Skip to content

Evangelismo Personal: Revelar a Cristo

13 junio 2013

clip_image002 Evangelismo Personal: Revelar a Cristo

Juan 4:25-26

Por John MacArthur

Cuando se trata de la evangelización, a menudo oímos hablar de “pedir a Jesús que entre en tu corazón” o “hacer una decisión por Cristo.” Pero condensar todo el proceso del arrepentimiento y la fe en una frase corta —y con frecuencia no bíblica—como esa nos lleva a enfatizar las cosas equivocadas en el evangelismo. En su lugar, tenemos que hacer hincapié en los métodos y modelos bíblicos de lo que significa predicar el evangelio.

Con ese fin, hemos estado examinando la interacción de Cristo con la mujer samaritana en el pozo, observando su conversación como modelo para nuestro propio evangelismo personal. Ya hemos visto cómo el Señor inició la conversación, identifico su necesidad espiritual, ofreció la misericordia de Dios, se confrontó a su pecado, y la exhortó a rechazar su falsa adoración. Hoy vamos a ver la maravillosa conclusión de su conversación y ver cómo Cristo reveló la verdad acerca de quién es Él y lo que Él vino a cumplir.

Retomamos su discusión en Juan 4:25, al responder ella a la exhortación de Cristo a rechazar su falsa adoración. “La mujer le dijo*: Sé que el Mesías viene (el que es llamado Cristo); cuando El venga nos declarará todo.”

Como hemos comentado anteriormente, la religión samaritana era un híbrido del Pentateuco y los ídolos y rituales paganos adoptados durante la cautividad de Asiria. No está claro exactamente lo que esta mujer creía antes de su cita divina con Cristo. Lo que está claro es que ella se aferró a lo menos algún tipo de teología, posiblemente judío mesiánico basado en Génesis 3:15 y Deuteronomio 18:15-18.

Independientemente de lo que la profecía específica se refería, ella sabía algo sobre el Mesías. Ella sabía que el Mesías es el ungido de Dios que vendría a llenar la tierra con justicia y verdad. Ella le ha dicho que tiene que adorar a Dios en espíritu y en verdad (Juan 4:24). E implicado en su respuesta está la comprensión de que no conocería la verdad completa hasta que se revelara en la llegada del Mesías.

Eso hace de la respuesta de Cristo a ella en Juan 4:26 aún más gloriosa: “Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.” No hay un “Él” en el texto original, se trata de una declaración de YO SOY, donde Cristo se aplica a si mismo el nombre de Dios. En esencia, Él está diciendo, el que habla contigo es el YO SOY. Ella pide la verdad y Él revela lo que Él es, de hecho, la Verdad encarnada.

La primera vez que empezaron a hablar, ella era completamente ignorante y estaba completamente desinteresada en quién era y lo que tenía que decir. Después de unos pocos minutos, ella quiere el perdón de su miserable vida, ella se arrepiente, y tiene hambre por la verdad de Dios sobre la vida eterna.

No sabemos qué más se dijo entre Cristo y la samaritana, pero es seguro asumir que la conversación abruptamente no termina allí. Y nosotros sabemos más por el evangelio de Juan que su arrepentimiento era real y que ella se convirtió. De hecho, Juan pasa a explicar cómo su salvación fue la primera de muchas conversiones en su comunidad.

Desde esa ciudad muchos de los samaritanos creyeron en Él por la palabra de la mujer que daba testimonio, “Él me ha dicho todo lo que he hecho.” Así que cuando los samaritanos vinieron a Jesús, pedían que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días. Muchos más creyeron por su palabra, y decían a la mujer: “Ya no creemos por lo que tú has dicho, porque nosotros mismos le hemos oído, y sabemos que éste es en verdad el Salvador del mundo.” (Juan 4:39-42)

La obra de transformación que vemos tan claramente en Juan 4 sólo se lleva a cabo por Dios. Como creyentes, nuestro trabajo consiste en iniciar conversaciones evangelísticas, identificar las necesidades espirituales de los pecadores, ofrecer la incomparablemente rica misericordia de Dios para satisfacer esas necesidades, confrontar su pecado, y exhortarlos a rechazar su falsa adoración y vuelvan a la verdadera adoración del verdadero Dios. Y no podemos hacer nada más que eso. Todo depende de que el Señor se revele a Sí mismo a ellos, para penetrar en la oscuridad de sus corazones y revelar su verdadera naturaleza para ellos. Es una obra divina que no podemos fabricar o duplicar. En cuanto a la salvación, sólo Dios puede revelar la verdad transformadora de vidas acerca de Su Hijo (cf. Juan 1:15-26).

Es cierto que eso significa que muchos de nuestros encuentros evangelísticos pueden terminar sin una resolución clara. Cómo y cuándo el Señor se revela a las personas está más allá de nuestro control o influencia. Nuestra tarea es buscar oportunidades para proclamar la persona y obra de Cristo a las personas que encontramos, y aprovechar al máximo las oportunidades. Tenemos que confiar en el Señor para dar a luz el fruto espiritual cómo y cuando El quiera.

Desde la perspectiva de los resultados, eso inicialmente puede parecer frustrante. Pero desde una perspectiva eterna, es liberador. Nuestra tarea es sembrar fielmente la semilla del Evangelio. Dejamos la cosecha espiritual al Señor.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B130613
COPYRIGHT © 2013 Gracia a Vosotros

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 903 seguidores

%d personas les gusta esto: