Skip to content

La Locura de la Cruz

30 noviembre 2011

clip_image002[4]LA LOCURA DE LA CRUZ

Donald E. Green

Primera Corintios 1:23 indica que tanto Judíos y Gentiles se negaron a creer la predicación de Pablo de Cristo crucificado. Ellos rechazaron el mensaje, en parte debido a las connotaciones culturales de la crucifixión en el primer siglo. La crucifixión era una ejecución un vulgar y común que los romanos impusieron a delincuentes conocidos, prisioneros de guerra, y esclavos rebeldes. Su brutalidad dura simbolizaba la supremacía del gobierno romano sobre la víctima. Los gentiles veían la crucifixión como una señal segura de la derrota de la víctima. Los Judíos, por otra parte, celebraban a los crucificados con un desprecio aún mayor debido a que la crucifixión era un signo de la maldición de Dios sobre la víctima. La predicación de Pablo del Cristo crucificado iba profundamente en contra de su cultura. Los Judíos rechazaron la idea de que el Mesías podía ser crucificado (y por lo tanto maldito) y buscaron señales en cambio. Los Gentiles la rechazaron como locura la idea de que un hombre crucificado podría ser el único Salvador de la humanidad y buscaron la retórica elocuente en su lugar. El ejemplo de Pablo desafía a los líderes cristianos de hoy para hacer frente a la cultura con el mismo mensaje del Cristo crucificado y no atender a las últimas tendencias en comercializar el Evangelio a los caprichos de los incrédulos.

* * * * * * * * * *

La Locura de la Cruz en la Predicación del Nuevo Testamento

Cuando Jesucristo encargó a Sus discípulos el predicar el evangelio, les envió con un mensaje que chocó con la sensibilidad cultural de la época. Su muerte y su resurrección fueron la base para el perdón de los pecados, sin embargo, tanto Judíos como Gentiles encontraron la forma de Su muerte –la crucifixión– siendo un grave obstáculo para recibir el evangelio, ya que veían a los hombres crucificados con absoluto desprecio.

El apóstol Pablo menciona estos obstáculos en 1 Cor 1:23. “Cristo crucificado” era “para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura” La razón de estos obstáculos sólo puede ser entendida con un conocimiento de los antecedentes históricos de la crucifixión en el Imperio Romano del primer siglo. Este ensayo explicará ese trasfondo para que el lector pueda entender por qué la audiencia de Pablo encontró el mensaje de un Salvador crucificado tan repulsivo.

En primer lugar vendrá un estudio de la historia de la crucifixión en el mundo antiguo, seguido por un examen más específico de la crucifixión en el Imperio Romano. La discusión identificó a las víctimas habituales de la crucifixión, junto con la forma específica por la que fueron crucificados. A continuación, se describen las actitudes de los Judíos y gentiles hacia la crucifixión. Una vez que estos antecedentes históricos se han desarrollado, se explorará su relación con la interpretación de 1 Corintios 1:23. Finalmente, brevemente se sugiere algunas de las aplicaciones modernas a la vida cristiana y el ministerio.

Tal como se practica en el mundo antiguo, la crucifixión era una forma de pena capital en la que colocaba a la víctima a una cruz de madera y lo dejaba morir.1 Su origen se atribuye generalmente al imperio persa, aunque las pruebas indican que los diversos bárbaros como los indios, los asirios, los escitas y también emplearon la práctica. 2

El antiguo historiador Heródoto establece la existencia generalizada de la crucifixión en el momento de los persas, aunque la forma exacta de la crucifixión no siempre está clara en sus escritos 3. Por ejemplo, el rey Mediano Astiages (585-550 aC) “clavó” a sus asesores después de que lo persuadieron para que su rival escapara de Ciro.4 Herodoto registra también a un cadáver que fue colgado en una cruz como una desgracia final a los difuntos;5 el escape estrecho de los médicos egipcios del empalamiento por Darío, 6 y un juez real que fue bajado en realidad de una cruz, cuando Darío reconsideró la pena de muerte que había ordenado en su contra.7

Estos ejemplos ilustran el uso de la crucifixión de ejecuciones de individuos o grupos pequeños. Sin embargo, algunos líderes también se emplearon la crucifixión en ejecuciones en masa, como se muestra en la crucifixión de Darío de los habitantes de Babilonia. Heródoto escribe:

Darío. . . . eligió a cerca de tres mil de los ciudadanos principales, y los llevó para ser crucificados, mientras permitió al resto permanecer en la ciudad.8

La Crucifixión continuó después de la caída del Imperio Persa. Curtius Rufus registra cómo Alejandro Magno crucificó a dos mil supervivientes del asedio de Tiro:

Entonces la ira del rey ofreció un triste espectáculo a los vencedores. Dos mil personas, por quienes asesinó la locura general que había pasado, colgó fijo a las cruces sobre una gran extensión de la playa. 9

La crucifixión también se registra en la época asmonea (142-63 A.C.). Un incidente particularmente brutal se produjo cuando Alejandro Janeo (102-76 A.C.) crucificó a 800 fariseos, mientras que sus esposas e hijos fueron asesinados con saña ante sus pies.10 Esta ejecución masiva terrible reprimió la disidencia contra el gobierno Janeo para el momento y sin duda cauterizó la atrocidad de la crucifixión la conciencia judía por muchos años por delante.

Cuando los romanos llegaron al poder en el año 63 AC, ellos también emplearon la crucifixión, al parecer, la aprendieron de la práctica de los fenicios a través de Cartago 11. Josefo describe varias crucifixiones en la Palestina del primer siglo. Varo de Siria (9 aC) crucificó a dos mil hombres después de aplastar una revuelta en Judea justo antes de la vuelta del siglo.12 Un número indeterminado de Judíos sufrió la crucifixión después de otra revuelta tras una pelea entre Judios y samaritanos13, y varios prisioneros de guerra fueron crucificados en Cesarea.14

Félix, el procurador de Judea de 52-58 dC, crucificó a muchos ladrones – “una multitud que no se puede contar” – mientras él estaba en el poder.15 Nerón crucificó a cristianos en su jardín tras el incendio de Roma en el año 6416. Gesio Floro, el procurador de Judea entre los años 65-70dC, crucificó a muchas personas, incluyendo a los hombres a pesar de su dignidad romana como miembros de la orden ecuestre.17 Más aún, Tito crucificó a tantos Judíos durante el asedio de Jerusalén en 70 dC que los soldados no tenían espacio para las cruces y agotador su suministro de cruces para sostener a los cuerpos. 18

El trabajo pesado de la crucifixión al parecer duró hasta los días de Constantino (337). Sozomeno, el historiador de la iglesia de siglo V, dice que Constantino abolió la crucifixión en honor de Cristo, casi 1.000 años después de que los persas utilizaron la crucifixión durante el reinado de Astiages.19

A partir de este breve estudio, es claro que la crucifixión era común durante varios siglos antes de la época de Cristo. La forma de la muerte del Señor, era común para esa época, lo que explica en parte el escepticismo del primer siglo hacia el mensaje de “Cristo crucificado” ¿Cómo podría Cristo ser excepcional (¡por no hablar de la encarnación de Dios!) cuando murió de una muerte común al igual que miles delante de El?

La discusión anterior se ha ocupado de la crucifixión sólo en términos generales. La siguiente sección explica más específicamente el uso romano de la crucifixión, en particular la identificación de las víctimas y los métodos de crucifixión empleados.

El Uso Romano de la Crucifixión

Como regla general, los ciudadanos romanos estaban exentos de la crucifixión. El castigo fue utilizado en los esclavos rebeldes y durante las conquistas militares en las provincias extranjeras.20 También los romanos crucificaron a delincuentes conocidos tales como ladrones y asesinos.21

Sin embargo, la crucifixión fue impuesta en ocasiones incluso a los ciudadanos romanos culpables de traición a la patria o delitos graves que amenazaban la seguridad nacional. En esos casos, las víctimas perdieron la protección de la ciudadanía romana a causa de sus actividades delictivas.22

Las políticas del Imperio sobre la crucifixión condicionaban a los ciudadanos romanos para ver a los hombres crucificados con desprecio universal. Los crucificados eran esclavos rebeldes, lo más bajo de los criminales, o derrotados y humillados enemigos del imperio.23

Sin embargo, la humillación de las víctimas iba más allá de sus supuestos delitos o la derrota militar. Los romanos crucificaban a sus víctimas en público para disuadir a la delincuencia y ayudar a mantener el orden público.24 Además, habían sistematizado la crucifixión tanto que incluso torturaban y humillaban a los crucificados. En primer lugar, la víctima era azotada con un látigo de cuero tachonado de hueso o metal. Estos azotes reducían la espalda y los hombros a cintas palpitantes de carne sangrante. Los condenados llevaban en sus hombros el travesaño en el que iban a ser colgados y lo cargaban hasta el lugar de la crucifixión (cf. Juan 19:17).25

Mientras caminaba, un cartel alrededor de su cuello indicaba el delito (s) por el había sido condenado. Una vez en el lugar de ejecución, lo desnudaban y sus brazos extendidos eran atados o clavados al travesaño. Luego, el travesaño se levantaba y se sujetaba a un poste. Una pequeña clavija daba al condenado un lugar donde sentarse para aliviar un poco la tensión en sus brazos.26

El tiempo en la cruz era una agonía grotesca para la víctima. Aunque la muerte podía ser acelerada mediante la ruptura de las piernas (cf. Jn 19:31-33), 27 a menudo era dejado durante varios días mientras el crucificado poco a poco sucumbió al agotamiento o la asfixia.28

La indignidad final se producía cuando el cadáver era dejado en la cruz a la putrefacción o para proporcionar alimento a los animales y a los cuervos. Ocasionalmente, sin embargo, el cuerpo sería dado a familiares o amigos para su entierro (cf. Juan 19:38).29

La anterior descripción de la crucifixión representa sólo el patrón más general. En la práctica, la forma de ejecución podía variar considerablemente dependiendo de los caprichos y los impulsos sádicos de los verdugos.30 Josefo describe múltiples torturas y posiciones de la crucifixión durante el asedio de Jerusalén, Tito crucificó a los rebeldes.31 Seneca retransmite otro incidente que confirma esto:

Veo cruces allí, no sólo de un tipo, sino de maneras muy diferentes: algunos tienen a sus víctimas con la cabeza hacia el suelo, algunos clavados de sus partes íntimas, otros estiran sus brazos en el patíbulo.32

Los relatos históricos ayudan a explicar por qué los escritores modernos han identificado al menos cuatro tipos diferentes de cruces, en forma de la siguiente manera: la letra T, la letra X, el signo de más +, y la forma final que tenía era la forma de t minúscula.33

La ‘t’ es más probable que se haya utilizado en la crucifixión de Jesucristo. Consistía en un haz vertical que se proyecta por encima del travesaño más corto. La proyección de la viga vertical por encima de la viga horizontal habría proporcionado espacio para la inscripción de los cargos contra Jesús, que fueron clavados por encima de su cabeza (Mateo 27:37, Lucas 23:38 y Juan 19:19).34

La arqueología moderna ha confirmado los testimonios antiguos sobre las prácticas de la crucifixión. Los restos de una víctima de crucifixión del primer siglo, repleto con los antebrazos y los huesos del talón perforados unidos por un clavo de hierro, se han descubierto en Israel.35 Estos hallazgos, aunque no directamente relacionados con la crucifixión de Cristo, dan evidencia de una crucifixión Palestina del primer siglo en consonancia con el antiguo registro. Son particularmente interesantes, ya que vienen de un trabajo en equipo no cristiano, sin prejuicio a favor de la narración bíblica de la crucifixión de Cristo.36

Actitudes Romanas Hacia la Crucifixión

A la luz del estatus degradado del crucificado y la atrocidad de los castigos, los gentiles comprensiblemente y no es sorprendente veían a la víctima con el mayor desprecio. De hecho, “crucifixión” fue una práctica obscenidad que no se discutía en buena compañía. El mundo cultural no quería oír hablar de la crucifixión, y, en consecuencia, por regla general, se mantenía en silencio al respecto 37.

Esa actitud se puede ver en el discurso de Cicerón defendiendo a un senador romano llamado Rabirio contra una acusación de asesinato. Como parte de su estrategia de juicio, Cicerón advirtió que el fiscal desertor quien estaba sugiriendo la crucifixión como la pena para el cliente de Cicerón, un ciudadano romano. Cicerón trató de convencer al jurado con la declaración de culpabilidad, “la misma palabra ‘cruz’ debe estar muy lejos no sólo de la persona de un ciudadano romano, sino de sus pensamientos, sus ojos, oídos.”38

El desprecio profundo que los gentiles tenían para los crucificados se ve mejor, sin embargo, en las declaraciones paganas contra la adoración Cristiana de Cristo. Varios ejemplos son dignos de mención.

En primer lugar, el ridículo pagano se puede ver en una imagen grabada en una piedra rayada en un cuerpo de guardia en la Colina Palatino cerca del Circo Máximo en Roma El grafito se muestra la figura de un hombre con la cabeza de un asno colgando en una cruz. Justo debajo de la cruz, otro hombre se muestra levantando su mano en un gesto de adoración. La inscripción dice, “Alexamenos adora a su dios.” 39 Esta comparación de Cristo a un asno, tan repulsiva a los creyentes de hoy, ilustra claramente el desprecio pagano hacia el Cristo crucificado que Pablo proclamó.” 40

Una animosidad más se ve en la Primera Apología de Justino (c. 152). El resume las opiniones de los opositores cristianos diciendo: “Ellos proclaman nuestra locura que consiste en esto, que le damos a un hombre crucificado un segundo lugar al inmutable y eterno de Dios, el Creador de todo.” 41

Aún más tarde, Orígenes (AD 185-25 4) citó a su oponente Celso como haciendo burla del cristianismo diciendo:

Y en todos sus escritos (se hace mención) del árbol de la vida y la resurrección de la carne por medio del ‘árbol’, porque, me imagino, su maestro fue clavado a una cruz, y era carpintero de oficio; de manera que si hubiera por casualidad haber sido arrojados a un precipicio, o encerrado en un pozo, o asfixiados en la horca, o haber sido un cortador de cuero, o un cantero, o un herrero, no habría (inventado) un precipicio de la vida más allá de los cielos, o un pozo de la resurrección, o una cuerda de la inmortalidad, o una piedra bendita, o una plancha de amor, o un cuero sagrado! Ahora ¿Qué anciana no se habría avergonzado de expresar tales cosas como en un susurro, incluso al hacer historias para calmar a un bebé para dormir?” 42

Esta aversión hacia los hombres crucificados estaba profundamente grabada en la conciencia social del mundo al que Pablo llevó su mensaje acerca de un crucificado Salvador 43. También ayuda a explicar el significado de 1 Corintios 1:23, como la siguiente discusión mostrará.

Judías Hacia la Crucifixión

Las actitudes de los judíos hacia la crucifixión son evidentes en dos áreas. En primer lugar, los Judíos detestaban la práctica romana de la crucifixión. El gobierno romano tenía autoridad exclusiva sobre la pena de muerte en Judea en la época de Jesús, después de haber sacado de las manos del sanedrín en la mitad del primer siglo a.C. La crucifixión era, pues, un recordatorio de la falta de autonomía judía en Palestina.44 Esto ayuda a explicar la declaración judío hacia Pilato: “No se nos es permitido dar muerte a nadie”, mientras veían a la crucifixión de Cristo (Juan 18:31).45 El uso intensivo de la crucifixión por los romanos al someter a Judea también se ve afectada por los puntos de vista judíos. Hengel escribe: “El uso excesivo hecho de la crucifixión por los romanos en la pacificación de Judea significó que desde el comienzo del gobierno romano la crucifixión era un tabú, como una forma de pena de muerte judía.” 46

Mas sorprendentemente, los Judíos veían a la víctima de la crucifixión con desprecio, incluso más que los gentiles. A pesar de que los gentiles veían a la crucifixión como un castigo reservado para las personas detestables como los esclavos rebeldes, criminales y enemigos derrotados del Imperio Romano, 47 los Judíos creían que la víctima era maldecida por Dios (cf. Deuteronomio 21:23). En consecuencia, el estigma iba más allá de la desgracia social a una declaración de juicio espiritual de Dios en contra de la víctima.

Esta actitud estaba profundamente arraigada en el pensamiento judío. La Mishná del siglo II indica que los blasfemos idólatras especialmente iban a ser colgados de esta manera. La Mishná afirma retóricamente, “¿Por qué colgado este? Debido a que maldijo el nombre, y el Nombre de los Cielos se encontró contaminado.” 48.

Aunque normalmente los Judíos no crucificaron a las personas vivas,49 ellos colgaron cadáveres como un medio de intensificar la vergüenza de su muerte. El cadáver era colgado por la fijación de las manos y la colocación a un viga fija en el suelo con un travesaño. La viga se apoyaba en una pared y luego se retiraba de inmediato. Eso cumplía la maldición de Deuteronomio 21:23, y también permitió que el cadáver fuese enterrado el mismo día.50

Por lo tanto el desprecio gentil para los crucificados sólo fue superado por la creencia judía de que la víctima estaba en realidad bajo la maldición de Dios. Con ese trasfondo histórico en mente, la atención ahora se puede recurrir a su significado para la interpretación de 1 Corintios 1:23.

La Crucifixión y la Interpretación de 1 Corintios 1:23

Humanamente hablando, estas actitudes culturales hacia la crucifixión presentaron un formidable obstáculo para la propagación del evangelio en el primer siglo. Judíos y gentiles vieron al crucificado con desprecio extremo y menosprecio. Un hombre fue crucificado era un rechazado de la sociedad, pero un dios crucificado era una contradicción en términos. Sin embargo, la pieza central del mensaje de Pablo era “Cristo crucificado”. Un mayor contraste con el pensamiento social imperante no podría ser trazado.

Pero el mensaje de Pablo hizo más que contradecir la sabiduría prevaleciente. También ignoró los deseos y las demandas de la audiencia del primer siglo. En 1 Corintios 1:22, Pablo dice que los oyentes judíos fueron en busca de señales – maravillas milagrosas que autentificaran una reivindicación mesiánica.51 Por el contrario, los oyentes gentiles estaban en busca de sabiduría para satisfacer sus intereses intelectuales 52. El “Cristo crucificado” era el polo opuesto de ambas expectativas. Obviamente, Pablo no dio a su público lo que quería oír.

Pablo describe el impacto de este mensaje en medio de ese ambiente hostil en 1 Corintios 1:23. La reacción fue poco favorable. Los Judíos vieron al “Cristo crucificado” como un “obstáculo”, y los gentiles lo hallaron como “locura.” Aquellas respectivas reacciones se examinarán ahora.

“Piedra de tropiezo” proviene del término griego (skandalon), lo que se refiere a una “tentación a pecar” o “un incentivo a la apostasía y la incredulidad.” 53

Una piedra de tropiezo era “un obstáculo para llegar a la fe y una causa de perderse en ello.”54

En otras palabras, el delito espiritual de la cruz en realidad obró para hacer que algunos Judios se perdieran. Sorprendentemente, la crucifixión – tan esencial para la vida eterna – en realidad obstaculizó a los Judíos de venir a la fe salvadora. Simplemente no podían superar sus nociones preconcebidas acerca del signifcado de la crucifixión. Como un escritor lo pone, “Aquel que es colocado allí para fe, El mismo se convierte en un obstáculo para la fe.” 55 El contenido mismo del mensaje de Pablo hizo que los Judíos se apartaran.

En algunos aspectos, esta reacción se puede esperar. La mente de los judíos, no iluminada por el Espíritu Santo, sólo podía haber concluido que el Mesías ofrecido era maldecido. Creer en Cristo sería abrazar una contradicción. Ellos habían tenido que abandonar sus presupuestos mesiánicos de un Mesías conquistador, y también pasar por alto siglos de condicionamiento sobre la naturaleza maldita de todos los que estaban crucificados. El Evangelio llama a rendirse a lo que consideran muy “herido de Dios y afligido” (Is. 53:4). El desafío del mensaje era extremo y la reacción judía en contra de ello predecible.

Los gentiles, por el contrario, consideraban el mensaje de Pablo como “una tontería”, que proviene del término griego (mria). La importancia de la “locura” en este contexto, es motivo de debate. Un diccionario teológico dice mria en este contexto indica que sólo una tontería superficial. La predicación de Pablo del “Cristo crucificado”, “debe haber parecido muy de poco tacto” a sus oyentes, porque la crucifixión no fue discutida en las conversaciones amables, como se señaló anteriormente. De acuerdo con este punto de vista, Pablo violó la etiqueta prevaleciente por hablar abiertamente de una crucifixión.56

Ese punto de vista, sin embargo, no explica adecuadamente los antecedentes históricos que subyacen 1 Co 1, 23. Los verdaderos ciudadanos y dignos no hablaban de la crucifixión en conversaciones cultas, pero Pablo tiene la intención, obviamente, mucho más en este contexto. Su intervención produjo el impacto de un mensaje exclusivo de la salvación que tenía como elemento central un predicador itinerante de Judea que había sido crucificado a manos del ejército romano. Dado el estado de degradación de los crucificados, los gentiles se habían encontrado a Pablo más que tosco. En medio del poder romano y el dominio del mundo, habrían encontrado el mensaje de Pablo siendo totalmente ridículo. Pablo estaba hablando disparates no dignas de consideración. Esa es la locura, que Pablo describe en 1 Corintios 1:23.

Un examen de los actuales escritores romanos, confirma esta conclusión. Ellos de diversas maneras llaman al cristianismo una “superstición perniciosa”, 57 una “superstición depravada y excesiva,” 58 e “invenciones de una creencia poco saludables, y fuenteas vanas amables.” 59 Obviamente, “Cristo crucificado” era completamente loco y contradice todo pensamiento racional imperantet. 60 Así pues, aunque los Judios tuvieron que abandonar sus ideas de una maldición sobre el crucificado, los gentiles tuvieron que abandonar sus asociaciones de debilidad y confusión antes de que pudieran creer en Cristo. Era simplemente absurdo sugerir que la crucifixión era el punto focal de la redención de la humanidad 61. Hengel escribe:

Ceer que el pre-existente Hijo del único Dios verdadero, el mediador en la creación y el redentor del mundo, había aparecido en tiempos muy recientes fuera de kls vía de Galilea, como un miembro del pueblo oscuro de los Judios, y peor aún, había muerto la muerte de un criminal en la cruz, sólo podía ser considerado como un signo de locura. Los verdaderos dioses de Grecia y Roma se distinguían de los hombres mortales por el hecho de que eran inmortales – que no tenían absolutamente nada en común con alguien. . . quien. . . . . fue sometido de la manera más ignominiosa y ejecutado de una manera vergonzosa. 62

La importancia de esta perspectiva en la predicación del primer siglo del Evangelio apenas se puede exagerar. Cuando Pablo se jactó en 1 Cor. 1:23 que él predicó “Cristo crucificado”, él entendió que su mensaje hacia un corte profundamente contra la corriente de su cultura. Sin embargo, el apóstol no se dejó intimidar. Pablo entendió que las expectativas culturales no alteraban su responsabilidad de predicar la verdad, ni las expectativas de obstaculizar el poder del evangelio para salvar.63 Cabe destacar que Pablo no alteró el mensaje a pesar de que a menudo hizo que sus oyentes se alejaran.64

Así que en lugar de señales, los Judios tenían una piedra de tropiezo. En lugar de la sabiduría, los gentiles tenían necedad. Dios se complace en manifestar Su poder a través de ese enigma para salvar a los pecadores de la condenación (1 Corintios 1:18, 24).

Aplicación Práctica

Al evaluar 1 Corintios 1:23, el expositor es impactado por la falta de analogías modernas a la crucifixión, por lo menos en la sociedad estadounidense. La bruma del tiempo ha oscurecido las connotaciones repulsivas de la crucifixión. Las ejecuciones modernas no ofrecen ninguna comparación, debido a que ocurren detrás de los muros penitenciarios, lejos del escrutinio público. En consecuencia, un Salvador crucificado no pica a los oídos de hoy como lo hizo en el primer siglo.

Sin embargo, la insistencia de Pablo en la predicación de Cristo crucificado es rica y vital para el creyente moderno. En primer lugar, 1 Corintios 1:23 lo fortalece para superar el antagonismo y el rechazo en el evangelismo personal. El hombre moderno no difiere de los romanos del siglo primero. Ninguno de los dos quiere oír hablar de un Dios soberano que exige lealtad, arrepentimiento de pecado y fe en el Cristo crucificado. La gente hoy en día aún rechaza el evangelio a pesar de que la crucifixión en sí misma no puede ser el catalizador del rechazo. El ejemplo de Pablo puede proteger al creyente de la tentación de conformar el evangelio a los deseos percibidos de los perdidos. Un recuerdo de que Pablo era despreciado reduce el miedo de los creyentes del rechazo en el evangelismo personal.

En una escala más amplia, este versículo muestra a la iglesia de Jesucristo, que debe volver a la confrontación cultural con la predicación del evangelio en lugar de buscar la adaptación cultural. El “Cristo crucificado” no fue un mensaje de “buscador amigable”, en el primer siglo. Era una obscenidad absurda a los gentiles y una contradicción escandalosa a Judios. El Evangelio garantiza delito.

La iglesia moderna haría bien en reflexionar sobre ese ejemplo. Sus esfuerzos para eliminar el escándalo de la cruz contradicen el modelo apostólico. Pablo no cumplió con las expectativas o deseos de su público. Más bien, él honró a Dios por la predicación del mensaje que se le encomendó. Al hacerlo, le dio a la cultura lo que necesitaba – el poder transformador de Jesucristo para salvación – y Dios se agradó a través de la locura aparente para salvar a los creyentes.

Esa verdad debe impactar de manera significativa como todo el mundo en el liderazgo cristiano proclama el evangelio. El contenido del mensaje debe ser determinada por las Escrituras que hablan del “Cristo crucificado”, no de cuestiones modernas de comercialización que se adaptan al deseo de la audiencia. El público no determina el mensaje, el mensaje ordena a la audiencia. Tal convicción se ancla en la predicación de la verdad eterna e inmutable de la Palabra de Dios en lugar de los caprichos pasajeros y la sensibilidad del hombre.

En el análisis final, 1 Corintios 1:23 muestra que la lealtad a la verdad prevalece sobre cualquier deseo de agradar a los hombres. Mucho mejor que vivir bajo la sonrisa de Dios, que diluir el evangelio por la aprobación de los hombres y por lo tanto vacía la cruz de su poder (1 Cor 1:17). Cierto, la Iglesia de Cristo puede afrontar el ridículo, el rechazo o la persecución por estar “fuera-de-paso” con los tiempos. Pero deje que la alabanza de todo el mundo pase. Tal vez el Señor se complace en utilizar semejante tontería para llamar a algunos de los Suyos a través del ministerio de las buenas nuevas de la cruz.

Conclusión

Los antecedentes históricos de 1 Corintios 1:23 indican que el mensaje de Pablo del “Cristo crucificado” directamente chocó con la sabiduría cultural y espiritual de su época. El evangelio era una locura absoluta de la mente natural de tanto Judíos como de griegos debido a su aversión a la crucifixión. Por lo tanto, su éxito en la conversión de miles de personas durante el ministerio de Pablo sólo puede explicarse por el poder de Dios (1 Corintios 1:18).

A pesar de la crucifixión no ofende al oído moderno como lo hizo en la antigüedad, el mismo Evangelio todavía ofende. El líder cristiano de hoy no debe intimidarse a partir de ese delito. Aquellos fieles a la verdad encontrarán a su mensaje estampado con la autenticidad de Dios, incluso si la incrédulos rechazan la verdad como lo hicieron en los días de Pablo.

************

[1] Andrew William Lintott and George Ronald Watson, “Crucifixion,” in Oxford Classical Dictionary, 3d ed. (Oxford: Oxford University, 1996) 411

[2] Martin Hengel, Crucifixion (Philadephia: Fortress, 1977) 22-23. Al menos un escritor moderno pone en duda la cedibilidad de esta evidencia (Gerald G. O’Collins, “Crucifixion,” es Anchor Bible Dictionary, ed. David Noel Freeman [New York: Doubleday, 1992] 1:12 07).

[3] Hengel, Crucifixion 24

[4] Herodotus 1:128.2, in The History of Herodotus, ed. George Rawlinson (New York: D. Appleton & Company, 1859) 1:205.

[5] Ibid., 3.125.3, in History 2:424.

[6] Ibid., 3.132.2, in History 2:428.

[7] Ibid., 7.194.1, in History 4:133.

[8] Ibid., 3.159.1, in History 2:442.

[9] Quintus Curtius Rufus, History of Alexander 4.4.17, trans. John C. Rolfe, The Loeb Classical Library (Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1946) 1:205.

[10] Josephus, Antiquities 13.14.2.

[11] G. F. Hawthorne, “Cross,” in Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible, ed. Merrill Tenney (Grand Rapids: Zondervan, 1976) 1:1038

[12] Josephus, Antiquities 17.10.10.

[13] Ibid., 20.5.2.

[14] Josephus, Wars 2.12.6.

[15] Ibid., 2.13.2

[16] Tacitus, The Annals 15.44.

[17] Josephus, Wars 2.14.9.

[18] Ibid., 5.11.1. Estos judíos fueron crucificados despues de su muerte para desmoralizar al resto de los habitants de la ciudad.

[19] Salaminius Sozomen, “The Ecclesiastical History of Sozomen,” in The Nicene and Post-Nicene Fathers, eds. Philip Schaff and Henry Wace, 2d Ser., vol. 2 (Grand Rapids: Eerdmans, 1957) 245.

[20] Colin Brown, “Cross, Wood, Tree,” in New International Dictionary of New Testament Theology, ed. Colin Brown (Grand Rapids: Zondervan, 1986) 1:392

[21] Hawthorne, “Cross” 1:1038.

[22] Hengel, Crucifixion 39.

[23] La distinción entre ciudadanos y no-ciudadanos es consecuente con las tradiciones transmitidas con respecto al martirio de los apóstoles Pablo y Pedro. Pablo, el ciudadano, fue decapitado. Pedro, el no-ciudadano, fue crucificado cabeza abajo (William Byron Forbush, ed., Fox’s Book of Martyrs [Philadelphia: Universal Book and Bib le House, 1926] 4).

[24] Brown, “Cross, Wood, Tree” 1:392.

[25] Plutarch, “On the Delays of the Divine Vengeance,” in Plutarch’s Moralia, 9.554A, trans. Phillip H. De Lacy and Benedict Einarson, The Loeb Classical Library (Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1946) 7:215.

[26] O’Collins, “Crucifixion” 1:1208-1209; H. L. Drumwright, Jr., “Crucifixion,” in Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible, ed. Merrill Tenney (Grand Rapids: Zondervan, 1976) 1:1041.

[27] Lintott and Watson, “Crucifixion” 411.

[28] Drumwright, “Crucifixion,” 1:1041.

[29] Ibid.

[30] Hengel, Crucifixion 25.

[31] Josephus, Wars 5.11.1.

[32] Seneca, Dialogue “To Marcia on Consolation,” in Moral Essays, 6.20.3, trans. John W. Basore, The Loeb Classical Library (Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1946) 2:69.

[33] D. G. Burke, “Cross,” in The International Standard Bible Encyclopedia, rev. ed., ed. Geoffrey W. Bromiley (Grand Rapids: Eerdmans, 1986) 1:830.

[34] Ibid.

[35] V. Tzaferis, “Jewish Tombs at and near Giv’at ha-Mivtar, Jerusalem,” Israel Exploration Journal 20 (1970):18-3 2. Los estudiosos han debatido sobre la forma exacta de la crucifixión sobre la base de un examen de los restos y su acompañante en la inscripción. Un escritor sugiere que la víctima fue crucificado en posición vertical (N. Haas, “Anthropological Observations on the Skeletal Remains from Giv’at ha-Mivtar,” Israel Exploration Journal 20 [1970]:38-59); otro afirma que la victima fue crucificada hacia abajo (Y.Yadin, “Epigraphy and Crucifixion,” Israel Exploration Journal 23 [197 3]:18-22).

[36] Joseph A. Fitzmyer, “Crucifixion in Ancient Palestine, Qumran Literature, and the New Testament,” The Catholic Biblical Quarterly 40 (1978):498.

[37] Hengel, Crucifixion 38.

[38] Cicero, “The Speech In Defence of Gaius Rabirius,” sec. 16, in The Speeches of Cicero, trans. H. Grose Hodge, The Loeb Classical Library (New York: G. P. Putnam’s Sons, 1927) 467

[39] Everett Ferguson, Backgrounds of Early Christianity, 2d ed. (Grand Rapids: Eerdmans, 1993) 559-61.

[40] Ibid., 561.

[41] Justin Martyr, “The First Apology of Justin,” in The Ante-Nicene Fathers, eds. Alexander Roberts and James Donaldson (Grand Rapids: Eerdmans, 1969) 1:167.

[42] Origen, “Against Celsus,” in The Ante-Nicene Fathers, eds. Alexander Roberts and James Donaldson (Grand Rapids: Eerdmans, 1968) 4588 [emphasis added].

[43] Joseph H. Hellerman, “The Humiliation of Christ in the Social World of Roman Philippi, Part 2,” Bibliotheca Sacra 160 (October-December 2003):427-28.

[44] Brown, “Cross, Wood, Tree” 1:394..

[45] Ibid. Su desprecio superando a Cristo se puede medirse por su deseo de ver a Cristo crucificado, un método de castigo que normalmente aborrecía.

[46] Hengel, Crucifixion 85.

[47] Ibid., 83.

[48] Herbert Danby, ed., Tractate Sanhedrin, Mishnah and Tosefta (New York: MacMillan, 1919) 6.5.

[49] Hawthorne, “Cross” 1:1038. The Jewish ruler Alexander Janneus was an exception.

[50] O’Collins, “Crucifixion” 1:1207; Drumwright, “Crucifixion” 1042.

[51] Gordon Fee, The First Epistle to the Corinthians (Grand Rapids: Eerdmans, 1987) 74.

[52] Leon Morris, 1 Corinthians (reprint; London: Tyndale Press, 1969) 46.

[53] Guhrt, “Offence, Scandal, Stumbling Block,” New International Dictionary of New Testament Theology, ed. Colin Brown (Grand Rapids: Zondervan, 1986) 2:708.

[54] Gustav Sthalin “skandalon,” in Theological Dictionary of the New Testament, ed. Gerhard Friedrich, trans. and ed. Geoffrey W. Bromiley (Grand Rapids: Eerdmans, 1971) 7:345.

[55] Ibid., 7:352.

[56] G. Bertram, “TD`H” in Theological Dictionary of the New Testament, ed. Gerhard Kittel, trans. and ed. Geoffrey W. Bromiley (Grand Rapids: Eerdmans, 1971) 4:845-46.

[57] Tacitus The Annals 15.44, trans. John Jackson, The Loeb Classical Library (Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1937) 4:283

[58] Pliny Letters 10.96, trans. William Melmoth, rev. W. M. L. Hutchinson, The Loeb Classical Library (Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1958) 2:405.

[59] Minucius Felix, Octavius 11.9, in the Ante-Nicene Fathers, eds. Alexan der Roberts and James Donaldson (Grand Rapids: Eerdmans, 1969) 4:179.

[60] Hengel, Crucifixion 1; Fee, 1 Corinthians 76.

[61] Hengel, Crucifixion 19-20

[62] Ibid., 6-7.

[63] Ibid., 5.

[64] Uno sólo puede especular sobre como el modelo de ministerio amigable al buscador respondería al ejemplo de Pablo en este punto. Para una exposición más popular a nivel de mostrando cómo este material afecta a la proclamación del Evangelio a los no creyentes, véase John MacArthur, Difícil de Creer (Nashville: Thomas Nelson, 2003), 19-36.

2 comentarios leave one →
  1. José permalink
    30 noviembre 2011 6:34 pm

    Qué buen post, que Dios te bendiga tienes un precioso blog

  2. Rolando Carpio permalink
    8 agosto 2012 11:30 am

    Maravilloso! A Dios sea la Gloria

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.005 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: