Skip to content

Jonás: Dos Historias de Arrepentimiento Milagroso

16 marzo 2015

clip_image002

Jonás: Dos Historias de Arrepentimiento Milagroso

Jonás 2:1-3: 10

Por John MacArthur

A pesar de que ha sido altamente idealizado como un clásico de la escuela dominical, la estancia de Jonás de tres días dentro de un pez era un horror indescriptible. Alojados en la oscuridad estrecha y húmeda, era probable que no pudiera moverse y casi sin poder respirar debido al hedor sofocante. Los ácidos gástricos del estómago del pez comieron su piel, y el constante movimiento de los peces combinado con la presión cambiante de las profundidades del océano deben haber sido absolutamente nauseabundo.

Aunque se han hecho intentos para proporcionar una explicación científica para la supervivencia de Jonás, lo mejor es entender esta notable preservación como un milagro divino. El Señor preparó el pez que tragase a Jonás, y El protegió Jonás sobrenaturalmente. (Debido a que la palabra hebrea para ballena no se utiliza, el anfitrión de Jonás era probable que no era un mamífero de sangre caliente –haciendo de sus agonías en la fría humedad aún más inimaginable.)

El Penitente Profeta

En medio de su miseria, el profeta humillado gritó por su liberación. Su oración de arrepentimiento, registrada en Jonás 2, es una de las más conmovedoras de toda la Escritura, un grito de circunstancias asfixiantes:

2 En mi angustia clamé al Señor,
y El me respondió.
Desde el seno del Seol pedí auxilio,
y tú escuchaste mi voz;
3 pues me habías echado a lo profundo,
en el corazón de los mares,
y la corriente me envolvió;
todas tus encrespadas olas y tus ondas pasaron sobre mí.
4 Entonces dije: “He sido expulsado de delante de tus ojos;
sin embargo volveré a mirar hacia tu santo templo.”
5 Me rodearon las aguas hasta el alma,
el gran abismo me envolvió,
las algas se enredaron a mi cabeza.
6 Descendí hasta las raíces de los montes,
la tierra con sus cerrojos me ponía cerco para siempre;
pero tú sacaste de la fosa mi vida, oh Señor, Dios mío.
7 Cuando en mí desfallecía mi alma,
del Señor me acordé;
y mi oración llegó hasta ti,
hasta tu santo templo.
8 Los que confían en vanos ídolos
su propia misericordia abandonan,
9 mas yo con voz de acción de gracias
te ofreceré sacrificios.
Lo que prometí, pagaré.
La salvación es del Señor. (Jonás 2:2-9)

El hombre que retrocedió ante la idea de Dios extendiese misericordia a Asiria rogó al Señor por la gracia y la compasión de las profundidades de su propia desesperación. Y Dios respondió amablemente su oración.

La oración de Jonás indica que se hundió muy por debajo de la superficie antes de ser tragado. Su referencia a "Seol" no significa necesariamente que él murió, sino más probablemente se refiere a las circunstancias catastróficas que rodearon su experiencia cercana a la muerte. Fue allí, sumergido en el océano profundo, que Jonás clamó por el Dios que estaba huyendo de venir en su ayuda. Reconoció a la vez la potente presencia del Señor (versículos 1-6) y Su gracia salvadora (en los versículos 7-9). Ahogándose bajo el peso de la mano del juicio de Dios, Jonás oró por liberación y compasión del propio Juez.

Tres días más tarde, un profeta mojado, despeinado, y cubierto de lodo se derrumbó con un hedor en la playa arenosa. Él acababa de ser expulsado violentamente de su prisión gástrica por un pez que había soportado tres días de indigestión para que el Señor pudiese enseñar a Jonás una lección. Pero el profeta rebelde se había arrepentido. Cuando la palabra del Señor vino a Jonás por segunda vez, él estaba seguro de obedecer

Jonás va a la "Ciudad de Pesca"

La compasión del Señor hacia Jonás no sólo resultó en el rescate del profeta, sino también en su restauración a un ministerio útil. En Jonás 1:2, Dios le había encargado al profeta ir a Nínive, pero Jonás desobedeció. Dos capítulos y varios eventos traumáticos después, el Señor emitió el mismo mandamiento de nuevo: "Levántate, ve a Nínive, la gran ciudad, y proclama en ella el anuncio que voy a decirte" (Jonás 3:2). Esta vez Jonás totalmente sometido, viajando hacia el este hasta la capital asiria.

Nínive fue colocada en las orillas del río Tigris aproximadamente 500 millas al noreste de Israel. Según los historiadores, las magníficas paredes casi ocho kilómetros de largo envolvían el interior de la ciudad, con el resto de la ciudad y la comarca que ocupaba un área con una circunferencia de unos cien kilómetros. El nombre de Nínive se cree que deriva de ninus (por Nimrod, fundador de la ciudad) y significa residencia de Nimrod o nunu, que es el acadio para los peces. Por lo tanto, el nombre de la ciudad podría ser reducido a "la ciudad del pez." Por otra parte, la gente adoraba a la diosa pez Nanshe (la hija de Ea, la diosa del agua dulce) y el dios pez Dagón, una estatua de un hombre con una cabeza de pescado. Como estos ejemplos indican, los peces eran de particular importancia para los ninivitas, lo que probablemente explica por qué tomaron este gran interés en Jonás y su historia de peces cuando llegó por primera vez en la ciudad. (Incluso se ha sugerido que los ácidos del estómago del pez blanquearon la piel de Jonás de manera que él llegó a Nínive con un marcado semblante blanco, aspecto casi fantasmal.)

El Arrepentimiento Generalizado

El mensaje de Jonás era mucho más que una historia de peces. Era una amenaza: "en cuarenta días Nínive será destruida!" (Jonás 3: 4). Lo que sucedió después fue un milagro mucho más extremo y sorprendente que lo que había sido la tormenta sobrenatural y el profeta-siendo tragado por un pez. El texto declara el milagro de una manera seriamente subestimado: "Los hombres de Nínive creyeron en Dios" (Jonás 3:5). Esas pocas palabras describen el mayor avivamiento registrado en el Antiguo Testamento, ya que toda la población de Nínive –que numeraban en los cientos de miles – se arrepintieron y se convirtieron al Señor.

¿Qué hizo que a lo ninivitas tan receptivos al mensaje de Jonás? Algunos eruditos han sugerido que las derrotas militares o los disturbios civiles o los fenómenos naturales (como terremotos y eclipses) pueden haber preacondicionado a la gente para que ellos estuviesen listos para recibir la advertencia del profeta. En realidad, no hay ninguna explicación natural para tal conversión masiva. Hay, sin embargo, una explicación sobrenatural: El Señor iba delante de Jonás y preparo los corazones de los habitantes de Nínive. Para lograr Su propósito salvador soberano, Él usó un profeta rebelde para traer al pueblo rebelde a la fe en El mismo.

El alcance total de su arrepentimiento se explica en Jonás 3: 5-9. Todo el mundo en la ciudad, incluyendo el propio rey, respondió con sincera tristeza:

5 Y los habitantes de Nínive creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. 6 Cuando llegó la noticia al rey de Nínive, se levantó de su trono, se despojó de su manto, se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. 7 E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por decreto del rey y de sus grandes, diciendo: Ni hombre ni bestia, ni buey ni oveja prueben cosa alguna; no pasten ni beban agua, 8 sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios con fuerza, y vuélvase cada uno de su mal camino y de la violencia que hay en sus manos]. 9 ¡Quién sabe! Quizá Dios se vuelva, se arrepienta y aparte el ardor de su ira, y no perezcamos.".

El rey, probablemente identificado ya sea como Adad-nirari III (ca. 810-783 aC) o Assurdan III (ca. 772-755 aC), cambió sus vestiduras reales por cilicio y ceniza. En una demostración pública de duelo personal y para simbolizar arrepentimiento nacional, el monarca asirio imploro al verdadero Dios por misericordia y perdón. Del mismo modo que El había hecho por Jonás, el Señor contestó la oración del rey.

10 Y vio Dios sus acciones, que se habían apartado de su mal camino; entonces se arrepintió Dios del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo. (v. 10)

Tal impacto asombroso en toda una nación por un profeta profundamente defectuoso que se arrepintió es un ejemplo clásico de la gracia de Dios en hacer héroes de personas inconcebibles.

Y la reacción de Jonás al avivamiento en Nínive muestra cuan inconcebible héroe era. En lugar de celebrar y alabar la gracia y la misericordia del Señor, se retiró a hacer pucheros y a quejarse. Pero incluso en su respuesta pecaminosa a la bondad de Dios, hay mucho que podemos aprender acerca de Dios y de nosotros mismos.

Ahí es donde vamos retomarlo la próxima vez.

(Adaptado de Twelve Unlikely Heroes .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150316
COPYRIGHT ©2015 Grace to You

2 comentarios leave one →
  1. 17 marzo 2015 7:09 am

    EL SEÑOR ABORRECE EL PECADO, PERO AMA AL PECADOR ARREPENTIDO, ANHELEMOS LLENOS DEL ESPIRITU SANTO CAMINAR EN SANTIDAD. EL SEÑOR VIENE PRONTO; MARANATHA.

  2. mefiboset permalink
    18 marzo 2015 6:09 pm

    Jaime Zurek Mejia, deberías meditar en este texto: 
    Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
    Aborreces a todos los que hacen iniquidad.
    (Sal 5.5). Dios te bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: