Saltar al contenido

Enseñando la Biblia a los Niños

11 julio 2013

clip_image002

Enseñando la Biblia a los Niños

Por Sally Lloyd-Jones

¿Lees la Biblia como un libro de reglas? ¿No nos fijamos en los personajes bíblicos como héroes a imitar?¿O lee la Escritura como una historia con un gran Héroe?

Cuando voy a las iglesias y les hablo a los niños, a menudo comienzo haciéndoles dos preguntas:

En primer lugar, ¿Cuántas personas aquí a veces creen que hay que ser bueno para que Dios te ame?

Ellos tentativamente levantan la mano. Levanto la mano con ellos.

Y segundo, ¿Cuántas personas aquí a veces pienso que si no eres bueno, Dios dejará de amarte?

Casi sin falta ellos levanten la mano.

Estos niños creen que tienen que seguir las reglas o Dios no les va a amar. Ellos piensan que si se portan mal Dios dejará de amarlos.

Estos niños están en las escuelas dominicales. Ellos saben todas sus historias de la Biblia. Y han perdido de lo que se trata la Biblia.

Son niños como yo lo fui.

Sentimientos de no es suficiente

A pesar de que he venido a la fe como un niño pequeño, de alguna manera crecí pensando que la Biblia estaba llena de reglas que había que guardar (o Dios no te amaría) y con héroes estableciendo ejemplos que había que seguir (o Dios no te amaría).

He tratado de ser buena. Realmente lo hice. Yo era muy buena en ser buena y mantener las reglas. Pero por mucho que lo intentara, no podía seguir las reglas todo el tiempo, así que sabía que Dios no estaría contento conmigo.

Y en cuanto a ser un héroe: Desde luego, no podía nunca ser tan valiente como Daniel.

Recuerdo estar atormentado por ese coro de la escuela dominical “Atrévete a Ser Como Daniel.”

De alguna manera crecí pensando que la Biblia estaba llena de reglas que había que mantener (o Dios no te amaría) y con los héroes estableciendo ejemplos que había que seguir (Dios no te amaría).

Recuerdo estar en la cama, escondido bajo las sábanas, tratando de imaginar lo que haría si alguien me amenazaba con echar a los leones. ¿Sería valiente como Daniel? ¿Me mantendría firme? ¿Sería fiel?.Por duro que traté de imaginarme atreverme ser un Daniel, ser arrojado a los leones y sin importarle, sabía que no sería un héroe.

Yo sabía que no era casi lo suficientemente valiente. O lo suficientemente fuerte. O lo suficientemente fiel, ni nada suficiente.

Yo no estaba haciendo las cosas bien.

¿Cómo puede Dios amarme?

Estaba seguro de que no podía hacerlo.

Haciendo lecciones de moralidad de las historias de la Biblia

Un domingo, estaba leyendo "Daniel y el Mi Compañero Temeroso” de Historias Biblicas de Jesus Para Niños a unos niños de 6 años de edad en la escuela dominical. Una niña en particular estaba sentada tan cerca de mí que estaba casi en mi regazo.Su rostro era brillante y ansioso mientras escuchaba la historia, completamente cautivada. Apenas podía quedarse en el suelo y se mantuvo arrodillada hasta acercarse a la historia.

Al final de la historia no había otros maestros alrededor, y me entró el pánico y entre en piloto automático y me oí a mí misma, para mi horror, preguntando: “¿Y qué podemos aprender de Daniel acerca de cómo Dios quiere que vivamos?”

clip_image004Y al decir esas palabras fue como si me hubiera echado literalmente una carga enorme sobre esa niña. Como si rompiese un hechizo. Ella se desplomó justo en frente de mí, cayendo físicamente y agachando la cabeza. Nunca lo olvidaré.

La Biblia no es principalmente acerca de nosotros y de lo que se suponía que debía hacer, sino de Dios, y lo que ha hecho.

Es una imagen de lo que sucede a un niño cuando hacemos una lección moral de una historia.

Cuando profundizamos un relato Bíblico en una lección moral, nosotros lo hacemos para nosotros. Pero la Biblia no es principalmente acerca de nosotros y de lo que se suponía que debía hacer, sino de Dios, y lo que El ha hecho.

Los niños no necesitan que se les diga que se esfuercen más, creer más, o hacerlo mejor. Eso los deja en la desesperación. El código moral siempre nos deja en la desesperación. No podemos vivir de acuerdo con ello.

Sabía que cuando era niño, yo nunca podría ser lo suficientemente bueno o lo suficientemente valiente.

Enseñando la historia de Dios en la Biblia

No necesitamos un código moral. Necesitamos un salvador.

Y es por eso que escribí Historias Bíblicas de Jesús para niños: Cada historia susurra su nombre y Pensamientos para Hacer que Su corazón Cante , para que los niños pudieran saber lo que yo no supe:

Que la Biblia no es principalmente acerca de mí y de lo que debería estar haciendo. Se trata de Dios y lo que él ha hecho.

Que la Biblia es sobre todo una historia, la historia de cómo Dios ama a sus hijos y viene a rescatarlos.

–Que a pesar de todo, no importa qué, lo que cueste – Dios nunca dejará de amar a sus hijos.. .. . con un amor maravilloso, interminable, nunca que da para arriba, inquebrantable, que nunca cederá, por siempre y para siempre amor.

Que la Biblia, en definitiva, es una historia, —no un libro de reglas — y que sólo hay un Héroe en la historia.

Yo escribí Historias Bíblicas de Jesús para niños para que los niños puedan conocer al Héroe en sus páginas. Y formar parte de Su historia magnífica.

Puesto que las reglas no te cambian.

Sin embargo, una Historia –la Historia de Dios – si te cambia.

About these ads
Sin comentarios aún

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 796 seguidores

%d personas les gusta esto: