niegan la eficacia de ella. Hablan del Señor Jesús, pero niegan su divinidad, que es su poder; hablan del Espíritu Santo, pero niegan su personalidad, en el que se encuentra su propia existencia. Eliminan la sustancia y el poder de todas las doctrinas de la revelación, aunque fingen todavía creerlas. Ellos hablan de la redención, pero niegan la sustitución, que es la esencia de la misma; ensalzan las Escrituras, pero niegan su infalibilidad, en donde radica su valor; utilizan las frases de la ortodoxia, y no creen en nada en común con los ortodoxos. [20]

Parece indiscutible que el evangelismo está entrando en una nueva fase del debate de la inerrancia. La discusión se está alejando de varias “objeciones a lo largo de toda la línea de la Escritura y la Historia.” [21] El énfasis se está alejando del problema individual o de los pasajes de prueba a las cuestiones de género y hermenéutica. [22] A medida que estas discusiones, definiciones y defensas siguen a un ritmo creciente, vale la pena recordar la observación de DA Carson de la última fase importante:

Una gran perspectiva de la Escritura es de poco valor para nosotros si no abrazamos con entusiasmo la autoridad de la Escritura.. Pero hoy multiplicamos el medio para eludir o disipar esa autoridad. No estoy hablando aquí de los que niegan formalmente la autoridad de la Escritura: es de esperar que deban evitar los dichos directos y verdades incómodas. Pero aquellos de nosotros que defendemos la veracidad profunda de la Palabra de Dios no tenemos excusa. [23]

¿Estas Diferencias Hacen de la Inerrancia “imposible”?

Christian Smith en su libro La Biblia Made Impossible [24] lamenta un Biblicismo y la promulgación de los libros de “guía práctica” basados ​​en la Biblia. Algunas de las críticas de Smith son ciertamente válidas. Las obras arrogantes que pretenden enseñar una verdad "bíblica" pueden en cambio socavar la confianza de una persona común en la Escritura, especialmente cuando los libros tipos “guía práctica” fallan. Por ejemplo, ¿alguien realmente cree que Dan 1:8-13 se extrapola correctamente en una paradigma de pérdida de peso completo y de la alimentación saludable como lo hace Rick Warren [25] La amplia crítica del “Biblicismo,” de Smith, mediante el cual quiere decir una afirmación de la inerrancia, es más punzante y él afirma:

Los cristianos, tal vez los cristianos especialmente biblistas, están “por todas partes” en lo que la Biblia enseña acerca de la mayoría de las cuestiones, temas y preguntas. De esta manera, el resultado funcional real de la perspectiva biblista de la escritura desmiente las afirmaciones teóricas del biblicismo acerca de la Biblia. Algo está mal en la imagen biblista que no puede ser ignorado. [26]

Lo que Smith postula es que la inerrancia, lo que él llama biblicismo, no puede ser verdad debido a que hay tantas diversas interpretaciones de la Biblia, incluso entre los inerrantistas, que este método de comprensión de la naturaleza de la Escritura es contraproducente. En este sentido Smith hace una pregunta que casi todo cristiano hace en algún momento de su exposición temprana a la enseñanza bíblica, “¿Por qué están en desacuerdo los hombres buenos?” Él lo llama el problema del “pluralismo interpretativo generalizado.” Afirma:

Así que la pregunta es la siguiente: si la Biblia es dada por un Dios veraz y omnipotente como un texto internamente coherente y perspicaz, precisamente, con el propósito de revelar a los seres humanos las creencias, prácticas, y la moral correcta, entonces ¿por qué es que los cristianos presumiblemente sinceros a quienes se les ha dado no puede leerla y llegar a un acuerdo común sobre lo que enseña? no conozco ninguna respuesta bueno y honesta a esa pregunta. Si la Biblia es todo lo que el biblicismo afirma que es, entonces los cristianos -especialmente los que comparten creencias biblicistas – debe poder llegar a un consenso sólido sobre lo que enseña, o al menos en la mayoría de los asuntos de importancia. Pero no lo hacen y por lo visto no pueden. [27]

Smith llama al pluralismo interpretativo generalizado el factor que desacredita el biblicismo, o mejor, la inerrancia. [28] “El hecho innegable de que, los desacuerdos ubicuos arraigados sobre lo que la Escritura enseña en la mayoría de los problemas, grandes y pequeños, representa un golpe fatal al biblicismo.” [29]

Sin embargo, los desacuerdos sobre las “cuestiones” han seguido a través de la historia de la iglesia y son casi exclusivos de la Reforma y la era post-reforma. Por ejemplo, en relación con el modo del bautismo incluso Juan Calvino declaró:

Pero, si la persona que está siendo bautizado debe ser totalmente sumergida, y si tres veces o una vez, si él sólo debe ser rociado con agua vertida –estos detalles no tienen importancia, pero debería ser opcional para las iglesias, según la diversidad de los países. Sin embargo, la palabra "bautizar" significa sumergir, y está claro que el rito de la inmersión se observó en la antigua iglesia. [30]

El problema de la interpretación de la Biblia y luego en realidad aplicarla a la situación moderna es siempre un reto. Como McDermott dice: “Debido a que los evangélicos creen que el mensaje de Dios para la iglesia es aplicable a todas las épocas, ha habido una tendencia a aplicar aparentemente pasajes de duración determinada aislando el principio universalmente válido detrás del texto con el fin de encontrar su paño equivalente actual cultural.” [31] Como afirma Kreider:

El evangelicalismo no es monolítico. Nunca lo ha hecho y nunca podría ser. Siempre ha sido diverso. Hay una variedad de maneras en que las personas que respetan la Biblia leen la Biblia. El pluralismo interpretativo generalizado es evidencia de la falibilidad de los intérpretes bíblicos. La Biblia no se auto-interpreta; debe ser leída. No habla por sí misma; debe ser leída. No cumplir con el propósito para el que fue dado a menos que se lea. in a particular culture in time and space.[32] Y cuando se lee, es leída por ojos humanos dentro de cuerpos humanos situados en una cultura particular en el tiempo y el espacio. [32]

Si un texto habla de una situación o circunstancia que ya no existe, ¿cómo es ese pasaje se hace “útil” para el cristiano moderno? Por ejemplo, en las epístolas de Pablo tiene varias discusiones de cómo los esclavos que son también cristianos deben vivir. Puesto que la esclavitud ha sido abolida en esencia, ¿cómo deben aplicarse esos pasajes hoy en día? Después de una discusión bastante apasionada sobre el tema de la esclavitud (y en cambio perdiendo el punto en las diferencias entre la institución de la esclavitud en el imperio romano vis a vis la esclavitud Sudamericana basada en la raza, Daniel Akin luego aplica Tito 2:9- 10 a la esfera de las relaciones obrero-patronales. [33] Si bien la aplicación “empleador-empleado” puede ser un modelo útil, o “una inferencia buena y necesaria,” aun así no es una situación exacta de la que el texto está tratando.

Cuando estas cuestiones no se abordan con precisión, sobre todo en la predicación, la persona en la banca puede ser confundida por la falta de coherencia en la interpretación y la aplicación de la Escritura.

Este debate aún toca la cuestión más básica que enfrenta al cristiano promedio en la banca; es decir, “¿Qué versión de la Biblia debo usar?” En la discusión de traducción de la Biblia, Leland Ryken afirma: “La teología protestante evangélica de inspiración tradicionalmente se ha desposado a la inspiración verbal o plenaria (“completo, total”) de la Biblia. Este punto de vista sostiene que Dios inspiró no sólo los pensamientos de los escritores bíblicos, sino sus palabras,” [34] Después de citar varios partidarios notables de la posición clásica, entonces continua afirmando:

La aplicación de la doctrina de la inspiración verbal a la traducción de la Biblia debería ser obvia: Si las palabras en lugar de sólo los pensamientos de la Biblia son inspirados por Dios, son las palabras las que debe reproducir una traducción [35]

Y, por último:

Es mi creencia de que una traducción literal esencialmente es congruente con la doctrina de la inspiración verbal o plenaria. Por el contrario, la preocupación por Biblias dinámica equivalentes es con los pensamientos de las Escrituras, sin la prioridad asignada a las palabras. Vengo a las conclusiones no deseadas de que muchos evangélicos que teóricamente defienden la doctrina de la inspiración verbal o plenaria -quienes rechazan la posición del liberalismo teológico de que la Biblia contiene principalmente los pensamientos de Dios – son traicionados por su propia elección de una traducción dinámica equivalente a la posición que dicen rechazar. [36]

Conclusión

2014 es el centésimo aniversario del estallido de la Primera Guerra Mundial, tal vez la peor guerra en términos de carnicería y destrucción en la historia humana, mientras que al mismo tiempo siendo probablemente la guerra más evitable e innecesaria en la historia. La mayoría pensaba que la guerra habría terminado en pocos meses, antes de Navidad 1914 a más tardar. En la Navidad de 1914, un "alto el fuego" no oficial sucedió y confraternización extendido a lo largo de las líneas del frente. [37] Los soldados de ambas partes se reunieron para celebrar la temporada, jugar al fútbol (para los no-americano, fútbol), y en general disfrutar de la camaradería.

Los oficiales al mando de ambas partes emitieron órdenes en contra de este tipo de actividad en el futuro, ya que fue visto como "disminuyendo el espíritu de lucha" de las tropas.

El debate inerrancia ha visto un significativo "espíritu de lucha" y como un inerrantista puedo apreciar tanto la necesidad y la necesidad de "luchar" por esta doctrina fundamental; sin embargo, también estoy de acuerdo con Carson, quien escribió:

Aunque me temo que el evangelismo se dirige a otro grave conflicto sobre la doctrina de la Escritura, y si bien es necesario hacer frente a estos debates inminentes con humildad y valentía, lo que es más alarmante es la disminución autoridad de las Escrituras en las iglesias. Esto ocurre no sólo entre los que se desvalorizan la veracidad consistente de la Escritura, sino también (si por diferentes razones) entre los que más ruidosamente la defienden. Hasta cierto punto, todos somos parte del problema; y tal vez podemos hacer más para salvar algo de valor a partir de la creciente fragmentación comprometiendonos en arrepentimiento y fe con el aprendizaje y la obediencia la más santa Palabra de Dios. Entonces nosotros también seremos recordados que el reto de preservar y articular una doctrina totalmente autosuficiente y ortodoxa de la Escritura no puede ser satisfecha por el poder intelectual solamente, sino sólo de rodillas y por el poder de Dios. [38]

La inerrancia bíblica no es sólo un debate académico entre los académicos; sino que es un debate que llega a cada iglesia y cada banca cada semana; .ya sea que el predicador afirma, niegue, o incluso ridiculice el concepto de la inerrancia. Ausente la doctrina de la inerrancia, ¿porque predicar la Biblia? [39] La inerrancia bíblica es una doctrina singular y vital; es, como dice MacArthur, el imperativo para la predicación expositiva. En el primer artículo de la primera edición de The Master’s Seinary Journal, declaró,

La inerrancia exige un proceso exegético y una proclamación expositiva. Sólo el proceso exegético conserva la Palabra de Dios por completo, guardando el tesoro de la revelación y declarando el significado exactamente tal como Él lo pretendió que sea proclamado. La predicación expositiva es el resultado del proceso exegético. Por lo tanto, es el vínculo esencial entre la inerrancia y la proclamación. Tiene el mandato de preservar la pureza de la inerrante Palabra dada originalmente de Dios y proclamar todo el consejo de la verdad redentora de Dios. [40]

Como afirma Holland: "Esta doctrina no es sólo para la conversación escolástica; sino que proporciona la autoridad y la integridad de nuestra proclamación del evangelio. "[41] Christian Smith y otros que rechazan la inerrancia a menudo abogan por una nebulosa "visualización de la Escritura a través del lente de Cristo" [42] o para usar una frase de la década de 1970, "fiabilidad salvadora." [43] Sin embargo, si como un reciente artículo de Newsweek proclamó los relatos de los Evangelios sólo contienen cerca de 15 versiculos que reflejan razonablemente las palabras de Cristo, [44] ¿Qué valor tiene la "lente cristocéntrica" y cómo es posible que se puede validar el plan de salvación que se detalla en la Escritura?

La inerrancia de la Escritura: su declaración, la defensa, y la demostración es más que un debate académico; es el centro de la vida cristiana y el debate reverbera en la banca. Como la sección final de la Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica afirma:

Somos conscientes también que la grande y grave confusión resulta de dejar de mantener la verdad total de la Biblia cuya autoridad se profesa reconocer. . . . . . . Si esto no se ve, y en tanto, la doctrina evangélica básica todavía se sostiene, las personas que niegan la plena verdad de la Escritura pueden clamar una identidad evangélica, mientras que metodológicamente se han alejado del principio evangélico de conocimiento a un subjetivismo inestable, y les sera difícil no avanzar más. [45]


1 Lewis Carroll, Through the Looking Glass: Alice’s Adventures in Wonderland (Champaign, IL: Project Gutenberg e-book, 2001), 83.

2 Millard J. Erickson, Christian Theology, 3rd ed. (Grand Rapids: Baker Academic, 2013), 191.

3 Molly Worthen. Apostles of Reason: The Crisis of Authority in American Evangelicalism (New York: Oxford University Press, 2014), 54. La antipatía de Worthen a la inerrancia (de cualquier forma) es evidente a lo largo de este libro. Ella llama a la doctrina de la inerrancia, "una gasa reconfortante que oculta una gran cantidad de fealdad. Disfraza el compromiso y la confusión que son inevitables cuando los modernos tratan de vivir de acuerdo con un texto antiguo y, a menudo oscuro” (198).

4 For a thorough discussion see Peter Maaten van Bemmerlen, Issues in Biblical Inspiration: Sanday and Warfield, Andrews University Seminary Doctoral Dissertation Series 13. (Berrien Springs, MI: An-drews University Press, 1987).

5 ETS, “Doctrinal Basis,” http://www.etsjets.org/about (accessed 3 January 2015). A brief statement affirming Trinitarianism was subsequently added in 1990.

6 ETS, “Membership Requirements,” http://www.etsjets.org/about/membership_requirements (ac-cessed 3 January 2015). 7 Ibid.

8 Richard V. Pierard and Walter A. Elwell, “Evangelicalism,” in Evangelical Dictionary of Theol-ogy, Second Edition (Grand Rapids: Baker Books, 2001), 409.

9 G. K. Beale, The Erosion of Inerrancy in Evangelicalism: Responding to New Challenges to Bib-lical Authority (Wheaton, IL: Crossway Books, 2008), 221.

10 Roger E. Olson, “Bible/Scripture,” in The Westminster Handbook to Evangelical Theology, The Westminster Handbooks to Christian Theology (Louisville, KY: Westminster John Knox Press, 2004), 155. La idea de que hay incluso un "consenso áspero" (signifique lo que signifique) entre los teólogos evangélicos en esta cuestión parece bastante inverosímil.

11 J. I. Packer, “Infallible Scripture and the Role of Hermeneutics,” in Scripture and Truth. D. A. Carson and John D. Woodbridge, eds. (Grand Rapids: Baker Books, 1992), 351.

12 A. A. Hodge and B. B. Warfield, “Inspiration.” The Presbyterian Review, 2, no. 6 (April 1881):232.

13 Hodge and Warfield, “Inspiration,” 260.

14 Véase Kevin J. Vanhoozer, “Response to R. Albert Mohler,” en Five Views on Biblical Inerrancy, J. Merrick and Stephen M. Garrett, gen. eds. Counterpoints in Bible and Theology, Stanley N. Gundry, ed. (Grand Rapids: Zondervan Publishing, 2013), 71–76.

15 R. Albert Mohler, “When the Bible Speaks, God Speaks: The Classic Doctrine of Biblical Iner-rancy,” in Five Views on Biblical Inerrancy, J. Merrick and Stephen M. Garrett, gen. eds. Counterpoints in Bible and Theology, Stanley N. Gundry, ed. (Grand Rapids: Zondervan Publishing, 2013), 58.

16 Vanhoozer, “Response” 75–76.

17 C. A. Briggs, “Critical Theories of the Sacred Scriptures in Relation to Their Inspiration.” The Presbyterian Review, 2, no. 7 (July 1881): 551–52 [énfasis en el original].

18 A menudo se trataba de conservadores "políticos" y "sociales" que quizás estaban más interesados en temas de la agenda en esos ámbitos en lugar de preocupaciones teológicas. En muchos aspectos, este también fue la época en la que la política de "mayoría moral" conservador, republicana de tendencia izquierdista se volcvió cada vez más identificado con el evangelicalismo

19 Cooperative Baptist Fellowship. “Frequently Asked Questions.” http://www.thefellow-ship.info/identity/faq/ (accessed 1 Nov 2014).

20 Charles H. Spurgeon. “The Form of Godliness without the Power,” in The Metropolitan Taber-nacle Pulpit; Sermons Preached and Revised by C. H. Spurgeon in the Year 1889. (reprint, Pasadena, Texas: Pilgrim Publications, 1975), 308.

21 Ibid.

22 Véase la contribución de Kevin J. Vanhoozer en “Augustinian Inerrancy: Literary Meaning, Literal Truth, and Literate Interpretation in the Economy of Biblical Discourse,” in Five Views on Biblical Inerrancy, J. Merrick and Stephen M. Garrett, gen eds., Counterpoints in Bible and Theology Series, Stanley N. Gundry, ed (Grand Rapids: Zondervan Publishing, 2013), 199–235.

23 D. A. Carson, Collected Writings on Scripture. Compilado por Andrew David Naselli (Wheaton, IL: Crossway Books, 2010), 106. Este articulo primero como “Recent Developments in the Doctrine of Scripture,” in Hermeneutics, Authority, and Canon, editado por Carson y John D. Woodbridge (Grand Rapids: Zondervan, 1986).

24 Christian Smith. The Bible Made Impossible: Why Biblicism Is Not a Truly Evangelical Reading of Scripture (Grand Rapids: Baker Books, 2012).

25 Rick Warren, Daniel Amen, and Mark Hyman. The Daniel Plan: 40 Days to a Healthier Life (Grand Rapids: Zondervan, 2013).

26 Smith, The Bible Made Impossible, 26 (italics in original).

27 Ibid., (Cursiva en el original). Esto es a menudo el argumento de que el catolicismo utiliza contra el Protestantismo. Es decir, elimine la iglesia como un factor de control en la interpretación y aplicación de las Escrituras, o al Magisterio y, y a continuación, el protestantismo se divide y se fragmenta y una persona se queda sin un guía segura de lo que creemos. Smith al parecer aceptó esta apologética y posterior a la primera edición de la Biblia Hizo lo Imposible, se convirtió al Catolicismo.

28 Mientras Smith afirma su posición "no cuestiona la doctrina de la inspiración divina de la Biblia" (viii), su definición de biblicismo, lo cual quiere decir, "una teoría acerca de la Biblia que enfatiza uniendo su exclusiva autoridad, infalibilidad, perspicacia, autosuficiencia, consistencia interna, significado auto-evidente, y la aplicabilidad universal” (ibid), deja claro que la doctrina tradicional de la inspiración y la inerrancia es exactamente el objetivo de su ataque. Su obra, y Apóstoles de la Razón de Worthen , son actualmente los sujetalibros de la literatura de la posición Maximalista.

29 Ibid., 67.

30 John Calvin. Institutes of the Christian Religion. Library of Christian Classics 21. Edited by John T. McNeil, Translated by Ford Lewis Battles (Philadelphia: Westminster John Knox Press, 1960), 4.15.19; 2:1320.

31 Gerald R. McDermott (ed), The Oxford Handbook of Evangelical Theology (New York: Oxford University Press, 2010), 38.

32 Glenn R. Kreider, “The Bible Made Impossible?: A Response to Christian Smith. A Paper Pre-sented at the Annual Meeting of the Evangelical Theological Society, Baltimore, MD. (Nov 2013), 13.

33 Daniel Akin, “Titus” in 1 & 2 Timothy and Titus, Christ-Centered Exposition, eds David Platt, Daniel L. Akin and Tony Merida (Nashville, TN: Holman Reference, 2013), 267–75.

34 Leland Ryken, The Word of God in English: Criteria for Excellence in Bible Translation (Wheaton, IL: Crossway Books, 2002), 131.

35 Ibid., 133. 36 Ibid., 134–35.

37 See “Christmas Truce” at http://en.wikipedia.org/wiki/Christmas_truce (accessed 1 November 2014).

38 Carson, “Recent Developments,” 108–109.

39 Un reciente artículo de opinión publicado en un periódico local por un pastor que llama a sí mismo "predicador Johnson" afirma esto simplemente y con mayor claridad, "una escritura libre de error es esencial al Cristianismo. Si podemos señalar un solo versículo y reclamar un error, entonces ¿cómo podemos apuntar a cualquier versículo con una certeza de la verdad? ".Middlesboro Daily News Online, http://www.newsweek.com/2015/01/02/thats-not-what-bible-says-294018.html (accessed 11 January 2015).

40 John MacArthur, “The Mandate of Biblical Inerrancy: Expository Preaching.” MSJ 1, no 1 (Spring 1990): 15,

41 Rick Holland, “Expository Preaching: The Logical Response to a Robust Bibliology.” MSJ 22, no. 1 (Spring 2011): 37.

42 Smith, The Bible Made Impossible, 98.

43 See George M. Marsden, Reforming Fundamentalism: Fuller Seminary and the New Evangeli-calism (Grand Rapids: Eerdmans Publishing, 1987), 277–90.

44 Kurt Eichenwald, “The Bible: So Misunderstood It’s a Sin,” Newsweek Culture Section, De-cember 23, 2014. (accessed 5 January 2015). http://www.newsweek.com/2015/01/02/thats-not-what-bi-ble-says-294018.html

45 International Council on Biblical Inerrancy, “Chicago Statement on Biblical Inerrancy.” http://library.dts.edu/Pages/TL/Special/ICBI_1.pdf (accessed on 5 January 2015).

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: