Skip to content

7 Concilios: El Primer Concilio de Nicea

15 diciembre 2013

clip_image002

7 Concilios: El Primer Concilio de Nicea

Por Tim Challies

Hoy estoy empezando una nueva serie de artículos sobre los siete concilios ecuménicos de la iglesia primitiva. Estos concilios se iniciaron con el Primer Concilio de Nicea en el año 325, y concluyó con el Concilio de Nicea en el año 787. Entre estos dos eventos hubo cinco más, cada uno de los cuales trató de comprender y establecer una teología cristiana unificada.

En esta serie vamos a echar un vistazo a cada uno de los siete concilios. Para cada uno tendremos en cuenta el entorno y propósito, los personajes principales, la naturaleza del conflicto, y luego los resultados y la importancia duradera.

Comenzamos hoy con el Primer Concilio de Nicea.

Trasfondo y Propósito

El Primer Concilio de Nicea fue convocado en 325 por el emperador romano Constantino. Constantino tenía la esperanza de unir su imperio bajo el estandarte del cristianismo, pero ahora veía tal unidad amenazada por una grave disputa teológica. Osio de Córdoba recomienda un concilio como el medio para hacer frente a la polémica emergente y Constantino respondió llamando a los líderes de la iglesia a Nicea en Bitinia (hoy Iznik, Turquía). En algún lugar entre 250 y 318 obispos asistieron de todo el imperio romano, y el concilio comenzó sus deliberaciones formales el 20 de mayo.

El principal problema que se le encargo tratar al concilio fue la naturaleza de la divinidad de Cristo, y, en particular, la relación entre el Padre y el Hijo. Como cuestión secundaria el concilio era debatir la celebración de la Pascua.

Personajes Principales

Las dos figuras más importantes en el concilio fueron Atanasio, un joven diácono que vino como compañía del obispo Alejandro de Alejandría, y Arrio, presbítero controversial y sacerdote de Alejandría. Constantino estaba presente como supervisor, pero no voto.

El Conflicto

El conflicto en el seno del Primer Concilio de Nicea implicaba la naturaleza de Dios el Hijo en relación con Dios el Padre. A un lado del conflicto estaban los que sostenían que Jesucristo fue creado por el Padre y por el otro lado estaban quienes sostenían que Jesucristo fue engendrado por el Padre.

Arrio era el proponente principal de la posición creada. Él sostenía que el Hijo de Dios era la primera creación de Dios, y que por medio de él se hizo todo lo demás (Colosenses 1:15). Esto hizo al Hijo la única creación directa del Padre, y por lo tanto único entre toda la creación como el primer y el ser más grande creado. Él creía que la divinidad del Padre era mayor que la del Hijo, y citó Juan 14:28 en apoyo de su posición: “Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a vosotros.” Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo.” Arrio dijo: “Si el Padre engendró al Hijo, el que fue engendrado tuvo un principio de existencia, y puesto que esto es evidente, hubo un tiempo en que el Hijo no existió.”

Alejandro de Alejandría y su protegido Atanasio sostenía que Cristo fue engendrado, no creado, y era, por tanto, completamente igual al Padre. El Concilio estuvo de acuerdo con este punto de vista, y entendió que el arrianismo socavaba la unidad de la Divinidad, haciendo al Padre mayor que el Hijo y contradiciendo tales escrituras como Juan 10:30 y Juan 1:1. En el transcurso del concilio, la gran mayoría de los delegados llegaron a un acuerdo con Atanasio que el Hijo tuvo una derivación eterna del Padre, pero sin embargo era co-eterno e igualmente divino. Atanasio explicó, “Jesús que yo conozco como mi Redentor no puede ser inferior a Dios.”

El Resultado

El debate se prolongó del 20 de mayo al 19 de junio, momento en el que el concilio produjo una forma inicial del Credo de Nicea que afirma explícitamente la posición engendrado y condenó el arrianismo. Todos menos dos de los asistentes votaron a su favor y los dos, junto con Ario, fueron excomulgados y expulsados ​​a Illyria. Todos los escritos de Arrio fueron confiscados y quemados.

Esta es la versión original del credo (que se ajustó en el Segundo Concilio Ecuménico de Constantinopla en el año 381).

Creemos en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador de todas las cosas visibles e invisibles. Y en un solo Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, nacido del Padre [el Unigénito, es decir, de la esencia del Padre, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero, engendrado, no creado , siendo de una sustancia con el Padre; por quien todas las cosas fueron hechas tanto en el cielo como en la tierra]; que por nosotros los hombres y por nuestra salvación, descendió y se encarnó y se hizo hombre; Él sufrió, y al tercer día resucitó, ascendió a los cielos, de allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Y en el Espíritu Santo. Pero los que dicen: Hubo un tiempo en que existio;’ y ‘Él no existía antes de que él fue hecho;’ y ‘Él fue hecho de la nada,’ o ‘Él es de otra sustancia’ o ‘esencia’ o ‘El Hijo de Dios es creado,’ o ‘cambiante,’ o ‘modificable,’ ellos son condenados por la Santa Iglesia Católica y Apostólica.

El Consejo también acordó una fecha para celebrar la Pascua. En una carta circular que Constantino emitió después del concilio, explicó: “En el concilio también consideramos el tema de nuestro día más sagrado, la Pascua, y se determinó de común acuerdo que todo el mundo, en todas partes se debe celebrar en un mismo día.”

Importancia Duradera

El Primer Concilio de Nicea es más importante en la resolución de una cuestión esencial relacionada con la divinidad y la humanidad de Jesucristo. Jesucristo fue decretado ser eterno y divino, igual al Padre, e infinitamente superior a un ser creado. Sin embargo, el Concilio también es importante como el primer intento de lograr un consenso entre todos los cristianos a través de un debate entre los representantes de las partes enfrentadas. Se sentó un precedente para la celebración de los concilio para decidir otros asuntos doctrinales y prácticos de la iglesia, y para convertir estas decisiones en credos y derecho canónico.

Serían 56 años antes del próximo concilio, el Primer Concilio de Constantinopla.

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 891 seguidores

%d personas les gusta esto: