Saltar al contenido

Arrepentíos y creed en el Evangelio

26 junio 2013

clip_image002Arrepentíos y creed en el Evangelio

Por Mike Gendron

La única respuesta salvadora del Evangelio de la Gracia es la fe y el arrepentimiento. Hay muchos que niegan esto, pero la verdad se ve claramente en la Palabra de Dios.

La Gran Comisión registrada en el Evangelio de Lucas proclama las palabras de Jesús: “arrepentimiento para perdón de pecados” debe ser proclamada en el nombre de Jesús a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén (Lucas 24:46, 47) A principios de Lucas, Jesús dijo que Él vino a “llamar a los pecadores al arrepentimiento” (Lucas 5:32) y Él proclamó “si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:3, 5). Pedro obedeció el mandato del Señor de predicar el arrepentimiento en su sermón en Pentecostés cuando Él les dijo a sus oyentes: “arrepentíos” (Hechos 2:38) Más tarde en Jerusalén, predicó: “Arrepentíos, pues, y volver, para que vuestros pecados sean borrados” (Hechos 3:19).

A medida que avanza Evangelio de Jerusalén, Judea y Samaria a las zonas remotas gentiles. El mensaje de Pablo a los filósofos atenienses es claro: “Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan, porque El ha establecido un día en el cual juzgará al mundo en justicia, por medio de un Hombre a quien ha designado, habiendo presentado pruebas a todos los hombres al resucitarle de entre los muertos.” (Hechos 17:30, 31). La certeza del juicio futuro es la razón por la que Pablo predicó la necesidad de arrepentimiento.

Pablo convocó a los ancianos de Éfeso y les dijo: “cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa, testificando solemnemente, tanto a judíos como a griegos, del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.” (Hechos 20:20, 21). Pablo usa los sustantivos “el arrepentimiento y la fe” para describir la única respuesta salvadora del Evangelio, “arrepentirse y creer.”

También hay pasajes en los que no se utiliza el término “arrepentimiento,” pero el concepto es predicado. Por ejemplo, en Listra, después de una sanidad sobrenatural, los paganos querían ofrecer sacrificios a Bernabé y a Pablo. La respuesta de Pablo fue clara: “Varones, ¿por qué hacéis estas cosas? Nosotros también somos hombres de igual naturaleza que vosotros, y os anunciamos el evangelio para que os volváis de estas cosas vanas[a] a un Dios vivo, que hizo el cielo, la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay” (Hechos 14:15). Para obedecer el Evangelio, tuvieron que “volver de las cosas vanas a un Dios vivo.” Esta es la idea del arrepentimiento y la conversión. Pablo usa la misma terminología al escribir a los Tesalonicenses, describiendo su conversión: “os convertisteis de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero” (1 Tes 1:09). Convertirse de los ídolos a Dios implica una transformación sobrenatural por la gracia mediante la fe.

Pablo se dirige a Agripa: “no fui desobediente a la visión celestial, sino que anunciaba, primeramente a los que estaban en Damasco y también en Jerusalén, y después por toda la región de Judea, y aun a los gentiles, que debían arrepentirse y volverse a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.” ( Hechos 26:20 ). Esto confirma que el arrepentimiento significa volverse “de” y volverse “a.” No es un asentimiento meramente mental a ciertos hechos. Dice “obras dignas de arrepentimiento.” Esto significa que cuando Dios concede arrepentimiento hay evidencia de un cambio en la vida (no sólo cambió las mentes).

Claramente, el arrepentimiento es parte de la vocación universal del evangelio y por lo tanto ha de ser predicado a todas las personas. Cuando Jesús y sus apóstoles predicaron el arrepentimiento, estaban hablando de volverse del pecado y de la idolatría a Dios. Por lo tanto, el llamado al arrepentimiento es un elemento necesario de la predicación del Evangelio.

Si sembramos un evangelio diluido que no necesita que un hombre se arrepienta y hace frente a su pecado y su rebelión contra Dios, no viendo la necesidad de morir al yo y vivir para Cristo. Si enseñamos que el hombre no necesita ser convencido de pecado antes de que pueda convertirse del pecado, entonces vamos a obtener un una cosecha de amantes del mundo de los falsos conversos. ¡Que Dios nos ayude a todos a ver esto y conceda arrepentimiento a los que rechazan la verdad de su Palabra!

About these ads
3 comentarios leave one →
  1. 26 junio 2013 8:59 pm

    El asunto es, ¿el arrepentimiento es una obra? ¿Cual es el límite entre las obras de la carne y las acción salvadora de Dios de Efesios 2;8-9? Expliquenmelo por favor si este blog no solo se dedican a postear porque este argumento es el primero que le sacamos a los católicos que si viven por las obras.

  2. 30 junio 2013 12:42 am

    los cristianos somos salvos para hacer buenas obras por que lo ordena Jesucristo. no por que hagamos buenas obras ya somos cristianos, yo creo que a una persona que hace buenas obras, dirían que es un buen cristiano pero eso no lo hace salvo. sino el arrepentimiento y viviendo una vida de santidad teniendo fe solo en el único salvador Jesucristo.
    hebreos 12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

  3. 3 julio 2013 10:58 am

    me guso muchooooo , estas palbras de DIos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 797 seguidores

%d personas les gusta esto: