Saltar al contenido

¿Qué Significa Para el Anciano ser “apto para enseñar”? Una Propuesta

28 junio 2012

clip_image001¿Qué Significa Para el Anciano ser “apto para enseñar”? Una Propuesta

Por Nathan Finn

Como la mayoría de los bautistas, yo afirmaría que los términos bíblicos traducidos, como supervisor, obispo, anciano, y el pastor son sinónimos utilizados para describir a un hombre que ha sido apartado para principalmente el oficio de enseñanza, dirigir, y pastorear en una congregación local. Por esa razón, en este post voy a utilizar los términos pastor y anciano indistintamente.

Uno de los pasajes citados con mayor frecuencia relacionados con las calificaciones de pastoreo es 1 Timoteo 3:1-7:

1 Palabra fiel es ésta : Si alguno aspira al cargo de obispo, buena obra desea hacer. 2 Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar, 3 no dado a la bebida, no pendenciero, sino amable, no contencioso, no avaricioso. 4 Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad 5 (pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?); 6 no un recién convertido, no sea que se envanezca y caiga en la condenación en que cayó el diablo. 7 Debe gozar también de una buena reputación entre los de afuera de la iglesia , para que no caiga en descrédito y en el lazo del diablo.

¿Alguna vez has notado que estos requisitos incluyen, en su mayor parte, un grupo de expectativas que debe caracterizar a cualquier hombre cristiano en crecimiento? ¿Puede algún hermano ser falto de auto control y ser conocido como un mujeriego? ¿Puede un creyente, mujer u hombre ser un borracho? ¿Puede cualquier seguidor de Cristo ser conocido como un presumido, de temperamento violento, amante del dinero? Me parece que la mayor parte de estas expectativas se limitan a indicar que un pastor debe ser un hombre que es un modelo ejemplar del papel cristiano con una buena reputación, tanto dentro de la iglesia y en la comunidad en general.

La cualidad de un anciano que se destaca del resto es la capacidad de enseñar. Y aquí radica el debate-, ¿qué significa para un anciano como ser “apto para enseñar”? Bueno, depende de a quién le pregunte.

Conozco a algunos que sostienen que la enseñanza se debe equiparar con la predicación, por lo que la capacidad de enseñar significa la capacidad de predicar un sermón. Esta visión es común entre aquellos que prefieren un modelo de un “solo anciano” de liderazgo pastoral. También es común entre algunos de los que afirman una pluralidad de ancianos, pero equiparan ese grupo con el personal asalariado de la iglesia. He oído estos puntos de vista defendidos con frecuencia entre mis compañeros Bautistas del Sur.

Estoy dispuesto a conceder que, en muchas iglesias, sobre todo las más pequeñas, el único hombre que está bíblicamente calificado para ser un anciano es el pastor solitario. También resueno con la idea de que en las iglesias más grandes, al menos la mayoría del personal ministerial de paga tendrá que cumplir los requisitos bíblicos de ancianos. Después de todo, ¿quién quiere un ministro de jóvenes que sea un mal modelo a seguir y no puede enseñar las Escrituras a los adolescentes?

Y, sin embargo, no puedo sino pensar en que estos dos puntos de vista limitan artificialmente el cuerpo de ancianos a los pastores pagados que sean capaces de predicar sermones detrás de un púlpito durante un culto de adoración el domingo. Aunque el Nuevo Testamento es claro que los ancianos son dignos de compensación (1 Tim. 5:17-18), no hay un mandato a que todos los pastores deban ser pagados. También no hay ninguna indicación en el Nuevo Testamento que pararse y predicar el sermón es la única manera de enseñar las Escrituras al pueblo de Dios.

Otros optan por el otro extremo del espectro, con el argumento de que la enseñanza no es más que la capacidad de explicar las Escrituras a otro creyente. En este modelo, ser capaz de enseñar más o menos significa ser capaz de discipular a alguien más. No es necesario que un anciano sea capaz de predicar un sermón o incluso que sea capaz de enseñar una clase de algún tipo (pensemos en la Escuela Dominical).

Con suerte, cada pastor esta haciendo discípulos a través de una tutoría saturada de la Biblia. Y, sin embargo, esto me parece colocar el nivel de enseñanza muy bajo. ¿No deseamos dotar a todos los hombres (¡y mujeres!) en la iglesia para hacer discípulos? Prácticamente cualquier creyente, salvo muy recientes conversos deberían ser capaces de hacer este tipo de enseñanza en algún nivel o de otro tipo, sobre todo con sus hijos.

Tengo una preocupación adicional acerca de esta segunda opción. Como Bautista, me preocupa que este punto de vista nos lleva muy cerca a la distinción a nuestros amigos presbiterianos hacen entre ancianos “gobernantes” y ancianos de “enseñanza”, una división que creo que es bíblicamente injustificada. A pesar de que los bautistas pueden debatir sobre el número de ancianos que una iglesia debe tener, por lo general están de acuerdo en que todos los ancianos dirigen y enseñan.

Quiero ofrecer una propuesta que creo logra un equilibrio entre las dos polaridades mencionadas. Yo diría que ser capaz de enseñar significa ser capaz de explicar públicamente y aplicar las Escrituras a toda la congregación. Esto no significa necesariamente que todos los ancianos deben poseer la capacidad de predicar un sermón. Pero tampoco es la enseñanza definida de manera tan amplia que cualquier transmisión de la verdad bíblica la califica. Todos los ancianos deben ser capaces de estar delante de la congregación y exponer la Biblia, aunque algunos ancianos esté incómodos predicando en una reunión de adoración corporativa.

Mi amigo Kyle recientemente dirigió a su iglesia Bautista del Sur a adoptar una política congregacional dirigida por ancianos. En la actualidad, la iglesia tiene tres pastores. En sus estatutos de iglesia, se establece que todos los ancianos, ya sea remunerado o no, deban enseñar a toda la congregación, al menos una vez al año. Debido a que Kyle es el pastor principal a tiempo completo, esto significa que él predica semana cuarenta y tantas semanas del año. Sin embargo, para otros ancianos, podría significar simplemente en ocasiones, conduciendo un estudio congregacional de la Biblia en un miércoles o un domingo por la noche. Ellos no entienden que una forma de enseñanza de la Biblia sea superior a la otra.

Me gusta este enfoque. Todos los pastores (y muchos otros miembros de la iglesia) enseñan las Escrituras uno a uno a aquellos a los que está discipulando. Pero cada uno de los ancianos también se espera que al menos ocasionalmente enseñen a todo el cuerpo. Todos los ancianos ejercen su capacidad de enseñar la Biblia, aunque el como se haga sea diferente para cada anciano. Como beneficio adicional, cada uno de los ancianos por lo menos de vez en cuando están al frente de la toda la Iglesia-no hay ancianos anónimos. Nosotros seguimos este modelo en mi propia iglesia, la Primera Iglesia Bautista de Durham .Actualmente contamos con nueve ancianos. Tres de nuestros ancianos son pastores de paga que sirven en el personal de nuestra iglesia. Seis de nuestros ancianos no son personal de pastores que sirven sin goce de sueldo, yo sirvo como uno de los ancianos que no son del personal. Varios de nosotros están cómodos en la predicación, pero todos nuestros pastores, al menos ocasionalmente explican las Escrituras a la congregación reunida en algún lugar. Nadie duda de que cada uno de nuestros ancianos sean aptos para enseñar, a pesar de que sólo algunos de nosotros probablemente seríamos considerados “predicadores” por los miembros de nuestra iglesia.

Yo animaría a las iglesias bautistas que aceptan una pluralidad de ancianos para instituir este tipo de sistema en sus iglesias. Incluso entre aquellas iglesias que eligieron equiparar a los ancianos con el personal, quisiera instar a los miembros del personal que requieren, además de la predicación del pastor principal de enseñar periódicamente a toda la congregación. Ministros jóvenes, pastores de adoración y ministros colegiados deben esperar para bendecir a toda la iglesia de vez en cuando a través del ministerio de la Palabra. Esto le ayudará a crecer tanto al cuerpo y desarrollar a todos los ancianos en maestros de la Biblia, que el Señor y su iglesia ha llamado a ser. También ayudará a proporcionar un punto de referencia para la evaluación de futuros ancianos, ¿quienes son hombres de Dios con un corazón para el pastoreo que están dotados para predicar y / o enseñar las Escrituras a la congregación?

About these ads
Sin comentarios aún

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 793 seguidores

%d personas les gusta esto: