Skip to content

El Evangelio

¿Qué significa ser cristiano?


Dios es Creador Soberano

Ser cristiano es más que identificarse con una religión en particular o afirmar un sistema de valores determinado. Ser cristiano significa que usted ha aceptado lo que dice la Biblia acerca de Dios, la humanidad y la salvación. Considere las siguientes verdades que se encuentran en la Biblia.

El pensamiento contemporáneo dice que el hombre es el producto de la evolución. Pero la Biblia dice que fuimos creados por un Dios personal para amar, servir y disfrutar de una comunión eterna con El. El Nuevo Testamento revela que fue Jesús mismo quien creó todas las cosas (Juan 1: 3; Colosenses 1:16). Por lo tanto, Él también posee y gobierna todo (Salmo 103: 19). Eso significa que tiene autoridad sobre nuestras vidas y le debemos absoluta lealtad, obediencia y adoración.

Dios es Santo

Dios es absoluta y perfectamente santo (Isaías 6: 3); Por lo tanto El no puede cometer o aprobar el mal (Santiago 1:13). Dios requiere santidad de nosotros también. Primera Pedro 1:16 dice, “Sed santos, porque yo soy santo.”

La humanidad es pecadora

Según la Escritura, todo el mundo es culpable de pecado: “No hay hombre que no peque” (1 Reyes 08:46). Eso no quiere decir que somos incapaces de llevar a cabo actos de bondad humana. Pero somos absolutamente incapaces de entender, amar, o agradar a Dios por nosotros mismos (Romanos 3: 10-12).

El pecado exige un castigo

La santidad y la justicia de Dios demanda que todo pecado sea castigado con la muerte (Ezequiel 18: 4). Es por eso que simplemente cambiar nuestros patrones de comportamiento no puede resolver el problema del pecado o eliminar sus consecuencias.

Jesús es el Señor y Salvador

Romanos 10:9 dice: “Si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” A pesar de que la justicia de Dios demanda la muerte por el pecado, Su amor ha provisto un Salvador que pagó la pena y murió por los pecadores (1 Pedro 3:18). La muerte de Cristo satisfizo las demandas de la justicia de Dios, y la vida perfecta de Cristo satisfizo las demandas de la santidad de Dios (2 Corintios 5:21), lo cual le permite perdonar y salvar a los que ponen su fe en Él (Romanos 3:26).

El carácter de la fe salvadora

La verdadera fe siempre está acompañada de arrepentimiento del pecado. El arrepentimiento es estar de acuerdo con Dios que eres pecador, confesar tus pecados a El, y tomar una decisión consciente de dejar el pecado (Lucas 13: 3, 5, 1 Tesalonicenses 1: 9), seguir a Cristo (Mateo 11: 28-30; Juan 17: 3), y obedecerle (1 Juan 2: 3). No es suficiente creer ciertos hechos acerca de Cristo. Incluso Satanás y sus demonios creen en el Dios verdadero (Santiago 2:19), pero ellos no le aman ni le obedecen. La verdadera fe salvadora siempre responde en obediencia (Efesios 2:10).

***************************************************

¿Quién dices que soy?

Con esta breve pregunta, Jesucristo confrontó a Sus seguidores con el tema más importante que jamás habían enfrentado. Él había pasado bastante tiempo con ellos y había hecho declaraciones impactantes de Su identidad y autoridad. Y tú…¿quién dices que es Jesús? Tu respuesta determinará no sólo tus valores y tu estilo de vida, sino también tu destino eterno. Considera lo que la Biblia dice acerca de Jesús.

JESÚS ES DIOS

Cuando Jesús estuvo en la tierra hubo mucha confusión acerca de Quién era Él. Algunos pensaron que era un hombre sabio o un gran profeta. Otros pensaron que estaba loco. Y otros permanecieron indecisos o indiferentes. Pero Jesús dijo: “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30). Eso quiere decir que Él decía ser nada menos que Dios en carne humana.

Hoy en día mucha gente no entiende el hecho de que Jesús declarara ser Dios. Estas personas son felices pensando que Él era poco más que un gran maestro moral. Pero aún Sus enemigos entendieron las declaraciones que Él hizo de Su deidad, por esta razón ellos trataron de apedrearlo hasta matarlo (Juan 5:18; 10:33) y eventualmente lo crucificaron (Juan 19:7).

Un escritor llamado C.S. Lewis escribió: “ Tú puedes tacharlo de necio, tú puedes escupirle y matarlo como a un demonio o tú puedes caer a Sus pies y llamarlo Señor y Dios. Pero no salgamos con ideas absurdas de que Él fue un gran maestro. Él no nos ha dejado abierta esa posibilidad. Esa nunca fue Su intención” (Mere Christianity [Macmillan, 1952], pgs.40-41).

Si las declaraciones Bíblicas de Jesús son verdaderas, ¡Él es Dios!

JESÚS ES SANTO

Dios es absoluta y perfectamente santo (Isaías 6:3), por lo tanto Él no puede cometer o aprobar el mal (Santiago 1:13).

Como Dios, Jesús poseía todo elemento de la persona de Dios. Colosenses 2:9 dice, “En él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.” Él era perfectamente Santo (Hebreos 4:15). Sus mismos enemigos no podían probar acusación alguna en contra de Él (Juan 8:46).

Dios también requiere santidad de nosotros. Primera de Pedro 1:16 dice: “Sed santos, porque yo soy santo.”

JESÚS ES EL SALVADOR

Nuestra desobediencia a Dios –al no ser santos- nos coloca en una situación en la que nos encontramos en peligro de castigo eterno (2 Tesalonicenses 1:9). La verdad es que no podemos obedecerlo porque no tenemos ni el deseo ni la capacidad de hacerlo. Por naturaleza somos rebeldes contra Dios (Efesios 2:1-3). La Biblia llama a nuestra rebelión “pecado.”

De acuerdo a la Escritura, todo ser humano es culpable de pecado: “No hay hombre que no peque” (1 Reyes 8:46). “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Y somos incapaces de cambiar nuestra condición pecaminosa. Jeremías 13:23 dice: “¿Mudará el etíope su piel y el leopardo sus manchas? Así también: ¿podréis vosotros hacer bien, estando habituados a hacer mal?”

Eso no quiere decir que somos incapaces de llevar a cabo actos de bondad humana. Hasta podemos estar involucrados en diversas actividades religiosas o humanitarias. Pero somos absolutamente incapaces de entender, amar o agradar a Dios por nosotros mismos. La Biblia dice: “No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3:10-12).

La santidad y justicia de Dios demandan que todo pecado se castigue con la muerte: “El alma que pecare, esa morirá” (Ezequiel 18:4). Para nosotros eso es difícil de entender porque tendemos a evaluar el pecado en una escala relativa, pensando que algunos pecados no son tan graves como otros. No obstante, la Biblia enseña que todos los actos de pecado son el resultado de pensamientos pecaminosos y deseos perversos. Ésa es la razón por la que cambiar únicamente nuestros patrones de conducta, no puede resolver nuestro problema de pecado o eliminar sus consecuencias. Necesitamos ser cambiados internamente para que nuestros pensamientos y deseos sean santos.

Jesús es el único que nos puede perdonar y transformar, y de esta manera, librarnos del poder y de la paga del pecado: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombre en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

Aunque la justicia de Dios demanda la muerte por el pecado, Su amor ha provisto un Salvador, Quien pagó el precio y murió por los pecadores: “… Cristo padeció una sola vez por los pecadores, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18). La muerte de Cristo cumplió el requisito que la justicia de Dios demanda y de esta manera, hizo posible que Dios perdonara y salvara a aquellos que creen en Él (Romanos 3:26). Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Sólo Él es nuestro gran Dios y Salvador (Tito 2:13).

JESÚS ES EL ÚNICO CAMINO ACEPTABLE DE FE SALVADORA

Algunas personas piensan que no importa lo que alguien crea, siempre y cuando la persona sea sincera. Pero sin un objeto válido tu fe no sirve.

Si tú bebés veneno-pensando que es medicina-toda fe del mundo no va a restaurar tu salud. De la misma manera, si Jesús es la única fuente de salvación y estás confiando en alguien ó algo más para tu salvación, tu fe no sirve.

Muchas personas creen que hay muchos caminos para llegar a Dios y que cada religión representa una parte de la verdad. Pero Jesús dijo, “Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). Él no dijo que era uno de muchos caminos legítimos para llegar a Dios o el camino a Dios sólo para esa época. Él dijo ser el único camino a Dios-en ese entonces y para siempre.

JESÚS ES SEÑOR

El pensamiento contemporáneo dice que el hombre es el producto de la evolución. Pero la Biblia dice que fuimos creados por un Dios personal para amarlo, servirlo y disfrutar una comunión eterna con Él.

El Nuevo Testamento revela que Jesús Mismo fue Quien creó todo (Juan 1:3; Colosenses 1:16). Por lo tanto, Él también es dueño de y tiene autoridad sobre todo (Salmo 103:19). Eso quiere decir que tiene autoridad sobre nuestras vidas y le debemos devoción absoluta, obediencia y adoración.

Romanos 10:9 dice: “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” Confesar a Jesús como Señor quiere decir someterse humildemente a Su autoridad (Filipenses 2:10-11). Creer que Dios lo ha levantado de los muertos quiere decir que confías en el hecho histórico de Su resurrección—el pináculo de la fe Cristiana y la manera en la que el Padre afirmó la deidad y autoridad del Hijo (Romanos 1:4; Hechos 17:30-31).

La verdadera fe siempre está acompañada de arrepentimiento del pecado. El arrepentimiento es más que simplemente sentirnos mal por el pecado. Es estar de acuerdo con Dios en que eres pecador, confesar tus pecados a Él, y tomar una decisión consciente de dejar el pecado y seguir la santidad (Isaías 55:7). Jesús dijo, “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15); y “Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos” (Juan 8:31).

No es suficiente creer ciertos hechos de Cristo. Hasta Satanás y sus demonios creen en el Dios verdadero (Santiago 2:19), pero no lo aman ni lo obedecen. Su fe no es genuina. La verdadera fe salvadora siempre responde en obediencia (Efesios 2:10).

Jesús es el Señor soberano. Cuano lo obedeces estás reconociendo Su señorío y te estás sometiendo a Su autoridad. Eso no quiere decir que tu obediencia siempre será perfecta, pero esa es tu meta. No hay área de tu vida que rehúses entregársela.

JESÚS ES EL JUEZ

Todos los que rechacen a Jesús como su Señor y Salvador lo enfrentarán un día como su Juez: “Dios…ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos” (Hechos 17:30-31).

Segunda de Tesalonicenses 1:7-9 dice: “Cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluídos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder.”

¿CÓMO RESPONDERÁS?

¿Quién dice la Biblia que es Jesús? El Dios viviente, el Santo, el Salvador, el único objeto válido de fe salvadora, el Señor soberano y el Juez justo.

¿Quién dices tú que es Jesús? Ésa es la pregunta inescapable. Sólo Él puede redimirte—librarte del poder y de la paga de tus pecados. Sólo Él puede transformarte, restaurarte para que tengas comunión con Dios y dar a tu vida propósito eterno. ¿Te arrepentirás y creerás en Jesucristo como tu Señor y Salvador?

***************************************************

El Evangelio de Dios

Es la creencia de todos los cristianos en todas partes del mundo que Dios se ha revelado a Sí Mismo a través de las Sagradas Escrituras, pero ¿Qué nos dicen ellas? y ¿Cuál es su mensaje principal? El contenido de la Biblia es tan extenso en todo lo que abarca que seria imposible resumirlo en este breve folleto, sin embargo, se puede decir con certeza que su mensaje principal se resume en el Evangelio.

1. ¿Que significa la palabra Evangelio?

La palabra “Evangelio” significa literalmente “buenas o gratas noticias.” En la Escritura, la palabra se refiere a las buenas o gratas noticias de Dios.

2. ¿Cuan importante es el Evangelio?

a.- El Evangelio es el único mensaje por el cual el hombre puede recibir la salvación:

“Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego.” Romanos 1:16

b.- Cristo mando a la Iglesia que predicara el Evangelio a todo el mundo sin excepciones:

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” Marcos 16:15

c.- El Evangelio es tan importante que cualquier falsificación de ello resulta en condenación:

“Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema (bajo maldición).  Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguno os anuncia un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema.” Gálatas 1:8-9

3. ¿Qué es el Evangelio?

“Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué… Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;” 1Corintios 15:1-4

4. Según 1 Corintios 15:1-4, ¿Cuáles son los dos puntos principales del Evangelio?

(1) Cristo murió por nuestros pecados.

(2) Cristo resucitó al tercer día.

5. ¿Como debemos responder al evangelio?

“El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio.” Marcos 1:15

El Evangelio de Dios Explicado

6. ¿Por qué murió Cristo?

Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras.” 1 Corintios 15:3

7. ¿Son pecadores todos los hombres sin excepciones?

“Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga el bien y nunca peque.” Eclesiastés 7:20

“Mira, sólo esto he hallado: que Dios hizo rectos a los hombres, pero ellos se buscaron muchas artimañas.”

Eclesiastés 7:29

“Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,” Romanos 3:23

8. ¿Cuán grande es nuestra pecaminosidad?

a.- Nacimos en pecado habiendo heredado la naturaleza pecaminosa de Adán:

“He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.” Salmos 51:5

“Desde la matriz están desviados los impíos; desde su nacimiento se descarrían los que hablan mentiras.” Salmos 58:3

b.- Nuestro corazón y pensamientos son corruptos:

“Y el SEÑOR vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal.” Génesis 6:5

“Porque la intención del corazón del hombre es mala desde su juventud.” Génesis 8:21

“Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?” Jeremías 17:9

“Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias. Estas cosas son las que contaminan al hombre” Mateo 15:19-20

c.- Nuestras obras son corruptas:

“Todos nosotros somos como el inmundo, y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas; todos nos marchitamos como una hoja, y nuestras iniquidades, como el viento, nos arrastran.” Isaías 64:6

“NO HAY JUSTO, NI AUN UNO; NO HAY QUIEN ENTIENDA, NO HAY QUIEN BUSQUE A DIOS; TODOS SE HAN DESVIADO, A UNA SE HICIERON INUTILES; NO HAY QUIEN HAGA LO BUENO, NO HAY NI SIQUIERA UNO.” Romanos 3:10-12

9. ¿Podemos hacer algo para limpiarnos o cambiarnos?

“Aunque te laves con soda (lejía) y uses mucho jabón, la mancha de tu iniquidad está aún delante de mí –declara el Señor DIOS.” Jeremías 2:22

“¿Puede el etíope mudar su piel, o el leopardo sus manchas? Así vosotros, ¿podréis hacer el bien estando acostumbrados a hacer el mal?” Jeremías 13:23

10.- ¿Cuál es el resultado de nuestro pecado?

a.- Separación de Dios:

“Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el malo no habitará junto a ti.” Salmos 5:4

“He aquí, no se ha acortado la mano del SEÑOR para salvar; ni se ha endurecido su oído para oír. Pero vuestras iniquidades han hecho separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados le han hecho esconder su rostro de vosotros para no escucharos.” Isa 59:1-2

b.- Oscuridad e Ignorancia Espiritual:

“Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se volvieron necios,” Romanos 1:21-22

“NO HAY QUIEN ENTIENDA, NO HAY QUIEN BUSQUE A DIOS.” Romanos 3:11

“Ya no andéis … en la vanidad de su mente, entenebrecidos en su entendimiento, excluidos de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón; y ellos, habiendo llegado a ser insensibles, se entregaron a la sensualidad para cometer con avidez toda clase de impurezas.” Efesios 4:17-19

c.- La Muerte Física:

“He aquí, todas las almas son mías; tanto el alma del padre como el alma del hijo mías son. El alma que peque, ésa morirá.” Ezequiel 18:4

“La paga del pecado es muerte…” Romanos 6:23

d.- El Castigo Eterno:

“Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida, y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron a los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras. Y la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda: el lago de fuego. Y el que no se encontraba inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego.” Apocalipsis 20:11-15

11. ¿Por qué reacciona Dios de esta manera contra nuestro pecado?

a.- Dios reacciona de esta manera porque es SANTO:

Dios es moralmente perfecto, sin pecado o falla. El no puede ser tentado por el pecado, ni puede tener compañerismo con él o soportarlo, porque le da asco y lo aborrece.

“Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, es el SEÑOR de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria.” Isaías 6:3

“Muy limpios son tus ojos para mirar el mal, y no puedes contemplar la opresión (agravio).” Habacuc 1:13

“Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el mal no mora contigo. Los que se jactan no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad.” Salmos 5:4-5

b.- Dios reacciona de esta manera porque es JUSTO:

Dios es el Juez de toda la tierra. Es su obligación moral juzgar a los que hacen injusticia de igual manera que es la obligación de los jueces terrenales administrar la justicia:

“El Juez de toda la tierra, ¿no hará justicia?” Génesis 18:25

“Porque El viene a juzgar la tierra: juzgará al mundo con justicia y a los pueblos con su fidelidad.” Salmos 96:13

“Entonces pasó el SEÑOR por delante de él y proclamó: El SEÑOR, el SEÑOR, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad; el que guarda misericordia a millares, el que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado, y que no tendrá por inocente al culpable;” Éxodo 34:6-7

“Dios es juez justo, y un Dios que se indigna cada día contra el impío.” Salmos 7:11

“El SEÑOR prueba al justo y al impío, y su alma aborrece al que ama la violencia. Sobre los impíos hará llover carbones encendidos; fuego, azufre y viento abrasador será la porción de su copa. Pues el SEÑOR es justo; El ama la justicia;” Salmos 11:5-7

12. ¿Puede el hombre salvarse a sí mismo o lograr reconciliarse con Dios?

“Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se calle y todo el mundo sea hecho responsable ante Dios; porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado (salvo) delante de El;” Romanos 3:19-20

13. ¿Qué ha hecho Dios para salvarnos de nuestro pecado y sus consecuencias?

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.” Juan 3:16-17

14. ¿Quién es Cristo?

a.- Cristo es Dios:

“En el principio existía el Verbo (Cristo), y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.” Juan 1:1

b.- Cristo es Hombre:

“Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” Juan 1:14

15. ¿Por qué murió Cristo?

“Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;” 1Corintios 15:3

“Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios,” 1Pedro 3:18

16. ¿Cómo murió Cristo?

a.- Llevando nuestro pecado:

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros.” Isaías 53:6

“Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.” 2Corintios 5:21

“y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia,” 1Pedro 2:24

b.- Separado de Dios en nuestro lugar:

“Y desde la hora sexta hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena. Y alrededor de la hora novena, Jesús exclamó a gran voz, diciendo: ELI, ELI, ¿LEMA SABACTANI? Esto es: DIOS MIO, DIOS MIO, ¿POR QUE ME HAS ABANDONADO?” Mateo 27:45-46

c.- Sufriendo la maldición del pecado y el castigo de Dios en nuestro lugar:

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO),” Gálatas 3:13

“Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros.” Isaías 53:4

“Pero quiso el SEÑOR quebrantarle, sometiéndole a padecimiento.” Isaías 53:10

17. ¿Fue la muerte de Cristo suficiente para salvarnos?

“Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: ¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.” Juan 19:30

“… pero ahora, una sola vez en la consumación de los siglos, (Cristo) se ha manifestado para destruir el pecado por el sacrificio de sí mismo.” Hebreos 9:26

18. ¿Qué sucedió tres días después de la muerte de Cristo?

“Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;” 1Corintios 15:3-4

“el cual (Cristo) fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación.” Romanos 4:25

19. ¿Dónde está Cristo ahora?

“pero El (Cristo), habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTO A LA DIESTRA DE DIOS,” Hebreos 10:12

“Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.” Hechos 2:36

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús SE DOBLE TODA RODILLA de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2:9-11

20. ¿Con que propósito vendrá otra vez Cristo?

a. Cristo vendrá a salvar a su Pueblo:

“… así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan.” Hebreos 9:28

b. Cristo vendrá a juzgar a los que rechazaron el Evangelio:

“… cuando el Señor Jesús sea revelado desde el cielo con sus poderosos ángeles en llama de fuego, dando retribución a los que no conocen a Dios, y a los que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús. Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,” 2Tesalonicenses 1:7-9

21. ¿Qué tenemos que hacer para ser salvos?

a.- Tenemos que ARREPENTIRNOS:

Arrepentimiento significa que uno reconoce su mala manera de vivir (su pecado) y cambia su actitud hacia él. El arrepentimiento es verdadero cuando llegamos a odiar nuestro pecado y luchamos contra él, sometiéndonos a la soberanía del Señor.

“y diciendo: El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio.” Marcos 1:15

“Por tanto, habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan,” Hechos 17:30

b. Tenemos que CREER:

Creer significa confiar en lo que Dios ha dicho o prometido. Dios ha prometido salvación a través de su Hijo Jesucristo. Hemos llegado a confiar en Cristo y el Evangelio cuando nos aseguramos que somos salvos y tenemos la vida eterna solo por causa de la muerte y resurrección de Cristo en nuestro lugar.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.” Juan 3:16-17

“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengáis vida en su nombre.” Juan 20:31

“… sabiendo que el hombre no es justificado (salvo) por las obras de la ley, sino mediante la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley; puesto que por las obras de la ley nadie será justificado.” Gálatas 2:16

“Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” Efesios 2:8-9

22. ¿Es Cristo realmente el único camino a Dios?

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.” Juan 14:6

“Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos.” Hechos 4:12

“Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre,” 1Timoteo 2:5

23. ¿Qué sucede si rechazamos el Evangelio?

“Porque si continuamos pecando (rechazando el Evangelio) deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de UN FUEGO QUE HA DE CONSUMIR A LOS ADVERSARIOS. Cualquiera que viola la ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia?” Hebreos 10:26-29

24. ¿Cómo podemos saber que nos hemos arrepentido y creído, y que somos verdaderamente salvos?

Nuestra vida empezará a cambiar:

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.” 2Corintios 5:17

25. ¿Cómo cambiará nuestra vida?

a.- El amor de Dios será una realidad creciente:

“Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado.” Romanos 5:5

b. Comenzaremos a demostrar el fruto de un verdadero cristiano:

“Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.” Mateo 7:16-20

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley.” Gálatas 5:22-23

c.- Andaremos en la luz de Dios y su Palabra:

“Si decimos que tenemos comunión con El, pero andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad;  mas si andamos en la luz, como El está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado.” 1 Juan 1:6-7

d.- Confesaremos nuestros pecados:

“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:8-9

e.- Nos esforzaremos en conocer los mandamientos de Dios y guardarlos:

“Y en esto sabemos que hemos llegado a conocerle: si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él.” 1 Juan 2:3-4

f.- Amaremos a otros cristianos y buscaremos compañerismo con ellos:

“El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está aún en tinieblas. El que ama a su hermano, permanece en la luz y no hay causa de tropiezo en él.” 1 Juan 2:9-10

g.- Tendremos un rechazo creciente a las cosas de este mundo pasajero:

“No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y también sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” 1 Juan 2:15-17

“¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” Santiago 4:4

h.- No practicaremos el pecado y la rebeldía como un estilo de vida:

“Todo el que permanece en El, no peca; todo el que peca, ni le ha visto ni le ha conocido… El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo.” 1 Juan 3:6,8

i.- Seremos disciplinados por el Señor cuando nos rebelemos sin arrepentimiento:

“HIJO MIO, NO TENGAS EN POCO LA DISCIPLINA DEL SEÑOR, NI TE DESANIMES AL SER REPRENDIDO POR EL; PORQUE EL SEÑOR AL QUE AMA, DISCIPLINA, Y AZOTA A TODO EL QUE RECIBE POR HIJO. Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline? Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos verdaderos.” Hebreos 12:5-8

“Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.” Juan 1:12-13

“Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” Juan 3:6,8

clip_image001[4]

¿Qué es el Evangelio?

¿Qué es exactamente lo que los cristianos quieren decir cuando hablan del “Evangelio de Jesucristo”? Dado que la palabra “evangelio” significa “buenas noticias”, cuando los cristianos hablan del Evangelio, están simplemente contando ¡las buenas noticias acerca de Jesús! Pero no es cualquier buena noticia; ¡exige una respuesta! Es un mensaje de Dios diciendo: “¡Buenas noticias! He aquí cómo usted puede ser salvo de mi juicio!” Eso es un anuncio que no puede permitirse el lujo de ignorar.

Así que, ¿cuál es la buena noticia acerca de Jesucristo?

Desde que los primeros cristianos anunciaron las buenas nuevas acerca de Jesús, esta se ha organizado en torno a las siguientes preguntas…

  1. ¿Quién nos creó y, a quien debemos rendir cuentas?
  2. ¿Cuál es nuestro problema?
  3. ¿Cuál es la solución de Dios a nuestro problema?
  4. ¿Cómo puedo ser incluido en su solución?

Los cristianos a través de los siglos desde Cristo han contestado estas preguntas con la misma verdad de la Biblia.

  1. Somos responsables ante Dios.
  2. Nuestro problema es nuestro pecado contra Él.
  3. La solución de Dios es la salvación a través de Jesucristo.
  4. Somos incluidos en esa salvación por la fe y el arrepentimiento.

Vamos a resumir los puntos de esta manera: Dios, Humanidad, Jesucristo, y Nuestra Respuesta.

DIOS

Lo primero que debe saber acerca de las buenas nuevas de Jesús es que “en el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1: 1). Todo comienza a partir de ese punto, así que si tienes ese punto mal entonces todo lo que sigue será un error. Debido a que Dios creó todo – incluidos nosotros – Él tiene el derecho de decirnos cómo vivir. Usted tiene que entender esto a fin de entender las buenas nuevas acerca de Jesús.

¿Cómo describiría el carácter de Dios? ¿Amoroso y bueno? ¿Compasivo y clemente? Todo esto es cierto. “El Señor, el Señor, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad;… el que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado,” Dios se describe a Sí mismo como Dios. Luego agrega, “y que no tendrá por inocente al culpable” (Éxodo 34:6-7 ). Eso destruye el 90 por ciento de lo que la gente hoy en día cree que sabe acerca de Dios. Este Dios amoroso no deja sin castigo al culpable. Para comprender cuán glorioso y vivificante es el evangelio de Jesucristo, tenemos que entender que Dios también es santo y justo. Él está decidido a no ignorar o tolerar el pecado. ¡Incluyendo el nuestro!

LA HUMANIDAD

Cuando Dios creó a los primeros seres humanos –Adán y Eva, tenía la intención de que pudiesen vivir bajo Su gobierno justo en gozo perfecto –obedeciéndole y viviendo en comunión con El. Cuando Adán desobedeció a Dios, sin embargo, y comió el fruto que Dios le había dicho que no comiera, esa comunión con Dios se interrumpió. Por otra parte, Adán y Eva habían declarado rebeldía contra Dios. Ellos estaban negando Su autoridad sobre sus vidas.

No sólo Adán y Eva son culpables de pecado. La Biblia dice que “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios… No hay justo, ni aun uno” (Romanos 3:23,10). Sin embargo, a menudo pensamos en nuestros pecados como nada más que violaciones de alguna ley de tránsito celestial. Así que nos preguntamos por qué Dios se pone tan molesto por ellos. Pero el pecado es mucho más que eso. Es el rechazo de Dios mismo y de Su derecho a ejercer autoridad sobre aquellos a los que da vida.

Una vez que entienda el pecado a la luz de eso, usted empieza a entender por qué “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). Eso no es sólo la muerte física, sino la muerte espiritual, una separación forzada de nuestra persona pecaminosa y rebelde de la presencia de Dios para siempre. La Biblia enseña que el destino final de los pecadores incrédulos es el eterno juicio y activo en un lugar llamado “infierno.”

Este es el veredicto aleccionador de la Biblia: “Está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27). Cada uno de nosotros tendrá que rendir cuentas a Dios. La Biblia advierte que “el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:18).

Pero …

JESUCRISTO

La palabra “Cristo” significa “el ungido,” en referencia a la unción de un rey con aceite cuando es coronado. Por lo tanto, cuando decimos “Jesucristo,” ¡estamos diciendo que Jesús es un Rey!

Cuando Jesús comenzó Su ministerio público, le dijo a las personas: “El reino de Dios está cerca. Convertíos y creed en el evangelio!” Siglos antes de esto, Dios había prometido que vendría como un gran rey para rescatar a Su pueblo de sus pecados. Y aquí estaba diciendo Jesús: “El reino de Dios está aquí … ahora! ¡Yo soy ese gran Rey!”

Con el tiempo los seguidores de Jesús se dieron cuenta de que su misión era traer gente pecadora en ese reino. Jesús vino a morir en su lugar, para tomar el castigo que se merecían por su rebelión contra Dios. Cuando Jesús murió en la cruz, el peso terrible de todos nuestros pecados cayó sobre sus hombros. La sentencia de muerte que Dios había pronunciado en contra de los pecadores rebeldes sobrevino. Y Jesús murió. ¡Por ti y por mí!

Pero la historia no termina ahí. Jesús crucificado ya no está muerto. La Biblia nos dice que Él se levantó de la tumba. Él no es sólo el Rey Jesús Crucificado, ¡sino el Rey Jesús Crucificado y Resucitado! Levantarse de la tumba fue la manera en que Dios dijo de Jesús: “¡Lo que Jesús afirmaba acerca de quién es y lo que vino a hacer es cierto!”

NUESTRA RESPUESTA

¿Qué espera Dios que hagamos con la información de que Jesús murió en nuestro lugar para que podamos ser salvados de la justa ira de Dios contra nuestros pecados? Él espera que nosotros respondamos con arrepentimiento y fe.

Arrepentirnos de nuestros pecados significa dar la espalda a nuestra rebelión contra Dios. El arrepentimiento no significa que vamos a poner fin de inmediato a nuestro pecado. Lo que sí significa, sin embargo, que nunca vamos a vivir de nuevo en paz con nuestros pecados.

No sólo eso, sino que también nos volvemos a Dios en fe. La fe es confianza. Es una confianza fundada en una promesa en el Jesús resucitado para salvarle de sus pecados. “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que cree en él no es condenado… él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero… el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (Juan 3:17, 18; 1 Pedro 2:24; 3: 18).

Si Dios ha de contarnos como justos, Él tiene que hacerlo sobre la base del registro de otra persona, alguien que está calificado para estar como nuestro sustituto. Y eso es lo que sucede cuando una persona es salvada por Jesús: Todos nuestros pecados son acreditados a Jesús, que tomó el castigo por ellos, y la perfecta justicia de Jesús es entonces acreditada a nosotros cuando ponemos nuestra confianza en lo que él ha hecho por nosotros! Eso es lo que quiere decir la fe –confiar en Jesús, confiar sólo en El para estar en nuestro lugar y obtener un veredicto justo de Dios!

¿Crees que te has rebelado contra Dios y mereces Su ira? ¿Crees que Jesucristo es el Hijo de Dios que murió la muerte que merecías por tus pecados? ¿Crees que Él se levantó de la tumba y vive para estar en tu lugar como su Sustituto y Salvador? Si esa es tu convicción sincera, puedes decirle en palabras como éstas…

“Jesús, yo sé que no puedo salvarme a mí mismo, y sé que has prometido salvar a los que se arrepienten y ponen su fe en Ti solamente. Confío en que perdonas mis pecados y me das vida eterna. ¡Gracias por morir en mi lugar para que mi salvación fuese posible! “

Si usted ha hecho eso, entonces toda una vida de poder conocer de Jesús le espera, ¡a partir de ahora! ¡Hay mucho más que aprender del Espíritu de Dios que viene a vivir en todos los que ponen su confianza en el Rey Jesús!

**************************************

Un Evangelio Reformado

Paul Washer

LAS CINCO LEYES ESPIRITUALES REFORMADAS

El Evangelio que prevalece en América hoy en día raramente es realmente un Evangelio. Es una versión barata y diluida que es útil para fabricar roles de miembros, pero no bueno para edificar el Reino de Dios. Lo que declara sobre el hombre es tan cuidadoso que no ofende a nadie. Lo que declara de Dios es tan limitado que no molesta a nadie. Lo que demanda es tan poco que resulta en pequeñas convicciones, no causa un apartarse del pecado y no hace un llamado a la disciplina comprometida. Si el Cristianismo en América se ha de recuperar de esta enfermedad que la ha postrado en cama, entonces debe primero recuperar el evangelio que fue una vez predicado por Jesucristo y los apóstoles. Debe recuperar el evangelio que siempre es gratis, pero nunca barato. Debe aprender un Evangelio que es más que una decisión humana, y que en cambio es el gran poder de Dios. Debe predicar un Evangelio que no sólo tiene el poder para a todos los que lo abrazan, sino que también tiene el poder de transformar a todos los éste haya abrazado.

En la pasada edición de HeartCry, estudiamos los elementos básicos del evangelio: La depravación del hombre, la santidad de Dios, la ley de condenación de nuestro pecado, y la muerte de Cristo en la Cruz que compró al pueblo de Dios de la eterna destrucción. En esta edición vamos a considerar el llamado del Evangelio y la evidencia de su obra. En otras palabras, consideraremos lo que el hombre debe saber y hacer para ser salvo.

 

EL EVANGELIO DE HOY

 

El evangelio de hoy puede ser fácilmente reducido a “Cinco Leyes Espirituales”. Y son como sigue:

(1) Dios nos ama y tiene un plan maravilloso para nuestra vida.

(2) Hemos pecado y nuestro pecado nos separa de Dios.

(3) Cristo murió por nuestros pecados.

(4) Debemos hacer una oración de fe y pedir a Cristo que venda a nuestro corazón y nos salve.

(5) Si pedimos con fe, entonces podemos estar seguros que somos salvos. Si en algún momento dudamos de nuestra salvación, entonces simplemente debemos recordar el tiempo en el que hicimos aquella oración de fe y ver nuestra salvación como un hecho.

Antes de que sigamos adelante, debe decirse que este método de “compartir” el evangelio ha sido usado para dar a conocer a Cristo a millones de personas y ha resultado en la salvación de algunos. También debemos decir que los cristianos que realizan esta presentación del evangelio son mil veces más útiles para Dios, que el que conoce bien el evangelio, pero no tiene pasión por compartirlo. Sin embargo, esto también debe ser entendido: que no es por esa presentación del evangelio que las personas han sido salvadas, sino a pesar de esa presentación. Hay grandes defectos en la presentación del Evangelio y están deben ser corregidas si el Evangelio ha de recuperar su gloria y poder.

 

UN EVANGELIO CENTRADO EN EL HOMBRE

El evangelio de hoy comienza con el hombre, claramente poniéndolo en el mismo centro del universo como un ser invaluable por quien Dios vaciaría todo el cielos para obtenerlo. Esto simplemente no es verdad. Es Dios quien está en el mismo centro del universo, y sólo Él tiene valor infinito e intrínseco. Por el otro lado, el hombre es un desertor en el universo, un rebelde aborrecedor de Dios que ha declarado guerra a Su Soberano, un traidor que desea que el trono de Su Rey, una criatura que desea usurpar la gloria de Su Creador, un instrumento creado para adorar que busca ser adorado en lugar de Dios.

El Evangelio Verdadero no comienza con el valor del hombre o el maravilloso plan de Dios para el hombre. El Verdadero Evangelio comienza con una declaración del valor de Dios y Su gran interés por Su propia gloria. Alguien ha dicho correctamente que el Evangelio no comienza con las palabras “Porque de tal manera amó Dios al mundo”, sino con la declaración, “en el principio Dios…”.

En lo que hemos escrito hasta ahora, no estamos intentando disminuir ni empequeñecer el amor de Dios. De hecho, decimos que el amor de Dios es tan infinito que va más allá de cualquier intento humano de definirlo y medirlo. Lo que estamos intentando hacer es poner lo primero, primero. Lo que decimos es que el hombre existe para Dios, y no Dios para el hombre. Y que el hombre no es el tesoro del universo, sino Dios. Y lo que Dios hace, no lo hace principalmente por el hombre, sino por Él mismo y por Su propia gloria y por el amor que Él tiene por Su propio nombre.

Hoy en día frecuentemente se argumenta que seria egocéntrico e incluso egoísta por parte de Dios hacer todo lo que Él hace principalmente para Él mismo y por Su propia gloria. Pero es absurdo pensar de esa manera. Como cristianos que creen la Biblia, ¿Cómo diríamos que es un hombre que le atribuye a algo más valor que a Dios o cuando un hombre relega a Dios a un segundo lugar en su vida? Le llamaríamos idolatría, ¿cierto? Pero, ¿Por qué? Porque hay una regla en Las Escrituras y en la misma gran estructura de la Creación que declara que Dios está por encima de todas las cosas y que todas las cosas existen para Él. Las Escrituras correctamente declaran:

 

Romanos 11:36

Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

Dios legítimamente hace todas las cosas para Él, por Su propia gloria y por el amor que el tiene de Su Propio Nombre. Si esto fuera de otra manera, Dios fuera culpable de idolatría y el universo sería un caos. A la luz de lo que ha sido dicho, deberíamos cambiar la primera “ley espiritual” del evangelio de hoy en día: “Dios nos ama y tiene un plan maravilloso para nuestra vida”, por: “Dios es el Creador y Señor del universo y está infinitamente interesado por Su propia Gloria.

UN EVANGELIO PARA EL ENFERMO

La segunda de las “leyes espirituales” del evangelio de hoy dice que “hemos pecado y nuestro pecado nos separa de Dios”. El problema con esta ley no es que sea incorrecta, sino que no va suficientemente lejos. Nosotros no solamente hemos pecado, sino que somos pecadores. No solamente hacemos cosas incorrectas, sino que somos incorrectos. El Evangelio no es buenas noticias para el enfermo o para el que se está muriendo. El Evangelio es buena noticia para el que está muerto.

 

Efesios 2:1 “…cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.”

Frecuentemente se predica que el hombre es como un enfermo en su lecho de muerte que puede hacer poco para salvarse, Dios es el doctor y el Evangelio es la medicina. Dios permanece ante el hombre enfermo con una cuchara llena de medicina y espera para dársela, pero el hombre debe dar el primer paso. Debe responder al deseo de Dios de salvarlo y esto lo hace abriendo su boca para recibir la medicina. Esto es absurdo. Las Escrituras no dicen que el hombre es pecador-enfermo sino pecador-muerto. Un hombre muerto no puede responder a ningún mensaje no importa cuan cariñoso o sincero sea, y el hombre pecaminoso no puede ni dará el primer paso de modo que Dios haga el resto. La salvación no es la decisión del hombre de aceptar la ayuda de Dios, sino el poder de Dios por el cual el pecador es resucitado y recibe gracia para arrepentirse de sus pecados y creer para que de esa manera sea salvo.

En el evangelio que predicamos, debemos no solo decir que el hombre ha pecado, sino que es pecador, muerto espiritualmente, con la buena voluntad necesaria para obedecer a Dios estando corrompida y totalmente destituido de esperanza excepto de la misericordia de Dios. Debemos enseñar que a menos que Dios obre en favor del hombre, el hombre morirá en sus pecados y pasara la eternidad bajo la retribución divina. Debemos hablar de la gran necesidad que el hombre tiene de Dios y de la urgencia de clamar al Dios de misericordia para que Él haga por ellos lo que ellos no pueden hacer.

A la luz de lo que ha sido dicho, quisiéramos cambiar la segunda “ley espiritual” de “Hemos pecado y nuestro pecado nos separa de Dios.” por “Somos pecadores, corruptos en naturaleza y acciones, estamos espiritualmente muertos, bajo la justa condenación de Dios y totalmente dependientes de Su misericordia.

 

UN EVANGELIO INEXPLICADO

La tercera de las “leyes espirituales” del evangelio de hoy en día es “Cristo murió por nuestros pecados”. Como en el punto anterior, este definitivamente no es incorrecto, pero es frecuentemente demasiado olvidado e inexplicado. Cuando predicamos el evangelio, también debemos enseñar. La muerte de Cristo va a significar muy poco a los pecadores a menos que se dé una adecuada explicación de por qué y cómo Cristo murió. El hombre perdido necesita más que unos pocos clichés cristianos, él necesita conocer algo sobre Dios. Hoy en día oímos mucho de educadores seculares y sociólogos hablar sobre la “caída de América”, pero parece que este mismo mal ha arribado a la Iglesia. Así es que piensa la iglesia de hoy:

“Estamos convencidos de que la teología y la doctrina no tienen lugar en la vida cristiana y que lo realmente enseña doctrina o se refiere a la teología en nuestra predicación a los perdidos solo entorpecerá el mensaje.”

Hemos intercambiado las grandes verdades del mensaje del Evangelio por pequeñas historias, divertidas ilustraciones y nuestro testimonio personal. Por favor, no me malinterprete, no estoy en contra de nada que ayude a comunicar el Evangelio a los hombres, pero cuando los medios se convierten en el mensaje y el mensaje no es comunicado, se comete un grave error. Lo que Dios ha hecho en mi vida no es lo importante. Lo que es de suma importancia es lo que Dios ha hecho en Cristo a través de Su vida y Su muerte. Debemos dar a entender a los perdidos que lo que es de “primera importancia” es que Cristo no sólo murió por nosotros, sino que vivió una vida perfecta para nosotros, que Él llevó nuestros pecados en la Cruz y fue hecho pecado en nuestro lugar, que Él sufrió la condenación de Dios por cada ley de Dios que hemos roto, que Él murió en nuestro lugar, separado de la comunión con Dios y aplastado bajo el peso de la ira de Dios, que Su muerte pagó la deuda de nuestro pecado antes Dios y proveyó la salvación de Su Pueblo, que Su perfecta vida proveyó para nosotros un regalo de justicia por la cual podemos estar ante Dios como “verdadera justicia de Dios en Cristo”.

 

2 Corintios 5:21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Otro problema asociado con nuestra superficial enseñanza de la Cruz es que no hay suficiente énfasis en la resurrección. Debemos entender que un evangelio que no ofrece salvación debido a la resurrección en sí, no es para nada un evangelio. Si Cristo no resucitó, aun estamos muertos en nuestros delitos y pecados. Cualquier hombre puede morir en un madero, pero sólo Dios puede resucitarlo. Es la resurrección que hace que la historia de la Cruz sea Evangelio (Buenas Noticias) y es la resurrección la que preserva a la historia de la Cruz de ser una tragedia de solamente otro héroe con buenas intenciones que murió para nada. Es creer en la resurrección lo que separa a los fieles de los infieles.

Cuando predicamos el evangelio, debemos proclamar con gran gozo y convicción que Uno que obtuvo perdón a través de Su muerte se levanto de la tumba y vive para siempre. ¡Nosotros vivimos, porque Él vive; podemos morir en esperanza, porque Él murió por nosotros; resucitaremos, porque Él resucito! ¡Este es el Evangelio!

 

UN LLAMADO NO-BÍBLICO

La cuarta de las “leyes espirituales” del evangelio de hoy es que “al escuchar el evangelio los pecadores deben hacer una oración de fe y pedir a Jesús que venga a su corazón para que los salve. Si la persona pide con fe, entonces puede estar segura de que ha sido salvada.”

El problema con esta “ley espiritual” es que, precisamente, es no bíblica. No quiero ser irrespetuoso y seguramente no quiero mostrar mi limitado conocimiento de Las Escrituras, pero no puedo encontrar en Las Escrituras donde alguien guió a una persona en oración para aceptar a Jesús.

 

Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Muchas veces Romanos 10:9-10 es usado para defender este camino hacia la salvación, pero esto no es una referencia de guiar a alguien en la oración del pecador, sino una referencia de simplemente depositar la fe en Jesús. Otras veces, es usado Apocalipsis 3:20 para defender este modo de invitar a Cristo al corazón:

 

Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Pero este pasaje no está ni cerca de referirse a Cristo estando a la puerta del corazón del pecador esperando ser invitado por él para que Cristo entre. Es una referencia de Cristo estando a la puerta de la Iglesia de la cual ha sido sacado a causa su orgullo, autosuficiencia e independencia. Después de compartir el Evangelio con un perdido, ¿debemos decirle que hacer?

Debemos simplemente hacer lo que hizo Jesús y lo que los profetas hicieron, y lo que hicieron los apóstoles que lo siguieron. Debemos amorosamente decirles, aun rogando, que se arrepientan y crean al Evangelio. Las Escrituras están llenas de estas invitaciones:

 

Marcos 1:15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

 

Hechos 17:30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;

Hechos 17:31 por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.

Hechos 20:21 testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

Hechos 26:20 sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.

Como podemos ver claramente, hay dos temas en común a través de las invitaciones del Evangelio en Las Escrituras: arrepentimiento y fe. No estamos llamados a llamar a los hombres a que hagan una oración en la cual simplemente pidan que Jesús entre en sus corazones, estamos llamados a llamar a los hombres a que se arrepientan de sus pecados y crean en el Evangelio.

Hoy en día en la mayoría de las Iglesias Evangélicas de América, los hombres y mujeres perdidos, los niños y niñas son llamados a hacer una oración si quieren ir al cielo, cuando deberían ser llamados a que se arrepientan y confíen en Cristo como su Señor y Salvador. No es la oración la que salva, sino el sentimiento de arrepentimiento y la fe sincera. ¿Cuantos en el día de hoy no han sido guiados en la oración del pecador y se ha pronunciado salvación sobre ellos al momento de decir “amen”, y sin embargo que no se han arrepentido, ni creído, y sus vidas nunca han cambiado?

No sólo se les da una falsa seguridad, sino que la misma falsa seguridad los hace endurecerse a las verdaderas demandas del Evangelio. Ellos se apoyan en su oración como si esta fuera una formula mágica que les dará la entrada en el Reino de los cielos, y cierran sus oídos a la predicación del verdadero evangelio.

Las Escrituras declaran bastante claro que hay dos requerimientos para ser salvos que son el arrepentimiento y la fe, pero ¿que son estas cosas?

En Las Escrituras, el arrepentimiento involucra las emociones y la voluntad. El arrepentimiento involucra las emociones en la cual se sentimos pesar por nuestro pecado. Esto puede ser visto en las palabras de Pablo a la iglesia de los corintios:

 

2 Corintios 7:9 Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte.

2 Corintios 7:10 Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.

El verdadero arrepentimiento que lleva a la salvación involucra las emociones en las cuales hay culpa en el corazón del pecador por hacer algo que rompió la Ley divina, ofendió a Dios y está en peligro de la ira eterna. Esta culpa es tan genuina y tan profunda que toca la voluntad del pecado y lo compele a cambiar de la incredulidad a la fe, de la apatía al interés, del odio hacia Dios al amor a Dios, de la idolatría a la alabanza, de la rebelión a la sumisión voluntaria, de la desobediencia a la obediencia.

El arrepentimiento es una cosa poderosa que va más allá de la capacidad del hombre. De hecho, el arrepentimiento causa un cambio tal en el pecador que esto solo puede ser atribuido a la gracia de Dios obrando en la conversión. En Ezequiel 36:26-27, Dios describió el arrepentimiento de la siguiente manera:

 

Ezequiel 36:26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

Ezequiel 36:27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

Después de leer este texto, ¿hay alguna duda de que el arrepentimiento que guía a la salvación involucra un cambio radical que es desde el comienzo y hasta el final una obra de Dios, y que sin dicho arrepentimiento no hay salvación?

El verdadero arrepentimiento es una obra de Dios y este va siempre acompañado de fe en las promesas de Dios. Sin embargo, en la salvación el hombre no solo se arrepiente, sino que también cree. La verdadera fe no es tan complicada como algunas veces hacemos que esta sea. La fe es simplemente creer que algo es así, porque Dios ha declarado que es así. Este es el significado de Hebreos 11:1,

 

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

El hombre que ha creído para salvación es el que espera la salvación y la considera como un hecho, aunque no pueda verla. O, para usar el ejemplo de Abraham en Romanos 4:21, la fe es estar completamente persuadido de que Dios tiene el poder sobre la salvación que Él ha prometido a través de Su Hijo unigénito.

 

Romanos 4:21 plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido;

Mi querido amigo cristiano, muchas han sido salvos mientras oraban la oración del pecador, pero no por causa de sus palabras o la petición, sino por causa de Dios dar el arrepentimiento y fe, las cuales fueron puestas en nuestros corazones como un resultado de la conversión. De la misma manera, muchos han sido guiados a una falsa seguridad de salvación porque dijeron las palabras correctas, pero la conversión así como el arrepentimiento y la fe que florecen por este, estaban ausentes. A la luz de lo que ha sido dicho, quisiéramos cambiar la cuarta ley espiritual de “invitar a los pecadores a realizar la oración del pecador” a “rogarles que se arrepientan de sus pecados y se vuelvan a Dios a través de la fe en Cristo”.

UNA FALSA SEGURIDAD

La quinta y ultima “ley espiritual” del evangelio de hoy toca el tema de lo que es comúnmente llamado seguridad eterna. La ley es algo así:

“Si alguien que ha repetido la oración del pecador alguna vez duda de su salvación, entonces debe simplemente volver al tiempo en que hizo la oración y afirmar que su salvación es un hecho.”

Algunas veces al nuevo converso se le dice que debe escribir el día de su conversión en la tapa de su Biblia de modo que si alguna duda lo asaltase, el pueda asegurarse, al abrir su Biblia y mirar la fecha de su conversión, que ésta se realizó. Esto es absurdo y no-bíblico. De hecho, es una peligrosa herejía que ha llevado a muchos al camino de destrucción. La seguridad de salvación no viene de recordar el día en que hicimos una oración, sino de una adecuada evaluación de la vida de nuestra vida a la luz de Las Escrituras para ver si hay existencia de evidencia bíblica de salvación.

Cuando Pablo trató con la posibilidad de inconversos entre los Corintios, él no les dijo que recordaran el día en que hicieron “su oración” y tomaran la fecha de su conversión en las tapas de sus bíblicas; sino que les dijo que miraran sus vidas en el tiempo presente:

 

2 Corintios 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?

Para encontrar seguridad, no estamos llamados a ver una fecha en el pasado, sino ver nuestras vidas en el presente. Debemos cuestionarnos a nosotros mismos y a nuestra profesión de fe. En las palabras de Juan el Bautista, ¿estamos dando frutos dignos de arrepentimiento?

Mateo 3:8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,

En las palabras de Pablo, ¿estamos probando nuestro arrepentimiento por nuestras obras?

Hechos 26:20 sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.

O, en las palabras de Santiago, ¿es nuestra fe muerta porque no está acompañada de obras?

Santiago 2:17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

En las palabras de Pedro, ¿es nuestro conocimiento de Dios ineficaz e infructuoso?

2Pe 1:8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

A la luz de lo que ha sido dicho, deberíamos cambiar la quinta “ley espiritual” de “decirle a aquellos que dudan de su salvación que miren al día en que hicieron una oración” a “decirles que miren su vida presente a la luz de las Escrituras. Si no ha habido cambio, ni conformidad de sus vidas a las Escrituras, ni genuino celo o amor por Dios, entonces no pueden estar seguros de haber sido salvados.”

 

LAS CINCO LEYES ESPIRITUALES REFORMADAS

Para concluir este breve articulo del evangelio y de su predicación a los perdidos, presentaremos las cinco leyes espirituales como son comúnmente compartidas y como las hemos reformado.

(1) Dios te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida.

Dios es el Creador y Señor del Universo y está infinita infinitamente preocupado por Su Gloria.

(2) Hemos pecado y nuestro pecado nos separa de Dios.

Todos los hombres son pecadores, depravados en su naturaleza y obras, espiritualmente muertos, bajo la justa condenación de Dios y totalmente dependientes de Su misericordia.

(3) Cristo murió por nuestros pecados.

Cristo vivió una vida perfecta para nosotros, llevo nuestros pecados en la Cruz, y sufrió la condenación de Dios por cada Ley de Dios que hemos roto. Él murió en nuestro lugar, separado de la comunión con Dios y aplastado bajo el peso de la ira de Dios. Su terrible muerte pago la deuda de nuestro pecado y proveyó la base de nuestra salvación. Su resurrección y perfecta vida nos proveyó un regalo de justicia por el cual podemos están ante Dios como verdadera justicia de Dios en Cristo.

(4) Debemos hacer una oración de fe y pedir a Cristo que venda a nuestro corazón y nos salve.

El hombre se debe arrepentir y creer en el Evangelio. El arrepentimiento es una tristeza genuina por el pecado y un temor del juicio que resulta en un volverse del pecador y acercarse a Dios. La fe es la confianza sencilla de que Dios tiene el poder y la buena voluntad de darnos la salvación que el ha prometido a través de Su Hijo unigénito.

(5) Si hicimos la oración con fe, entonces podemos estar seguros que somos salvos. Si dudamos de nuestra salvación, entonces simplemente debemos recordar el tiempo en el que hicimos aquella oración de fe y ver la salvación como un hecho.

Si una persona duda de su salvación, debe examinar su vida a la luz de las Escrituras. Si no ha habido cambio ni conformidad en su vida a las Escrituras ni genuino celo o amor por Dios, entonces la persona no puede estar segura de que ha sido salvada.

Lo siguiente ya no pertenece al documento original publicado en la Revista HeartCry, sino adiciones del traductor.

 

clip_image001[6]
Un Evangelio Reformado_Paul Washer

EL EVANGELIO DE JESUCRISTO ES UN MENSAJE ACERCA DE:

 

1. DIOS

1. Is. 6:1-5, 5:16; Apoc.4:8-11. Dios es Santo.

2. Dan. 4:35; Sal.. 135:6. Dios es Soberano.

3. 1 Jn. 4:8,16. Dios es Amor.

4. Heb. 12:29. Dios es fuego consumidor.

5. Gen. 17:1; Jer. 32:17; Is. 43:13; Amos 9:2-3. Dios e s Omnipotente.

6. Sal. 139:1-6; Rom. 11:33-36. Dios es Omnisciente

7. Jeremías. 23:23-24; Salmo. 139:7-12. Dios es Omnipresente

8 Sal. 145:17. Dios es Justo.

9. Ex. 34:6-7. Dios es Misericordioso

10. Apoc. 20:11-15. Dios es Juez.

11. Jn. 4:23-24. Dios es Espíritu.

12. 1 Jn. 5:7; 2 Cor.13:14; I Ped. 1:2. Dios un solo Dios revelado en tres distintas personas; Padre, Hijo, y Espírtu Santo (trinidad y no modalismo).

13. Jn. 1:1-3, 14,18, 10:30-33, 17:5, 20:28; Hechos 20:28; Rom. 9:5; Fil. 2:5-11; Col. 1:15-17, 2:9; I Tim. 3:16; Tito 2:13; Heb. 1:1-12; II Ped. 1:1; Apoc. 1:8. Jesus es Dios–YHWH.

 

2. EL PECADO

1. Gen. 2:15-17. La desobediencia de Adán y Eva dio como resultado la muerte física y espiritual

2. Rom. 6:23. La Paga del pecado es muerte.

3. Dt. 6:4-5. Sin embargo, antes que el pecado entrase el propósito del hombre en el mundo era servir a Dos y glorificarle.

4. Mat. 22:34-40. Por lo tanto, el hombre ahora vive en una condición anormal.

5. Rom. 3:10, 5:6-9; Luc. 5:31,32 No hay justo, ¡ni siquiera uno!

6. Rom. 3:23. Todos, sin excepción son pecadores.

7. Rom 5:12. La naturaleza pecaminosa de Adán fue heredada por toda la humanidad.

8. Is. 64:6-7. Dios ve nuestras buenas obras como ¨trapos de inmundicia”

9. Efes. 2:8-9. Dios rechaza nuestras buenas obras.

10. Sal. 51:5, 58:3. Somos pecadores desde que nacemos.

11. Jn. 3:19. Los pecadores aman su pecado.

 

3. LA LEY

1. Ex. 20:1-20. Los Diez Mandamientos deben ser obedecidos de manera perfecta.

2. Mt. 22:34-40. Si desobedecemos el 1o, y el 2o. grande mandamiento hemos quebrantado todas las leyes de la Biblia.

3. Sant. 2:10-11. Si desobedecemos un mandamiento, hemos desobedecidos todos los mandamientos.

4. Rom. 3:20; Gal. 3:24. El propósito de los Diez Mandamientos es revelar el pecado en nosotros y exhibir nuestra incapacidad de guardar las demandas de la ley. Esto crea una actitud de desesperación en los pecadores por ser liberados de la culpa y la penalidad de la ley. Solamente Cristo es la esperanza de los pecadores.

 

4. LA VANIDAD DE LA VIDA

1. Heb. 9:27. Tres cosas son comunes en todos: la VIda, la Muerte y el Juicio.

2. 2 Ped. 3:8; Sant. 4:13-14. La vida es corta: la tierra será poblada por nuevas personas de aquí a110 años. Nuestra vida se compara a un grano de arena tomado de un planeta entre miles de planetas cubiertos de arena. Después de que usted muera nadie le recordará. (Ecl. 1:11, 2:16).

3. Ecl. 12:8,13,14, La vida es vanidad: Salomón, el hombre más sabio que ha vivido, tuvo todo lo que este mundo pudiera ofrecer y sin embargo, consideró su vida totalmente vana y fútil. Sin embargo, el hombre busca las cosas vanas de este mundo contra toda razón, lógica e inteligencia (2 Tim. 3:7).

4. Luc. 12:16-21. La vida es frágil: ¡Usted puede morir esta noche! Muchos quieren hacer prolongar su vida a través del ejercicio y vitaminas pero solo añadirán algunos pocos años.

5. Ecl. 5:15; 1 Tim. 6:7; Luc. 9:24. El dinero y las riquezas son vanas.

 

5. EL INFIERNO Y EL JUICIO

1. Apoc. 20:11-15. El Juicio del Gran Trono Blanco.

2. Mat. 25:41-46. El fuego y el castigo eterno para los no salvos.

3. Heb. 9:27. Después de esta vida viene el juicio.

4. Luc. 16:19-31. El infierno es un lugar de dolor y tormento incesante y sin escape alguno.

 

6. EL NUEVO NACIMIENTO

1. Jn. 3:1-7. Jesús enseña que el “Nuevo nacimiento” es necesario para la salvación.

2. Jn. 1:13. La salvación no es heredada de nuestros padres, garantizada por nuestro esfuerzo, ni decidida por nuestra voluntad. Sino es un proceso por el cual somos “nacidos de Dios”.

3. 2 Cor. 5:17. Ser nacidos de nuevo significa que nuestra antigua vida es reemplazada por una nueva.

4. Efes. 4:21-24; Col. 3:9-10. Cuando una persona “nace de Nuevo” la Biblia la describe como una “nueva persona” , que da nuevos frutos.

5. Gal. 6:15. Todo lo que importa es que seamos una “nueva creación”

 

7. LA GRACIA

1. Efes. 2:8,9. La Gracia es un regalo, es un favor inmerecido.

2. Hechos 15:11. Somos salvos por la gracia de Cristo.

3. Rom. 4:3-5. La Salvación es por gracia por medio de la fe y no por las obras de la ley.

4. Tit. 3:5-7; Rom.3:24. We are “Justified” freely by His grace.

 

8. EL ARREPENTIMIENTO

I. Luc. 13:3. A menos que nos arrepintamos, todos pereceremos.

2. Hechos 3:19. Debemos arrepentirnos y convertirnos.

3. Mat. 4:17. Jesús dijo:, “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” sin embargo; el mundo se burla de la necesidad de arrepentimiento.

4. Hechos 26:20. Debemos arrepentirnos y dar frutos dignos de arrepentimiento.

5. I Jn. 1:9. Si confesamos nuestros pecados El perdonará nuestros pecados.

6. Prov. 28:13. El que encubre sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta de ellos recibirá misericordia.

7. Sal. 66:18. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado.

 

9. LA FE

1. Heb. 11:6. Sin fe es imposible agradar a Dios.

2. Jn. 20:24-29. Bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

3. Jn. 3:16-19. Cualquier que cree en El no perecerá sino que tendrá vida eterna.

4. Efes. 2:8. Somos salvos por gracia a “por medio de la fe”.

5. Gal. 3:23-26. Somos salvos por medio de la fe en Cristo y no por guardar la ley.

6. Rom. 3:28, 5:1. Somos justificados por la fe en Cristo.

7. Gal. 3:11; Rom. 1:17; Heb. 10:38; Hab. 2:4. “El justo por la fe vivirá”.

 

10. LA SALVACION ES A TRAVES DE CRISTO SOLAMENTE

1. Jn. 14:6. Jesús es el camino, y la verdad y la vida.

2. 1 Jn. 5:11-13. El que tiene al “Hijo” tiene la vida, y el que no tiene al Hijo no tiene la vida.

3. Hechos 4:10-12. La Salvación no esta en nadie más que Jesucristo.

4. Apoc. 3:20. Jesús toca la puerta de nuestro corazón.

5. Rom. 10:13. Cualquiera que invocare el nombre de Cristo será salvo.

6. Jn. 3:36. El que no cree en el Hijo de Dios tiene la ira de Dios sobre él.

——————————————————–

This concise overview of the Gospel is an excellent tool for Bible study, discipleship, evangelism and group studies. For a laminated copy of this card to keep in your Bible for ready use write to: CHRIST BIBLE Pulpit, P.O. Box 5772, Oakland, CA. 94605 U.S.A.; or E-mail us @ wildernesstable@yahoo.com; or call (510) 727-1877.

Publicado originalmente aquí en Monergism

27 comentarios leave one →
  1. Rufino Diaz permalink
    3 enero 2010 12:11 am

    Estoy agradecido con esta pagina, les envio grandes bendiciones, estoy tomando como tarea leer y preparar enseñanazas sobre el evangelio segun Jesuscristo.

    bendiciones hermanos

  2. 10 junio 2010 1:03 pm

    E INDISCUTIBLEMENTE, SE QUEDA UNO PERPLEJO ANTE TANTO ALIMENTO ESPIRITUAL EN LA DEFENZA DE LA VERDAD DEL EVANGELIO LIMPIO, QUE EL SEñOR A DEJADO PARA HACER LLEGAR AL NESECITADO Y OPRIMIDO POR EL PECADO.DIOS LES BENDIGA RICAMENTE EN SU VIDA CRISTIANA.

  3. jonatan Aguilar Coronel permalink
    9 octubre 2010 7:10 pm

    tengo una curiosidad en tanto a apocalipsis 3:20, ese texto no es evangelistico, ni habla de salvacion a menos de que la Iglesia de Laodicea, no fuera Iglesia y estuvieran perdidos en el mundo, bueno aclaro esto por que no necesitamos torcer un texto para apoyar una verdad, pueden preguntarle a mathew Henry o a Wesley.
    El texto no habla acerca del corazon del hombre, solo dice “en la puerta y llamo”, y esto se refiere a una Iglesia que no tiene comunion con El.
    no pretendo ofender ni debatir, solo aclarar, gracias que Dios los bendiga, en lo demas es un buen articulo, estoy en eso por que estudio al evangelio desde vista historico-biblico, y sigo de cerca al hno. Paul David Washer.

  4. Gustavo Alirio Guarín Anaya permalink
    21 marzo 2011 4:37 pm

    Me parecio una exelente recopilación de versiculos, para exponer lo que es el EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO. Con todo respeto y con la luz del Espíritu Santo, te sugeriria incluir ROMANOS 10. 9, 10, pues este versiculo es la fórmula exacta para obtener la salvación.

  5. gahly elegahnce permalink
    30 abril 2011 4:09 pm

    MUCHUSIMAS GRACIAS POR CREAR Y ACLARAR A ALGUNAS PERSONAS SOBRE EL VERDADERO EVANGELIO DE DIOS. NO OBSTANTE TAMBIEN HACER INCAPIE QUE PROFESES LO QUE PROFESES Y LEAS O DIGAS SIEMPRE EL SENOR PEDIRA ARREPENTIMIENTO GENUINO DE NOSOTROS Y UN CORAZON DISPUESTO A DAR EL AMOR QUE EL MISMO SENOR PONGA EN NOSOTROS. LOS DOS MAS GRANDES MANDAMAIENTOS SON
    1;AMARAS A TU DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS, CON TODO TU CORAZON MENTE , ALMA Y FUERZA.
    EL 2DO ES AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO. Y DE ESTOS DOS GRANDES MANDAMIENTOS DEPENDE TODA LA LEY!

    QUE EL SENOR NOS SIGA INSTRUYENDO Y DANDO SABIDURIA ESPIRITUAL PARA APRENDER Y PONER ENPRACTICA LO QUE EL SENOR QUIERE EN NOSOTROS

  6. 22 septiembre 2011 9:51 pm

    Los Bautistas Reformados sì tenemos algunas diferencias doctrinales con los Reformados no Bautistas pero no son de fondo y no nos dividen. En lo fundamental estamos unidos.
    Ahora proliferan doctrinas extrañas al Evangelio y es muy lamentable, por eso hay que compartir tambièn.

  7. 14 octubre 2011 12:11 am

    Apreciado hermano:
    Muchas gracias por tan buenos artículos y todo lo que voy encontrando en éste Blog.
    Lo tendré en cuenta para vincular en mi blog.
    Muy buena explicación del Evangelio y con el respaldo de la Palabra de Dios, para nuestra alabanza y gratitud a Dios por su gracia inmerecida.

  8. Mariano permalink
    24 noviembre 2011 9:28 pm

    Hermano: Te agradezco enormemente el trabajo que has realizado ya que es muy claro y didáctico. Me ha permitido recopilar algunas preguntas para confeccionar tratados evangelisticos.

    Que el Señor te bendiga grandemente

    Hno. Mariano Godoy

    Santiago Chile

  9. trebor permalink
    17 enero 2012 8:53 am

    excelente trabajo, que el señor te siga guiando, para que continues con esto que para muchos se convierte en una excelente opcion y material para realizar tratados. muchas gracias.

  10. teresa permalink
    18 marzo 2012 8:24 am

    Mil gracias excelente trabajo pata adquirir conocimiento exacto para la salvacion de nuestro espiritu que anhelo regrese a Dios todopoderoso.
    ya que aqui en la tierra nadie puede escapar del enemigo que es la muerte de mil maneras y que la carne vuelve al polvo como vi en el ataud de mi madre ya no quedaba carne….. y es asombroso , que solo El Altisimo sabe la verdad de todo.
    teresa

  11. markos vergara permalink
    7 julio 2012 9:51 pm

    Gracias Hermanos!!!!!
    Es una gran bendicion leer sus estudios y sobre todo para saber lo mas importante del evangelio!!!!….que JESUS NUESTRO SALVADOR Y SEÑOR!!!!

  12. rene landaverde permalink
    11 octubre 2012 7:33 pm

    Gracias por publicar este material, pocas veces se escucha o se lee el Evangelio tan claro y con doctrina sana. Han publicado un estudio concentrado y muy valioso. Dios les bendiga y los siga iluminando y usando para la buena obra:

  13. Oliva Reyes permalink
    18 junio 2013 3:55 am

    Le he dicho a mi Dios que me abra puertas en los hogares para proclamar el mensaje de salvación… y me ha respondido que cuando prepare el material para evangelizar, Él me abrirá las puertas donde Él quiere que vaya… este material será de gran ayuda para ese propósito… gracias y que mi Padre lo siga bendiciendo.

  14. silvio permalink
    23 julio 2013 10:31 am

    a todos mis hermanos del mundo y del planeta tierra Dios los ama y quiere que todos busquemos el camino de la salvación no se sigan perdiendo en el camino de satanás

  15. carlos rites permalink
    28 julio 2013 8:56 am

    GRACIAS POR TODAS ESTAS PALABRAS MARAVILLOSA QUE DIOS BENDIGA VUESTRO CORAZONES POR TODO LO SIGLOS AMEN

  16. Vladimir Mutis permalink
    19 agosto 2013 6:32 am

    Felicitaciones, es tiempo de que los reformados salgamos de los pupitres de las academias y defendamos la fe como las escrituras nos instan. Que buenos artículos, que Dios siga usando tu amor por la Iglesia de Cristo con tanto esmero y dedicación…adelante

  17. 5 septiembre 2013 8:12 pm

    ¡DIOS MÍO, QUÉ ATROZ!…¡NI UNA PALABRA HAN DICHO DEL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS!¿O ES QUE ESTÁN CIEGOS ESTOS PREDICADORES Y NO HAN LEÍDO LUCAS 4:43; MARCOS 1:1,14,15; HECHOS 8:12; HECHOS 28:23,30,Y 31 Y MUCHOS OTROS TEXTOS QUE NOS HABLAN DEL REINO COMO EL EVANGELIO? DEFINITIVAMENTE ESTÁN CIEGOS (2 COR.4:4). VEAN MI BLOG “EL ADALID DE LA VERDAD Y APRENDERÁN DEL EVANGELIO BÍBLICO.

  18. 12 septiembre 2013 7:28 pm

    Para el hermano “apologista”, lo invito a estudiar el enlace

    http://www.cristoviveyviene.cl/joomla/index.php?option=com_content&task=view&id=300&Itemid=66

    donde se hace un acabado estudio del “Reino anunciado” de Andrés Stenhouse, misionero de las Asambleas de Hermanos en Santiago de Chile.

  19. Che permalink
    17 septiembre 2013 1:43 pm

    Gloria a Dios por compartir el verdadero Evangelio.. Esta pagina es una Bendicion de Dios para todos los creyentes…Gloria a Dios por capacitar verdaderos hombres de Dios para la edificasion de los verdaderos creyentes..

  20. leticia flores zamano permalink
    28 noviembre 2013 11:36 am

    es una Bendición de Dios, en que por amor a, EL haya hermanos que asumen esta gran responsabilidad de compartir la verdad de la palabra de Dios, para nuestra adecuada edificación para ser verdaderos creyentes en Dios.

  21. Melanie Alava permalink
    24 febrero 2014 9:58 am

    es una gran bendición realmente, Dios bendiga a todos sus siervos quienes trabajan para darnos palabra, Dios les bendiga! quisiera que me manden cursos o temas a mi correo melanie.alava2465@hotmail.com soy misionera y tambien doy cursos, quisiera que me manden mas temas, los amo en Cristo!!!

  22. Armando Valdez permalink*
    24 febrero 2014 10:01 am

    Puede suscribirse en la opción de “Recibe E-Mail”

    Bendiciones!

  23. Lautaro permalink
    5 marzo 2014 9:17 pm

    Buenisimo hay un pequeño error en el punto 10 / 4 donde dice que en apocalipsis 4 el Señor golpea en la puerta de nuestro corazon.. eso no es asi abria que corregirlo hmno (Y)

  24. pedro permalink
    21 abril 2014 7:46 pm

    que pasa que el bautismo encargado directamente por Jesucristo no lo especifican para la salvación :el que creyere y fuere bautizado sera salvo.(San Marcos 16:15-16)

  25. 3 mayo 2014 9:27 pm

    no era lo q estaba buscando pero bueno pues q mas da….

Trackbacks

  1. El Evangelio « Vida Nueva en Cristo
  2. El Evangelio de Jesucristo | Soldados de Jesucristo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 956 seguidores

%d personas les gusta esto: