Saltar al contenido

La Importancia del Amor

14 octubre 2013

apollon temple in corinthLa Importancia del Amor

Por Steven Lawson

Es virtualmente imposible exagerar la importancia del amor. Nada es más fundamental para la verdadera espiritualidad que esta singular virtud. Nada es más importante para la vida cristiana. En el corazón de un auténtico discipulado está el amor. Sin amor, no somos nada. Cuando a Jesús le preguntaron: "¿Cuál es el gran mandamiento en la ley?" (Mateo 22:36), él respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente” (v. 37). Cristo añadió un segundo mandamiento que se deriva directamente del primero: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (v. 39). En esto, Jesús afirmó que nuestro amor por los demás es la insignia de identificación del discipulado (Juan 13:35). El apóstol Pablo sostuvo que ese amor es el cumplimiento de la ley (Gálatas 5:14). Es decir, el amor cumple todos los requisitos de la norma divina. Es una deuda que nunca podrá ser pagada, por lo que el amor debe darse continuamente (Rom. 13:8). En la vida cristiana, el amor no es una cuestión secundaria – es una cuestión primordial. El amor nunca es incidental. Es fundamental.

Trágicamente, este fue el punto en el que la iglesia en Corinto se quedó corto. Por todas las apariencias externas, los cristianos de Corinto tenían todo a su favor – enseñanza sólida, conocimiento sublime, profundo talento y adoración dinámica. Sin embargo, había un área en la que la iglesia primitiva era notoriamente deficiente: el amor. Tenían todo excepto el amor. Por lo tanto, en realidad, no tenían nada.

Este problema subyacente en la iglesia de Corinto se debió principalmente a su orgullo. Fueron centrados en sí mismos, enfocados en sí mismo, y absorbidos en sí mismos. Como tal, le dieron prominencia indebida a ciertos dones espirituales y, al mismo tiempo, se devaluó la virtud más importante del amor. En particular, los corintios elevaron los dones públicos de habla de la predicación y la enseñanza, promovieron la profecía y hablar en lenguas, y atesoraron el conocimiento y el aprendizaje. Ellos atesoraron los dones llamativos y más vistosos que complacían a sus emociones y se ocuparon de su carne.

Ciertamente no hay nada intrínsecamente malo con estos dones espirituales. Después de todo, estos son dones de gracia dados por Dios mismo. Sin embargo, en la iglesia de Corinto, estos dones ya no sirven como medio de gracia para un fin superior. En su lugar, se habían convertido en fines en sí mismos. Dirigiéndose a esta arrogancia de autoconsumo, Pablo escribió 1 Corintios 13, un pasaje profundo de la Escritura que subraya enfáticamente la prioridad del amor. En opinión del Apóstol, el amor es tan básico, tan fundamental para la fe cristiana, que uno no tiene absolutamente nada si no hay amor.

Al abordar Pablo el tema del amor, subrayó claramente que el amor cristiano es una entrega sacrificial, que busca el mayor bien en el otro. En esto, el apóstol estaba enfatizando que todo amor genuino requiere costosos sacrificios. La Biblia dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito" (Juan 3:16, énfasis mío). Porque Dios amó, dio lo que era más costoso para El. En resumen, no hay amor donde no hay sacrificio. El amor verdadero cuesta.

Esto está en contraste con otras formas de amor que conocemos. Por ejemplo, sabemos del amor que se refleja en una atracción romántica o sexual. También está el amor fraternal que experimentamos entre amigos. Pero el amor cristiano trasciende todo esto. Este amor es un amor semejante al de Dios – sobrenatural. Producido por el Espíritu. Tal amor auténtico no es un mero sentimiento superficial. Por el contrario, este tipo de amor es mucho más profundo, siendo arraigado y firmemente asentado en la voluntad.

Además, este amor desinteresado es la elección volitiva que pone el bienestar de los demás antes de los intereses personales propios. Este tipo de amor está más preocupado por dar que en recibir. En otras palabras, no es simplemente dirigido hacia aquellos que son fáciles de amar. Por ejemplo, Jesús dijo que incluso los no creyentes aman a los que los aman. Pero el verdadero amor cristiano se extiende a aquellos que son un desafío al amor, incluso a los enemigos.

Con esto en mente, Pablo compuso los tres primeros versículos de este "himno de amor" en primera persona. En el himno, asume una postura humilde para comunicar su punto esencial a estos creyentes orgullosos. Pablo se hace el punto focal para revelar mejor su necesidad de amor. Por esto, Pablo demuestra el amor al priorizarlo.

En primer lugar, Pablo dice que el hablar sin amor no es nada. Los creyentes de Corinto atesoraban la elocuencia de los oradores públicos. Atenas, la ciudad emblemática que fue el centro del pensamiento filosófico griego, se localizaba sólo a cuarenta y cinco millas de Corinto, y ejerció una influencia cultural que hizo que los corintios atesoraran las habilidades retóricas de sus oradores convincentes. Exaltaban a los oradores del mundo griego, colocándolos sobre altos pedestales. Estos persuasores del lengua de oro fueron los proverbiales “estrellas de rock” de su día.

Es más, los cristianos de Corinto estimaban grandemente el don espiritual de lenguas. Buscaban una atmósfera altamente cargada, emocional que acompañan a estas expresiones extáticas. Estaban emocionados por las sobretensiones de alto voltaje de hablar en lenguas. Pero todo esto vino en un gran precio. Debido a este profundo enamoramiento, depreciaron la importancia de lo que ellos consideraban como el amor diario normal común y corriente.

Pablo enfáticamente considera esta idea. Él escribe: “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, soy como una campana ruidosa o címbalo que retiñe” (1 Cor. 13:1). Aquí, el apóstol habla con exageración. Utilizándose el mismo como ejemplo, Pablo razona que, independientemente de lo bien que habla —incluso si él habla en lenguas celestiales o de ángeles — que no es más que una cacofonía de ruido si no tiene amor. Podía predicar los sermones más grandiosos, enseñar las lecciones más profundas, ofrecer el consejo más sabio, o dar el testimonio más poderoso, pero sin amor, sus palabras eran vacías y huecas. Todas sonarían sin sustancia, pura retórica, sin realidad, nada más que aire caliente.

En segundo lugar, Pablo afirma que el conocimiento sin amor no es nada: “Si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia… pero no tengo amor, nada soy” (v. 2). El apóstol utiliza nuevo lenguaje hiperbólico con el fin de captar la atención de sus mentes arrogantes. Pablo afirma: “Supongamos que tengo el don espiritual de profecía. Supongamos que yo sé todos los misterios del propósito eterno de Dios. Supongamos que yo conozco el futuro. Incluso supongamos que sé todo lo que hay que saber. Aún con todo este conocimiento no soy absolutamente nada si no tengo amor.” En otras palabras, Pablo explica que si estas condiciones se cumplen, él es un cero espiritual. Un superdotado, y muy aplaudido.

En tercer lugar, la fe sin amor no es nada. Pablo continúa: “Si tuviese toda la fe, de manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy” (v. 2). Esta fe que mueve montañas indica una gran confianza en Dios, la capacidad de creer en Él, incluso ante la enorme dificultad (Mateo 17:20). Esta fe es una constante e inquebrantable confianza en Dios. Pero incluso si Pablo tiene tal confianza indomable, sigue siendo nada sin amor. Sin amor es espiritualmente inútil, y su confianza en Dios no tiene sentido.

En cuarto lugar, el sacrificio sin amor no es nada. Pablo añade: “Aunque repartiera todo lo que tengo… pero no tengo amor, de nada me sirve” (1 Cor. 13:3). El Apóstol extiende ahora su razonamiento aún más lejos. Por el bien del argumento, si el entregara todos sus bienes terrenales para alimentar a los necesitados, pero no tiene amor, ¿en que lo convierte? Con una auto-condenación, él declara que él sigue siendo nada sin amor.

Como ejemplo de ello, tenga en cuenta los fariseos. Aparecieron en las casas de adoración y se quedaban en las esquinas. Y tocaron las trompetas, y dieron sus limosnas a los pobres. ¿Pero de qué le sirvió a ellos? Jesús dijo que ya habían recibido su recompensa – el honor de los hombres – en su totalidad. El suyo era una religión de alta y bajas, y su espiritualidad neta igual a cero.

Finalmente, el martirio sin amor no es nada. Pablo ahora enfatiza su punto hasta el límite. Se imagina: “Si yo entrego mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve” (v. 3). El apóstol razona que si se él hace un último sacrificio y entrega su cuerpo para ser quemado (presumiblemente en el nombre de Cristo), pero realiza esta acción sin amor, no es nada. En una escala del uno al diez, Pablo sería un cero. Su sacrificio traería mucho dolor, pero no habria ganancia. Con agudo discernimiento, el apóstol hace los cálculos y rápidamente calcula el resultado final: nada por cero es igual a cero.

Los corintios necesitaban desesperadamente oír esta verdad. Sin amor, nada más importa – Ningún discurso, ningún conocimiento, ni cualquier actividad religiosa. Ni siquiera el martirio tiene consecuencia. Sin amor, el cristianismo auténtico dice que nada importa.

Este es el significado del amor del que habla Pablo. Sin amor, todos los que son alguien son don nadies. Cualquier persona envuelta en sí mismo lo convierte en un pequeño paquete. Reste el amor de toda búsqueda espiritual, y añade nada. Multiplique nada sin amor, y es igual a nada. En pocas palabras, los dones sin amor desinteresado no añade nada.

La cuestión que se plantea hacer: “¿Dónde se encuentra ese amor sobrenatural?” Sólo hay una fuente. Este tipo de amor es el fruto del Espíritu. El amor genuino se produce en las personas que permanecen en Cristo. Este amor dado por Dios pertenece a los que andan en el Espíritu (Gálatas 5:16-24). Aquí es donde vamos a encontrar el amor para nuestras vidas. Por lo tanto, vamos a ver continuamente a Jesucristo, el modelo supremo de amor desinteresado y sacrificial (Juan 13:12-17). Y, vamos a descansar en Su amor infinito hacia nosotros. Cuanto más le amemos a El, más vamos a amar a los demás.

About these ads
Sin comentarios aún

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 797 seguidores

%d personas les gusta esto: