Skip to content

El Nuevo Nacimiento y la Vida Cristiana: Dios Concede lo Que El Requiere

19 febrero 2012

El Nuevo Nacimiento y la Vida Cristiana: Dios Concede lo Que El Requiere

Por Mike Riccardi

En el post más reciente de esta serie sobre la doctrina de la regeneración, concluimos la sección sobre la teología del nuevo nacimiento. Nos fijamos en la muerte espiritual del hombre (o la depravación total), y la forma en que la muerte espiritual se manifiesta en la incapacidad para ver. Observamos la libertad y la soberanía de Dios en la salvación, y se consideró el ordo salutis . A continuación se muestra un resumen de esa sección.

  1. Todas las personas nacen espiritualmente muertos (Rom 5:12-21, Romanos 3:10-18, Efesios 2:1-3, Colosenses 2:13, Salmo 51:5, 58:3).
  2. Que la muerte espiritual se manifiesta en la imposibilidad de ver a Jesús Cristo como realmente es (Juan 3:3, Juan 1:4; Mt 13:13-14; Deuteronomio 29:2-4; 2 Corintios 4:3-6).
  3. Por lo tanto, para tener comunión alguna con Dios (es decir, ser salvado del justo castigo de la ira de Dios contra el pecado), debemos nacer de nuevo. Nada menos que un nuevo nacimiento total nos salvara (Juan 3:3, 5; Rom 14:23; Is 64:6).
  4. Esta obra de regeneración es totalmente obra de Dios, no depende de nada en el hombre (Juan 3:8; Ezequiel 36:25-27; Ezequiel 37:1-14; Sant. 1:18; 1 Pedro 1:3; Juan 1:12-13).
  5. Nuestra fe en Cristo, no tiene efecto (o causa, o produce) nuestra regeneración. Creer es el resultado de nuestra regeneración (1 Jn 5:1; Hech. 16:14), el cual es otorgado por el Padre (Juan 6:37, 44-45, 65) a través del ministerio del Espíritu Santo (Juan 3:8) .

Por lo que esa fue la sección sobre la teología del nuevo nacimiento.

Pero hay una buena pregunta y práctica que toda esa teología de la soberanía de Dios hace surgir. Y eso es: ¿Cómo puede Cristo mandarnos nacer de nuevo si la regeneración es completamente una obra de Dios? Es decir, Jesús dice a Nicodemo que para ver y entrar en el reino de los cielos, el debe nacer de nuevo. Pero es imposible que Nicodemo de hacer algo al respecto, porque la regeneración es completamente una obra del Espíritu de Dios. ¿Cómo puede Dios requerir de nosotros algo que es imposible para nosotros hacer?

Es al tratar de responder a esta pregunta, que nos metemos en las verdaderas consecuencias de esta maravillosa doctrina de la regeneración de la vida cristiana. ¿Cómo esta enseñanza que parece tan básica, tan fundamental, tan “fundamental del Cristianismo” afectan nuestras experiencias día a día como cristianos? ¿Cómo nos ayuda a pelear contra el pecado? ¿Cómo nos ayudan a obedecer a Cristo?

Bueno, me adelantare algo de lo que voy a decir en los artículos próximos en el final artículo: “Dios es el Evangelio”, en el que desempaqueto cómo entender la relación entre justificación y santificación mientras vemos a Cristo fortaleciendo la lucha cristiana por la santidad. Entendiendo que ese artículo es la clave para entender los tres artículos en esta sección de nuestro estudio sobre la regeneración. Si usted no ha leído, le animo a hacerlo.

Pero hoy quiero mantenerme en ese artículo, y ahora sólo tiene que ir un poco más allá. Así que le hago las preguntas: “¿Cómo entender la doctrina de la regeneración nos ayudará a luchar contra el pecado y la obediencia a Cristo?” y “¿Cómo puede Dios requerir de nosotros las cosas que son imposibles para nosotros?”

La respuesta es: Dios concede lo que El requiere. Considere algunos pasajes de las Escrituras que confirman este tema…

  • Jeremías 24:7 – Yahvé exige devoción de todo corazón a Israel, lo cual han demostrado una y otra vez que no puede hacer. Así Yahvé concede a Israel un corazón para conocerle.
  • Jeremías 31:33-34 – Debido a que es imposible que el pueblo de Dios obedezca de todo corazón a través de la Ley (lo cual El exige), El concede esa Ley colocándola dentro de nosotros, y la escribe en nuestros corazones.
  • Ezequiel 36:25-27 – Una vez más, porque no podemos obedecer de corazón como El lo requiere, Él nos concederá un corazón nuevo y un espíritu nuevo y nos hará caminar en sus estatutos.
  • 1 Crónicas 29:10-16 – David le dice a Dios que todas las cosas son de Él, y por lo que cualquier adoración u honra que podían ofrecer es sólo aquella que es producida y dada por Dios mismo. El concede los medios para adorar como El lo requiere.
  • Romanos 11:36 –Todas las cosas son de Él (otorgadas por El), y todas las cosas son para El (requerido por El).

Agustín, que luchó fuertemente contra el pecado sexual antes de su conversión, al contemplar que Dios nos manda ser puros, lo explica así: “Sobre tu grande misericordia descansa toda mi esperanza. Concede lo que mandas, y luego manda lo que queráis.”

Agustín tenía tal esperanza de tal manera que él podía decir a Dios: “¡Manda lo que quieras Lo que Tu demandes, yo estoy bien con eso! Mientras tu des lo que tu mandes. Mientras concedas lo que Tu demandes!"

Y así Dios puede mandar a la gente nacer de nuevo, a pesar de que el renacimiento es enteramente una obra del Espíritu Santo, porque Dios ha sido siempre, y ahora lo hace, y siempre otorga a su pueblo lo que require de ellos. Y porque tanto nuestra justificación y nuestra santificación es una cuestión de visión espiritual , vemos el mismo principio de que Dios concede lo que se requiere en nuestra lucha por la santidad también.

¿Ve usted el genio de la gracia, aquí? Al mandar algo a todo el mundo que es imposible para ellos hacer, Dios engrandece nuestra impotencia e incapacidad en relación con nuestra condición espiritual (que ya hemos mirado en lo que respecta a la justificación, pero que también es cierto de nosotros en lo que refiere a la santificación). Y porque El manda aquello que sólo es posible para Dios mismo llevar a cabo, Él magnifica (Suya) la suficiencia de Cristo y la plenitud de la gloria. Mediante la concesión de lo que El requiere, Dios se presenta como todo en todos! Él nos pone en nuestro lugar adecuado, como mendigos necesitados (Mt 5:3) dispuestos a recibir de Su mano. Entonces, como nuestro benefactor, El se convierte en dulce a nosotros, mientras Él concede lo que El demanda.

Esto nos debe dar una gran esperanza y libertad mientras buscamos vivir la vida cristiana en el aumento de conformidad con la voluntad de Dios, la imagen de Cristo. La obediencia a la que estamos llamados como cristianos es de hecho imposible (cf. Mt 22:37-40). Pero toda mi esperanza para el progreso de mi santificación cuelga en esta maravillosa verdad de que mi Dios en Su gracia otorga lo que El demanda.

Lo imposible se requiere de mí. Y debido a esta gracia abundante, lo imposible ya no es una carga (1 Jn 5:3).

Pero eso es para la próxima vez.

Pero ¿quién soy yo y quién es mi pueblo para que podamos ofrecer tan generosamente todo esto? Porque de ti proceden todas las cosas, y de lo recibido de tu mano te damos.
- 1 Crónicas 29:14 -

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 959 seguidores

%d personas les gusta esto: