Skip to content

¿Qué hay en “La Mirada”?

7 junio 2013

clip_image002¿Qué hay en “La Mirada”?

Por Tim Challies

Esta es la época del año en que vemos los artículos sobre la modestia. Bueno y bueno. El verano está aquí, el sol brilla, los pantalones vaqueros y las camisetas han sido reemplazadas por pantalones cortos y camisetas. Es un momento tan bueno como cualquier otro para considerar lo que llevas puesto y por qué. La modestia es un tema bueno y siempre urgente porque lo que una persona está utilizando tiene una manera de destacar directamente en el corazón.

He escrito acerca de la modestia en el pasado, pero este año mis pensamientos han ido al otro lado de la ecuación, hasta la “mirada.” Se inició con un hombre joven y su sencilla pregunta:¿Qué hay en “la mirada.”? Quería saber por qué él mira y, aún más apremiante, por qué es tan difícil no mirar. ¿Por qué es que mira a lo que no puede tener? ¿Qué está pasando en su corazón cuando se toma esa mirada?

Todos conocemos la mirada. Es esa mirada alimentada de lujuria, los ojos que se quedan demasiado tiempo, el giro del cuello, la visión esperanzadora de algo prohibido. Puede que no sea una fantasía sexual en toda la extensión de la palabra, no puede ser todo lo que Jesús quiso decir cuando habló de cometer adulterio en el corazón, pero no está lejos. No toda mirada se convierte en adulterio, pero todo el adulterio comienza con la mirada. Aunque los hombres pueden ser particularmente susceptibles a ella, trasciende el género de tal manera que las mujeres, también, por lo menos están familiarizadas con ella.

La mirada debe aquello de lo que Job convino en contra cuando dijo: “Hice un pacto con mis ojos, ¿cómo podía entonces mirar a una virgen?” Sabía que podía mirar a una mujer con la pureza o podía mirarla con lujuria, que los mismos ojos podían ver a la misma joven y ser alimentado por la lujuria o por el amor, la mirada es cuando los ojos son controlados por la lujuria. Todos estamos muy familiarizados con la mirada. Pero, ¿hemos considerado realmente de lo que se trata, por qué lo hacemos, qué significa?

Cuando yo era un joven estaba visitando a unos amigos y él, un hombre cristiano maduro, sin reparos vio a una mujer caminando, sólo para decir: “No importa donde obtenga el apetito, mientras que coma en casa.” Pero no es tan sencillo, no es tan inocente, no es inocuo. Hay algo nefasto en la mirada, algo mucho más maligno de lo que pensamos. Estoy convencido de que la mirada es orgullo tanto como lo es lujuria. El deseo de elloanace del orgullo.

La mirada es más que simplemente descansar los ojos en un espectáculo fascinante: se trata de una evaluación. Esto es lo que distingue a la mirada lasciva de la mirada amorosa, lo que distingue a la mirada de simplemente ver el mundo que nos rodea –los ojos se detienen y al persistir evalúan. En un segundo se toman la vista y juzgan en base a esta pregunta: “¿Es digna de mí? ¿Es digna de mí?”

El que mira con lujuria se ha colocado en el centro del universo y funcionalmente cree que existen otros para su placer. En orgullo él mismo se eleva hasta el lugar de Dios. Las personas no existen para dar gloria a Dios, sino para dar placer a él. La valía de otra persona puede ser determinada por su potencial en traerle placer. Su valor no está en llevar la imagen de Dios, sino en su habilidad para complacer al espectador.

Mientras él ve, evalúa y si cumple con sus criterios estime su valor, esto puede ser donde comienza una fantasía sexual plena, porque su corazón grita que va a ser satisfecho sólo por tenerla, por la conquista, al hacerla que ella le adore con su cuerpo. Si ella no cumple con sus criterios, no tiene un gran valor y puede ser juzgada como carente, impropia, inadecuada, indigna. Ella no cumple con los estándares de esta deidad y la pasa por alto. Do you see the overwhelmingly ugly pride of it? ¿Puede ver el orgullo predominantemente feo de ello?

La manera de detener la mirada no es simplemente para modificar el comportamiento —entrenar para voltear sus ojos, como sugieren algunos autores— sino a realinear su corazón. La mirada se detiene cuando la evaluación se detiene. La evaluación sólo se detendrá a medida que se destrone a sí mismo, cuando aprenda a ver a toda persona tan importante en sí misma y cuando vea a los demás a través de los ojos de Dios. Y aquí es donde usted ve una vez más el poder de predicarse el evangelio a usted mismo, de conocer, vivir y respirar el evangelio. El evangelio le recuerda quien es usted (¡un pecador!) Y lo que ha recibido (¡gracias!) y por lo tanto debe generar humildad. Lo coloca de frente ante Aquel que está sentado en el trono, que le recuerda que El es el centro de la historia, el centro del universo, mientras que usted no lo es. A medida que el evangelio entroniza el Salvador, destrona al pecador.

7 comentarios leave one →
  1. Alejandro Palma permalink
    7 junio 2013 12:53 pm

    Excelente artículo.
    Bendiciones!
    Sola FE.

  2. daniel7idiart permalink
    8 junio 2013 5:14 pm

    Notable artículo.

  3. 9 junio 2013 11:59 am

    Reblogueó esto en El teologiyoy comentado:
    El ojo es la lampara del cuerpo

  4. 10 junio 2013 3:54 am

    Realmente bueno.
    Me siento identificado con los hombres que luchan por la santificación de la mirada. Que Dios nos de la sabiduría de entender las sutilezas pecaminosas que se esconden tras nuestras miradas de evaluación y la gracia de ser expuestos hasta entonar el mea culpa y hallar la gracia y la sanidad en Cristo de un corazón limpio que mira con pureza.
    Gracia y paz en Jesucristo.

  5. 10 junio 2013 3:55 am

    Reblogueó esto en FINISTERRE AL BORDE DEL JORDÁN.

  6. 24 junio 2013 7:14 am

    Excelente articulo,nos recuerda y nos pone alertas sobre las sutilezas de nuestro pecado escondido.

    Bendiciones en Cristo Jesus.

  7. 2 agosto 2013 5:20 pm

    reblogueo a fieles ala palabra de Dios bendiciones, excelente artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: