Skip to content

Viviendo Bien en el Mundo Digital

12 marzo 2015

clip_image001Viviendo Bien en el Mundo Digital

por Tim Challies
El mundo ha cambiado, ¿no? El mundo en que vivimos hoy no es el mundo tal como era hace unos años. Tan sólo en los últimos decenios hemos entrado en un mundo digital, y usted y yo somos los que estamos aprendiendo a vivir en ello, y la forma de vivir en ello con virtud. Somos los pioneros aquí, aprendiendo a usar estas increíbles, tecnologías que cambian el mundo para llevar a cabo la comisión que Dios nos ha dado. Estas nuevas tecnologías se pueden utilizar para hacer tanto un bien, pero también pueden ser utilizadas para hacer tanta maldad.

Cuando la Biblia nos dice cómo vivir como cristianos, muy a menudo nos dice que tenemos que ponernos y despojarnos. Nos dice que hay hábitos, patrones y comportamientos que tenemos que detener, y nuevos hábitos, patrones y comportamientos que necesitamos comenzar. Hoy quiero mirar en 3 cosas que necesitamos despojarnos y ponernos como individuos, y mañana veremos 3 cosas que necesitamos despojarnos y ponernos como familias.

(Nota: Ayer Zondervan publicó una segunda edición de mi libro La Historia siguiente y viene completa con algunas actualizaciones, un capítulo añadido, y un nuevo subtítulo:. La fe, amigos, la familia y el mundo digital. Cubre algo de esto materiales, además de un montón más.)

Rechace La Distracción, Abrace la Atención

Despójese de la distracción que contamina este mundo digital y en su lugar abrace la atención profunde. No es ningún gran secreto que este mundo digital trae todo tipo de nuevas maneras de distraerse. Nuestras tecnologías parecen evolucionar hacia la distracción, de modo que cada nueva generación de dispositivos encuentra nuevas maneras de llamarnos alejarnos de una cosa y hacia otra. Nuestros dispositivos suenan, zumban, hacen flash, y chirridos –todo lo que tienen que hacer para ganar nuestra atención. Con el tiempo nos hemos entrenado para obedecerlos, lo que me hace preguntar: Si tenemos que responder a nuestros teléfonos cada vez que emiten un pitido o zumbido, ¿los poseemos, o nos poseen? A medida que nuestros dispositivos evolucionan hacia la distracción, mi preocupación es que nos estamos convirtiendo en personas que aman y anhelan la distracción. Disfrutamos de esas distracciones y casi llegamos a depender de ellas.

Hay un costo para esto. Como cristianos tenemos la responsabilidad de crecer en sabiduría, pero la sabiduría sólo se logra con esfuerzo. La información es fácil –estamos rodeados de ella todo el tiempo – pero la sabiduría llega a través de la concentración y la meditación, y mediante la aplicación cuidadosamente de las verdades de las Escrituras a nuestras vidas. ¿Cómo podemos meditar y concentrarnos si siempre estamos distraídos? Utilicé una Biblia impresa por muchos años y nunca una vez sonó o vibró o de otra manera me distrajo. Pero cuando leí la Biblia en mi teléfono, yo estoy más que nunca a un flash o vibración de alejarme y desviarme completamente. Estoy más que nunca a un clic o pulsar a Netflix o YouTube o cualquier otro número de distracciones.

El llamado constante de la Biblia es que las personas que mediten la Palabra de Dios, que reflexionen sobre el mundo que nos rodea, y que constantemente crezcamos en sabiduría. Sólo podemos hacer esto cuando nos separamos de nuestras distracciones y elegimos concentrarnos. Por tanto, cristiano, despójese de la distracción y póngase la concentración y la meditación. Controle sus dispositivos para que le sirvan a medida que crece en sabiduría y crezca en santidad.

Rechace el Aislamiento, Abrace la Visibilidad

Despójese del aislamiento de anonimato y póngase la responsabilidad que viene con la visibilidad. Muchas veces he reflexionado sobre lo que dijo una vez el almirante Lord Nelson, que más allá de Gibraltar cada hombre es soltero. Lo que quería decir es que una vez que los marineros británicos navegaban más allá de las fronteras de su propia tierra y el imperio, muy pronto se convertían en personas diferentes. Una vez que se movían más allá de la responsabilidad que viene con visibilidad, cambiaron. Mientras navegaban lejos de la civilización, y las mujeres, y los padres y las familias, también navegaron lejos del comportamiento civilizado. Cuando se quedaron solos y desconocidos eran libres para comportarse como quisieran. Y se comportaron muy mal.

En Internet es fácil para nosotros vivir más allá de Gibraltar. Es fácil para nosotros habitar en lugares en los que estamos en el anonimato, en las que perdemos todos que la responsabilidad que viene a través de la visibilidad. Uno de primeros libros cristianos que leí fue un libro sobre el carácter y que me ha marcado profundamente. El autor advierte que el carácter es lo que eres cuando nadie te está mirando. ¿Quieres saber quién eres realmente y cuan espiritualmente maduro eres? Entonces tome un recuento de lo que haces cuando todo el mundo se ha ido, la noche es oscura, y estás solo. Eso es lo que eres, en ese mismo momento. Tú revelas mucho más de tu verdadero carácter en el aislamiento que en la comunidad.

Cuando estás solo, cuando es sólo usted, su equipo, y el Internet, ¿quién eres? Qué haces? ¿Cómo te comportas?¿Quién eres tú cuando vas más allá de Gibraltar? ¿Está usted disfrutando de la pornografía? ¿Está usted disfrutando del rumor y del chisme? ¿lee cosas que no tiene porqué leer o hace cosas que no tienes porque hacer?. Hay demasiadas personas que se esconden en los rincones oscuros de la Internet, que van mucho más allá de Gibraltar y dejando tras de sí el amor y la caridad cristiana. Y mucho de esto sucede porque las personas se niegan y rechazan la visibilidad. Ellos no abren sus vidas a hermanos o hermanas cristianos, y no buscan la entrada y el consejo de otros. Usan sus tecnologías digitales para alimentar la carne en lugar de servir al Señor.

Cristiano, tienes que rechazar el aislamiento que viene tan fácilmente en este mundo digital, y en su lugar necesitas abrazar la visibilidad. Necesitas tener personas que hablarán a tu vida, y que debes escuchar. Tienes que vivir la misma vida en línea como vives fuera de línea. ¡Tienes que ser la misma persona detrás de la pantalla como fuera de ella. Despójate del anonimato y ponte la rendición de cuentas.

Rechace la Indulgencia, Abrace el Autocontrol

Por último, es necesario despojarse la indulgencia y en su lugar ponerse en control de sí mismo. Cada año, el Diccionario Inglés de Oxford evalúa el idioma Inglés, y elige algunas palabras viejas para eliminar y algunas palabras nuevas que añadir. Parece significativo que en la nueva edición, agregaron binge-watch (ver excesivamente). “Binge-watch: Mirar las múltiples episodios de programas de televisión (una) en una sucesión rápida, normalmente por medio de DVDs o streaming digital.” Binge no me parece que sea el tipo de palabra que debería estar asociada con los cristianos, sin embargo, quien no ha sido presa en un momento u otro, sobre todo ahora que la nueva tendencia en la televisión no es liberar episodios semana a semana, sino liberar toda una serie a la vez. Esto es ver-excesivo, y es sólo una de las maneras que permitimos la indulgencia en este mundo digital. Hay muchas cosas más que podríamos hablar: comprobar compulsivamente el correo electrónico, o la comprobación de Facebook cientos de veces al día, o incluso sentir la necesidad de responder a cada mensaje de texto único. Y me pregunto, ¿qué pasó con el dominio propio?

He dicho antes que el autocontrol es una virtud perdida (o un fuera de lugar uno, de todos modos). Sin embargo, la Biblia nos llama constantemente al autocontrol e incluso dice que es un fruto innegable e insustituible del Espíritu. “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí mismo …" Mientras tanto, el mundo digital de ritmo rápido abastece a nuestra fea deseo de satisfacción. Pero aquí está la cosa: una vez que relajamos el dominio propio en un área de la vida, permitimos el espíritu de indulgencia a la fluencia, y nunca estamos lejos de soltar el control en otras áreas. Mucho de lo que trae el mundo digital nos es bueno, pero como tantas otras cosas, es bueno solo con moderación.

Cuando nos desprendemos del dominio propio, inevitablemente nos encontramos rendimientos decrecientes. Nos convertimos en esclavos de lo que nos controla y lo disfrutamos cada vez menos. Esto es cierto del chocolate, es cierto del sexo, es cierto del Netflix. Así cristiana, rechace la indulgencia y manifieste dominio propio. Haga morir esos comportamientos compulsivos, y traiga a la vida el fruto del Espíritu. Tome dominio de sus dispositivos y todos sus grandes tecnologías antes de que le dominen a usted.

Estoy muy contento de vivir en este tiempo, y con ganas de usar todas estas nuevas tecnologías para bien. Pero yo sé, y tú lo sabes, que tenemos que usarlos bien, y usarlos para la gloria de Dios.

2 comentarios leave one →
  1. 12 marzo 2015 3:07 pm

    Puntos bien dificiles de hacer, pero manos a la obra. Gracias por el articulo.

Trackbacks

  1. Criando Hijos Bien en el Mundo Digital | El Evangelio Segun Jesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: