Skip to content

¿Por qué los Pastores Reformados no Tienen que Ser Carismáticos – 1ª. Parte

19 febrero 2013

clip_image002¿Por qué los Pastores Reformados no Tienen que Ser Carismáticos – 1ª. Parte

Por Eric Davis

La reciente conferencia de pastores Desiring God fue el primer de Piper desde que dejó la Iglesia Bautista Belén. Fue un evento útil, pero tenía una nota de preocupación que lo atraviesaba.

Mi preocupación fue más sucintamente capturado por un determinado período de sesiones con un inquietante titulo “Gracia Soberana, Dones Espirituales, y el Pastor: ¿Cómo Debe un Pastor Reformado ser Carismático,” el predicador fue Tope Koleoso, pastor de la Iglesia del Jubileo en Londres.

También fue un título curioso mientras el sermón tenía poco que ver con la gracia soberana o ser reformado. Tal vez un título más apropiado hubiera sido: “¿Por qué los pastores fieles Deben Ser Carismático y No cesacionistas.”

En primer lugar, he de decir que no me cabe duda del amor de Koleoso por el Señor. Parecía evidente en el sermón. Y dio algunas palabras útiles y de convicción para el pastor y la oración. Sin embargo, igualar los “deberes” pastorales con la práctica continua de los dones milagrosos va demasiado lejos.

Koleoso abrió su mensaje diciendo que el ser un pastor reformado carismático “se puede hacer … Se debe hacer… De hecho, hay que hacerlo … Si vamos a hablar del Evangelio en su completa belleza y poder esférico, entonces estos [dones] no son opcionales. Estas son necesarias y vitales.”

clip_image003 Las razones implícitas por las cuales los pastores fieles deben ser carismáticos estaban dirigidas principalmente de alguna manera en supuestas deficiencias del cesacionismo. En su mayor parte, Koleoso implica que el cesacionismo es una posición insuficiente para que los pastores sostengan, ya que: temen la obra del Espíritu Santo, predican un evangelio deficiente, es pragmático, no depende ni cree en el Espíritu Santo, y no puede correctamente pelear contra Satanás y las fuerzas demoníacas. Otros puntos se insinúan, pero estos fueron sus principales argumentos.

Debido a que estos conceptos erróneos no se limitan a Koleoso, pero muy ampliamente se sostienen entre los continuistas, necesitan ser abordados (Véase también la útil serie de Nate Busenitz sobre el cesacionismo, incluyendo, Lo que no es el cesacionismo). De este modo, queda claro que estos son menos que razones imperiosas de ser carismático. De hecho, son razones de peso en que reformados y carismáticos no debe ir de la mano.

Malentendido # 1. “Los Cesacionistas temen (o son reacios a) a la obra del Espíritu Santo.”

Koleoso pregunta: “¿Por qué alguien que es creyente en la Biblia, centrado en Cristo, amante de la teología debe ser cauteloso y vacilante acerca del Espíritu Santo? … Todo se reduce a una serie de cosas … pero básicamente a su miedo.”

Obviamente la respuesta es falsa. Soy un cesacionista, y no tiene nada que ver con el miedo de lo que el Espíritu Santo pueda hacer, si sólo diera marcha atrás y lo permitiera. El Cesacionismo abraza la idea de que los dones milagrosos fueron para la infancia de la iglesia, y fueron usados ​​por Dios para hacer la transición desde los Apóstoles a ancianos, y de la enseñanza de los Apóstoles al Nuevo Testamento. Koleoso y otros carismáticos tratan a la iglesia de hoy como si estuviéramos en el primer siglo, acurrucada en una habitación, discutiendo sobre si los gentiles debían ser circuncidados.

Además, todo el mantra de que al Espíritu Santo le encantaría hacer más obras, si sólo me volvería para dejar de suprimir su ministerio a causa de mi temor, muestra una perspectiva tan radicalmente insuficiente (y me atrevería a decir “no reformada”) del poder de Dios . La idea de que los temores ocultos cesacionistas acerca del ‘qué pasaría’ pneumatológico se igualan a la supresión a mano dura de la obra del Espíritu también no cuadra con Hechos. ¿Me está diciendo que los primeros apóstoles no tenían miedo de lo que el Espíritu haría en medio de ellos?

De todos modos, le será muy difícil encontrar un cesacionista con los dedos cruzados, esperando que el Espíritu no vaya hacer nada que temer. No tenemos miedo del Espíritu. Le tememos y lo respetamos, pero no estamos tratando de re-situarlo en una mesa al fondo en el que no nos avergüence. Incluso si la Iglesia estaba en su infancia eclesiástica, no pudo reprimir la obra soberana del Espíritu más de lo que podía dirigir el viento.

Los Cesacionistas aman ver y orar por el ministerio del nuevo pacto del Espíritu Santo en pleno efecto: atrayendo, regenerando, santificando, iluminando, sellando, asegurando, convenciendo, reconfortando, confirmando, llenado, regalando y capacitando. La ironía de la presentación de Desiring God era que estas obras son a menudo lo que separa una perspectiva reformada de la salvación de una centrada en el hombre. Sin embargo, en una apelación para que los pastores reformados entiendan mejor el Espíritu, logran ser eclipsados por otros dones que haría, si la gente no estuviera tan asustada.

clip_image004 Yo contrarrestaría el argumento de Koleoso al decir que los cesacionistas están en realidad liberando el Espíritu más que nuestros hermanos carismáticos, porque no estamos tratando de mantenerlo en sus proverbiales pañales y cunas del primer siglo. Seguimos su trabajo glorioso y poderoso, ya que corresponde con el proceso de maduración del Señor de edificar su iglesia (Mateo 16:18).

Así pues, los pastores reformados no tienen que ser carismáticos, ya que el cesacionismo no teme al Espíritu, sino que le permite hacer todo lo que hace en nuestra era eclesiástica.

Mito # 2: “Inherente al cesacionismo esta un evangelio deficiente”

Koleoso dijo:

“Si no buscamos las cosas del Espíritu en la forma en que ellos [la Iglesia primitiva] lo hicieron, hay consecuencias … Vamos a terminar predicando un evangelio anémico … teniendo un evangelio diluido … teniendo un evangelio deficiente … incluso un destructivo Evangelio. Diluido porque es muy fácil de tomar todo del Espíritu y adelgazarlo. Demasiado diluido: muchas iglesias en el Oeste … se han vuelto tan diluidas que casi cualquier persona puede hacer esas cosas, y llevan eso porque es tan pragmático hasta el fondo, nos hemos vuelto tan naturales de pensamiento. Entonces tenemos construcciones teológicas que lo hacen [cesacionismo] OK. No está mal …”

Este punto es más difícil de rastrear, pero me parece que Koleoso está culpando al cesacionismo por el hecho de que las iglesias pragmáticas están corrompiendo el evangelicalismo. Pero, el por qué culpa al cesacionismo es una especie de misterio para mí.

En primer lugar, su punto asume que la teología cesacionista inherentemente genera un evangelio anémico, diluido, y deficiente. Pero esto es una conexión falsa ¿Cómo la creencia de que el don de interpretación de lenguas que nunca han estudiado ha dado lugar a un evangelio deficiente?

En todo caso, el cesacionismo asegura un mensaje del evangelio más fuerte, más claro y más dependiente del Espíritu. El Cesacionismo no clava ninguna cuña entre el Espíritu y la palabra ( un error común en el continuismo). No hace falta tomar el peligroso paso de “Vamos a ministrar la palabra, por un lado, pero al Espíritu solo cuando algo más poderoso se necesite.” La palabra es la espada del Espíritu. Por lo tanto, el Espíritu se hace central en el cesacionismo porque la palabra se hace central (Ef 5:18, Col 3:16). Mientras la palabra es exactamente el hecho central, el Espíritu habla tan claro como sea posible. Así que cuando la palabra ministrada correctamente, el Evangelio es tan claro como podría ser y las palabras del Espíritu tan claras como podría ser, y por lo tanto el poder del Espíritu tan fresco como podría ser. Puesto que la palabra de la cruz es el poder de Dios (1 Corintios 1:18), el cesacionismo se coloca justo para la demostración del Espíritu y de poder (1 Corintios 2:4), evitando cualquier cosa tal como un evangelio anémico o deficiente.

clip_image006 Por otra parte, los titanes que históricamente representaba, defendió, y articuló el evangelio bíblico más nítido eran predominantemente cesacionistas (es decir, Lutero, Calvino, Owen, y Edwards, por nombrar algunos). Uno podría estar en apuros para afirmar que estos incondicionales estaban predicando un evangelio “anémico” y “diluido.”

Tendríamos que concluir, entonces, que los pastores reformados no tienen que ser carismáticos, puesto que el cesacionismo bíblicamente e históricamente asegura un evangelio puro y, en consecuencia, el funcionamiento más poderoso del Espíritu.

Mito # 3: “El cesacionismo es pragmático por defecto.”

Además de lo que se dijo en el # 2, Koleoso pasó a decir: “Si usted no aprende a hacer el ministerio del Espíritu, terminará haciendo el ministerio por lo pragmático. Es un defecto natural.”

Este supuesto destaca el error de mucho tiempo y equivocado gravemente en el pensamiento carismático de que el cesacionismo está en contra de la vida “según el Espíritu” (véase también el # 4 abajo). Pero el cesacionismo abraza de todo corazón hacer la vida y el ministerio “por el Espíritu.”

El pensamiento Carismático ha exagerado esta baraja que se puede jugar. Como se mencionó anteriormente, el Espíritu se hace central en tanto la palabra se hace central. La palabra de la cruz es el poder de Dios. El Cesacionismo entonces, trata sólo de hacer el ministerio del Espíritu.

clip_image007 Además, los cesacionistas comparten su desaliento con el ministerio pragmático y natural. Pero no por las mismas razones. La conclusión es errónea, tanto en el sentido del pragmatismo y la naturaleza del cesacionismo. El pragmatismo tiene la idea de un enfoque práctico para el ministerio, que la verdad ha sido probada y determinada por las consecuencias prácticas. Pero tenga en cuenta la frecuencia con que los continuacionistas defienden su posición con un “yo experimente / vi / escuche ___, por lo tanto ____”? O ¿se inicia con la experiencia como la premisa de la verdad y la Escritura con eisegesis en consecuencia?

Asimismo, si bien Koleoso ansiosamente llama a los pastores reformados a ser carismáticos, el dice en una ocasión en un servicio de la iglesia, “la gente respondió al evangelio. Una de las principales maneras en que las personas [responden]: gente llorando.” Justificar la acción del Espíritu y la integridad bíblica del ministerio principalmente porque la gente llora es basar, sobre consecuencias prácticas, y por lo tanto, un enfoque pragmático. Más tarde, se exhorta a los pastores: “Tráigalos [a la congregación] a la presencia de Dios. Deja que te vea en la primera fila con las manos en el aire intoxicado y con hambre de Dios. Eso es más que su sermón alegre que vas a predicar.” Una vez más, el supuesto es que una cierta postura corporal y el movimiento lleva a la congregación a la presencia de Dios, demuestra una pasión por Dios, y cumple más que la predicación. No dudo del amor sincero del hermano Koleoso para el Señor. Pero este tipo de razonamiento, también, es pragmático.

Peor aún, elimina la predicación como su pieza central bíblicamente mandada de la reunión y la sustituye por la subjetividad. De nuevo, esto es pragmático. Pero hacer el ministerio del Espíritu consiste principalmente en perfeccionar a los santos a través del ministerio de la palabra por encima de una máxima emocional solicitado por su liderazgo.

clip_image009Así que es la paja en el hervidor negro. Haciendo el ministerio en una forma que promueve cuñas entre la obra del Espíritu y el ministerio de la palabra es el semillero del pragmatismo. El Cesacionismo es la posición más alejada del pragmatismo. La razón es porque esta fundada exegéticamente, y no experimentalmente. Independientemente de la postura de una ministro durante la música o las lágrimas de un miembro de la congregación, después de un sermón, lo que determina lo que es mejor para el pueblo de Dios es un pastor que ama a Dios y al pueblo al alimentarlos fielmente con la palabra.

Hacer el ministerio “por el Espíritu” no tiene nada que ver con ser carismático y tiene todo que ver con un ministro llamado y habitado por el Espíritu guiado por lo que el Espíritu ha hablado en las Escrituras. La Escritura nos aleja de los peligros del pragmatismo. El Espíritu ha hablado en voz alta; objetivamente inspirando e iluminando a su pueblo al determinar su palabra y así navegar por las tentaciones seductoras del pragmatismo. Hacer el ministerio “en el Espíritu” se entiende más ministrando en consonancia con el espíritu inspirado por la palabra.

Tendríamos que concluir, entonces, que los pastores reformados no tienen que ser carismáticos, porque hacerlo sería alejarse más lejos de ministrar por el Espíritu.

Mañana veremos el resto de su mensaje, y examinar lo que yo creo que es más profundo punto de Koleoso.

7 comentarios leave one →
  1. Alex permalink
    20 febrero 2013 10:33 am

    Según sus palabras….
    Así pues, los pastores reformados no tienen que ser carismáticos, ya que el cesacionismo no teme al Espíritu, sino que le permite hacer todo lo que hace en nuestra era eclesiástica.

    ¿A que se refiere con todo lo que hace en nuestra era eclesiástica?

  2. Jorge Castañeda permalink
    21 febrero 2013 6:50 am

    Gracias por el esfuerzo.
    Valdría la pena revisar el interesante articulo, debido a que al traducirlo hay ideas que no se entienden….
    Sin embargo, es claro, la ‘nueva reforma’, ha extendido puentes fuertes hacia el carismatismo y de nuevo: Una iglesia hacia el abandono de las Escrituras, pero ahora desde las tiendas reformadas….lamentable

  3. 22 febrero 2013 12:12 am

    Interesante este ariculo y sirve como alarma para no poner en altares a hombres falibles que si bien son una bendición para el Pueblo de Dios pueden errar. Tambien seria bueno no caer en cierta clase de reduccionismo y llamar carismáticos a todos, muchos con continuacionistas moderados, y otros , y no tienen nada que ver con las creencias de los pentecostales y carismáticos actuales , dignos de reprochar por tan desbaratado desorden no Biblico. En facebook algunos hermanos , de poca sapiencia usan este articulo para meter a todos en el mismo saco y atacar a asociaciones donde también hay cesacionistas como TGC O T4G, lo que muestra el grado de inmadurez y el poco análisis mostrado por los participantes en estos foritos de facebook. Vi unos comentarios de un hermano en mi país tratando de desvirtuar a esas asociaciones y luego ser corregido por el hermano que posteo el articulo en ingles, una pena, tener que ver que tan interesantes artículos se usen por gente poco preparada para tratar siempre de hacer daño. ¿Dios se glorifica en esto? ¿ Se deleita Dios con la necedad de estas personas? oremos por madurez , en latinoamerica.

    Exelente serie de artículos. Si pudieran traducir mas de estos temas y el contexto americano seria genial.Bendiciones mis hermanos!

  4. Saludos permalink
    25 febrero 2013 10:06 am

    Creo que el pragmatismo es un peligro tanto para los cesacionistas como continuacionistas, decir que para un grupo es más peligroso es una muestra de altivez de ambas partes, lamentable este tipo de discusiones

Trackbacks

  1. ¿Por qué los Pastores Reformados No Tienen Que Ser Carismáticos – 3ª. Parte « El Evangelio Segun Jesucristo
  2. La Reforma y el Carismaticismo « sujetosalaRoca
  3. The Cripplegate Sobre el Cesacionismo y el Continuacionismo « El Evangelio Segun Jesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: