Saltar al contenido

Algunas Reflexiones Al Ministrar a los Enfermos y Moribundos

28 septiembre 2011

clip_image002 Algunas Reflexiones Al Ministrar a los Enfermos y Moribundos

Porn Kevin DeYoung

No soy experto en ministrar a la gente en sufrimiento. Es un privilegio estar con los enfermos y moribundos, pero también puede ser un trabajo aterrador y duro. Tengo un gran respeto por los capellanes, pastores llamados, pastores solitarios, y otros creyentes que pasan mucho de su tiempo consolando a los enfermos y que sufren con el evangelio.

A medida que usted atiende a los enfermos y moribundos, y todos tendremos la oportunidad de hacerlo, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta.

1. Sea paciente. Haga muchas preguntas. No asuma que usted sabe lo que están pensando o sintiendo. Pregúnteles.

2. Haga preguntas directas. He encontrado sobre todo en las generaciones más antiguas que no responden bien a la “jerga” de preguntas como “¿cómo está su caminar con el Señor?” Ellos no están acostumbrados a pensar en el cristianismo en estos términos. Haga más preguntas directas como “¿Cómo es que Dios te está ayudando?” O “¿Qué versículos de la Biblia e himnos e han venido a la mente?”

3. Si usted puede cantar, abra un libro de himnos y cante algunos cantos. Si no puede cantar, inténtelo de todos modos.

4. Evite preguntas que pueden responderse con un sí o no. Si usted pregunta, “Es difícil estar enfermo” no puede llegar muy lejos. Evite preguntas capciosas también. Por ejemplo, “¿Es un gran consuelo saber que Jesús ha perdonado todos sus pecados y pasará la eternidad con El en el cielo?” Puede ser una buena teología, pero no es exactamente una pregunta. Mejor decir simplemente esa verdad y hacer una pregunta real.

5. Aprenda a vivir con sus propios sentimientos de insuficiencia. Nadie sabe exactamente qué decir en estas situaciones. Por lo general, se siente un poco incómodo al principio. Pero no deje que eso le mantenga alejado. Sea valiente, y sea usted mismo.

6. En algún momento creo que es apropiado hacer preguntas muy específicas, sobre todo si la persona está evitando la dura realidad de la situación. Puede que tenga que decir algo como “Hay una posibilidad de que usted no puede mejorar. ¿Tiene miedo de morir?” Obviamente, no dan lugar a esta pregunta al visitar a una niña que le sacaron su apéndice, pero en otras situaciones no se puede evitar hablar de la muerte. Bueno, en realidad, se puede evitar (y es posible que lo desee), pero no debería.

7. No caiga en la trampa de hablar únicamente acerca de toda la palabrería de los médicos. La mayoría de la gente empezará con hablando con lujo de detalles médicos. Eso está bien y probablemente sea terapéutico. Pero no trate de ser su médico. Deje atrás hablar de recetas, tratamientos, y todo el nuevo vocabulario médico que el mundo está aprendiendo. Llegue al Evangelio y al alma.

8. No interrumpa. Haga preguntas de seguimiento. Sea lento para corregir su forma de pensar. Si tienen que ser desafiadas, lo hace después de que usted considere sus sentimientos seriamente. No hay nada más desalentador que un amigo o un pastor que corrige rápidamente todos los miedos e inmediatamente brille por todas sus luchas.

9. Recuerde a las personas de las cosas que usted sabe que ya conocen. Se nos olvida. Dudamos. Esto ayuda a escuchar a los demás a decirnos la misma verdad, una vez más.

10. Abra la Biblia. Lea la Biblia. Enseñe la Biblia. Si nuestra teología no es útil cuando la gente se enferma y muere, ¿de qué sirve?

Algunos Textos Bíblicos Sugeridos

Versos para dar seguridad:

  • Romanos 8:1 (no hay condenación)
  • Romanos 8:28-39 (nada nos puede separar de Cristo)
  • Juan 11:25-26 (Yo soy la resurrección y la vida)
  • 1 Juan 1:9 (si confesamos nuestros pecados Dios nos perdona)
  • Efesios 2:1-10 (por gracia habéis sido salvados)
  • Lucas 23:39-43 (el ladrón en la cruz)

Versos para simpatizar con personas en dolor:

  • Salmo 40 (Y me hizo sacar del pozo de la desesperación)
  • Salmo 42 (como el ciervo brama por las aguas, así mi alma te busca a ti)
  • Romanos 8:18-27 (la creación entera está gimiendo)
  • Hebreos 4:14-16 (Jesús como nuestro sumo sacerdote compasivo)

Pasajes muy amados, que casi siempre son apropiados:

  • Salmo 23 (El Señor es mi pastor)
  • Salmos 46 (Dios es nuestro refugio)
  • Salmo 103 (la compasión y misericordia de Dios)
  • Mateo 6 (cuidado de Dios y el no preocuparse)
  • Romanos 8 (la misericordia, el sufrimiento, esperanza, seguridad)

También recomiendo el Catecismo de Heidelberg, en especial las preguntas 1 y 2.


About these ads
Sin comentarios aún

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 797 seguidores

%d personas les gusta esto: