Skip to content

7 Concilios: El Primer Concilio de Constantinopla

22 diciembre 2013

clip_image0027 Concilios: El Primer Concilio de Constantinopla

Por Tim Challies

La semana pasada comencé una nueva serie de artículos sobre los siete concilios ecuménicos de la iglesia primitiva. Estos concilios se iniciaron con el Primer Concilio de Nicea en el año 325, y concluyó con el Concilio de Nicea en el año 787. Entre estos dos eventos hubo cinco más, cada uno de los cuales trató de comprender y establecer una teología cristiana unificada.

En esta serie vamos a echar un vistazo a cada uno de los siete concilios. Para cada uno tendremos en cuenta el entorno y propósito, los personajes principales, la naturaleza del conflicto, y luego los resultados y la importancia duradera. Continuamos hoy con el Primer Concilio de Constantinopla.

Trasfondo y Propósito

El Primer Concilio de Constantinopla se celebró en Constantinopla, la moderna Estambul, Turquía. Fue convocado por Teodosio I, que en ese momento era el emperador del Imperio Romano de Oriente. El concilio se reunió a partir de mayo a julio, 381.

El concilio se reunió para tratar de unir a una iglesia que permaneció dividida por la cuestión de la naturaleza de Cristo y su relación con el Padre. Aunque el Primer Concilio de Nicea ya había intentado llegar a un consenso, el arrianismo y otras interpretaciones heterodoxas seguían siendo un campo de batalla en todas las regiones del imperio.

Personajes Principales

Había 150 obispos orientales presentes en el concilio, y entre ellos había un puñado de personajes notables.

Melecio, obispo de Antioquía fue el primer presidente del concilio, pero murió poco después de su inicio.

Gregorio Nacianceno fue elegido obispo de Constantinopla en el inicio del concilio y, tras la muerte de Melecio, asumió el cargo de presidente. Sin embargo, poco después, la legalidad de su elección fue impugnada sobre la base de un canon del Concilio de Nicea que los obispos no podían ser transferidos de sede a sede (Gregorio había sido anteriormente obispo en Sasima). Este conflicto llevó a Gregorio a renunciar al obispado y la presidencia.

Nectario era un funcionario civil que fue bautizado rápidamente para que pudiera ocupar el cargo de obispo de Constantinopla y presidente del concilio cuando Gregorio renunció.

El Conflicto

El asunto principal del concilio era restablecer la doctrina que había sido establecida en el Credo de Nicea. Lo hicieron mediante la escritura de un nuevo credo para eliminar algunos de los términos del Credo de Nicea que habían demostrado ser controvertido y problemáticos. También añadieron una mayor clarificación en otros puntos donde la doctrina se había desarrollado un poco más, o cuando estaba siendo desafiada la ortodoxia.

Un área específica donde la doctrina se había desarrollado era en lo que se refiere al Espíritu Santo. El concilio atribuye cuatro cosas al Espíritu Santo:

  • un título divino, ‘Señor’
  • funciones divinas de dar vida que Él posee por naturaleza y de inspirar a los profetas,
  • un origen a partir del Padre no por la creación, sino por procesión,
  • adoración suprema igual a la prestada al Padre y al Hijo "(de Leo Donal Davis, Los Primeros Siete Concilios Ecuménicos).

El concilio trató de utilizar el lenguaje bíblico para describir el Espíritu a fin de hacer de la doctrina tan apetecible como sea posible para todos los presentes. Sin embargo, treinta y seis obispos de Macedonia lo abandonaron porque no estaban dispuestos a aceptar un lenguaje tan alto por el Espíritu Santo. Eustacio de Sebaste representa su punto de vista cuando dijo: “Por mi parte, no elijo un nombre al Dios Espíritu Santo, ni he de presumir de llamarlo una criatura.”

El Resultado

El resultado más importante del concilio es el Credo de Constantinopla. Era muy similar al Credo de Nicea, pero elimino el anatema contra el arrianismo.

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros lo hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Además de reafirmar la fe de Nicea, el concilio aprobó también varios otros artículos. Lo más notable fue el canon afirmando que “El Obispo de Constantinopla tendrá primacía de honor después del obispo de Roma, porque Constantinopla es la nueva Roma.” En el tiempo entre Nicea y Constantinopla, Constantino había reconstruido y dedicado Constantinopla como nueva capital del imperio romano. Asumir dicha autoridad para el obispo de Constantinopla fue una amenaza para Roma y el poder de su obispo. Se consideró una afrenta grave porque no había una importancia espiritual a Constantinopla (mientras obispado de Roma afirmó ser sucesor de Pedro). Este cambio aparentemente pequeño causaría todo tipo de dolor en los siglos por venir.

Importancia Duradero

El Primer Concilio de Constantinopla fue importante teológicamente y administrativamente. David resume acertadamente cada uno: “Teológicamente, se había llevado a cabo la lógica del Concilio de Nicea y aplica cautelosamente ese razonamiento del Concilio sobre la relación del Hijo con el Padre en el Espíritu Santo, aunque limitando su declaración a la terminología bíblica. Administrativamente, el Concilio siguió la práctica oriental de acomodar la organización eclesiástica a la organización civil del Imperio, sembrando las semillas de la discordia entre las cuatro grandes sedes de Oriente y Occidente, elevando el estado eclesiástico de Constantinopla para corresponder a su posición civil como la Nueva Roma.”

El concilio fue importante, pero muchos concilios permanecerían antes de que hubiese unificado la doctrina.

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.003 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: