Skip to content

Estar siempre preparado para… qué?

12 marzo 2015

clip_image001Estar siempre preparado para… qué?

Por Lyndon Unger

Uno de los pasajes clave que surge cuando se habla de la apologética es 1 Pedro 3:15-16. Cada apologista por ahí lo cita en algún momento, y todo el mundo tiene una opinión bastante similar sobre él (al ver que muchos utilizan el texto para justificar su propia existencia). Al parecer es un mandato divino para todos los cristianos estar continuamente dispuestos a precipitarse cuando alguien cuestiona algunos aspectos de la fe cristiana. Al ver que la mayoría de los cristianos no están preparados para defender la fe cristiana contra la gran variedad de ataques que vienen en contra de ella, los apologistas son las grandes armas que son necesarias para ayudar a defender la fe (y entrenar a otros a hacerlo).

Ahora bien, no dudo ni cuestiono el valor de los apologistas, sino que yo cuestiono la interpretación generalmente aceptada de 1 Pedro 3:15-16. La mayoría de los apologistas son teólogos bastante decentes, pero casi ninguno de ellos son exegetas bíblicos debidamente capacitados. En otras palabras, sólo puedo pensar en un puñado de personas que conocen sus lenguas bíblicas y tienen formación en el seminario que es relevante para la exégesis. Eso no es debe condenarlos sino reconocer que hay un área de pensamiento apologético con el que puedo ayudar. Yo no soy un filósofo entrenado, historiador o teólogo (bueno, esto último es parcialmente falso) pero soy un exegeta entrenado y me gustaría caminar por 1 Pedro 2: 13-3: 16 y ofrecer un poco de conocimiento exegético en un texto comúnmente citado.

1 Pedro 2:13 comienza un largo pasaje en la sumisión a "toda autoridad", que incluye a las autoridades en el gobierno (1 Pedro 2: 13-17.), El lugar de trabajo (1 Ped. 2: 18-24), el hogar ( 1 Pedro 3:1-7 ) y el mundo en general (1 Ped. 3:8-22) en el contexto específico de la sumisión ante el sufrimiento. La idea central del pasaje extendida es en la necesidad de una vida santa; la vida de uno debe ser suficientemente representativas de la relación de uno con Dios, incluso cuando la vida es terriblemente difícil.

En el gobierno, el cristiano debe someterse a "toda institución humana", incluyendo gobernantes (1 Ped. 2:13) o sus subordinados (1 Ped. 2:14), y hacer esto por el bien del Señor (1 Pedro 2:13). Esta sumisión es la forma en que el creyente "debe callar la ignorancia de los hombres insensatos" (1 Ped. 2:15) y el creyente debe "no (usar) la libertad como pretexto para hacer lo malo" (1 Ped. 2:16). Honrar a los que gobiernan es parte de la manifestación apropiada del temor del Señor (1 Pedro 2:17).

En el lugar de trabajo, el cristiano debe someterse tanto al amo justo y al impío (1 Ped. 2:18) e incluso hacerlo cuando es sufrimiento injusto (1 Ped. 2:19). Así es como el creyente sigue el ejemplo de Cristo (1 Pedro 2:20-21.); restringir nuestras bocas (1 Ped. 2: 22-23) y cumplir de los deberes difíciles que sus amos requieren, por el bien de Dios (1 Pedro 2: 24-25.)

En el hogar, las esposas deben "estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres al observar vuestra conducta casta y respetuosa.” (1 Pedro 3: 1-2.). Deben centrarse en la belleza de carácter, no la ropa (1 Pedro 3: 4-5.), Y no vivir vidas marcadas por el miedo de aquello normalmente es una fuente de ansiedad (1 Ped. 3:6). Los maridos deben “convivid de manera comprensiva con vuestras mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor como a coheredera de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean estorbadas” (3: 7).

clip_image003

En el mundo, Pedro escribe “En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde” (1 Pedro 3:8).

¿Pretende esto ser una instrucción de comportamiento sólo entre los cristianos?

Pedro parece tener una aplicación amplia cuando escribe “no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición.” (1 Pedro 3:9). Es posible que los cristianos puedan tratar a otros cristianos en el mal camino, pero no hay una especificidad “entre los creyentes” en el texto.

Pero eso no significa necesariamente se trate de cómo los creyentes deben responder a los no cristianos, ¿verdad? Un testimonio del silencio no es una advertencia a alguna cosa, y Pedro aclara citando el Salmo 34:12-16. Sólo hay dos personas en ese salmo; los justos y los injustos. “El justo” debe mantener su lengua del mal y mantener sus labios de proferir engaños.

¿Por qué?

“Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor esta contra los que hacen el mal.” (1 Ped. 3:12)

Cualquiera de los dos está actuando de acuerdo con "los justos" o "los malvados". El Señor esta con uno, y el Señor está contra del otro, y se les conoce por sus palabras y conducta.

Entonces Pedro hace la pregunta retórica “¿Y quién os podrá hacer daño si demostráis tener celo por lo bueno?” (1 Ped. 3:13) La respuesta obvia es "nadie", pero Pedro aún reconoce que los cristianos no están libre de cualquier daño si lo hacen bien. Se dirige a esto cuando escribe “Pero aun si sufrís por causa de la justicia, dichosos sois.” (1 Pedro 3:14.) Y cita a Isaías 8:12 para justificar su punto, diciendo: “Y no os amedrentéis por temor a ellos ni os turbéis,”

El cristiano no teme el daño de las conspiraciones de los malvados, ni los que le odian, en última instancia, ya que el cristiano no teme a la tumba.  Nada de lo que cualquier persona puede hacer a un creyente hay que temer. El miedo a la tumba es algo que marca la vida de los no regenerados y ese miedo es una de las cosas de las que Cristo ha liberado a los creyentes (Hebreos 2:15).

En lugar de temer daño (y la amenaza de la tumba), “santificad a Cristo como Señor en vuestros corazones.” (3:15). En lugar de intimidarse bajo el miedo a la muerte (y la pérdida de todas las cosas que son atesoradas en la tierra), los creyentes tienen que someterse a Cristo.

Así como la reorientación de los temores de los creyentes de temer a la tumba a temer al Señor, los cristianos necesitan “estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia”

¿Qué es aquello que los creyentes se supone deben "dar una defensa" (esta frase se traduce del termino griego apología)?

Los creyentes se supone que deben dar Apología (dar un discurso en defensa de) "la esperanza de que usted tiene".

Esperanza. Esa es una palabra que se lanza alrededor y no con ligereza en estos días.

clip_image005

¿Cuál es esa esperanza en el Nuevo Testamento?

Hay una interesante respuesta a esa pregunta.

El término traducido esperanza es el termino griego elpis. Aparece 54 veces en el Nuevo Testamento.

En Hechos 2:26 aparece y Hechos 2:24-36 es un pasaje que habla de una cosa: la resurrección de Cristo de entre los muertos.

En Hechos 16:19 aparece y se refiere a la "esperanza" de hacer dinero que se perdió cuando Pablo echó un demonio de una niña poseída.

En Hechos 23:6 aparece y Hechos 23: 6-10 es un pasaje que habla acerca de la resurrección de los muertos.

En Hechos 24:15 aparece y Hechos 24:15 es un pasaje que habla acerca de la resurrección de los muertos.

En Hechos 26: 6-7 aparece y Hechos 26: 6-8 es un pasaje que habla acerca de la resurrección de los muertos.

En Hechos 27:20 parece y el término se refiere a la "esperanza" de ser salvado de ser perdido en el mar.

En Hechos 28:20 aparece y Hechos 2:28:20 es un pasaje habla de "la esperanza de Israel", pero esa frase no se explica.

Esas son todas las veces que aparece en el libro de los Hechos.

En la predicación de Pablo como se registra en Hechos, no hay un patrón muy consistente que emerge.

Yo no voy a caminar a través de todo el resto de las apariciones en el Nuevo Testamento y pretender que el término "esperanza" siempre se refiere específicamente a la resurrección, ya que no es el caso (aunque las otras ocurrencias en 1 Pedro lo hacen: 1 Pedro 1: 3, 21 … que también vale la pena notar). A lo que el término hace referencia es a una amplia variedad de eventos / experiencias específicas y generales relacionados con la segunda venida de Cristo. En el Nuevo Testamento, la "esperanza" del creyente está asociada específicamente con el regreso de Cristo (y le sugiero que la resurrección es el evento asociado a ese retorno que los creyentes buscan específicamente con interés). La "esperanza" de los creyentes son aquellas cosas que están por venir.

clip_image007

A menos que esté terriblemente equivocado, "estad siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que usted tiene" no es de ninguna manera un mandamiento para cada cristiano que sea capaz de hacer frente a la cacofonía de argumentos  escépticos que vienen del mundo que está desesperado por no creer en las Escrituras y se rebelan contra el Dios que los escribió.

Los cristianos tienen que defender su esperanza.

Esto puede afectar a cualquier gran número de áreas de conocimiento, pero la defensa (al menos en 1 Pedro 3: 15-16) está dirigido a un objetivo específico.

En cuanto a que la defensa del objetivo específico de "el todo que usted tiene", hay una advertencia:

“pero hacedlo con mansedumbre y reverencia; teniendo buena conciencia” (3: 15-16).

¿Por qué?

“Para que en aquello en que sois calumniados, sean avergonzados los que difaman vuestra buena conducta en Cristo” (3:16). Cuando dan lugar a Cristo como Señor en vuestros corazones, lo hacen dando la preeminencia a Cristo en su mente, incluso por encima de su miedo a la muerte. Usted da testimonio de su esperanza, explicándola y conduce su explicación en una forma que está marcada por la gentileza y respeto, y la medida de lo que es "dulzura y respeto" es la convicción de conciencia … que confirma sus afirmaciones de sumisión a Cristo como Señor.

No puedo pensar en una larga lista de posibles aplicaciones, pero voy a extraer dos:

A. En la renovada pasión por la evangelización que ha llevado el evangelio de regreso al evangelicalismo, nuestros esfuerzos evangelísticos deben llegar al punto de la resurrección de los muertos. Por lo que veo en Hechos, Pablo llevó el asunto ante cada persona no regenerada con la que habló.

B. La escatología es realmente importante. Un conocimiento adecuado de su esperanza puede muy bien ser el elemento motor que falta en su propia búsqueda de la santidad (1 Juan 3: 2-3).

Si tiene otros pensamientos, me encantaría saber en los comentarios!

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: