Skip to content

¿Por qué Prospera el Evangelio de la Prosperidad?

8 enero 2014

clip_image001¿Por qué Prospera el Evangelio de la Prosperidad?

Por Miguel Nuñez

¿Por qué ha prosperado el evangelio de la prosperidad? Cualquiera que esté involucrado en el ministerio de hoy es consciente de cuán extendida es esta nueva enseñanza. Se ha llegado a casi todas las naciones. Me sorprendí encontrarla incluso en Cuba en uno de mis muchos viajes a la isla caribeña.

¿POR QUÉ ESTA HEREJÍA? ¿Y PORQUE AHORA?

Sería fácil decir que la propagación del evangelio de la prosperidad es simplemente el resultado de una falta de conocimiento bíblico, y desde luego nadie puede negar eso. El movimiento malinterpreta las Escrituras, utiliza selectivamente los textos bíblicos a expensas de otros, perdiendo la visión equilibrada de todo el consejo de Dios sobre la salud y la riqueza. Y en una época en que muchos maestros de la Palabra no están predicando expositivamente, surgirían todo tipo de herejías.

Sin embargo, dos preguntas permanecen: ¿por qué esta herejía? ¿Y por qué ahora? Yo diría que hay raíces profundas del maldad en el corazón de la gente y las fuertes ideas seculares en el corazón de nuestra sociedad –e incluso en la iglesia – que sirven como fertilizantes para esta semilla dañina.

1. A mi manera!

En primer lugar, las criaturas caídas desean de ser independiente de Dios. Si usted piensa en esto, el mensaje de la antigua serpiente era una versión del evangelio de la prosperidad. ¿Qué podría Satanás ofrecer a una pareja que se le había dado todo el planeta para usar y para gobernar? ¡Nada! Bueno, nada material.. Pero el astuto de todos los animales de la tierra todavía tenía una carta bajo la manga … prosperidad espiritual: “Seréis como Dios” (Génesis 3:5). Satanás le ofreció una forma de mejorar su condición ya bendito, alcanzable independientemente del Creador, para que pudiesen decir "lo hice a mi manera."

Hoy en día, Satanás ofrece prosperidad material a las criaturas caídas y destituidas: “Se puede ser más rico.” Y usted puede hacerlo a su manera, en estos momentos. La desobediencia inicial de la primera pareja, y la posterior desobediencia de sus descendientes, parece ser un grito por la independencia de su Hacedor.

Satanás sabe bien cómo explotar este aspecto de nuestra humanidad. Él encontró a Cristo en el desierto, después de que había dejado atrás su gloria, sus derechos como la segunda persona de la Trinidad, y después asumió la debilidad de la carne humana. En esa condición, ¿qué fue lo que la serpiente antigua le ofreció? “La riqueza, la gloria, el poder disponible a tu manera, Jesús, y aquí mismo. No tienes que esperar, no tienes que trabajar para ello, no tienes que sufrir para obtener los reinos de este mundo, y no tienes que depender de tu Padre. ¡Sólo adórame, Jesús!” El Hijo de Dios se resistió, pero la humanidad ha cedido una y otra vez a las riquezas. El hombre caído piensa que el dinero es la fuente de la felicidad, el poder, el confort e incluso la salud. Tal vez por eso Gordon Fee dice que: “De hecho, la teología de este nuevo ‘evangelio’ parece mucho más adaptarse al sueño americano de lo que hace la enseñanza de Aquel que no tenía ‘ni dónde recostar la cabeza.’” [1]

El hambre por la independencia (Génesis 3:1-7), el hambre de riquezas (Jos. 7:16-21), el hambre de inmortalidad (Eclesiastés 3:11) y la impaciencia de la criatura (1 Sam. 13 :8-15) hacen del hombre particularmente susceptibles a este tipo de evangelio herético. Como podemos ver, las ofertas de Satanás, entonces y ahora son similares en contenido, pero él es un maestro en el cambiar la envoltura de sus “regalos.”

2. El Narcisismo y la Cultura de Derecho

Después de haber tratado con la naturaleza del corazón humano, vamos a tratar con el corazón de nuestra generación. El narcisismo es un término que muchos utilizan para describir a las personas cuyo ejercicio en la vida es la auto-gratificación a los que se sienten con derecho. De hecho toda la industria de la publicidad está dominada por este sentimiento: “te mereces el lujo de este coche,” “Cuida de ti mismo, porque nadie más lo hará,” “Te mereces unas vacaciones,” y cientos de otras frases similares. Si la gente está dispuesta a creer esas mentiras, imagine cómo se sentirían cuando escuchan un pastor predicando que Dios quiere que seas rico y saludable, o que usted debe tener su mejor vida ahora. Los miembros de la cultura del derecho pueden concluir que incluso Dios cree que nos merecemos la riqueza y la salud incondicionales. Así que el creyente no se acerca a Dios con un corazón humilde y contrito, buscando su gracia, sino más bien con una actitud orgullosa, esperando bendiciones merecidas.

Hubo un momento en que incluso la población en general en Occidente creía en la providencia de Dios para orquestar la historia e incluso para proveer a las personas. Pero este no es el lugar donde la cultura está hoy.. Ahora sentimos que debemos tener lo que queremos cuando lo queremos porque es mi derecho constitucional a ser feliz. Si el gobierno no puede proveer, entonces los demás deberían. Y si no puede, entonces el Dios que me creó debe ser ese proveedor. Algunos incluso se enojan con Dios por no proporcionar lo que desean. Ravi Zacharias escribe: “Vivimos en una época en la que la máxima de GK Chesterton ha demostrado ser cierta. La falta de significado no viene de estar cansado del dolor, sino del sentido viene de estar cansado del placer. Nos hemos agotado a nosotros mismos en esta cultura indulgente.” [2]

3. El Escepticismo y el Pragmatismo

Al mismo tiempo que esta cultura del derecho ha surgido, el movimiento posmoderno de las últimas décadas produjo un vacío de la verdad, la supresión de los absolutos. En ausencia de la verdad, la gente se volvió más y más escéptica y, por tanto, más pragmática. Muchos predicadores han adoptado esta forma de pensar. En lugar de que nos llame a seguir a Jesús como la verdad, el camino y la vida a cualquier costo, proclaman un pragmático, evangelio de “cómo” que nos dice cómo resolver nuestros problemas, especialmente los relacionados con las finanzas y la enfermedad.

Cuando el pragmatismo invade el púlpito, la exposición se hace a un lado y la ignorancia bíblica se convierte en su fruto. Ahora las ovejas se vuelven más vulnerables a todo tipo de mentiras. El pragmatismo tiene por objeto al hombre y su vida cómoda; la exposición de la Palabra tiene como objetivo a Dios y Su gloria.

Lea cuidadosamente lo que Joseph Haroutunian, un teólogo presbiteriano del pasado (1904-1968), dijo: “Antes, la religión era centrada en Dios. Antes, todo lo que no era propicio para la Gloria de Dios era infinitamente malo, ahora aquello que no es propicio para la felicidad del hombre es malo, injusto e imposible de atribuir a la Deidad. Antes, el bien del hombre consistía finalmente en glorificar a Dios, y ahora la gloria de Dios consiste en el bien del hombre” [3] Nuestra sociedad se ha vuelto utilitaria en su núcleo.

Ahora, de alguna manera esto no es nuevo, ya que no hay nuevos pecados bajo el cielo. Pero la eliminación de ciertos límites como la vergüenza, la culpa, y el deber de la sociedad ha dejado el campo libre para que estas tendencias del corazón humano corran de manera desenfrenada. Para una generación tan egocéntrica y codiciosa como la nuestra, el evangelio de la prosperidad es la receta adecuada.

Cuando los miembros de esta sociedad se convierten, necesitan una transformación total de cosmovisión que sólo el evangelio puede lograr. Desafortunadamente, muchos predicadores han llegado a la conclusión de que los no cristianos de hoy no escucharán el evangelio de Cristo con todas sus demandas. “¿A quién le gustaría escuchar un mensaje sobre el costo del discipulado?” Razonan. “¿Quién quiere oír sobre el hecho de que en este mundo tendréis aflicción?” El verdadero evangelio ha sido sustituido por uno que sería el más adecuado para nuestra generación: un evangelio de la riqueza, la salud y la felicidad. Y muchas personas están comprando el “evangelio” que estos predicadores están vendiendo.

4. Una Mayor Distribución de la Riqueza

En 1999, Angus Maddison, profesor emérito de la Universidad de Groningen, publicó un artículo titulado: “Pobre Hasta 1820,” en el que explicó que “después de la caída del Imperio Romano, Occidente entró en una recesión que duró cerca de un milenio. Después de la revolución industrial, debido a la producción en masa, el ingreso per cápita comenzó a crecer de forma constante.” [4] Esto es cierto incluso en el continente africano, aunque en menor grado. Como era de esperar, un mayor ingreso creó una mayor demanda. A medida que aumentaba la producción, también lo hicieron las alternativas para satisfacer los gustos y las opciones de las personas.

Sin lugar a dudas esto fomentó el materialismo. Una vez más, las estrategias de marketing se han diseñado para vender productos basados ​​en la satisfacción que iban a llevar al consumidor. Por lo tanto cuanto más tengo, más feliz sería. Pero necesito dinero para comprar los productos que seleccione, y si puede ser proporcionado por Dios a través del evangelio de prosperidad, entonces no sólo sería rico, sino también me sentiría bendecido. “¿Por qué no?” Muchos preguntan. Después de todo, somos los hijos del Rey, por lo que nos merecemos vivir como sus príncipes. Cualquiera que esté familiarizado con la predicación de prosperidad habrá oído esta línea común.

Como Salomón pudo haber testificado, mayores ingresos no siempre resulta en una mayor satisfacción, pero sólo en la posesión de más cosas. Sin embargo, muchas personas no llegan a la conclusión de que las cosas no pueden traer la felicidad. En su lugar, ellos ven el problema como no tener suficiente de lo que sea que desean. Aquí está el consejo de Salomón para aquellos que todavía no están convencidos:

El que ama el dinero no se saciará de dinero, y el que ama la abundancia no se saciará de ganancias. También esto es vanidad. Cuando aumentan los bienes, aumentan también los que los consumen. Así, pues, ¿cuál es la ventaja para sus dueños, sino verlos con sus ojos? Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho o coma poco; pero la hartura del rico no le permite dormir. (Eclesiastés 5:10-12)

Imagine vivir en un barrio muy privado, viendo a la gente rica que vive de manera muy diferente que usted. La conclusión en el pasado fue: "Tengo que trabajar más duro para que, un día, pueda vivir de esa manera." Hoy en día, muchos quieren el mismo sueño, y quiero que venga con más facilidad. La mayor distribución de la riqueza no ha producido una mejor ética de trabajo, sino simplemente un mayor apetito por más.

5. El Sueño Americano de Manifiesto

Cada herejía nace en alguna parte. El evangelio de la prosperidad nació en Estados Unidos, y hay algo en la historia de este país que ayudó a promover este movimiento. En su libro de 1931 The Epic of America, James Truslow Adams declaró que el sueño americano es “el sueño de una tierra en la que la vida debe ser mejor y más rica y plena para todos, con oportunidad para que cada uno de acuerdo a la habilidad o logro.” [5 ] Ese ethos nacional creó una nación próspera.

Hace años la gente escuchó de la prosperidad de Estados Unidos y querían venir y ver que al igual que la reina de Sabá quería ver el reino de Salomón (1 Reyes 10). Hoy en día, usted no tiene que venir a Estados Unidos para verlo, simplemente puede encender el televisor no importan cuan remoto y pobres sea su lugar de residencia. El programa de televisión "Estilos de Vida de los Ricos y Famosos" se hizo muy popular, no sólo en América, sino también fuera de los EE.UU., no sólo por curiosidad, sino porque se le dio a la gente la capacidad de soñar por un momento.

Los países ricos exportan muchos bienes, pero también exportan sus creencias y culturas. Y en nuestros días, incluso exportamos el evangelio de la verdad y el evangelio de la decepción, al mismo tiempo y a través de los mismos canales. Puesto que los EE.UU. es una nación tan rica, donde todo el mundo parece prosperar, cualquier mensaje que venga de allí debe ser cierto, sobre todo este mensaje de prosperidad. Esa es la mentalidad de muchos en América Latina, y sospecho que en muchos otros lugares también.

Por desgracia, cuando la gente ve la televisión, no sólo sueñan con tener un estilo de vida que no pueden pagar, sino que se vuelven codiciosos. La avaricia es una cualidad del corazón que nubla el entendimiento y esclaviza la voluntad. Cuando esa mente está expuesta al evangelio de la prosperidad, encuentra un terreno fértil para esa malvada semilla. Los productores saben el efecto de la pantalla en la vida de las personas, por lo que gastan grandes sumas de dinero para darnos imágenes. Los productores saben eso muy bien, los consumidores no.. Si un miembro de la iglesia adopta los mismos hábitos de televisión como el hombre de la calle, al final podría terminar pareciéndose más a un pagano que un cristiano. Esto puede ayudar a explicar por qué incluso los verdaderos creyentes han caído presa de estos falsos maestros.

YA SEA QUE ESCUCHEN O SE NIEGUEN A ESCUCHAR

El evangelio de la prosperidad es el resultado de los deseos de un corazón caído, que vive en medio de la opulencia, en una cultura que afirma "yo primero", que valora la comodidad, los bienes materiales y opciones, en busca del disfrute de la vida de la aquí y ahora. Una vez que nació este "evangelio" no-evangelio, se difundió fácilmente debido a la globalización. Todo medio de comunicación y transporte se ha utilizado para llevar la buena noticia y esta mala noticia. Hoy tenemos que decir no sólo que las ideas tienen consecuencias, pero también que las ideas viajan rápidamente. También tenemos que recordar que es más fácil difundir una mentira que deshacer su daño.

Para empeorar las cosas, todo esto ha ido acompañado de un hambre de la Palabra de Dios en el púlpito, y una falta de confianza en la Palabra de destruir los ídolos del corazón y cambiar las mentes de las personas. En lugar de ello, muchos han hecho lo que hizo Aarón en el desierto: él dio a la gente lo que ellos querían, un becerro de oro para adorarlo.

Entonces, ¿qué vamos a hacer? Predicar el evangelio "sea que escuchen o dejen de escuchar" (Ezequiel 2:4), y confiar en el poder de la palabra de Dios para hacer una y otra vez lo que siempre ha hecho: convertir el alma, iluminar la mente, romper el yugo del pecado y traer gozo a la persona.


Miguel Núñez es el pastor principal de la Iglesia Bautista Internacional en Santo Domingo, República Dominicana y el presidente fundador del Ministerio Integridad y Sabiduría.


[1] Gordon D. Fee, The Disease of the Health and Wealth Gospels (Vancouver: Regent College Publishing, 2006), kindle edition, Loc 28..

[2] Ravi Zacharias, “An Ancient Message, Through Modern Means to a Postmodern Mind,” In Telling the Truth , edited by DA Carson (Grand Rapids: Zondervan, 2000), 28.

[3] Quoted by Erwin Lutzer in 10 Lies about God and the Truth that Shatter Deception , (Grand Rapids: Kregel, 2009), 8 ..

[4] Ingreso per cápita en la historia del mundo, http://www2.econ.iastate.edu/classes/econ355/choi/rankh.htm; acceso 15 de noviembre 2013.

[5] The American Dream; Library of Congress, ( http://www.loc.gov/teachers/classroommaterials/lessons/american-dream/students/thedream.html ), accessed November 15, 2013.

About these ads
One Comment leave one →
  1. Jose Nunez permalink
    9 enero 2014 7:33 am

    Reblogueó esto en KERUX: Recursos para el Predicadory comentado:
    Excelente artículo de este pastor dominicano.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 958 seguidores

%d personas les gusta esto: