Skip to content

Evidencias de la Gracia de Dios

14 diciembre 2011

clip_image002Evidencias de la Gracia de Dios

Por Tim Challies

No hay mayor desafío en toda la tierra que vivir la vida cristiana. No hay reto más difícil, ninguna búsqueda que exige más de nosotros. Por supuesto, tampoco hay mejor búsqueda y no hay mayor gozo que este: buscar al Señor. En medio de esta tarea que todo lo consume, es prudente preguntar, al menos de vez en cuando, “¿Qué estamos haciendo?” ¿Cuál es el estado de la iglesia cristiana en este momento?

Puede ser difícil de contestar una pregunta como ésta. Tendemos a mirar en el cristianismo desde una perspectiva demasiado terrenal. Sabemos lo que el Señor nos ha llamado a ser, sabemos lo que el Señor nos ha llamado a hacer, y muy a menudo todo lo que podemos ver es nuestros propios defectos y fracasos. El Señor nos ha llamado a llevar el evangelio a todo el mundo y hacerlo con confianza. Sin embargo, estamos aterrorizados a susurrar siquiera esas buenas noticias a nuestro prójimo. El Señor nos ha llamado a vivir una vida recta, de vivir una vida que esté marcada por el Evangelio. Sin embargo, nuestras vidas están marcadas y manchadas por los valores del mundo y los deseos mundanos. Sabemos que Jesús nos ha dicho que no nos preocupemos acerca de lo que vamos a comer y beber, sino que siempre confiemos en la provisión del Señor. Y sin embargo, nos preocupamos, ahorramos, nos amotinamos, nos aferramos a las cosas que sabemos que debemos mantener firmes. Sentimos el peso de todo esto, sentimos la vergüenza de todo esto, la culpa de ello.

Pero hagamos una pausa por un momento para preguntarnos si estamos pensando en ello desde la perspectiva correcta.

Permítanme contarles acerca de mi hijo. Él es un completo fracaso y una decepción terrible. A pesar de que profesa a Cristo, muy a menudo es grosero con su madre y conmigo, aunque él dice que es cristiano, se niega a llevarse bien con sus hermanas, se niega a hacer su trabajo con lo mejor de su capacidad, obtiene calificaciones que son mucho menos de lo que debería ser. ¡Y ni siquiera se hable de su higiene personal! Es una gran decepción, grave para mí.

Pero espere. ¿Qué clase de padre sería si yo miraba a mi hijo de esta manera? ¿Qué clase de padre sería tener una visión tan estrecha y una visión tan negativa? Cuando miro a mi hijo desde la perspectiva de un padre, no veo el pecado y no veo las cosas que me desearía que el haría mejor, pero eso no es lo que él es para mí. Me siento orgulloso de mi hijo. Amo a mi hijo y estoy emocionado por la forma en que está creciendo y aprendiendo y desarrollando. Lo veo creciendo en su conocimiento de la Palabra de Dios y crecer en su capacidad de vivir como si fuese cierto. Claro, él y sus hermanas pelean muy a menudo, pero sé que él ve su pecado (eventualmente) y que busca su perdón. Sí, puede quejarse de tener que hacer su trabajo, pero si le da lugar al pecado por un tiempo, más tarde se arrepiente y pide al Señor que le de un corazón alegre la próxima vez. Él es mi hijo, lo amo y estoy orgulloso de él.

¿Ve usted la diferencia que hace cuando miramos desde la perspectiva de un padre en vez desde la perspectiva de un hijo? Hace toda la diferencia en el mundo.

Esto nos lleva a la pregunta: ¿Cuál es, entonces, el estado del cristianismo? ¿Cuál es el estado de la iglesia, las personas que se han convertido a Cristo? Estas son personas que son pecadores, personas cuyas vidas están manchadas por el pecado. Pero son personas que ya han sido perdonadas, personas a quienes el Señor ha declarado ser justas. Cuando buscamos la perspectiva de un padre, sabemos que Dios está orgulloso de su pueblo. Está orgulloso de su iglesia. Sí, hemos pecado. Sí, nos rebelamos. Sí, somos egoístas y orgullosos. Somos mucho menos de lo que queremos ser y mucho menos de lo que deberíamos ser. Y, sin embargo, sobre todo, somos suyos. El Señor no nos mira con enojo y desilusión, nos mira con amor y con orgullo. Nosotros somos su pueblo y cada vez somos más semejantes a la imagen de su Hijo.

Así que voy a pedir prestado del Padre y le diré que el estado de la iglesia es bueno. Grande. Dios está orgulloso de nosotros. Ama lo que ve en nosotros. Cuando él nos mira, ve la gracia. Aquí está algo de lo que veo de la gracia del Señor en su iglesia de hoy, sólo 3 pruebas de que está trabajando en, y a través de nosotros.

La Búsqueda de Dios. Nos encanta la teología, no como una búsqueda vacía y no como un fin en sí mismo, sino la búsqueda de la teología como la búsqueda de Dios. En su forma más simple y en su mejor momento, la teología es un medio para conocer más a Dios, los medios para saber quién es y cómo podemos servirle. En la iglesia hoy en día veo una verdadera hambre de Dios, un deseo de conocer a Dios. No hace mucho tiempo muchas de nuestras iglesias estuvieron marcadas por una dedicación a la música o programas, o todo tipo de otras cosas buenas. Sin embargo, incluso esas cosas buenas, en el contexto equivocado, pueden eliminar lo mejor de todo. Hoy veo una dedicación renovada de la Palabra de Dios como fundamento de la iglesia. La predicación de la Palabra es fundamental para nuestros servicios, hasta el punto que nos gusta compartirlas con todo el mundo. Las editoriales cristianas están convirtiendo más y más libros que atraen a nuestros corazones y mentes a la Biblia y nos encanta ir a conferencias en las que la Biblia se predica. En todas estas maneras estamos buscando a Dios. Eso es una señal segura de la gracia de Dios para nosotros, que nos ha dado este deseo bueno y noble.

La Búsqueda de Unos a Otros. La Biblia nos dice que la fe cristiana es una fe de todas las naciones y tribus y lenguas. No pertenece a ninguna raza o nación o lengua, sino que pertenece por igual a todos. Ha habido momentos –muchas veces– en la historia de la iglesia que la diversidad se ha perdido, que hemos creído que el evangelio es sólo para nosotros o para la gente como nosotros. Pero cuando visito las iglesias hoy en día veo ricos y pobres y blancos y negros e Inglés y español, y jóvenes y viejos. Veo cruzar todos los límites de seguridad, todos esos límites fáciles, así que puede ser un reflejo de todo lo que el Señor quiere hacer. Esto, también, es gracia.

La Centralidad del Evangelio. A medida que buscamos a Dios y buscamos uno al otro, estamos tratando de mantener el centro del evangelio, no como un mantra o un cliché (aunque tendremos que evitar eso), sino como la fuente misma de la vida cristiana. Cuando se enfrenta con crisis o cuando se enfrenta con gran alegría, cada vez más nos desafiamos a nosotros mismos con preguntas como “¿De qué manera el evangelio habla de esto?” ó “¿Cómo informa el evangelio a mi comprensión de esto?” Estamos aprendiendo que el evangelio no son sólo las buenas noticias que nos salvan, sino las buenas noticias que nos sostienen. Es una buena noticia para toda la vida una buena noticia que informa a todos los ámbitos de la vida. Y así predicamos el evangelio a los no creyentes y a los creyentes y a nosotros mismos. Nosotros escribimos canciones que celebran el evangelio. Nosotros predicamos para explicar el evangelio y llamar a la gente a él. Vivimos como si es verdad y como si hace toda la diferencia.

Estas son sólo tres, mucho, mucho más podría decirse. Y, ahora, mientras podemos ver estas cosas, estas evidencias de la gracia de Dios para nosotros, tenemos que reaccionar no con orgullo sino con humildad y gratitud, alentados para saber que él está cumpliendo sus propósitos en nosotros y a través de nosotros y todo para su gloria.

About these ads
One Comment leave one →
  1. Daniel Idiart permalink
    17 diciembre 2011 3:40 pm

    Muy estimulante, gracias, buen artículo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 930 seguidores

%d personas les gusta esto: