Skip to content

¿Es Jesús Mas Nada Una Fórmula para la Santificación?

14 abril 2013

clip_image001¿Es Jesús Mas Nada Una Fórmula para la Santificación?

Por Jesse Johnson

Cuando D. James Kennedy durmió en Jesús, Coral Ridge Presbyterian se encontró en un aprieto. Una iglesia con un edificio masivo (dedicado a Billy Graham), Kennedy era su pastor fundador e icono del cristianismo estadounidense. Un líder como ese es imposible de reemplazar, pero Coral Ridge continuo sin un pastor, más su asistencia disminuyó, y más presión había por encontrar a alguien que pudiera seguir Kennedy.

Mientras tanto, sólo unos pocos kilómetros de distancia, uno de los nietos de Billy Graham estaba pastoreando una iglesia aumentando en números, y sin edificio. En una búsqueda en línea, los ancianos de ambas iglesias se dieron cuenta de que ambas congregaciones estaban incompletas. Una tenía un edificio, la otra no tenía ninguno. Una de ellas estaba creciendo, la otra no tanto. Una era famosa, la otra incógnita. Una tenía pastor, y la otra estaba en búsqueda. Uno de ellas fue dedicado en 1970 por Graham, la otra fue pastoreada por su nieto. Usted no tenía que ser un calvinista para ver cómo Dios estaba llevando esto.

Finalmente, Coral Ridge llama a Tullian Tchividjian para ser su pastor, y se fusionaron las dos iglesias. Lo que sucedió después, sin embargo, no es materia de los cuentos de hadas. Para hacer corta una historia larga, Coral Ridge parecía rebelarse, y después de unos meses los ancianos llamaron un voto congregacional para considerar la eliminación de Tchividjian como su pastor. Antes de la votación, Tchividjian se fue de vacaciones, y pasó sus vacaciones estudiando Colosenses.

Jesús + Nada = Todo es la historia de Tchividjian y Coral Ridge, entretejida en torno a un comentario de Colosenses. En el centro está la epifanía espiritual que experimento a través de su estudio de ese libro.

Antes de explicar mi preocupación con J + N = T, déjenme decirles esto: Deseo más libros cristianos como este. Tullian toma un concepto teológico (J + N = T), que se deriva directamente de un pasaje de las Escrituras, luego, muestra cómo este concepto afecto su vida mientras que él estaba pasando por una dura prueba. Esto no es simplemente un libro de teología, no es sólo un comentario, y no es simplemente un libro sobre el ministerio pastoral. Más bien, él combina los tres, y lo hace de una manera que no atenúa su punto de vista teológico. Se trata de un libro que lleva al lector a profundizar en un punto refinado de la teología, y aplica ese punto a la santificación en un ejemplo del mundo real.

La tesis de J + N = T es que lo único necesario para su santificación es pensar más acerca de lo que Jesús ha hecho. That’s it. Jesús, más Nada, es igual a Todo para su santificación.

Pero no me creo ese enfoque a la santificación. Aprecio que Tchividjian describe claramente en que tren estaba, y muestra cómo llega a su destino, pero al final del día, no he comprado el boleto, y yo no voy a tomar el paseo. Yo creo que en Cristo se supone que debemos luchar, trabajar, pelear, camina, y trabajo –y que todos estos esfuerzos son más que mirar de nuevo a Cristo, sino son la obediencia activa a los mandamientos de la Escritura. Creo que la salvación es monergista (es sólo obra de Dios), pero que la santificación es sinérgica, y que Dios me recompensará por cómo hago mi trabajo. Se trata de un desacuerdo real teológico con J + N = T, y afecta el mensaje central del libro, así que en ese sentido, me leí el libro por completo, aunque a través de esa perspectiva.

Ley / Evangelio y la santificación:

Este libro representa a algunos de mis objeciones a la forma en que la hermenéutica Ley / Evangelio es a menudo utilizada. Cuando Tchividjian escribió cosas como: “La ley nos muestra qué hacer, el evangelio anuncia lo que ha sido hecho” (188), he leído en esa distinción entre la Ley / Evangelio (ver también 49, 154, 187, 192). Cuando el explica por qué los Diez Mandamientos son diferentes que el resto de la ley mosaica, ya que son la ley moral de Dios, la cual es la misma ley que se observa en Col 3:17-ff, señalé mi objeción. Pero entonces el pasa a explicar que los mandamientos en Colosenses 3-4 carecen del poder de santificar su vida porque son la Ley (188, 192), y me asusté. Cuando dijo básicamente que está bien, porque en la santificación no hay “nada que hacer” de todos modos (137), arroje el libro a mi gato.

He leído J + N = T dos veces, y todavía no puedo dejar de pensar en torno a cómo la distinción Ley / Evangelio afecta a cómo los creyentes se supone que deben aplicar los mandamientos de Dios para nosotros. Tchividjian afirma una y otra vez que Colosenses (como Efesios y Romanos) se divide entre Evangelio / Ley o indicativos / imperativos. Por esta razón, todos empiezan con lo que Cristo ha hecho por nosotros, y sólo entonces, nos dicen lo que debemos hacer en respuesta. Estoy totalmente de acuerdo con eso, y de todo corazón abrazo esta verdad. Saber lo que Jesús hizo por nosotros es el combustible de nuestra santificación.

clip_image002 Pero entonces la N viene en (J + N = T). que quiere decir es que nada es que la suma total de nuestra santificación ya se ha realizado en Jesús. Así pues, la clave para la santificación es centrarse en el evangelio (o los indicativos), y cuanto más se centran allí, más usted será santificado. Usted no hace nada excepto recordar la primera mitad de Colosenses (o Efesios o Romanos), que es todo acerca de Jesús. Eso te da todo. Por lo tanto: Jesús (la primera mitad de Col) más nada (no hacer nada más que recordar las verdades en 1:1-3:16) le da todo en términos de santificación.

Esto conduce a la definición Tchividjian de santificación: “la santificación es el duro trabajo diario de volver a la realidad de nuestra justificación” (95). Él dice que crecemos en nuestra santificación práctica sólo por un creciente “entendimiento más profundo” de nuestra santificación posicional (94). O esto: “La santificación consiste en la realización diaria de que en Cristo hemos muerto, y en Cristo hemos sido resucitados” (117). Así que cuando finalmente escribió: “La santificación es el trabajo duro de abandonar nuestros esfuerzos de auto-justificación” (172), he entendido lo que quiere decir que librar batallas contra el pecado equivalen a tratar de ganar su propia justificación, como si debiéramos renunciar a arrepentirnos de centrarnos en recordar (179). Pero el problema con esto es lógica: ¿cómo le dices a alguien que se arrepienta de arrepentirse?

Todo el tiempo en que estaba leyendo el libro y llegué a este punto bastante pronto –me preguntaba, “ok, así que ¿qué vas a hacer con Col 3:17-4:6? Quiero decir que hay algo más en Colosenses que la primera mitad. ¿Qué va a pasar cuando llegue a los lugares donde Pablo nos dice que seamos santificados efectivamente luchando contra el pecado?” Y usted no lo sabría: otros que explican por qué esos pasajes no tienen poder para santificarlo, él no se ocupara de ellos . Usted realmente tiene que mirar a su índice de la Escritura para creerme: él se ocupa de casi cada versículo en Colosenses, excepto los que tienen imperativos en ellos.

No estoy insinuando que Tchividjian es antinómico, él dice que tenemos que obedecer (152-53), pero me quedé preguntando “¿cómo? ¿Cómo se supone que los niños honren a sus padres? ¿Por pensar más en el evangelio?¿Eso es lo que Pablo quiso decir?” Sentía que la ecuación principal por la que se estaba trabajando con J + N = Los Mandamientos de Colosenses no importan, y creo que esto demuestra una debilidad real de la hermenéutica Ley / Evangelio (que hice subir ayer ).

Para no ser eclipsado

Quiero dejar en claro que, si bien tengo mis reservas acerca de las secciones de este libro, había mucho de eso que es de gran ayuda. Como he escrito anteriormente, Colosenses 3:18-4:7 fluye de lo que Jesús ha hecho. A causa de la verdad del Evangelio, somos liberados de obedecer. En el corazón de la obediencia bíblica esta un amor por el Señor y un amor por su ley. Ambos nos son dados por el Espíritu en la salvación, y a medida que crecemos en nuestra comprensión de la palabra, no podemos dejar de crecer en nuestro amor por él.

Antes he dicho que el punto principal de J + N = T es un enfoque a la santificación que no estoy de acuerdo. Pero si puedo alejarme un poco más, creo que hay un punto principal en que Tchividjian y yo estamos de acuerdo. Su santificación no puede superar su teología. Ambos estamos de acuerdo en que si queremos crecer más como Jesús, debe crecer en el conocimiento de su palabra.

Y este libro lo hace. Al trazar la conexión entre los imperativos y los indicativos en Colosenses, Tchividjian deja en claro que si se quiere obedecer a Cristo, es necesario que lo ames, y la única manera de amarlo es encontrarlo en su palabra.

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 958 seguidores

%d personas les gusta esto: