Saltar al contenido

El Nuevo Ateísmo

6 mayo 2010

clip_image002El Nuevo Ateísmo

Escrito por Gary Gilley

(Febrero de 2009 – Volumen 15, Número 2)

Hay muchos rumores últimamente sobre el llamado “Nuevo ateísmo.” Esto parece ser un término extraño dado el hecho de que no hay muchas maneras que una persona puede hacer girar el ateísmo – el antiguo ateísmo negó la existencia de Dios y el nuevo ateísmo hace lo mismo, ¿cuál es la diferencia? Hay un sentido en el que incluso el ateísmo viejo es nuevo, después de todo, hasta la Iluminacion de los ateos verdaderos del siglo XVIII eran difíciles de encontrar. Es cierto que el ateísmo práctico puede ser rastreado a lo largo de la historia. El Salmo 14:1 habla de un hombre, llamado necio, que dice en su corazón: “No hay Dios.” La mayoría ve a este necio no como un ateo filosófico que mentalmente niega la existencia de Dios, sino como uno que vive como si Dios no existe, a pesar de que intelectualmente el sabe bien. Por supuesto que el ateo práctico es mucho más común que aquellos que adoptan el ateísmo como una visión del mundo. La mayoría de la gente, especialmente en el mundo occidental, asienten con la cabeza a Dios (92 por ciento de los estadounidenses dicen que creen en Dios), y luego van y viven sus vidas como si Dios no existe. Lamentablemente, demasiados cristianos entran en esta categoría (pero eso es otro asunto).

La mayoría de las personas asienten con la cabeza a Dios, y luego van y viven su vida como si Dios no existiera.

Bíblicamente hablando, toda la cuestión del ateísmo es problemática. Romanos 1:18-23 indica que Dios ha situado su creación con el fin de ser un recordatorio constante de su existencia. Que algunos nieguen esta evidencia no disminuye el hecho de que hasta cierto punto ellos lo saben bien. Y Romanos 2:15 confirma lo que ya sabemos que es verdad, que Dios ha puesto en los corazones de cada uno de nosotros una norma moral – Sus huellas se encuentran en nuestra conciencia. Un ser humano no es un mamífero, somos diferentes, que llevan las marcas de la imagen de Dios y en algún nivel, incluso los ateos auto-declarados saben que esto es cierto. Pero tal es el endurecimiento de la carne y el poder cegador del maligno que algunos pueden dar la espalda a lo que intuitivamente sabemos que es verdad y crear una visión del mundo que elimina a Dios por completo. Que este nuevo ateísmo esté ganando fuerza entre muchas personas así lo demuestran las ventas de este género de libros y la atención que ofrecen sus líderes. Más de esto en un momento, pero primero el turno al ateísmo antiguo para un telón de fondo.

Los Cuatro Jinetes + Cuatro Más

Albert Mohler identifica a Friedrich Nietzsche, Karl Marx, Charles Darwin y Sigmund Freud como los que él llama los “cuatro jinetes” del ateísmo antiguo. Estos hombres del siglo XIX han tenido un impacto increíble en la sociedad moderna al dar forma cada uno de ellos a su respectivo campo alrededor de sus puntos de vista ateo: Nietzsche influyó la filosofía y es el tipico de hoy en día para muchos postmodernistas; Marx cambió la forma en que gran parte del mundo entiende a la sociedad y el gobierno; Darwin reescribió los libros de texto científicos y Freud redefinió la mente humana. Sería difícil encontrar a alguien en el mundo occidental que haya tenido más influencia en nuestra forma de pensar y vivir hoy en día que estos cuatro hombres, cada uno de ellos, incluyendo su obra e influencia, son en gran parte el producto de su negación de la existencia de Dios.

Friedrich Nietzsche podría valer la pena un poco de atención ya que es representativo de las opiniones del ateísmo antiguo. Nietzsche es famoso por su declaración, “Dios ha muerto.” Al que Nietzsche no decia tanto que Dios en realidad vivía en un punto y se haya muerto, sino que Dios ya no era necesario por la sociedad. Aparentemente había un momento en que la creencia en Dios era necesaria para poner orden moral dentro de la raza humana, sino que había llegado el momento para que las personas crezcan y sigan adelante. Una vez aceptado que Dios estaba muerto inevitablemente habría un período de adaptación que podría resultar doloroso para la humanidad – después de todo, ¿por qué se comportarian moralmente, si no hay Dios y no existe un ajuste de cuentas eterno? – pero en última instancia, algo mucho mejor surgiria. Nietzsche sabía, sin embargo, que con la pérdida de un Absoluto vendría el nihilismo y la desesperación. Sin Dios, ¿donde encuentran los seres humanos su razón de vivir, su objetivo, su fundamento de la moral y valores? Nietzsche tomó en serio este problema y trabajo para reemplazar a Dios con lo que él llama la “voluntad de poder”. Una vez que Dios se ha comercializado, los hombres por fin podían dejar de perder tiempo en la religión y volverse al desarrollo propio y al valor del propio mundo. Nietzsche creía que la sombra de Dios persistiria por mucho tiempo, posiblemente hasta miles de años mientras la transición de un mundo teisticamente basado a uno ateo sería doloroso, sin embargo, esta transición debe completarse para el bien de todos. Sin embargo, en Nietzsche, como en la mayoría de los que representen el ateísmo antiguo, hay una sensación de pérdida. Nietzsche tiene razón, la desesperación es difícil de hacer desaparecer si no existe Dios. Como resultado, Nietzsche, y muchos otros de los primeros ateos, vivieron con una tensión no resuelta entre sus sistemas filosóficos, que niegan a Dios, y la realidad de vivir en un universo que parecía necesitar a Dios para sobrevivir y tener un propósito.

Avanzando rápido hasta el Nuevo Ateísmo y sus cuatro jinetes (según Mohler): Richard Dawkins, Daniel Dennett, Sam Harris y Christopher Hitchens. Estos hombres afirman haber ido más allá del nihilismo de un universo sin Dios y viven el sueño de Nietzsche: encuadrar el mundo alrededor de la creación (que por supuesto no tiene creador) en lugar del Creador mismo. Los nuevo cuatro jinetes están encantados con sus creencias y con ganas de difundir su evangelio ateo. Ellos quieren convertidos y están tomando agresivamente su mensaje a las masas en conferencias, libros y artículos populares fáciles de digerir. Richard Dawkins deja en claro su intención cuando escribe al comienzo de su libro El Espejismo de Dios, “Si este libro funciona como tengo la intención, los lectores religiosos que lo abran seran ateos cuando lo dejen.” Este fervor evangelístico se ha generalizado en algunos lugares. Por ejemplo, la Asociación Humanista Americana lanzó una campaña publicitaria para la Navidad de 2008 en Washington DC, en la que fueron colocadas señales en los autobuses que decían: “¿Por qué creer en un dios? Solo sea bueno por causa de la bondad.” En Gran Bretaña, una campaña similar (orquestada por la British Humanist Association) coloco mensajes en los autobuses de Londres afirmando: “Probablemente no hay Dios. Deja de preocuparte y disfruta la vida”. Estos grupos definen el humanismo como “una filosofía progresista de la vida que, sin teísmo, afirma nuestra responsabilidad de llevar una vida ética de valor uno mismo y la humanidad.” Esta es la buena noticia que los Nuevos Ateos quieren que el mundo escuche.

Los Temas Principales Dentro del Nuevo Ateísmo

Si los Nuevos Ateos quieren seguidores, ¿cómo estan empaquetando su evangelio para atraer discípulos? ¿Cuál es su metodología? Permítanme ilustrar su agenda con Dawkins como mi fuente, el más conocido de esta nueva generación de ateos.

Ellos Atacan el Cristianismo

Mientras que el ateísmo es la negación de toda forma de teísmo, es el cristianismo, el que esta en gran medida en la mira. Tal vez esto se debe a Dawkins y compañía saben que la mayoría de sus lectores viven con mayor probabilidad en culturas cristianas, o tal vez sea porque el cristianismo presenta el argumento más formidable contra su opinión. En cualquier caso, Dawkins se reserva la mayoría de sus ataques venenosos para el Dios de la Biblia. Afirma: “El Dios del Antiguo Testamento es posiblemente el personaje más desagradable en toda ficción: celoso y orgulloso de ello; un mezquino, injusto, implacable monstruo contorlador, un limpiador vengativo, sediento de sangre étnica, un misógino, homófobo, racista, infanticida, genocida, filicida, pestilente, megalómano, sadomasoquista, matón caprichosamente malévolo.” Y el Dios del Nuevo Testamento no es mejor – tal vez peor. Incluso a través del Dios del Nuevo Testamento parece un poco más admirable que el del Antiguo Testamento sugiere, Dawkins, “hay otras enseñanzas en el Nuevo Testamento que ninguna persona buena debemos apoyar. Me refiero especialmente a la doctrina central del cristianismo: la de la «expiación» por el «pecado original». Esta enseñanza, que se encuentra en el corazón de la teología del Nuevo Testamento, es casi tan moralmente repugnante como la historia de Abraham haciendo barbacoa a Isaac”.

Desde la perspectiva de los Nuevos Ateos las historias y enseñanzas de la Biblia revelan a un Dios tan odioso como sin cfedibilidad.

La Creencia en Dios es una Tontería

En una escala del uno al siete, con uno de100% de certeza en la existencia de Dios y siete siendo de 100% de certeza de que Él no existe, ni siquiera Dawkins se pone al seis, que técnicamente lo convierte en un agnóstico y no un ateo. Sin embargo, antes de decir: “¡Mira! Te lo dije,” explica el propio Dawkins: “Yo soy agnóstico sólo en la medida que yo soy agnóstico acerca de las hadas en el fondo del jardín.” Este parece ser el estilo de los Nuevos Ateos. A falta de un buen caso recurren a reprender y ridiculizar a los teístas. No sólo es la creencia en Dios en el mismo nivel que la creencia en las hadas, sino que Dawkins rechaza de plano las evidencias presentadas por los cristianos a través del tiempo como fundamento. Ni siquiera interactua de manera significativa con los pensamientos presentados por Tomás de Aquino y otros, lo que implica que tales argumentos no son dignos de debate y que no se toman en serio por nadie hoy en día (lo cual no es cierto, como veremos). Solo el argumento teleológico, de que el diseño implica un Diseñador, logra cualquier atención en todo y es superficial. Sin embargo, todavía recuerdo una excursión por el desierto de Alaska y encontrando un anillo de fuego. Mi suposición inicial, y ciertamente correcta, era que alguien había acampado en ese lugar y arregló 20 piedras o más en un círculo. Nunca pasó por mi mente que la evolución en un período de millones de años había creado ese anillo de fuego – y estoy dispuesto a apostar que no habría pasado por la mente de Dawkins tampoco. Me sorprende que la gente que vería un diseñador detrás de un anillo de fuego casualmente puedan ignorar a un Diseñador detrás del universo, pero así es la mentalidad de los ateos. La mejor réplica de Dawkins al argumento teleológico parece ser que, si Dios diseñó el universo ¿Quién diseñó a Dios? Incapaz de desenredar esta cuestión a su satisfacción Dawkins concluye que el argumento teleológico es pobre.

Los teístas recientes y respetados, los que no están sujetos a perseguir hadas por el jardín, son igualmente desestimados. Del argumento de CS Lewis de que Jesús debio haber sido o bien un mentiroso, lunático o Señor, Dawkins dice simplemente, “[Lewis] debería haberlo sabido muy bien.” Dawkins sugiere que Jesús pudo haber sido confundido con sinceridad en su lugar. Sin embargo, me parece que ese “error” habría colocado a nuestro Salvador con firmeza en la categoría de loco (como sugiere Lewis), de la misma manera que colocar uno de nuestros conocidos que hacen tal declaracion. Ninguna persona normal erróneamente piensa que es Dios.

Dawkins impulsa su argumento afirmando que los científicos teístas son engañados o seniles o estan fuera de contacto con la investigación. Después de todo, de los científicos que son miembros de la Academia Nacional de Ciencias, sólo siete por ciento creen en un Dios personal.

La Selección Natural al Rescate

Dejando de lado por el momento la cuestión de quién creó a Dios, tanto teístas y ateos se quedan con la cuestión de quién o qué creó todo lo que nos rodea. Los teístas de cualquier bando verían a una deidad lo suficientemente potente como para formar el universo de la nada. El ateo, rechazando tal deidad, debe encontrar algo tan poderoso como el Dios que no obstante peramenece impersonal. Ese algo es la selección natural. Una y otra vez en El Espejismo de Dios Dawkins vuelve a la selección natural como el salvador de su sistema:

Darwin y sus sucesores han demostrado cómo las criaturas vivas, con su espectacular improbabilidad estadística y la apariencia de diseño, han evolucionado en grados lentos y graduales a partir de principios simples. Ahora podemos decir con seguridad que la ilusión de diseño en los seres vivos es sólo eso – una ilusión.

Dawkins es muy sensible a la acusación de que la selección natural es sólo una versión glorificada de suerte y azar. En respuesta a la acusación de que la probabilidad de que la vida se originó en la tierra sin Dios es tan probable como un huracán barriendo a través de un depósito de chatarra y formando un Boeing 747 (el favorito de los creacionistas se nos dice), Dawkins replica: “Este … [es] un argumento que sólo podía realizarse por alguien que no entiende nada de la selección natural: alguien que piensa que la selección natural es una teoría de la casualidad que, – en el sentido relevante del azar – es todo lo contrario.”

Si la selección natural no es una teoría de la casualidad, exactamente ¿Qué es? Por un lado, “No sólo explica la totalidad de la vida, sino que también aumenta nuestra conciencia del poder de la ciencia para explicar cómo puede surgir la complejidad organizada a partir de principios simples, sin ninguna orientación intencional”. Disculpe, pero esto suena como el azar para mí, aunque Dawkins está dispuesto a explicar:

¿Qué es lo que hace tener éxito a la selección natural como una solución al problema de la improbabilidad, donde el azar y el diseño fallan a la puerta de salida? La respuesta es que la selección natural es un proceso acumulativo, que rompe el problema de la improbabilidad en pequeños pedazos. Cada una de las piezas pequeñas es algo improbable, pero no tan prohibitivo. Cuando un gran número de estos eventos un poco improbables se apilan en una serie, el producto final de la acumulación es muy, muy improbable en efecto, lo suficiente improbable como para estar mucho más allá del alcance de la casualidad. Son estos productos finales lo que forman los sujetos de la argumentación creacionista fatigosamente reciclado. Los creacionistas pierden todo el punto, porque… insisten en tratar al génesis de la improbabilidad estadística como un evento único, y simple. No entiende el poder de la acumulación.

El argumento es que el producto final (por ejemplo un árbol o un animal, o la mujer) no sería posible si se tratara de un “evento único y una sola vez.” Un solo acto al azar de la creación está más allá de la posibilidad del azar, pero si el producto final es el resultado de una multitud de actos al azar de la creación, cada edificio al final, entonces, prácticamente todo es posible. La magia, si podía llamarla así, radica en el poder “de la acumulación.” Dawkins acusa a los creacionistas de ser alguien que “no entiende nada de la selección natural: alguien que piensa que la selección natural es una teoría de la casualidad,” pero me parece que el creacionista entiende muy bien la teoría detrás de la selección natural. Si la creación es un acto la casualidad por “excepcion”, o una acumulación de millones de actos de azar (por objeto creado), todavía es casualidad. Y, por definición y necesidad atea, la selección natural debe ser un acto no guiado de la casualidad, ya que no hay Dios que resida en el universo. Por supuesto, el evolucionista considera que la selección natural no es totalmente aleatoria y siempre y finalmente, producira un producto final mejor, pero para sostener esa creencia, el ateo debe atribuir a la selección natural los mismos atributos que se le niegan a Dios: la omnisciencia y la omnipotencia. Para el ateo, la selección natural, con su poder de la teoría de la acumulación de azar, se convierte en su dios.

El siguiente es el tema delicado de ¿cómo empezó la vida? Porque incluso para los evolucionistas más devotos el origen de la vida es casi inexplicable. La selección natural no puede llevar al ateo en lo que se refiere a los orígenes porque no había nada originalmente para seleccionar de forma natural. Dawkins elude la cuestión del origen de la materia orgánica debido a las quejas de que es más difícil de explicar la existencia de Dios que la existencia eterna de la materia. Pero una vez que se acepta esta premisa ¿cuál sería el escenario en el que la vida se forma? En respuesta Dawkins propone una teoría que él llama la zona “Ricitos de oro.” Es decir, la tierra que acaba de pasar de estar situado en el universo justo en el lugar perfecto en el momento perfecto (la zona Ricitos de Oro) de manera que ponía de relieve la evolución de la vida.”

Si esto suena un poco como suerte para usted, sería correcto y Dawkins, irónicamente, está de acuerdo. En realidad, hay al parecer mucha suerte flotando en el estanque de la evolución. “Puede ser”, Dawkins admite, “que el origen de la vida no es la única brecha considerable en la historia evolutiva que se enlaza por pura suerte”, el origen de las células de tipo humano y la conciencia es así. Este elemento de suerte no disminuye la fe de Dawkins en la selección natural, porque está convencido de que la “selección natural funciona porque es una calle de un solo sentido acumulativo para el avance. Necesita un poco de suerte para empezar, y el principio antrópico “de miles de millones de planetas” concede esa suerte. Dawkins increíblemente ve necesario el factor suerte para la selección natural como muy superior al diseño intelectual de un Creador omnisciente. De hecho él atribuye la “ceguera sorprendente” de los teístas al “el hecho de que muchas personas no se les ha planteado la conciencia, como los biólogos la tienen, por selección natural y su poder para dominar la improbabilidad.” La arrogancia de tal afirmación es evidente, pero tal arrogancia, en el análisis final es lo que todos los ateos tienen.

Los ateos son buenas personas también

Uno de los argumentos más fuertes por los cristianos contra el ateísmo es que el ateísmo no brinda ningún fundamento para una vida decente y moral. Si Dios no existe, entonces no existe autoridad final que pueda arbitrar entre el bien y el mal. Además no hay ninguna sentencia definitiva enfrentando a los que hacen el mal. A la luz de estas ideas los cristianos asumen con frecuencia que los ateos en finalmente y consistentemente viven fuera de las conclusiones resultantes de sus creencias en el nihilismo y la anarquía. Tim Wildmon, presidente de la Asociación Americana de la Familia dice: “¿Cómo se define lo “bueno” si no crees en Dios? Dios en su Palabra, la Biblia, nos dice lo que es bueno y lo malo y lo correcto e incorrecto. Si cada uno de nosotros estamos definiendo lo que es bueno, va a ser un mundo loco.”

To this issue Dawkins devotes an entire chapter. Para esta cuestión Dawkins dedica un capítulo entero. His strongest rebuttal is that there does not exist any significant difference between the behavior of Christians and non-Christians. Su refutación más fuerte es que no existe ninguna diferencia significativa entre el comportamiento de los cristianos y no cristianos. El buen comportamiento está garantizado por nuestra propia necesidad egoísta para sobrevivir y el altruismo recíproco (“Tu me rascas la espalda y yo te rasco la tuya) que la selección natural esta conectada a la criatura humana. Dawkins concluye entonces que “no necesitamos a Dios para ser buenos – o malos.” Los Nuevos Ateos han concluido que en realidad no tienen necesidad de Dios.

Una Defensa del Teísmo

Fundamentalmente, el Nuevo Ateísmo es diferente de otras formas de ateísmo, no en sus creencias, sino en su celo evangelístico alegre para aplastar a todos los puntos de vista opuestos y establecer el ateísmo darwiniano como la afirmación de una verdad permanente. Es un enfoque sin arrepentimientos modernistas en un supuesto mundo posmoderno, sin embargo, está ganando muchos adeptos. Por ejemplo, se erigieron vallas en noviembre de 2008 en todo Denver por un grupo ateo llamado Coalición de Colorado de la Razón. Los carteles decían: “¿No crees en Dios? no estás solo.” El nuevo ateísmo es agresivo y busca convertidos. Se ha declarado una guerra abierta sobre todas las formas de teísmo en general y el cristianismo en particular. Algunos serán acogidos por toda la retórica, la lógica y los esfuerzos de Dawkins y compañía, pero de un examen más minucioso se descubre que sus argumentos no se sostienen, sino que tiene fugas en varios: científico, filosófico y espiritualmente.

Científicamente

Richard Dawkins es un eminente profesor en la Universidad de Oxford y considerado uno de los científicos más distinguidos en el mundo de hoy, sin embargo, su libro El Espejismo de Dios falla científicamente incluso por sus propios colegas – tanto cristianos como no cristianos. Tal vez la crítica más útil desde una perspectiva cristiana es la de Alister McGrath, quien también es profesor de Oxford de teología histórica y un colega científico con un grado en biofísica molecular. Si bien McGrath respeta a Dawkins como científico (y tristemente acepta alguna forma de evolución teísta), cree que, al tratar de propagar sus puntos de vista ateo, Dawkins dejó la evidencia de la ciencia en la puerta y se lanzó a una discurso fundamentalista. Según McGrath en su propio libro ¿El Espejismo de Dawkins?, Dawkins tergiversa sus fuentes, se extiende a los hechos, constituye ideas poco convincentes pseudocientíficas para reforzar su posición, y en general, simplemente no demuetsra su caso.

La ciencia, como Dawkins sabe, no puede probar o refutar a Dios. Puede, sin embargo, examinar las pruebas y formular hipótesis diferentes. Dada la evidencia, cuya hipótesis da mejor sentido a todo lo vemos y observamos a nuestro alrededor:

  • la teoría de la evolución que cree en el azar, la omnisciente pero impersonal selección natural, y una zona de Ricitos de Oro en la que nuestro planeta y la vida tal como la conocemos, se formo,
  • o ¿un Dios creador que sabiamente trajo todas las cosas a la existencia y se coloca en una balanza el universo tan complicado e integrado universo que podemos estudiar científicamente y disfrutar de física, emocional y espiritualmente?

Los Nuevos Ateos han hecho sus apuestas sobre la selección natural y la teoría evolucionista, pero saben que estas cosas no pueden ser verificadas. Dawkins incluso admite que el darwinismo, como él lo entiende hoy en día, puede cambiar radicalmente e incluso ser refutado en el futuro. Escribe: “Nuevos hechos salen a la luz low que obligarán a nuestros sucesores… a abandonar el darwinismo o modificarlo más allá del reconocimiento”. Sin embargo, Dawkins se aferra con fuerza valerosamente a sus teorías evolutivas y desprecia a cualquier persona que él considera lo suficientmente insensato, o engañado suficiente, para creer en Dios.

Los ateos están poniendo su fe en una teoría a la que razonablemente se puede estar seguro no será la misma de cien años a partir de ahora mientras que los cristianos ponen su fe en un Dios que dice ser el mismo, ayer, hoy y siempre (Heb 13:8). En última instancia, el rechazo a Dios de los Nuevos Ateos Nueva no es científico, es filosófico y espiritual.

Filosóficamente

Alister McGrath afirma que “El Espejismo de Dios es una obra de teatro en vez de una de erudición – un asalto retórico feroz sobre la religión y la súplica apasionada para que sea expulsada a los márgenes lunáticos de la sociedad, donde no se puede hacer ningún daño”. Él no está solo, e incluso el marxista estudioso Terry Eagleton ataca a Dawkins por su visión ingenua de que los cristianos viven una fe ciega falto de pruebas. Él escribe: “Imagínese que alguien diserta sobre la biología cuyo único conocimiento de la materia es el Libro de las Aves Británicas, y usted tiene una idea aproximada de lo que se siente leer a Richard Dawkins sobre teología … Para la razón del Cristianismo convencional, el argumento y la duda honesta siempre han desempeñado un papel integral en la fe.” El filósofo cristiano Alvin Plantinga desafia la comprensión basica de Dawkins de las cuestiones filosóficas y teológicas que involucran el teísmo. En palabras más degradantes Plantinga afirma: “¿Por qué, usted diría que algunas de sus incursiones en la filosofía son, a lo mucho de segundio año, pero eso será injusto para los estudiantes de segundo año.”

El Nuevo Ateo ha aceptado por la fe (ciega o no) que Dios no existe, que el universo no tiene ningún designio o propósito – cualquier diseño o propósito es más que una apariencia – y que la selección natural reina a lo maximo. Esto lleva a implicaciones espirituales que voy a cubrir más adelante, pero por ahora tenemos que pensar cuidadosamente acerca de las pruebas. Ni el ateo, ni el teísta pueden demostrar científicamente que Dios existe – ambos expresan fe, hasta cierto punto. Sin embargo, ambos deben llegar a sus conclusiones basándose en un examen de las evidencias que tienen ante sí. El ateo intenta adoptar una elevada aquí, afirmando que la ciencia está de su lado, después de todo, de acuerdo con Dawkins, como se dijo anteriormente, sólo el 7 por ciento de los científicos en la Academia Nacional de Ciencias creen en un Dios personal. ¿Caso cerrado? No tan rápido. Otro estudio bien conocido de cientificos en 1997 encontró que el 40 por ciento cree en Dios, el 40 por ciento no y 20 por ciento no estaba seguro. La diferencia, como en muchas encuestas, parece ser en la forma en que las preguntas se presentaron. Sin embargo, el punto está bien hecho: los científicos, incluso, manejan la mimsa evidencia física, llegan a conclusiones distintas sobre la existencia de Dios. No se puede suponer que algunos científicos son estúpidos y otros son inteligentes.

Al parecer, la evidencia no es un golpe certero para el darwinismo incluso entre los científicos, como los Nuevos Ateos quieren hacernos creer. Tampoco es la evidencia de Dios tan débil como Dawkins y compañía conjeturan. Mientras que Dawkins rechaza de plano la evidencia por mucho tiempo honrada de la existencia de Dios, Alvin Plantinga, tal vez el apologista cristiano más influyente y filósofo vivo hoy, cree que hay dos o tres docenas de buenos argumentos para la existencia de Dios. Estos incluyen el hecho de que existe algo en lugar de nada, la probabilidad de que el universo está tan perfectamente afinado que los seres humanos pueden existir, la regularidad de la naturaleza, tal proposito existe en el corazón de la humanidad y así sucesivamente. Algunos de estos argumentos están estrechamente alineados con los argumentos históricos que echan por tierra a Dawkins sin compromiso, pero que se han repensado y actualizado por algunos de los mejores pensadores del cristianismo. El apologista William Lane Craig ha escrito un libro sobre este tema (Fe Razonables) y resume algunos de sus argumentos en un artículo reciente. Por ejemplo, el argumento cosmológico se basa en la observación de que todo lo que existe tiene una causa o explicación de su existencia y la causa más plausible es Dios. El argumento moral sostiene que la existencia misma y el reconocimiento de los valores morales (que incluso la mayoría de los ateos aceptan) son pistas de gran alcance de que existe Uno que ha ordenado los valores morales. Y el argumento teleológico – que un diseño requiere un diseñador – sigue siendo una poderosa evidencia para aquellos que se acercan a las pistas con una mente abierta. El debate actual en torno a este argumento se centra en el ajuste del universo que permite la vida tal como la conocemos – lo que Dawkins llama la zona de Ricitos de oro. El argumento teleológico actualizado tiene tres premisas:

  1. El ajuste fino del universo es debido, bien a la necesidad física, el azar, o el diseño.
  2. No se debe a la necesidad física o la casualidad.
  3. Por lo tanto, se debe al diseño.

La primera premisa es simplemente una lista de las opciones. La premisa número dos es donde la mayor parte del debate se desencadena. La necesidad física parece imposible de aceptar y el azar parece ridículo a la luz de la complejidad del universo. Si la necesidad física y la casualidad son descartados por increíble eso deja el diseño. Pero, ¿quién es el diseñador? La conclusión más obvia es Dios.

Por supuesto, esto no convence a los Nuevos Ateos. Dawkins, me parece a mí, estaría de acuerdo con las tres premisas, pero llega a la conclusión de que el diseñador es la selección natural. El examina la misma evidencia que los teístas y concluye que la selección natural (que él rechaza como el azar ciego) es el diseñador omnisciente del Cosmos. Si bien no puede probar esto, la respuesta estándar de Dawkins es que su fe en la selección natural es más plausible que la creencia en Dios. Pero ¿asi es? La posición de Dawkins no es acorde con cada observación en la vida. Nada se crea sin un creador. Los acontecimientos casuales rara vez producen algo de valor y, cuando lo hacen el resultado es simple, aleatorio y no recurrente. Es inconcebible pensar que la complejidad se encuentra en prácticamente todo, desde las células hasta los planetas es el producto de poco más de miles de millones de accidentes durante miles de millones de años.¿Es la fe depositada en la casualidad (y el resultado final es que la selección natural no es más que casualidad) superior a la creencia en la existencia de Dios? Tanto el ateo y el teísta interactuan con la misma información sin embargo, llegar a conclusiones diferentes.¿Por qué? Debido a que comienzan con presuposiciones diferentes. Esto nos lleva directamente la cuestion espiritual en juego.

Antes de pasar a la dimensión espiritual, y el argumento más poderoso para la existencia de Dios, vamos a decir unas palabras sobre el posmodernismo. Dado que se nod dice constantemente que vivimos en un mundo postmoderno, que no drazona de la lógica y no está interesado en pruebas y evidencias, sino más bien se centra en la metafísica, a los cristianos se les dice que es mejor solo compartir nuestra historia y mantener una conversación (según la Iglesia Emergente). Se nos dice que los argumentos racionales, simplemente no funcionan y están fuera de lugar. Pero ¿lo son? Me parece que nuestra cultura es postmoderna sólo cuando se trata de religión y filosofía. Cuando llega el momento crítico seguimos siendo personas muy modernas. Lane, escribe:

De hecho, una cultura postmoderna es una imposibilidad, que sería completamente inhabitable. La gente no es relativista cuando se trata de asuntos de ciencia, ingeniería y tecnología, sino que son relativistas y pluralistas en materia de religión y ética. Pero, por supuesto, eso no es el postmodernismo, eso es ¡modernidad! Eso es sólo verificacionismo de clase antigua, que sostiene que cualquier cosa que usted no puede probar con los cinco sentidos es una cuestión de gusto personal. Vivimos en una cultura que permanece profundamente modernista.

Me parece verdaderamente interesante en nuestra supuesta cultura postmoderna que el Nuevo Ateísmo modernista sin lugar a dudas ha captado esta ola. Tal vez los arquitectos del cristianismo posmoderno (es decir, los emergentes y los líderes emergentes) deberían tomar nota.

Espiritualmente

Una vez dicho todo esto, cuando volvemos a la Escritura vemos que el Señor siempre enmarca el rechazo de Dios, ya sea en su totalidad o en la práctica, como una cuestión espiritual. Más que eso, es una rebelión contra la evidencia clara que Dios ha puesto en el mundo que nos rodea, así como en nuestros corazones. El ateísmo temprano parece reconocer que si usted saca a Dios fuera de la ecuación dejará un enorme vacío – en realidad más de uno. Científicamente, el universo se queda sin una causa primera – un Creador – y por lo tanto una nueva teoría tiene que llenar el vacío, que la evolución ha intentado hacer. Pero más importante, sin Dios nos quedamos con un vacío espiritual y moral. Si Dios no existe, entonces ¿por qué hacemos el bien en lugar del mal? ¿por qué, por ejemplo, debemos cuidar de los débiles y los pobres en lugar de exterminarlos y así liberar a nuestra sociedad de la carga que producen? Esto es realmente un poco del problema para el darwinismo y su axioma de la “supervivencia del más fuerte”. Si el fuerte refuerza el banco de genes y el debil lo disminuye, entonces, de acuerdo a la teoría de la evolución, ¿no verter recursos en la supervivencia de los débiles en realidad seria contraproducente para la existencia de la raza humana? Y si no hay una moral absoluta en la forma de Dios para regular la conducta de la naturaleza humana ¿quién puede decir que el genocidio de la raza, o el hambre de los pobres, o el asesinato de los discapacitados es el problema? En definitiva una sociedad desprovista de Dios llega a conclusiones como se ha visto en los países comunistas como China y la antigua Unión Soviética.

Una de las cosas que distingue a las antiguas formas de ateísmo del Nuevo Ateísmo es que el ateísmo antiguo reconocia estos hechos y se lamentaba, mientras que el Nuevo Ateísmo los rechaza y se regocija. Por ejemplo, Jean Paul Sartre, en su novela existencial Náusea, cuenta la historia de un hombre que llega finalmente a aceptar la idea de que nada de lo que hacemos realmente importa por la sencilla razón de que no importa realmente. El resumen de Sartre de la vida es: “Cada cosa que existe nace sin razón, se prolonga por debilidad y muere por casualidad.” Es la meta de la novela demostrar esta tesis, por lo tanto Sartre, a través del personaje de ficción Antoine Roquentin, examina sistemáticamente todo desde la religión hasta la educación desde el trabajo hasta el amar a todos y los pronuncia sin sentido. Cuando Roquentin mira hacia su interior no encuentra nada. De ahí su desesperación, todo es absurdo. Él es un accidente, un producto de la casualidad, y por lo tanto nada importa. Del mismo modo, Albert Camus en su novela La Caída escribe sobre un hombre que vio a una mujer ahogandose y no hizo nada para salvarla. En su filosofía atea de la vida él no veía ninguna ventaja para esta mujer de vivir o de morir y, al tratar de salvarla podría poner en peligro su propia vida, él simplemente la ignoró y se fue a casa. Pero algo profundo en su interior, no lo dejaría en paz. La culpa comienza a comer su conciencia. Intelectualmente no podía discernir ninguna razón para este terrible remordimiento, pero su corazón simplemente no le daría la paz. Sin embargo, la experiencia no lo cambió o lo llevo a Dios. En su lugar, podría estructurar todo el incidente como intrascendente porque su filosofía de vida le informó que en realidad nada importa.

Dado que los ateos antiguos “suprimió la verdad en la injusticia” (Rom 1:18) al ignorar el testimonio externo de la revelación natural (Rom. 1:18-20) y el testimonio interior de la conciencia (Rom 2:14-15), Dios “los entregó” (Rom 1:24, 26, 28) a la desesperación o por lo menos un sentido de pérdida grave. Cuando los Nuevos Ateos hacen las mismas cosas Dios aparentemente les deja más a un sentido de euforia y ceguera intelectual. En una entrevista con un amigo habla Richard Dawkins con él acerca de personas que no tienen ningún propósito si Dios no existe. Su amigo responde: “Bueno, yo no creo que estemos para nada. Sólo somos producto de la evolución. Se puede decir, ‘Bueno, tu vida tiene que ser muy sombría si no crees que haya un propósito.’ Pero estoy anticipando tener un buen almuerzo.” Y Dawkins feliz confirma que tuvo un buen almuerzo. Cuando los ateos antiguos fueron expulsados más cerca a la desesperación por la falta de sentido, los Nuevos Ateos se conforman con un buen almuerzo – y le recomendarían a usted uno también. Los problemas no han cambiado mucho, pero si tiene humor.

Dawkins puede aceptar alegremente que el hombre no tiene ningún propósito real, sin embargo, él acepta y parece obligado a explicar por qué las personas tienen una disposición hacia la religión y el comportamiento moral, sin la existencia de un Dios personal. Creyendo, como el lo hace, que la evolución darwiniana dirige y elimina los residuos, y que “la religión es tan inútil, tan extravagante, y la selección darwiniana habitualmente objetiva y elimina los residuos”… [Y] a sabiendas de que somos productos de la evolución darwiniana, debemos pedir lo que la presión o presiones ejercidas por la selección natural favorecen originalmente el impulso a la religión.” La religión simplemente no tiene sentido para un evolucionista. Dawkins llega a la conclusión de que ciertas ideas religiosas podrían sobrevivir por mérito absoluto –es decir, de alguna manera ayuda a nuestra especie a sobrevivir. “Hay circunstancias – no muy raras – en que los genes aseguran su supervivencia egoísta, influyendo al organismo a comportarse de manera altruista”. Es decir, las nociones morales y la conducta, a veces derivan de determinadas ideas religiosas, no son más que las consecuencias de nuestros genes egoístas, que la selección natural nos ha provistp para que sobrevivamosr para producir más genes.

Esto coloca a los Nuevos Ateos en los cuernos de un dilema. Por un lado somos accidentes de la naturaleza, por el otro somos criaturas con moral y valores. El fallecido pensador ateo Stephen Jay Gould escribió:

Estamos aquí porque un extraño grupo de peces tenían una anatomía peculiar que pudo transformarse en piernas para criaturas terrestres, porque cometas golpearon la tierra y acabó con los dinosaurios, dando así la oportunidad a mamíferos no disponibles de otra manera… Es posible que anhelemos un respuesta “superior” – pero no existe ninguno. Esta explicación, aunque superficialmente preocupante, si no es terrible, es en última instancia liberadora y estimulante. No podemos leer el sentido de la vida pasivamente en los hechos de la naturaleza. Tenemos que construir respuestas para nosotros mismos…

Dado que no hay una respuesta más elevada de por qué estamos aquí, puesto que nuestra propia existencia es aacidental, entonces ¿por qué tenemos este sentido del bien y del mal y por qué actuamos a menudo esta obligación moral? El ateo debe inventar una teoría en la que la gente desinteresada y altruista sobreviva en mayor número y así perpetuar sus genes altruistas. Sin embargo, incluso los ateos se pierden en sus propios argumentos. Dawkins, como hemos visto, cree que sobrevivimos gracias a nuestra “genes egoístas”. De acuerdo con este punto de vista los genes egoístas de alguna manera crearon una conducta altruista que ha permitido a las personas moralmente sesgadas para multiplicarse. Aún más problemático es que nadie pueda explicar de dónde y cómo estos genes (ya sea egoístas o altruistas) se originaron en los primeros seres humanos. Cuando el evolucionista mira a la naturaleza no puede menos que reconocer que es un lugar cruel y violento. La presa fuertes sobre los débiles, la vida es injusta, dolor y temor, a menudo gobiernan. Sin embargo, los evolucionistas mismos, al menos, de la variedad los Nuevos Ateos, reconocen que es correcto que los humanos se comporten de la misma manera que todas las demás criaturas de la naturaleza se comportan. Confeccionan teorías extrañas y complicadas para llegar a lo obvio. ¡Cuánto mejor es el relato bíblico en explicar lo que, obviamente, observamos a nuestro alrededor y en nosotros! El apóstol Pablo ofrece un recordatorio de lo que ya sabemos: “porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” (Rom 1:19-20).

Los Nuevos Ateos, muchos de los cuales son científicos y han buscado profundizar en nuestro universo creado, han optado por rechazar lo que sin duda todos han visto y observado en la naturaleza y en sus propios corazones (“profesan ser sabios”) y en el proceso “se hicieron necios” (Romanos 1:22). Cada vez que la humanidad no decide “honrar a Dios ni le dieron gracias” ellos sufren la suerte de especulaciones inútiles y de un corazón necio y oscuro (Rom 1:21). En ninguna parte es esto más evidente que con los Nuevos Ateos, que se han negado a doblar la rodilla ante el Creador Todopoderoso y han sufrido la suerte de ser entregados por El a sus ídolos (Rm 1:24-28). Finalmente las cuestiones relativas al Nuevo Ateísmo no son científicas y que no son ni siquiera filosóficas, sino que son espirituales. Al rechazar la evidencias “claras” de Dios, han cosechado las consecuencias de un necio corazón oscurecido y predispuesto a creer la mentira.

Conclusión:

Una de las cosas desconcertantes sobre el Nuevo Ateísmo es que sus porristas están deseosos de hacer prosélitos. ¿Tenemos que preguntarnos por qué? Una cosa es creer que nosotros, y todo el universo, somos producto de miles de millones de pequeños accidentes gobernados por el poder aparentemente omnisciente pero impersonal de la selección natural, pero ¿por qué ser tan entusiastas para destruir el teísmo y difundir sus propias ideas sin Dios? ¿Será el miedo? Los ateos desde Nietzsche hasta Marx han asegurado a las generaciones futuras que el teísmo moriría de muerte natural a su debido tiempo. Pero ahora aquí estamos décadas más tarde y la religión es más fuerte que nunca. No se ha ido y con el colapso del comunismo y el renovado interés en el cristianismo y el ateísmo, en África y América Latina ha estado perdiendo y no ganando terreno. Es por esta razón que Alister McGrath sugiere que El Espejismo de Dios de Dawkins, el libro más influyente en el arsenal d elos Nuevos Ateistas, parece más destinado a tranquilizar a los ateos cuya fe se tambalea que dedicarse bastante o rigurosamente con los creyentes religiosos y otros en busca de la verdad … Es esta ansiedad profunda, inquietante sobre el futuro del ateísmo que explica el “alto grado de dogmatismo” y el “agresivo estilo retórico” de este nuevo fundamentalismo laico. El fundamentalismo surge cuando una visión del mundo siente que está en peligro, arremetiendo contra sus enemigos cuando se tiene miedo de su propio futuro está amenazado.


Traduccion: Armando Valdez

R. Albert Mohler Jr., Atheism Remix, a Christian Confronts the New Atheists (Wheaton: Crossway, 2008), p. 19.

Ibid., p. Ibíd., P. 39. 39.

Richard Dawkins, The God Delusion , (Boston: Houghton Mifflin, 2006), p. 5.

www.foxnews.com/story/0, 2933,450445,00. html

Ibíd.

Ibíd.

Dawkins, p. 31.

Ibíd., P. 251.

Ibid., p. 51.

Ibíd., Pp. 77-79.

Ibíd., Pp. 157-158.

Ibíd., P. 92.

Ibíd., P. 100.

Ibíd., P. 158.

Ibíd., P. 113.

Ibíd., P. 116.

Ibíd., P. 121.

Ibíd., P. 136.

Ibíd., P. 140.

Ibíd., P. 141.

Ibíd., P. 143.

http://www.foxnews.com/story/0, 2933,450445,00. html

Dawkins, The God Delusion , p. 226.

Ibíd., P. 216.

Ibíd.

http://www.svchapel.org/www.thedenverchanner.com/news/17977308/detail.html

Richard Dawkins, A Devil’s Chaplain (London: Weidenfeld and Nicolson, p. 2003), p. 81

Alister McGrath and Joanna Collicutt McGrath, The Dawkins Delusion (Downers Grove: InterVarsity Press, 2007) pp. 96-97.

Terry Eagleton, “Lunging, Flailing, Mispunching”: A Review of Richard Dawkin’s The God Delusion in London Review of Books, vol. no. 28, no. 20, 19 de octubre de 2006.

Mohler, p. 79.

Dawkins, The God Delusion p. 100.

Timothy Keller, The Reason for God , (New York: Dutton, 2008), p. Timothy Keller, la razón de Dios, (Nueva York: Dutton, 2008), p. 89. 89.

http://www.calvin.edu/academic/philosophy/virtual_library/articles/plantinga_alvin/two_dozen_or_so_theistic_arguments.pdf.

William Lane Craig, “God is Not Dead Yet”, Christianity Today, July 2008, pp. 22-27.

Ibíd., P. 26.

Jean-Paul Sartre, Nausea (New York: New Directions Publishing: 1964), p. 133.

Dawkins, The God Delusion p. 100.

Ibíd., P. 163.

Ibíd., P. 199.

Ibíd., P. 216.

Según lo citado en Keller, p. 36.

McGrath, p. McGrath, p. 96. 96.

About these ads
5 comentarios leave one →
  1. 7 mayo 2010 6:14 pm

    Armando excelente lectura para mi tarde!!!!

    Muchimas gracias hermano!!!

    Dios te bendiga!

  2. 18 junio 2010 8:00 pm

    que bendicion de poder obtener informacion como hablar con ATEO y exponer la palabra del Dios Viviente , quiciera mas para preparacion evangelistica aqui en la Guyana francesa

  3. 19 julio 2010 3:43 pm

    Tomas: ¿”quisieras” tambien un curso de ortografía?.

    Que triste artículo, sigue la costumbre cristiana de llamar necedad a la ciencia y sabiduría a la ignorancia y a su pensamiento mágico.

  4. 26 junio 2012 1:48 am

    Pues, tu ortografía tampoco es excelente Juan.

Trackbacks

  1. Entendiendo la crisis contemporánea. crisis cultural | El teologiyo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 798 seguidores

%d personas les gusta esto: