Skip to content

Jonás: Su lección final

18 marzo 2015

clip_image002Jonás: Su lección final

Jonás 4: 1-11

Por John MacArthur

Ningún misionero nunca ha recibido tal respuesta. Al enterarse de la amenaza de la ira inminente de Dios, cientos de miles de habitantes de Nínive se arrepintieron de sus malos caminos y creyeron en Él. La mayoría de los misioneros estarían muy eufóricos por una respuesta tan abrumadora a su mensaje. No Jonás. Su actitud de odio perjudicial hacia los asirios seguía firmemente arraigado. Si el pueblo de Nínive se arrepintió, significaba que no serían juzgados. Y este israelita celoso no estaba contento con esa perspectiva:

Pero esto desagradó a Jonás en gran manera, y se enojó. Y oró al Señor, y dijo: ¡Ah Señor! ¿No era esto lo que yo decía[a] cuando aún estaba en mi tierra? Por eso me anticipé a huir a Tarsis, porque sabía yo que tú eres un Dios clemente y compasivo lento para la ira y rico en misericordia, y que te arrepientes del mal con que amenazas. Y ahora, oh Señor, te ruego que me quites la vida[b], porque mejor me es la muerte que la vida. (Jonás 4: 1-3).

Increíblemente, Jonás hubiera preferido la muerte sobre la salvación de sus enemigos! No es de extrañar que huyera hacia Tarsis, se quedara dormido en medio de una tormenta, y se ofreció para ser arrojados al mar. Dada la elección, Jonás preferiría morir a predicar a los ninivitas! Pero la rebelión de Jonás no podía revocar la gracia soberana de Dios; el Señor usó a Jonás para lograr Sus propósitos de salvación a pesar de las pequeñas protestas del profeta.

La oración de Jonás no sólo expuso su propio prejuicio y orgullo, sino que también mostró la misericordia y la compasión de Dios. En su misericordia y gracia infinita, el Señor puede rescatar cualquier pecador, incluso uno tan malvado como el rey pagano de una nación bárbara. Jonás reconoció la magnitud de la gracia de Dios, por lo que en un principio corrió en la dirección opuesta; no quería tener nada que ver con el perdón divino siendo extendiendo a los enemigos hostiles de Israel. Irónicamente, cuando el propio Jonás estaba en problemas, clamó por la misericordia de Dios. Pero cuando el Señor extendió gracia a otros, Jonás estaba lleno de resentimiento. Cuando Dios retuvo Su ira de los habitantes de Nínive, la ira del profeta se despertó.

En molesta incredulidad – le enfureció que su misión profética había sido tan increíblemente exitosa –Jonás instaló un campamento en las afueras de Nínive para ver si quizá Dios juzgaría la ciudad. Evidentemente, esperaba que el arrepentimiento del pueblo demostraría ser hipócrita y superficial por lo que el Señor todavía los destruiría después de cuarenta días. El profeta apresuradamente construido un refugio temporal para la hiciese sombra del sol abrasador y esperó a ver cómo todo sucedía.

Mientras Jonás se sentó renuente en su cobertizo de chabolas en el borde oriental de Nínive, el Señor en Su gracia hizo que una gran planta creciera al instante detrás de él, proporcionando el profeta melancólico algo de alivio a la sombra del golpe del sol. El texto establece que Jonás estuvo agradecido por la planta. Pero a la mañana siguiente, cuando Dios envió un gusano para comer la planta, la ira del profeta fue incitada nuevo. La situación empeoró cuando el Señor envió un viento del este abrasador (llamada "siroco"), que abrumó el refugio improvisado de Jonás y lo llevó hasta el punto de la exposición al calor extremo. De la misma manera que Dios había lanzado un gran viento en el mar para afectar Jonás (1: 4), Él preparó este viento caliente del desierto para el mismo propósito de humillar a su siervo y darle una lección espiritual vital.

Y fiel a su estilo, el profeta llorón e infiel una vez más deseaba la muerte. Como Él tenía todo el tiempo, el Señor le respondió con paciencia inmerecida:

Entonces dijo Dios a Jonás: ¿Tienes acaso razón para enojarte por causa de la planta? Y él respondió: Tengo razón para enojarme hasta la muerte. Y dijo el Señor: Tú te apiadaste de la planta por la que no trabajaste ni hiciste crecer, que nació en una noche y en una noche pereció, ¿y no he de apiadarme yo de Nínive, la gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil personas que no saben distinguir entre su derecha y su izquierda, y también muchos animales?"(Jonás 4: 9-11)

Perspectiva de Jonás era completamente hacia atrás y totalmente centrado en sí mismo. Él era apasionadamente preocupado por una planta de sombra efímera para protegerse de incomodidad, pero no tenía compasión por toda la población de Nínive, incluyendo 120.000 niños pequeños (los que no sabían discernir entre su mano derecha e izquierda).

El profeta prejuicioso obstinado había estado operando en su propio interés, pero el Señor quería que él llevara el mensaje eternamente importante de la salvación por encima de su propia preocupación miope y comodidades triviales. ¿Cómo podía estar preocupado por una mala hierba, cuando cientos de miles de almas que enfrentaban el juicio y el tenía la oportunidad de verlos salvos?

El libro de Jonás termina abruptamente, con esas últimas palabras del Señor formando su conclusión repentina. Pero la lección de Jonás era inequívocamente claro, y esa misma lección es de vital importancia para todos los creyentes a aprender. Como Jonás, podríamos estar tentados a permitir que nuestros propios miedos, prejuicios o intereses egoístas para inhibir nuestro testimonio evangélico. Pero cuando priorizamos el mensaje del evangelio a través de nuestras propias agendas personales, traemos gloria a Dios a medida que avanzamos los propósitos de Su reino en todo el mundo.

Lo Que Jonás Nos Enseña Acerca de Dios

Como la mayoría de las narraciones del Antiguo Testamento, la historia de Jonás es principalmente acerca de Dios. Él es el gran héroe de la historia – El que salva a Nínive, a pesar de los intentos del profeta rebelde para frustrar la misión. Aunque el libro es relativamente corto, desarrolla, sin embargo, tres verdades profundas e inolvidables sobre el carácter de Dios.

En primer lugar, la historia de Jonás hace hincapié en el hecho de que Dios es el Creador soberano. A lo largo de toda la narración, el lector se le recuerda continuamente que el Señor está controlando todas las circunstancias de Jonás. Es Dios quien envía el viento, incita a la tormenta, calma los mares, se prepara el pescado, crece la planta, envía el gusano, y luego azota el viento, una vez más. Los marineros paganos reconocen el poder del Señor sobre la creación y le adoran como resultado. El rey pagano de Nínive reconoce asimismo la mano soberana de Dios. Sorprendentemente, la única persona que se resiste a Dios es Jonás –el profeta de Israel, que reconoció la soberanía del Señor con sus labios (Jonás 1: 9) pero se rebeló contra ella con su vida.

En segundo lugar, el relato de Jonás nos recuerda que Dios es el Juez supremo. Eso, de hecho, fue el mensaje que el profeta debía entregar a los asirios. Después de cuarenta días, su ciudad se convertiría en el objeto de la ira divina. Pero el juicio de Dios nunca llegó al pueblo de Nínive. En su lugar, se produjo sólo en la forma de castigo contra Jonás por su desobediencia deliberada. Reconociendo que su destino era inminente, los ninivitas se arrepintieron, y la ira de Dios contra ellos fue retenida.

Por último, la historia de Jonás reitera el hecho de que Dios es el Salvador y que su misericordia no está limitada por nuestras preconcepciones perjudiciales. El profeta Jonás consideró a los asirios más allá del alcance de la misericordia de Dios. Después de todo, eran los brutales, idólatras, enemigos gentiles de Israel y del Israel de Dios! Pero el Señor le mostró a Jonás que Su gracia salvadora se extiende a todos los que se arrepienten y creen en Él. De esta manera, el libro de Jonás encapsula el mensaje de salvación. Cuando los pecadores reconocen al Señor como Soberano Creador y Juez del Universo, y claman a Él por misericordia, Él bondadosamente los salva de la ira divina, dándoles la vida eterna en cambio.

Esas tres verdades apuntan al corazón del evangelio. Los pecadores son criaturas que han quebrantado la ley de Dios. Ellos esperan Su ira, sin embargo, Él les ofrece el perdón y la salvación a través del sacrificio de su Hijo, Jesucristo. Jesús mismo usó el profeta Jonás, y los tres días que pasó en el vientre del pez, como una ilustración de su propia muerte y resurrección. En Mateo 12:40, Jesús dijo a la multitud que se había reunido, "porque como estuvo Jonas en el vientre del monstruo marino tres dias y tres noches, así estará el Hijo del Hombre tres días y tres noches en el corazón de la tierra. " Tres días después de ser crucificado, Cristo se levantó triunfante de la tumba, lo que demuestra una vez por todas que Él es el Salvador del mundo. Aquellos que se arrepienten de sus pecados y creen en él, ya sea Judio o gentil, serán salvos (Romanos 10: 9-10).

Aunque no somos profetas del Antiguo Testamento como lo Jonás fue, se nos ha dado una misión similar a la suya. Como creyentes del Nuevo Testamento, nuestro cargo es llevar el evangelio a los que están perdidos, proclamando a ellos la realidad del juicio venidero y la esperanza de la salvación (cf. Mateo 28: 18-20). Cuando nos resistimos a esta responsabilidad, ya sea por miedo, orgullo, o una preocupación por las cosas triviales, caemos en la misma trampa que Jonás cayó. Pero cuando somos fieles a obedecer al Señor de esta manera, experimentamos la maravillosa bendición de ser usados por Él para promover su reino. No hay mayor alegría que ver a los pecadores abrazando las buenas nuevas de salvación. Como el apóstol Pablo dijo a los romanos, citando a Isaías: "¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian buenas nuevas de cosas buenas!" (Romanos 10:15).

(Adaptado de Twelve Unlikely Heroes .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150318
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: