Saltar al contenido

Disfrutar la Vida: un Regalo de Dios – 1ª. Parte

29 noviembre 2009

Disfrutar la Vida: un Regalo de Dios – 1ª. Parte

Por Gary E. Gilley
(Enero de 1999 – Volumen 5, Número 1)

Una mirada al libro del Eclesiastés

Ningún libro de la Biblia es más profundo en explorar el significado y propósito de la vida cotidiana que el libro de Eclesiastés. Allí usted no encontrará clichés comunes piadosos acerca de la facilidad y la sencillez de la vida. Tampoco se les dirá a los que están luchando con preguntas y perplejidades que están viviendo en pecado. Más bien, Eclesiastés, al igual que los Salmos, alienta a una evaluación cuidadosa y honesta de nuestra existencia “bajo el sol”. Ese tipo de evaluación puede muy bien hacer que nos sintamos frustrados y desilusionados con muchas cosas, pero en última instancia nos llevará a la única fuente de la vida verdadera.

Una de las grandes interrogantes de todos los tiempos es, “¿Qué es la vida?” ¿Tiene la vida realmente un propósito, o debemos contentarnos con sólo vivir nuestros días lo mejor que sepamos como? Os Guinness, en Polvo de la Muerte, señala que hay tres actitudes que prevalecen hoy en relación con esta cuestión:

  • Optimismo irracional: Mucha gente habla en términos elogiosos de un mañana de oro, mientras tratan de ignorar la verdad sobre el presente.
  • Pesimismo sombrío: Estos son los pesimistas negativos. Ellos sólo ven un futuro oscuro, lleno de guerras y depresión económica, enfermedad e infelicidad personal. La vida es un desastre, no trates de averiguarlo, sino sólo soporta lo mejor que puedas.
  • Escapar de la realidad: muchos tratan de escapar de la desesperación de la vida al escapar hacia las drogas, las religiones orientales, el ocultismo, la inmoralidad, el materialismo, las aficiones, el trabajo, etc.

Justo en el medio de la batalla se encuentra el libro de Eclesiastés. No hay ningún libro de las Escrituras más relevante para nuestra sociedad que éste que describe perfectamente los sentimientos y pensamientos de muchos. La clave para entender el libro está en la frase: “bajo el sol”. Cada vez que Salomón usa esta frase (y lo hace al menos 30 veces), está hablando de una vida sin valores más altos y realidades espirituales. Es la vida sin Dios. Es la vida que se vive sin ninguna esperanza válida para el futuroEs la vida de la persona que está viviendo en este mundo.

Contrariamente a lo que algunos puedan pensar, Salomón no estaba pensando en los incrédulos, cuando escribió este libro. Salomón no sólo era un creyente, pero en sus primeros años él siguió los pasos de su padre David. Era un hombre verdaderamente comprometido con Dios, pero parece que la vida se volvió demasiado fácil para Salomón, la tentación fue demasiado grande, y muy lentamente el hombre más sabio que haya vivido se alejó de Dios. Durante esos muchos años él vivió para el mundo, al igual que un incrédulo. Al pasar el tiempo él se volvió confundido, deprimido y pesimista. Lo intentó todo para llenar el vacío en su vida, pero nada funcionó. Finalmente fue esta comprensión de falta de sentido de la vida “bajo el sol” al parecer lo obligó a reconsiderar a Dios (ver capítulo 12).

La declaración inicial del libro marca la pauta de todo lo que Salomón se dice (‘Las palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén. ‘Vanidad de vanidades’, dice el Predicador, ‘vanidad de vanidades, todo es vanidad’ LBLA). Cinco veces en el versículo dos utiliza la palabra “vanidad” o “sin sentido” para describir su visión de la vida. La palabra significa en realidad “un vapor” o “aliento”. Es como el aliento que se condensa y desaparece a la vez. Habla de lo fugaz y transitoria naturaleza de la vida y puede ser traducido como “¿Qué beneficio hay?”¿Qué beneficio hay en realidad en algo en la vida?. Salomón utilizará esta palabra cuarenta y cuatro veces y no nos deja en la oscuridad acerca de qué cosas concretas le son decepcionantes. Salpicado en todo Eclesiastés son cuestiones relativas a la utilidad de las numerosas actividades, metas y de los placeres a través de las cuales la humanidad intenta descubrir un sentido a la vida. Él nos muestra que cada una de estas actividades conduce a un callejón sin salida. La vida no puede finalmente ser encontrada en cualquiera de estos esfuerzos:

  1. La Naturaleza (1:3-11).
  2. La Educación – el conocimiento (1:12-18).
  3. La Diversión y el placer (2:1-3).
  4. Los logros (2:4-6).
  5. La Riqueza (2:7-11).
  6. El Trabajo (3:9).

Salomón también está molesto por algunas otras observaciones “bajo el sol” que ha hecho:

  • La vida es injusta y no equitativa (3:16-4:16; 8:9-17).
  • La gente encuentra muchos sustitutos para Dios (4:13-5:20).
  • La gente nunca está satisfecha (5:18-6:12).

Pero felizmente el libro de Eclesiastés no nos deja resolver todas las incertidumbres de la vida por nuestra cuenta. El viaje de Salomón a través del vacío, finalmente lo llevó a reconocer una serie de ganchos de verdad que él podría colgar en su vida. Gran parte de la vida es un misterio, mucho de la vida parece no tener fin, pero Salomón, a través de la inspiración del Espíritu Santo, nos asegura las verdades que nos permitirán sacar el máximo provecho de esta vida y al mismo tiempo, invertir nuestras vidas para el futuro:

  • Dios es soberano (3:1-15).
  • Tenemos que someternos al Señor (8:1-8).
  • Hay muchas cosas por disfrutar de la vida (2:24-26; 11:7-12:14).

Si bien gran parte de la vida es un misterio, hay una manera sabia de vivir (7; 8:16-11:18).

Aprender a Relajarse y Disfrutar de la Vida

Henry David Thoreau observó en 1845 que “la masa de hombres viven vidas de silenciosa desesperación.” Hoy podríamos modificarlo al presente a “vidas de desesperación ruidosa”. El rey Salomón dijo lo mismo en Eclesiastés 1:2, “vanidad! vanidad!”, Dice el predicador. “Lo más absurdo de lo absurdo ¡todo es un absurdo!” (NIV). Desde la caída de Adán y Eva la humanidad ha tratado de darle sentido a la vida, a menudo con resultados muy decepcionantes. Muchos, como Thoreau testificó, simplemente se dan por vencidos y luchas a través de este mundo lo mejor que pueden. Otros, como Salomón, prueban todo “bajo el sol” para encontrar un propósito y significado a su existencia en este planeta. Incluso los cristianos que tienen a su disposición todos los recursos de los hijos de Dios a menudo tienen dificultades para lograr manejar la vida.

Es imposible discutir como disfrutar de la vida como creyentes, hasta que tengamos la perspectiva de Dios en la vida. A menos que hayamos tomado el tiempo para descubrir el significado de la vida como Dios la pone a nosotros en las Escrituras, nuestros intentos de disfrutar de la vida serán en el mejor de los casos, superficial y en el peor, pecaminoso.

El primer paso, después de la conversión, en vivir la vida abundante que Cristo vino a darnos es comprender y vivir la vida de bíblicamente. El siguiente paso puede ser el mirar algunos de los obstáculos para disfrutar de la vida. A raíz de esto, en nuestro próximo artículo será examinar las respuestas de Dios a estos obstáculos:

Obstáculos para Disfrutar la vida

Sobreestimulación

En la década de 1970 Alvin Toffler acuñó la frase “shock del futuro” para describir la desorientación y el estrés causado por tanto cambio en un corto período de tiempo. La cantidad de información disponible se duplica cada década, en cuestión de segundos podemos aprender de todas las tragedias, guerras o desastres en cualquier parte del mundo, todas nuestras grandes instituciones (hogar, iglesia, gobierno) han cambiado drásticamente en nuestra vida, y nada parece a ser lo mismo.

En nuestros esfuerzos por frenar nos hemos convertido en nostálgicos, pero realmente no ha cambiado nuestra forma de vida. Por ejemplo, estamos restaurando antiguas casas, comprando antigüedades, ser entretenidos por la música antigua y películas, tomar vacaciones a lugares tranquilos y remotos, todo en un esfuerzo por captar parte de la supuesta serenidad del pasado. Sin embargo, al mismo tiempo, no cambiamos el ritmo de nuestras vidas. Podemos comprar casas antiguas o de antigüedades que nos recuerden la vida familiar, la amistad y conversaciones reservadas en torno al fuego, pero seguimos estando lejos de nuestras casas cada noche mientras perseguimos a los muchos intereses y actividades de los años 90.

Además, hay muchas oportunidades, demandas y responsabilidades. Decimos que nos gustaría ir más lento, pero ¿qué podemos eliminar? Simplemente corriendo con nuestros hijos a sus actividades puede ser un trabajo de tiempo completo. Además parece que hay un aluvión interminable de cosas buenas en las cuales involucrarse. En el mundo cristiano sólo nos enfrentamos a un torbellino de programas, conferencias, seminarios y retiros, tanto dentro como fuera de la iglesia. La competencia para nuestro tiempo y energía se vuelve más fuerte cada año. Gordon MacDonald en Restoring Your Spiritual Passion [Restaurando Su Pasión Espiritual] dijo: “El cansancio viene no sólo en las cosas que hay que hacer, sino también de la increíble cantidad de experiencia e información procedente de nosotros. Creo que uno puede crecer cansado de la avalancha constante de estímulo espiritual. Palabras y más palabras, sensación y emoción.”

¿Y qué acerca de las decisiones que continuamente debemos hacer? Se ha estimado que en Estados Unidos somos bombardeados por más de dos mil mensajes persuasivos cada día. Nuestros filtros de la mente echan fuera a muchos de estos, pero aún estamos bajo un número tan grande de decisiones y opciones que puede llegar a ser tedioso.

Si usted no está deprimido, sin embargo, piense en la presión del tiempo. En el libro Amusing Ourselves to Death, el autor, Neil Postman, señala que a partir del siglo XIV, la invención del reloj nos hizo guardianes del tiempo, y entonces ahorradores del tiempo, y ahora servidores del tiempo. Un servidor del tiempo una vez dijo: “Cansancio mental insoportable. Solo el trabajo podía descansarme, el trabajo gratuito o jugar… estoy muy lejos de eso. Cada pensamiento se convierte en una ansiedad en mi cerebro. Me estoy convirtiendo en la más fea de todas las cosas: un hombre muy ocupado.” Sin embargo, la mayoría de nosotros estaría de acuerdo con Tim Hansel en When I Relax I Feel Guilty [Cuando Descanso Me Siento Culpable] que “estamos llamados a ser fieles, y no frenético… (Pero) estamos más a menudo caracterizados por una actividad frenética, fatiga y cansancio que amor, compasión y alegría.”

Tras las Multitudes

Sin duda, nunca ha habido otro momento en la historia cuando las masas de personas han tenido la oportunidad y los recursos para tratar de “mantenerse al día con los vecinos.” Por naturaleza, todos queremos lo que nuestro vecino tiene y el mundo de la publicidad se asegura de que nunca estemos contentos. Podemos, pues, encontrarnos en constante ebullición, trabajando y luchando por lo que no satisface. Como se ha dicho, “Compramos cosas que no queremos, con el dinero que no tenemos, para impresionar a la gente que no nos agrada”.

En Walden, Thoreau hace varias observaciones sobre este tema que vale la pena citar. Aunque estas palabras fueron escritas en la década de 1840 por un no cristiano, parecen más bien recientes:

No adoramos las gracias, ni la paz, sino la moda. Hila y teje y corta con plena autoridad. El mono de la cabeza en París se pone una gorra de viaje, y todos los monos en los Estados Unidos hacen lo mismo…Cada generación se ríe de la moda antigua, pero sigue religiosamente a la nueva.

Son los lujosos y disipados los que fijan las modas que las multitudes siguen tan diligentemente.

Yo suelo pensar que los hombres no son tanto los poseedores de las multitudes como las multitudes son los poseedores de los hombres, los primeros son mucho más libres.

El dinero no es necesario para comprar una necesidad del alma.

¿Por qué debemos tener una prisa tan desesperada para tener éxito, y en empresas tan desesperadas? Si un hombre no sigue el ritmo de sus compañeros, quizás es porque oye un tambor diferente. Permítale andar al paso de la música que oye, sin embargo, medido o alejado.

Si alguien debe marchar al ritmo de un tambor diferente, debe ser el cristiano que no ha permitido que el mundo lo presione a su molde. (Romanos 12:1,2 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”)

Valores Distorsionados

Al explicar por qué Jesús fue capaz de oponerse a las tentaciones de Satanás en Mateo 4:1-22, G. Campbell Morgan hizo este interesante comentario en su libro La Crisis de Cristo: “El hombre en su caída ha hecho la vida compleja, esforzándose en actuar sobre un millar de principios diferentes, y con la complejidad ha llegado la confusión. Este hombre tenía un solo principio, que era la voluntad de Dios…” (p. 185). (p. 185).

Se nos recuerda que Jesús dijo a sus seguidores: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33). Y en otra ocasión trató de ayudar a la piadosa, pero ansiosa Martha cuando dijo: “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” (Lucas 10:41,42).

Hemos tremendamente complicado nuestra vida por nuestros sistemas de valores distorsionados. Debido a que no hemos decidido lo que es verdaderamente importante tendemos a buscar casi cualquier cosa que suene bien, o que no ofrezca un ascensor. Tim Hansel sugiere que los medios de publicidad tiene dos mensajes básicos: debe ir a algún lugar para ser feliz, y hay que comprar algo. Si creemos ese tipo de mensajes entonces, nos encontraremos siempre descontentos – Porque no importa cuánto nos esforcemos, a donde viajemos, o cuánto gastemos, nunca será suficiente.

Piense en esta cita de John Gardner, “Si la felicidad se puede encontrar en el tener cosas materiales, y en ser capaz de satisfacerse a sí mismo en las cosas que considere placenteras, entonces, en América, sería delirantemente feliz. Estaríamos diciendo uno al otro frecuentemente de nuestra felicidad sin igual, en lugar de comerciar recetas de tranquilizantes”.

El Insaciable Deseo de Ser Entretenido

Para comprender este problema, primero tenemos que entender que por los últimos cien años hemos estado viviendo en lo que algunos han llamado “La Era del Negocio del Entretenimiento”. Nuestro deseo de ser entretenido se ha visto muy reforzado por la invención y la adicción a la televisión.

Tenga en cuenta el contraste entre los americanos de hoy en comparación con los del pasado como se documenta en Amusing Ourselves to Death.

Desde sus inicios hasta bien entrado el siglo 19, América fue dominada por la palabra impresa y la oratoria basadas en la palabra impresa, como cualquier sociedad que conocemos. América fue fundada por los intelectuales… En una cultura dominada por la impresión, el discurso público tiende a caracterizarse por un acuerdo coherente y ordenado de hechos e ideas…Tan tarde como 1890 la publicidad era esencialmente seria y racional, cuya finalidad era transmitir información y hacer afirmaciones en forma de proposición porque tenía el propósito hacer un llamamiento a la comprensión…. Hacia el final del siglo 19 la era de la exposición (lectura) comenzó a pasar y las primeras señales de sustitución se podían discernir. Su sustitución, era ser la era del Espectáculo… Ahora somos una cultura cuya información, ideas y epistemología se le da forma por la televisión y no por la palabra impresa. La televisión está transformando nuestra cultura en un amplio campo de negocio del espectáculo. Ha convertido a nuestro mundo en entretenimiento.

Entonces, ¿cuál es el daño? Como casi todo lo demás, el entretenimiento tiene su lugar. A todos nos gusta ser entretenido y en sí mismo no hay nada malo en esto. Pero como con otras cosas inofensivas y buenas, cuando el entretenimiento domina nuestra vida, o tiene un lugar más elevado en nuestras prioridades que las que se merece, nuestras vidas rápidamente se tornan fuera de balance.

Piense en algunos de los resultados evidentes de una sociedad de entretenimiento: El analfabetismo, la poca capacidad de concentración, el aburrimiento, los estudiantes que piensan que la escuela debe ser de Plaza Sésamo, las personas que esperan ser entretenidos y dar un buen espectáculo en los servicios religiosos. Pero para los propósitos de este estudio el efecto más importante es que la gente, incluidos los creyentes, se están sudando la gota gorda buscando una forma tras otra de entretenimiento en un intento de descubrir la paz y la alegría. Pero mientras el entretenimiento puede ofrecer alegría y diversión, no puede hacer nada para el hombre interior. Por lo tanto, nos encontramos lejos de nuestro entretenimiento con las mismas necesidades que teníamos cuando empezamos.

Se ha informado que gastamos más dinero en entretenimiento y recreación que lo que cada año hacemos en educación, en construcción de nuevas viviendas, o en la defensa nacional, sin embargo, el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes, y nuestros hospitales psiquiátricos están llenos. Parte de nuestro problema aquí es que hemos de confundir el entretenimiento con el ocio. Ocio y tiempo libre significa “descanso, oportunidad, quietud sin prisas, relajación, quietud.” Viene de una palabra latina que significa “ser permitido”. Debemos aprender a darnos la oportunidad de estar tranquilos, a descansar, a disfrutar de la vida y de Dios. Veremos este tema más en nuestro próximo artículo.

La Gente

Las Escrituras enseñan claramente por el precepto y el ejemplo de que invertir nuestras vidas en las personas debe ser una de nuestras mayores prioridades. Al mismo tiempo, la gente puede ser uno de los mayores obstáculos para la vida abundante. Hay dos problemas en los que nos podríamos concentrar a este respecto:

La Gente Cansa

“Entonces los apóstoles se juntaron con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado. El les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer. Y se fueron solos en una barca a un lugar desierto. Pero muchos los vieron ir, y le reconocieron; y muchos fueron allá a pie desde las ciudades, y llegaron antes que ellos, y se juntaron a él” (Marcos 6:30-33). Estos versículos muestran que Jesús reconoció la necesidad de retirarse de la gente de vez en cuando para descansar. La gente puede ser muy agotadora. Además, constantemente estar con la gente, incluso en el ministerio, no deja tiempo para estar a solas con Dios para renovación espiritual.

Los Conflictos —

Nada nos roba la alegría, como los conflictos con la gente. La solución a este problema radica en tener una actitud como la de Cristo hacia la gente en nuestras vidas (Filipenses 2:1-8).

El Pecado

Isaías 55:1,2A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura.”

Jeremías 2:13 “Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua”.

Si se definimos el pecado en el sentido amplio de abandonar el camino de Dios y hacer lo nuestro, entonces los pasajes anteriores muestran la futilidad y la inquietud que acompaña a este estilo de vida. No podemos esperar tener el tipo de vida que Dios nos quiere dar y sin embargo, ignorar Su estilo de vida.

Actitudes Equivocadas

En la Restaurando Su Pasión Espiritual, Gordon MacDonald sugiere cuatro actitudes (o espíritus como él las llama) que vacían nuestra vida espiritual:

La actitud competitiva

3 Juan 9 “Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe.” Véase también Filipenses 1:15-17

Es la naturaleza humana que rara vez se deleita en el éxito de los demás. De alguna manera creemos que su éxito es una amenaza al nuestro. Por lo tanto, es fácil compararnos constantemente con otros, estar celosos de su éxito, secretamente alegrarnos con sus fracasos, todo en un esfuerzo por sentirse mejor acerca de nosotros mismos. Esta actitud nos condena a la inquietud.

La actitud crítica

Filipenses 2:14 “Haced todo sin murmuraciones ni contiendas.”

Tener una pasión por Dios y la vida, y al mismo tiempo, ser críticos de casi todo lo que nos rodea, es imposible.

La actitud egoísta

Santiago 3:14,15 “Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.”

Cuando nuestras vidas se rigen por el egoísmo o los celos amargos sabemos de inmediato que no tenemos la sabiduría de Dios. Por lo tanto, incluso como cristianos, es posible manejar la vida con una sabiduría que Santiago describe como mundana, natural e incluso demoníaca. Una vez más, no podemos esperar a tener un estilo de vida piadosa, con una actitud egoísta. La vida no es para ser vivida para sí mismo (Mateo 16:23-25).

Una actitud vengativa

Efesios 4:32 “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” Véase también Romanos 12:17-21

Nuestra pasión por Dios y la vida que Él da se verán directamente afectados por la forma en que tratamos a la gente difícil en nuestra vida. La actitud vengativa es una actitud envenenada que creará una amargura que destruirá todas las ganas de vivir. MacDonald dice: “la pasión espiritual no puede coexistir con los resentimientos. Nosotros podemos hacer nuestro mejor esfuerzo para decir que estamos en lo correcto, pero las Escrituras son claras. El espíritu implacable no es el hogar de la energía que produce el crecimiento cristiano y la eficacia”.

Continuará.

En este artículo he citado de una serie de fuentes con las que no estoy de acuerdo en general en muchas áreas.. Las citas tomadas de tales autores no implican la aprobación de todas sus posiciones bíblicas.

Sin comentarios aún

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 797 seguidores

%d personas les gusta esto: