Skip to content

Un Cuerpo Glorificado: La Resurreccion Ilustrada

3 julio 2013

clip_image002

Un Cuerpo Glorificado: La Resurreccion Ilustrada

Por John MacArthur

Como vimos en el post del lunes, la resurrección del cuerpo es un elemento esencial de nuestro futuro en los cielos. Los creyentes disfrutarán de la eternidad en la presencia de Dios en cuerpos glorificados y perfectos. Pero ¿qué sabemos acerca de esos cuerpos? ¿Cómo funcionan y como van a ser? El apóstol Pablo nos da una idea en 1 Corintios 15:35-49.

Pablo usa una serie de comparaciones para explicar la resurrección de la carne. El primero es un ejemplo tomado de la propia enseñanza de Cristo. Jesús dijo: “En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, produce mucho fruto.” (Juan 12:24).

El apóstol aplica la misma imagen de la resurrección corporal: “¡Necio! Lo que tú siembras no llega a tener vida si antes no muere; y lo que siembras, no siembras el cuerpo que nacerá, sino el grano desnudo, quizás de trigo o de alguna otra especie.” (1 Corintios 15:36-37). Cuando se planta una semilla, lo primero que hace una semilla es morir. Se entra en la tierra, comienza el proceso de fermentación y descomposición, y eso es lo que desencadena la nueva vida. Del mismo modo nuestros cuerpos morirán, serán colocados en una tumba, y luego ser resucitados, al igual que una semilla muere y produce una planta esto es mucho más glorioso que la semilla.

Además, la semilla contiene el patrón para la planta que crece. Todo el código genético de todo un árbol de roble está contenido dentro del núcleo de la bellota. Del mismo modo, nuestros cuerpos resucitados tienen un parecido con el cuerpo que es sepultado, pero con mucha mayor gloria. Vamos a ser nosotros mismos, sólo que perfectos. Y la descomposición de lo terrenal sólo facilitará la reconstrucción de una resurrección del cuerpo glorificado, con ninguno de los defectos de la edad, pero con todo lo necesario para llevar una vida perfecta en el cielo.

Eso responde a la pregunta “¿Cómo resucitarán los muertos?” (1 Corintios 15:35). Pablo emplea una segunda ilustración para responder a un segundo desafío del escéptico: “¿Con qué clase de cuerpo vienen?” La pregunta del burlador sugiere que es absurdo pensar que la carne humana normal sería apta para la vida en el cielo. La respuesta de Pablo señala que es absurdo pensar en la resurrección del cuerpo como carne humana “normal.”

Después de todo, incluso en nuestro conocimiento terrenal limitado “No toda carne es la misma carne, sino que una es la de los hombres, otra la de las bestias, otra la de las aves y otra la de los peces.” (1 Corintios 15:39). El cuerpo resucitado será sin duda una variedad diferente de carne de lo que conocemos por la experiencia terrenal. Será carne humana literal, pero gloriosamente y perfectamente hecha. Será tan diferente de nuestra carne terrenal como la carne de pescado lo es de la carne de aves.

Haciendo otra comparación, Pablo dice: “Hay, asimismo, cuerpos celestiales y cuerpos terrestres, pero la gloria del celestial es una, y la del terrestre es otra. Hay una gloria del sol, y otra gloria de la luna, y otra gloria de las estrellas; pues una estrella es distinta de otra estrella en gloria.” (1 Corintios 15:40-41). Puesto que Dios hizo todo, desde la más diminuta criatura microscópica de una galaxia masiva llena de sistemas estelares, Él puede hacer cualquier tipo de cuerpo que Él quiera. La creación de Dios está llena de una infinita variedad. ¿Por qué cuestionar Su capacidad de crear carne humana que es apta para el cielo?

Juntando todos estos ejemplos juntos, Pablo concluye:

Lo mismo sucede con la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, se resucita en incorrupción. Se siembra en deshonra, resucitará en gloria. Se siembra en debilidad, resucitará en poder. Se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual. (1 Corintios 15:42-44)

Todo esto para decir que en el cielo tendremos cuerpos reales que serán permanentemente y eternamente perfectos. Usted nunca va a mirar en un espejo y observar arrugas o una caída de cabello. Usted nunca tundra un día de enfermedad. Usted no va a ser susceptible a lesiones, enfermedades o alergias. No habrá ninguna de esas cosas en el cielo. Sólo habrá una absoluta e imperecedera perfección.

Sin duda, tendremos habilidades sobrenaturales en los cielos. Recuerde que la ciudad celestial es 1,500 millas de alto. No creo que tendrás que esperar a los ascensores para llegar a la cima. Usted, sin duda, tiene la capacidad de volar, o, si lo desea, sólo tiene que ser transportado allí en un instante, de la misma manera que el cuerpo resucitado de Cristo podría parecer desaparecer y reaparecer en otro lugar a voluntad.

Por encima de todo, vamos a ser como Cristo. Pablo escribe:

Así también está escrito: El primer hombre, Adán, fue hecho alma viviente. El último Adán, espíritu que da vida. 46 Sin embargo, el espiritual no es primero, sino el natural; luego el espiritual. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es del cielo. Como es el terrenal, así son también los que son terrenales; y como es el celestial, así son también los que son celestiales. (1 Corintios 15:45-48)

En este pasaje, Pablo contrasta las cabezas de dos familias. Adán es nuestro padre según la carne, lo que significa que él es la cabeza de la raza humana. Cristo es la cabeza espiritual, y la primera entre la raza redimida. Al igual que nuestros cuerpos terrenales son descendientes del de Adán para parecernos a él, así en el cielo seremos semejantes a Jesucristo, que es incorruptible, eterno y glorificado, poderoso y espiritual. Según Filipenses 3:21, Dios “transformará el cuerpo de nuestro estado de humillación en conformidad al cuerpo de su gloria.”

Así que la mejor imagen de lo que vamos a ser en el cielo es el cuerpo resucitado de Jesucristo. Vamos a tener un cuerpo apto para la vida plena de Dios para habitar y expresar siempre. Vamos a ser capaces de comer, pero no vamos a necesitarlo. Tendremos cuerpos que se mueven a su antojo por el espacio y la materia. Nuestros cuerpos serán eternos e incorruptibles; no sabremos nada de dolor, lágrimas, pena, enfermedad o muerte.

Nuestros cuerpos resucitados serán brillantes en su esplendor. El cuerpo glorificado de Cristo se describe tan brillante como el sol en su fuerza (Apocalipsis 1:16). En una promesa del Antiguo Testamento, la Escritura compara nuestros cuerpos glorificados con el resplandor de la luna y las estrellas: “Los entendidos brillarán como el resplandor del firmamento, y los que guiaron a muchos a la justicia, como las estrellas, por siempre jamás.” (Daniel 12:3).

¿Puede ver por qué es irracional buscar nuestra mayor alegría y consuelo en esta vida? El plan de Dios, para hacernos como Cristo, es infinitamente mejor.

(Adaptado de The Glory of Heaven )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B130703
COPYRIGHT ©2013 Grace toYou

About these ads
One Comment leave one →
  1. laura manrriquez permalink
    3 marzo 2014 2:37 pm

    Como cristiano creer en espiritu alma y cuerpo,cuando una persona muere que se ba al hades,o no hay?que se ba con Dios?o el espiritu y el alma una cosa son?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 958 seguidores

%d personas les gusta esto: