Skip to content

Jonás: El Profeta Pícaro

13 marzo 2015

clip_image002

Jonás: El Profeta Pícaro

Jonás 1: 1-17

Por John MacArthur

El mar no es un lugar para ir por paz y tranquilidad. La meteorología moderna ha documentado el poder destructivo de las gigantes, ciclones tropicales, microrráfagas y otros fenómenos meteorológicos que plantean amenazas únicas a los barcos en el mar. Pero la tormenta que se describe en el primer capítulo de Jonás era diferente. Era personal.

Mientras los marineros gentiles frenéticamente correteaban alrededor, extrayendo agua y tirando cualquier carga innecesaria por la borda, un profeta hebreo aparentemente ajeno estaba dormido en la bodega del barco. El barco bien podía haber estado dando vueltas, pero, increíblemente, Jonás no lo estaba. Fue sólo el capitán del barco que lo despertó que trajo a Jonás a la percepción consciente del caos y el peligro mortal de la tormenta.

Una vez despierto, sin embargo, Jonás pronto se encontró en un peligro aún mayor. Cuando la tripulación echó suertes para encontrar que era el culpable de enojar a los dioses, Jonás fue identificado y sus sospechas se confirmaron, que era el objetivo de Dios en la tempestad. Esta tormenta, de hecho, había sido enviada por el Señor, tanto para castigarle por su desobediencia flagrante y detenerlo de huir más lejos. Con rostros perplejos y ansiosos, los marineros paganos se dirigieron a Jonás para una explicación.

Entonces le dijeron: Decláranos ahora por causa de quién nos ha venido esta calamidad. ¿Qué oficio tienes, y de dónde vienes? ¿Cuál es tu tierra, y de qué pueblo eres? Y él les respondió: Soy hebreo, y temo al Señor Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra. Los hombres se atemorizaron en gran manera y le dijeron: ¿Qué es esto que has hecho? Porque ellos sabían que él huía de la presencia del Señor, por lo que él les había declarado. (Jonás 1:8-10)

Poco tiempo antes, quizás sólo unas pocas semanas o incluso días, el Señor había venido a Jonás con un simple mandamiento, “Levántate, ve a Nínive, la gran ciudad, y proclama contra ella, porque su maldad ha subido hasta mí.” (Jonás 1: 2). El mandato era claro y directo: predicar un mensaje de arrepentimiento o de juicio a los asirios en su ciudad capital de Nínive.

Para Jonás, sin embargo, someterse a dicha instrucción había demostrado ser extraordinariamente difícil. En vez de dirigirse al este hacia Asiria, el profeta reacio huyó en la dirección opuesta. Él subió a un barco con destino a Tarsis —el puerto más occidental, en el Mar Mediterráneo, cerca de la actual Gibraltar en España. Pero él pronto aprendería de una manera asombrosa que es peligroso tratar de huir de Dios (cf. Salmo 139:7-12).

¿Por Qué Huyó?

Jonás tenía sus razones por huir en una dirección lejos de Nínive. La capital asiria estaba situada a orillas del río Tigris (en el actual Irak) y contaba con una población de seiscientos mil –haciéndole excepcionalmente una de las grandes metrópolis de la época. La ciudad fue construida originalmente por Nimrod, bisnieto de Noé, que era probable responsable de la construcción de la Torre de Babel (Génesis 10: 8-11, 11: 1-9). Se había convertido en la capital de una nación enemiga pagana y representaba todo el mal que los israelitas odiaban.

Nínive era tan malvada como impresionante. Los asirios eran un pueblo notoriamente brutal y malvado. Los reyes asirios se jactaban de las maneras más horribles en las que masacraron a sus enemigos y mutilaron a sus prisioneros – desde desmembramiento hasta decapitación, quemar vivos a los prisioneros hasta en otras formas indescriptiblemente sangrientos de tortura. Ellos plantean un peligro claro y presente para la seguridad nacional de Israel. Sólo unas pocas décadas después de la misión de Jonás, los asirios conquistarían las tribus del norte de Israel y las tendrían en cautiverio (en el año 722 antes de Cristo) de la que nunca volverían.

Jonás, quien ministró en el reino del norte de Israel durante el reinado del rey Jeroboam II (ca. 793-758 aC), había profetizado que las fronteras de Israel serían restaurados a través de las victorias militares de su rey (2 Reyes 14:25) . Tomar posteriormente un mensaje de arrepentimiento y esperanza a los enemigos paganos odiados de Israel era impensable. Los asirios eran una civilización de terroristas asesinos empeñados en la destrucción violenta de todos los que estaban en su camino. Si alguien merecía el juicio de Dios, pensó Jonás y los israelitas, eran los ninivitas. Ellos no eran dignos de compasión y perdón divino.

Por supuesto, Dios era plenamente consciente de la maldad de Nínive. De hecho, un siglo después de Jonás y el arrepentimiento de los ninivitas, el Señor condenaría a una generación posterior en esa misma ciudad a través del profeta Nahúm por su arrogancia, engaño, idolatría, sensualidad y violencia. Pero antes de dispensar Su ira en esa futura generación, Dios determinó ofrecer primero a la gente de Nínive misericordia y perdón mediante el arrepentimiento y confianza en Él. Jonás fue el encargado de entregar ese mensaje.

Pero el profeta rebelde no quería ver a los enemigos de Israel recibiendo misericordia. Sabía que el Señor perdonaría los ninivitas si se arrepentían. Y odiaba ese pensamiento (cf. Jonás 4: 2). Así que él determinó no ofrecer ese mensaje a ellos y se subió a un barco en dirección oeste.

El odio de Jonás de los pecadores, independientemente de la forma en que lo racionalizó, lo puso en una posición peligrosa.. Como profeta de Dios, seguramente sabía cual era su deber, pero prefirió tomar el castigo del Señor (viéndolo como un mal menor) que ser un papel decisivo en las conversiones de gentiles. ¡Esa es una perspectiva extraña para un predicador! Quizás él también pensó que yendo lo suficientemente lejos, en la dirección opuesta, ya no estaría disponible para la tarea, y Dios tendría que encontrar a alguien más que fuese a Nínive. No podía estar más equivocado.

Hombre al Agua

El intento de Jonás para huir de Dios no terminó bien para el misionero recalcitrante. La rebelión espiritual cosecha lo que siembra, ya que Dios reprende y corrige los que Él ama (Hebreos 12: 6). En el caso de Jonás, esa corrección se hizo esperar y en una forma dramática, mientras su buque con destino a Tarsis fue repentinamente envuelto por una furiosa tormenta.

Después de identificar a Jonás como el blanco de la tormenta, los marineros asustados le buscaron de una manera de apaciguar a su Dios enojado.

“¿ Entonces le dijeron: ¿Qué haremos contigo para que el mar se calme en torno nuestro? Pues el mar se embravecía más y más. Y él les dijo: Tomadme y lanzadme al mar, y el mar se calmará en torno vuestro, pues yo sé que por mi causa ha venido esta gran tempestad sobre vosotros.” (Jonás 1:11-12)

Dios se hhuebiese agradado si el profeta habría caído de rodillas en arrepentimiento y prometido regresar a Nínive. Tal respuesta seguramente habría detenido las olas. Jonás, sin embargo, tercamente exigió ser arrojado al mar. En efecto, él estaba diciendo que prefería morir antes que cumplir con su misión a los ninivitas. Tristemente, los marineros paganos mostraron mucha más compasión a Jonás de la que él manifestó hacia los asirios. En lugar de inmediato arrojándolo por la borda con la esperanza de poner fin al peligro, intentaron luchar contra las olas y remar el barco a tierra. Aunque motivado amablemente, sus esfuerzos fracasaron. Sin ninguna otra opción, se sometieron a la petición de Jonás y

“. . . . . . Entonces invocaron al Señor, y dijeron: Te rogamos, oh Señor, no permitas que perezcamos ahora por causa de la vida de este hombre, ni pongas sobre nosotros sangre inocente; porque tú, Señor, has hecho como te ha placido. Tomaron], pues, a Jonás y lo lanzaron al mar; y el mar cesó en su furia.” ( Vv. 14-15)

El carácter sobrenatural de la tormenta se hizo evidente de inmediato tan pronto como Jonás cayó al agua, el viento se detuvo al instante y las olas masivas se aplanaron! Los marineros asombrados respondieron en temor reverente y fe arrepentida, “Y aquellos hombres temieron en gran manera al Señor; ofrecieron un sacrificio al Señor y le hicieron votos.” (v. 16).

A pesar de la determinada desobediencia de Jonás, Dios lo usó para mostrar Su poder a una tripulación de gentiles. El Señor quiere hacer lo mismo para Nínive – alcanzar a esa población pagana y llevarlos ante la una fe penitente por el mismo predicador renuente.

Jonás se había ido, y así fue la tormenta. Mientras se deslizó por debajo de la superficie del océano, el náufrago suicida seguramente pensó que había escapado de su misión no deseada. Pero el Señor no había terminado con él todavía. En lugar de permitir que se ahogara “el Señor designó a un gran pez que tragase a Jonás, y Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches” (v. 17).

(Adaptado de Twelve Unlikely Heroes.)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150313
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: