Skip to content

Cumbre Sobre Inerrancia – Sesión 14 — Al Mohler

6 marzo 2015

Sesión 14 — Al Mohler

Nota: Lo que sigue no pretende ser una transcripción completa o exacta de lo que se dijo.

Cuando pensamos en la inerrancia y la hermenéutica, necesitamos pensar en la relación entre los dos.

No fue casual que ‘La Declaración de Chicago sobre Inerrancia’ fue seguida sólo un corto tiempo después por ‘La Declaración de Chicago sobre Heremeneutica.’

Si la Palabra de Dios es inspirada, entonces debemos estar comprometidos a un modo gramatical histórico de interpretación.

2 Timoteo 2:15 – “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad.”

El objetivo de Timoteo era dividir correctamente la Palabra de verdad y hacerla de una manera en la que él no estaría avergonzado.

Afirmar la inerrancia de la Escritura es reconocer que todo lo que la Escritura revela es la Palabra de Dios. Nuestras opciones teológicas son en consecuencia limitadas.

Doce Principios de la Hermenéutica para los Inerrantistas:

1. Cuando la Biblia habla, Dios habla. Eso quiere decir que la Escritura es un libro oracular. Es el discurso de Dios para nosotros cuando la leemos. Nuestra tarea consiste en escuchar la voz de Dios, afirmando la autoría que viene sólo de Dios. Estamos comprometidos con una “hermenéutica de la sumisión,” enfrente de la moderna “hermenéutica de la sospecha” académica. Comenzamos con el entendimiento de que esta es una revelación propiamente acreditada que nos es dada por Dios mismo. Entendemos que esta es la Palabra de Dios.

2. El texto bíblico determina los límites de su propia interpretación. Tomamos el texto, tal como se nos da. Esta es una de las afirmaciones de la suficiencia de las Escrituras. Se nos ha dado diferentes formas de literatura, pero la forma en que la hemos recibido es exactamente la forma en que el Señor quiso que nosotros la tuviésemos. Esto significa que no podemos estar buscando significado detrás o alrededor del texto. Sino que nos acercamos al texto buscando el significado literal del texto.

3. Escritura ha de ser interpretado por la Escritura. Esta es la analogía de la fe. La Escritura en sí demuestra que la Escritura debe ser interpretada por la Escritura. Por lo tanto, no hay gran conflicto o contradicción en el texto de la Palabra de Dios. Si entendemos que la Biblia es la misma Palabra de Dios, entonces no hay contradicción final. Si algo parece ser contradictorio, es el problema de nuestra lectura y no el problema de la confiabilidad divina.

4. El texto bíblico se dirige a nosotros como frases (palabras / gramática / proposiciones). Detrás de esto existe una afirmación que las palabras transmiten adecuadamente la verdad. Hay quienes postulan que las palabras son inadecuadas para expresar la verdad. Pero el Señor, que nos hizo a Su imagen nos ha dado palabras. Y no debemos asumir que ellos no pueden transmitir la verdad. Esas palabras constituyen proposiciones y oraciones, y esas frases entregan revelación divina. El significado exige verdad proposicional.

5. El canon establece los límites de la revelación escrita de Dios. Cada palabra del canon es totalmente inspirada y es totalmente necesaria para la iglesia. Se nos ha dado 66 libros, y los necesitamos todos hasta que Jesús venga. El canon en sí establece un principio básico de la Escritura, ya que limita hacia donde miramos. El canon de la Escritura no es un accidente; no es arbitraria; no es el resultado de una votación en la iglesia primitiva.

6. Las formas de la literatura bíblica de las Escrituras son como el autor divino pretendió. Se nos ha dado una narrativa histórica, palabras directas, parábolas, la poesía, etc. No predicamos poesía como si se tratara de una parábola. No debemos enseñar de ninguna otra forma que como se nos ha dado. Y hemos de enseñar y predicar a la Escritura tal como se nos ha dado a nosotros.

7. Ninguna autoridad externa puede corregir la Escritura en ningún aspecto. Hay aquellos que piensan que estamos locos para creer esto. Pero no debemos permitir que las autoridades externas no bíblicas arrojan aspersión sobre las Escrituras. Nada puede corregir la Biblia en ningún aspecto. No hay forma de conocimiento humano o ámbito de estudio que nos obligue a corregir las Escrituras. Por ejemplo, la ciencia moderna ataca a lo que las Escrituras revelan acerca de Génesis 1-2. Hay una colisión directa entre una cosmovisión naturalista y la cosmovisión de la Biblia.

El ataque a las Escrituras también se observa, en un segundo frente, en el área de la sexualidad. Los críticos modernos sostienen que Pablo, en su condena de la homosexualidad, estaba haciendo sólo lo mejor que pudo y operaba sobre la base limitada de lo que él podía conocer como un hombre del siglo primero. Pero eso sólo funciona si Pablo es el autor último de Romanos. Pero si el Espíritu Santo es el autor supremo entonces ese ataque se desinfla. Escritura es la norma de normas que no pueden ser normados.

8. Las afirmaciones bíblicas relativas a la historia en el continuo espacio-tiempo deben ser creídas y enseñadas como siendo realmente ocurridas en el continuo espacio-tiempo. Esta redacción viene de Francis Schaeffer. Para decirlo en pocas palabras, si la Biblia dice que sucedió, sucedió. No hay tal cosa como "historia similar." O bien sucedió o no sucedió. La Biblia no dice "Érase una vez". Dice: "En el principio." Las demandas históricas de la Biblia deben ser aceptadas como lo que son: verdaderos afirmaciones históricas. Nuestra salvación depende de las cosas que sucedieron en el espacio-tiempo continuo (cf. 1. Cor 15).

9. La Sagrada Escritura debe leerse como una historia que contiene historias. Tiene una meta-narrativa. Por eso, como inerrantistas, insistimos en una teología bíblica. No sólo afirmamos una hermenéutica gramático-histórico, sino también una interpretación redentora-histórica (que es responsable ante el texto).

10. Nuestra confianza en la Biblia no se ha roto. Todo lo que dice es cierto. Y todo lo que promete llegará a ser. No sólo es ininterrumpida con respecto al pasado, sino también inquebrantable, ya que hace promesas sobre el futuro. Existe el peligro de preguntar: "¿Qué significaba y lo que significa" del texto. En términos de la afirmación de verdad siendo hecha por el texto, "Lo que significaba" es lo que todavía significa. Somos mayordomos de un llamado a la hermenéutica.

11. Nuestra comprensión de la Escritura es dependiente de la obra del Espíritu Santo. No sólo como el que inspiró la Palabra, sino también como Aquel que ilumina nuestro entendimiento de la Palabra y da poder a nuestra predicación de la Palabra. El promete la claridad de la Escritura. Está destinada a ser comprendida, recibida y obedecida. Es el medio por el cual los creyentes en Cristo se conforman a la imagen de Cristo.

12. Nuestro estudio y predicación de la Biblia no es un fin en sí mismo. Cuando Pablo habló de la perfección de las Escrituras (2 Tim. 3:16), señaló que es útil para enseñar, reprender, corregir, para instruir en justicia .

Es muy importante entender el papel fundamental de la predicación en todo esto. El texto no se predica a sí mismo. La hermenéutica conduce a una homilética. Predicación asegura que la Palabra de Dios sea escuchada por el pueblo.

Como predicador, llevas una responsabilidad ineludible de hermenéutica. Estás llamado a proclamar y explicar con precisión la Palabra de Dios a los de su iglesia.

Hay mucho en juego cuando la Corte Suprema emita su veredicto. Cuánto más está en juego cuando se encuentra en su estudio preparando para predicar, y cuando uno se para detrás del púlpito y se prepara para hablar. Lo que sale de su boca es dependiente de la fidelidad de la hermenéutica que usted llevará a su homilética, lo cual le llevará hasta el púlpito.

Jeremías 23:28 – " El profeta que tenga un sueño, que cuente su sueño, pero el que tenga mi palabra, que hable mi palabra con fidelidad.”

Que así sea con nosotros.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: