Skip to content

Personas Que se Perdieron la Navidad: Jerusalén

17 diciembre 2012

clip_image002 Personas Que se Perdieron la Navidad: Jerusalén

Por John MacArthur

En esta época del año estamos acostumbrados a luchar contra la tendencia a dejar el ajetreo de la temporada cegándonos al verdadero significado de la Navidad. Es fácil sentirse preocupado por la fiesta y perder completamente de vista a Quien estamos celebrando.

Pero eso no es más que un problema moderno –muchas personas en el momento del nacimiento de Cristo, estaban demasiado ocupados para darse cuenta de lo que estaba pasando. De hecho, prácticamente toda la ciudad de Jerusalén se perdió la primera Navidad, pero no por las razones que usted podría pensar.

En la misma región había unos pastores que permanecían en los campos y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Y un ángel del Señor repentinamente apareció ante ellos, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. . . . . Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.” (Lucas 2:8-20)

Fuera de toda la sociedad de Jerusalén, Dios escogió a un grupo de pastores para escuchar la noticia del nacimiento de Jesús. Esto es interesante, porque los pastores se encontraban entre los grupos sociales más bajos y despreciados. La naturaleza misma de su trabajo les impidió entrar en la corriente principal de la sociedad israelí. No podían mantener los lavados ceremoniales y observar todas las fiestas religiosas. Sin embargo, estos pastores, que estaban más cerca de Jerusalén, estaban, sin duda, cuidando de las ovejas que algún día podrían ser usadas como sacrificios en el templo. ¡Cuán apropiado es que ellos fueron los primeros en saber del Cordero de Dios!

Más importante aún, llegaron a verlo. Nadie más lo hizo. Aunque estos pastores se regresaron y les dijeron a todos lo que habían visto y oído, y aunque “todos los que oyeron, se maravillaron de las cosas que les fueron dichas por los pastores” (v. 18), ninguna otra persona vino a verlo de primera mano. Sólo algunos humildes pastores no se perdieron la Navidad, todos los demás en Jerusalén sí.

Me parece notable que Cristo nació en Belén, y casi nadie en Jerusalén se dio cuenta. Belén está a sólo unos kilómetros de distancia, literalmente, a poca distancia y el nacimiento de Jesús fue el cumplimiento de todo lo que la nación de Israel había esperado. Pero toda la ciudad se lo perdió.

¿Por qué Jerusalén se perdió la Navidad? La respuesta, en una palabra, puede sorprender: la religión. Los habitantes de Jerusalén eran muy religiosos. Jerusalén era el centro de la actividad religiosa en Israel. El templo estaba allí, y todo el que quería hacer un sacrificio tenía que ir a Jerusalén. La gente estaba tan ocupada con los ritos religiosos que perdieron la realidad. Consumidos por la actividad de sus fiestas y festivales y ceremonias, preocupados con los lavados y las minucias legales y demás externas, se perdieron todo el mensaje.

En resumen, ellos estaban ocupados adorando al Dios justo en el camino equivocado. Estaban atrapados en lo externo de la religión verdadera, pero habían abandonado el centro de su fe. Jesús no encajaba en su sistema. Buscaban un Mesías que sería un héroe conquistador, no un bebé en un pesebre. Ellos esperaban un líder que apoyara a su sistema religioso. Jesús se opuso a todo lo que representaba. El Sermón del Monte demostró esto. Ofreció la verdad que los liberaría de la religión tiránica, exigente, opresiva y legalista que los escribas y fariseos habían impuesto en la nación. Pero la mayoría de las personas estaban tan firmes en su religión que no querían escuchar.

Las personas así son más difíciles de alcanzar con las buenas nuevas de salvación. Ellos están tan decididos a ganar su propia salvación, para demostrar que podemos ser justos por sí mismos, que no pueden ver la profundidad de su pobreza.

La religión puede ser una trampa mortal. El ritual y las reglas hacen la gente pueda sentirse espiritual cuando no lo es. He hablado con un sinnúmero de personas recién convertidos a Cristo, que dan testimonio que a pesar de que eran activos en la iglesia tal o cual durante años, nunca realmente conocían la realidad de la salvación. La actividad religiosa no es sinónimo de justicia genuina. La religión maldice a la gente al infierno con tanta seguridad como la inmoralidad. De hecho, la Escritura nos dice que la artimaña final de Satanás consiste en disfrazarse como ángel de luz (2 Corintios 11:14). Y así él puede utilizar incluso la religión para hacer que la gente se pierda de la Navidad.

(Adaptado de The Miracle of Christmas .)

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.007 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: