Skip to content

Sincretismo Evangélico: Buscador vs. Pecador

1 marzo 2015

clip_image002Sincretismo Evangélico: Buscador vs. Pecador

Por Jeremiah Johnson

¿Lleva el hombre no regenerado una chispa de lo divino que le acerca a una relación con Dios, o está completamente perdido en la total depravación de su naturaleza pecaminosa?

Mientras que eso puede parecer una pregunta teológica oscura, no lo descarte como meramente leña para debates académicos. Es una pregunta con implicaciones inmensamente prácticas para la iglesia y para su propia vida. Y está en el centro del movimiento impulsado por los consumidores en la iglesia, conocida comúnmente como sensible al buscador.

Los Buscadores de Originales

A veces la única cosa que aprendemos de la historia es que no aprendemos de la historia. Por desgracia, eso es particularmente aplicable cuando se trata de la historia de la iglesia. El mil quinientos años de herejía del pelagianismo es sólo un ejemplo.

Pelagio desarrolló doctrinas acerca de la naturaleza del hombre que fueron tan sutiles y seductoras así como condenables. Pelagio quería acabar con las doctrinas del pecado original y la cabeza federal de Adán (la enseñanza bíblica de que el pecado de Adán ha pasado a todos los hombres y todos nacemos con una naturaleza pecaminosa-Romanos 5:12-18).

Agustín, que se opuso a Pelagio, se comprometió a las doctrinas de la soberanía divina y la depravación humana. Cualquier compromiso sobre estos dos pilares de la verdad del Evangelio sería ir contra el evangelio glorioso de la gracia de Dios – la incapacidad del hombre para salvarse a sí mismo (Juan 6:44) y su necesidad de un soberano Señor para intervenir en su nombre ( Romanos 3:21-26 ).

El Concilio de Éfeso condenó el pelagianismo como totalmente herético en el año 431, pero ha sobrevivido en varias formas desde entonces.

Charles Finney encendió un enorme "avivamiento" en la teología pelagiana en el siglo XIX. Aunque Finney sigue siendo enormemente popular entre muchas iglesias evangélicas y carismáticas contemporáneas, pocos saben cuan "depravada" era su teología en realidad. Finney articula claramente su "doctrina del hombre" en su Teología Sistemática, donde escribió:

La depravación moral no puede consistir en ningún atributo de la naturaleza o de la constitución, ni en ningún estado de naturaleza caída. . . . . . . La depravación moral, como yo uso el término, no consiste en, ni implica una naturaleza pecaminosa, en el sentido de que el alma humana es pecaminosa en sí misma. No es un pecado constitucional. [1] Charles Grandison Finney. Finney’s Systematic Theology (texto íntegro de la edición completa de 1878 de Lectures on Systematic Theology ) (Minneapolis, Minnesota: Bethany House Publishers, 1994), p. 245.

En otras palabras, la gente no tiene una naturaleza pecaminosa. Sin una naturaleza pecaminosa, no hay necesidad de la obra del Espíritu de regeneración. Y sin necesidad del Espíritu, podemos utilizar todos los medios necesarios para hacer atractivo el evangelio para la gente.

Las ideas centradas en el hombre de Finney viven vibrantemente en muchas iglesias modernas de hoy. El enfoque orientado al consumidor sensible al buscador adapta a servicios religiosos y sermones a la "necesidades sentidas" del pecador. Es una negación tácita de la visión bíblica de que "no hay quien busque a Dios" (Romanos 3:11). Este es el legado moderno feo del fuego que Pelagio encendió y Finney avivo.

Pelagianos Modernos

Es una verdad ineludible que aquellos que fueron pioneros en la mega-iglesia gigante del buscador sensible en América eran pelagianos prácticos. Efectivamente negar la depravación total del hombre no regenerado, reclasificaron a os no creyentes espiritualmente curiosos como personas "que buscan a Dios." Ellos diseñaron sus servicios –en realidad, todas sus iglesias – para apelar a los intereses y las atracciones del mundo.

El gurú sensible al buscador Rick Warren es sólo un ejemplo del neo-pelagianismo. En su libro La Iglesia con Propósito, el pastor de mega iglesia describe con orgullo cómo pasó doce semanas encuestando a los residentes no salvos en el vecindario alrededor antes de que él plantara la Iglesia Saddleback en California del Sur. Él fue de puerta en puerta, preguntando:

1. ¿Cuál crees que es la mayor necesidad en esta área? Esta pregunta simplemente llevo a la gente hablando conmigo.

2. ¿Está usted asistiendo activamente a alguna iglesia? Si decíandecian que sí, les daba las gracias y se trasladó a la siguiente casa. No me molesté en preguntar a las otras tres preguntas porque yo no quería dar color a la encuesta con las opiniones de los creyentes. Tenga en cuenta que yo no pregunte: “¿Es usted miembro?” Muchas personas que no han estado en el interior de una iglesia durante veinte años aun afirman una membresía en alguna iglesia.

3. ¿Por qué cree usted que la mayoría de las personas no asisten a la iglesia? Esto parece ser una redacción menos amenazante y ofensiva que "¿Por qué no asiste a la iglesia?" Hoy en día mucha gente responde a esa pregunta con "No es asunto suyo de por qué no voy! "Pero cuando le pregunté por qué pensaban que otras personas no asistían, por lo general me daban sus razones personales de todos modos.

4. Si buscara una iglesia para asistir, ¿qué tipo de cosas buscarías? Esta sola pregunta me enseñó más sobre el pensar como un no creyente que toda mi formación en el seminario. Descubrí que la mayoría de las iglesias estaban ofreciendo programas que los sin-iglesia no estaban interesados.

5. ¿Qué podía hacer yo por usted?¿Qué consejo le daría a un ministro que realmente quiere ser útil a la gente? Esta es la pregunta más básica que la iglesia debe hacer a su comunidad. Estudie los evangelios y observe cuántas veces Jesús preguntó a alguien, “¿Qué es lo que quiere que haga por usted?” El comenzó con las necesidades de las personas [2] Rick Warren, The Purpose Driven Church (Grand Rapids, Michigan: Zondervan, 1995), pp. 190-191.

Una encuesta de esa manera podría ser útil si deseara iniciar un negocio, abrir un club de campo, o replantear una plataforma política en esa zona. Pero la iglesia no es ninguna de esas cosas, y no debe funcionar como tal. Y sin embargo, Warren orgullosamente da fe de que cientos y quizás miles de iglesias han utilizado su encuesta para guiar de manera similar su crecimiento e informar a su alcance.

Además, al descartar en principio la respuesta de cualquier persona que profesa fe o afiliada a cualquier iglesia, Warren garantiza que su iglesia sería impulsado por los intereses más mundanos y menos santificados disponibles. O él no sabía o no le importaba que las mentes depravadas estaban ayudando a dar forma a su iglesia.

Prioridades Equivocadas, Práctica Incorrecta

Bíblicamente, las prioridades invertidas de las iglesias sensibles al buscador son bastante fáciles de detectar. En su libro Avergonzados del Evangelio, John MacArthur explica cómo los métodos orientados al consumidor divergen desde el modelo bíblico.

La Escritura dice que los primeros cristianos "trastornaron el mundo" (Hechos 17: 6). En nuestra generación, el mundo está trastornando la iglesia. Bíblicamente, Dios es soberano, no los “Harry sin iglesia.” La Biblia, no un plan de marketing, debe ser el único plan y la autoridad final para todo ministerio de la iglesia. Ministerio debe satisfacer las necesidades reales de la gente, no satisfacer su egoísmo. Por encima de todo, hay que tener en cuenta que el Señor de la iglesia es Cristo, no un adicto a la televisión con el control remoto en la mano [3] John MacArthur, Ashamed of the Gospel (Wheaton, Illinois: Crossway Books, 2010.), p. 63.

Esencialmente, los defensores de sensibles al buscador ignoran por completo la visión bíblica del hombre no regenerado. La Biblia dice claramente que los incrédulos no quieren tener nada que ver con Dios. Jesús dijo esto claramente:

19 Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. 20 Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas. (Juan 3: 19-20)

. Paul invalidaba toda la filosofía de crecimiento de la iglesia sensible al buscador en cinco palabras: "Nadie busque a Dios" (Romanos 3:11). Es realmente sorprendente que un movimiento tan masivo podría ser construido de tal claro desafío del autor más prolífico del Nuevo Testamento, así como del Salvador que afirmaron predicar.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150227
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: