Skip to content

Cuando un Incrédulo Muere: ofreciendo Consuelo Sin Distorsionar la Verdad

19 marzo 2015

clip_image001Cuando un Incrédulo Muere: ofreciendo Consuelo Sin Distorsionar la Verdad

Por George Lawson

Mi teología me dice que no es correcto mentir, aunque mi propósito es buscar lograr un buen resultado. No hemos de hacer lo que dice Romanos 3:8 "Hagamos el mal para que venga el bien". La mentira es una violación de carácter y la voluntad de Dios. Dios es el Dios de la verdad. Él no puede mentir y Él no tolera la mentira en las Escrituras (Tito 1:2).

Mentir nunca es correcto, nunca amorosa, y nunca es necesario. Los seguidores de Cristo han de decir la verdad. Esto no significa que tengamos el permiso de ser groseros, crueles o indiferentes en nuestras palabras. Se nos manda a decir la verdad en amor, pero siempre se nos manda decir la verdad. Esto no cambia si estamos hablando de una buena o una mala noticia, alegrías o dificultades, la vida o la muerte.

Uno de los mayores y más desafiantes invitaciones para hablar que un pastor recibirá jamás es hablar en un funeral. Una familia en duelo a menudo solicitar la presencia de un pastor para hablar palabras de consuelo, esperanza y paz. A veces incluso llamar a este discurso el elogio, que literalmente significa buenas palabras. Trae un gran alivio a la familia escuchar a un ministro decir:

“Nos reconforta que su sufrimiento ha terminado" o …

“Ella está en un lugar mejor ahora” o …

“Sé que lo veremos de Nuevo”

Pero ¿qué pasa si esas palabras no son ciertas porque la persona no conocen a Cristo?¿Siguen siendo "buenas palabras"?

Y si estas palabras no son ciertas, ¿hay palabras de consuelo que podemos compartir que sean verdad?

Esto no es sólo una cuestión que los ministros enfrentan, sino una que es común a todos los cristianos que buscan ofrecer palabras de consuelo para aquellos en luto.

Afortunadamente, hay palabras de consuelo y de verdad que podemos compartir con aquellos que sufren, incluso cuando no estamos seguros sobre el destino eterno de su ser querido que murió. No tenemos que abandonar la verdad de las Escrituras con el fin de ofrecer consuelo. A continuación se presentan algunas "buenas palabras" podemos compartir honestamente acerca de los que han fallecido, con la conciencia tranquila.

1) Dios es un Dios de Esperanza y Misericordia

Si la Escritura no registrara su conversión, nadie habría esperado que el ladrón en la cruz fuese al cielo. Pasó toda su vida en rebelión manifiesta hacia Dios. Incluso mientras estaba colgado en una cruz, lanzó acusaciones contra el Hijo perfecto y santo de Dios (Mateo 27:39-44). Sin embargo, descubrimos que su corazón fue cambiado en los últimos momentos de su vida; sus pecados fueron perdonados y se le prometió el paraíso (Lucas 23:40-42).

Como ese ejemplo ilustra, no podemos saber a ciencia cierta cuál es la condición del corazón de la persona que podría haber estado en los momentos justo antes de la muerte. La misericordia de Dios es rica, vasta e incomprensible ", porque Él dice a Moisés: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y tendré compasión del que yo tenga compasión.". Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia "(Romanos 9:15-16). Si bien hay que tener cuidado de no abusar de la gracia de Dios, ni de ofrecer falsas esperanzas a los afligidos seres queridos, podemos decir sin temor a equivocarnos que "Dios es un Dios misericordioso y Su misericordia está disponible incluso hasta el punto de la muerte."

2) Dios es un Dios de Amor y Gracia

En segundo lugar, podemos expresar gratitud a Dios por las gracias comunes que permitió a la persona experimentar en esta vida. Las Escrituras hablan de un amor común y una gracia no-salvadora que se ha proporcionado a toda la humanidad. En Mateo 5:44, Jesús emite un mandamiento de amar a nuestros enemigos, porque nuestro Padre que está en los cielos "hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos." Dios derrama su amor de manera general, incluso en aquellos que son Sus enemigos (ver Hechos 14:17). Por lo tanto, podemos apuntar a la gracia común y la bondad de Dios, mientras recordamos las bendiciones inmerecidas que Él bondadosamente permitió a la persona disfrutar durante sus años en esta tierra.

3) Dios es un Dios de Justicia y Rectitud

También podemos ofrecer consuelo al recordarles a nuestros oyentes que Dios siempre hará lo que es correcto y justo. En Génesis 18, Abraham puso en duda la justicia de Dios cuando se enteró de la muerte inminente de Sodoma y Gomorra. Al seguir el relato, descubrimos que Dios le dio a Sodoma y Gomorra toda oportunidad para arrepentirse. Estaba incluso dispuesto a retener Su furia en una ciudad entera, si encontraba a sólo diez personas justas que viviesen allí! La asombrosa gracia y paciencia del Señor se pone de relieve en este relato. Él es un Dios en quien no hay injusticia, y Él sabe cómo separar a los justos de los impíos. El consuelo viene recordando al que padece duelo que pueden confiar en el Señor para hacer lo correcto con respecto a su ser querido que murió. No hay injusticia en Dios, ¿no es así? “¡De ninguna manera!” (Romanos 9:14).

Si mantenemos nuestros comentarios anclados en el carácter inmutable de Dios, nunca tenemos que temer que ofrecer "buenas palabras" que no son también palabras verdaderas. No importa que haya muerto, confiadamente podemos decir que Dios es un Dios de compasión y de fidelidad, de sabiduría y poder, de soberanía y de providencia y de rectitud y justicia. Incluso si la persona que murió nunca respondió en fe salvadora, su incredulidad no altera el carácter perfecto de Dios en lo más mínimo.

Por último, quiero alentarle a una "buena palabra" adicional que debe ser compartida en cualquier funeral o conversación acerca de un ser querido que ha fallecido.

4) Dios es un Dios de Salvación

No tenemos que saber el destino eterno de la persona muerta, para saber con certeza cuál es el mensaje que quieren que demos a su familia y amigos. En Lucas 16, Jesús comparte el único mensaje que un incrédulo jamás trató de transmitir a la tierra: "para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento." (Lucas 16:28).

La "buena palabra" que necesita en última instancia, ser escuchada es la "buena nueva" de la salvación. El Dios santo que creó todas las cosas y contra quien todos hemos pecado, le perdone y provea vida eterna a todos los que se vuelven del pecado y confíen en su Hijo sin pecado, el Señor Jesucristo (Hechos 4:12). Jesús murió como un sacrificio por el pecado, pero resucitó en victoria sobre la muerte y ofrece su justicia perfecta como un regalo para todos los que creen (2 Cor. 5:20-21).

Nuestras palabras de consuelo necesitan llevar a la gente al Dios de toda consolación, donde las almas que lloran pueden encontrar consuelo en Su verdad. Él es el Dios de consolación y el Dios de la verdad.

Dios no distorsiona la verdad para aliviar el dolor y tampoco debemos hacerlo nosotros. No tenemos que abandonar la verdad de las Escrituras con el fin de ofrecer consuelo sincero a los que están de luto. Afortunadamente, hay palabras de consuelo que podemos compartir honestamente con aquellos que sufren, incluso si no estamos seguros sobre el destino eterno de los recién fallecidos. No estamos obligados a decir nada acerca de la persona que murió, pero estamos obligados a decir a los que siguen vivos que sólo a través del evangelio pueden realmente descansar en paz.

* * * * * * * * * *

George Lawson se graduó de The Master’s Seminary en 2010 y es el Pastor-Maestro de Baltimore Bible Church, una iglesia en Baltimore, MD. Él y su esposa Jennifer han estado casados ​​desde 1998 y tienen la alegría de criar a tres hijos.

One Comment leave one →
  1. CESAR MORENO permalink
    20 marzo 2015 2:53 pm

    Doy gracias a Dios por este artículo. Es una bendición. La frase clave para mi, es que mientras esté anclado en La Palabra, no se correrá el riesgo de ofrecer falsas esperanzas. Creo que será de bendición a muchos y ruego al Señor, que nos ayude A TODOS siempre a usar correctamente las Sagradas Escrituras, para Su gloria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: