Skip to content

La Verdadera Adoración, 4ª. Parte

20 junio 2011

image La Verdadera Adoración, 4ª. Parte
Juan 4:20-24

Por John F. Macarthur
INTRODUCCIÓN

No hay nada más importante en la vida de una persona que estar orientado hacia la adoración a Dios. Adorar a Dios es la actividad suprema del universo. Ahora, hemos estado involucrados en un estudio muy esencial de adoración aceptable y verdadera. Nuestro texto central ha sido Juan 4:20 -24, pero hemos estado examinando muchos otros pasajes sobre el tema. En primer lugar, al final de Juan 4:23, nos encontramos con que “el Padre busca tales [verdaderos adoradores] para adorarle.”

REPASO
I. LA IMPORTANCIA DE LA ADORACION
A. La Escritura Predomina con Adoración
B. El Destino Está Determinado por la Adoración
C. La Eternidad y la Historia Redentora Se Describen Mediante Adoración
D. Cristo Ordenó Adorar

LECCIÓN
Ahora echemos un vistazo a:

II. LA FUENTE (BASE) DE LA ADORACION
El objetivo de la salvación es la adoración. La razón por la que Dios redime a la gente es para que sean adoradores. En 2 Corintios 4:15 Pablo dice: “Porque todo esto es por amor a vosotros, para que la gracia que se está extendiendo por medio de muchos, haga que las acciones de gracias abunden para la gloria de Dios.” En otras palabras, Pablo dijo: “Todo lo que hacemos, lo hacemos puedan recibir la gracia de Dios, y luego en la respuesta, dar gracias y gloria a Dios.” Todo es finamente orientado a producir adoración.

Ahora, la adoración aceptable es el resultado directo de la obra salvadora de Cristo. En Lucas 19:10 el Señor dice que Él vino al mundo “a buscar y a salvar lo que se había perdido.” Si conecta este versículo con Juan 4:23b, el cual nos dice que el Padre busca adoradores verdaderos, se obtiene el cuadro completo de la venida de Cristo. Los adoradores que Dios busca se convierten en adoradores a través de la salvación en Cristo. Así que la fuente o base, de la adoración es la salvación. Veamos algunos pasajes que apoyan esta verdad.

A. La Respuesta a la Muerte de Cristo ( Sal. 22:22-27 )

El Salmo 22:1-21 es un cuadro profético explícito de la crucifixión de Cristo. Muchas de las cosas que se dicen en este pasaje se cumplieron directamente en la cruz. Por ejemplo: el verso 1 ( Mateo 27:46 ); los versículos 6-8, 12-13 ( Mateo 27:22-25 , 39-44 ); versículo 14 ( Mateo 27:35a ; Juan 19:34 b ); versículo 15 ( Juan 19:28 ) ; versículo 16b (Juan 20:25 versículos 16a, 17b ( Lucas 23:35 ), el versículo 18 ( Juan 19:23-24 ). Se predijo que Cristo iría a la cruz y sufriría esas cosas – pero ¿para qué? La respuesta a esto comienza en el versículo 22: “Hablaré de tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré. Los que teméis al SEÑOR, alabadle; descendencia toda de Jacob, glorificadle, temedle, descendencia toda de Israel. Porque El no ha despreciado ni aborrecido la aflicción del angustiado, ni le ha escondido su rostro; sino que cuando clamó al SEÑOR, lo escuchó.” La respuesta inmediata a la obra de Cristo es alabanza, ¿no es así?

El versículo 25 continúa, “De ti viene mi alabanza en la gran congregación; mis votos cumpliré delante de los que le temen. Los pobres comerán y se saciarán; los que buscan al SEÑOR, le alabarán. ¡Viva vuestro corazón para siempre! [És decir, la vida eterna que viene a través de la muerte de Cristo] Todos los términos de la tierra se acordarán y se volverán al SEÑOR, y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.”

El Salmo 22, entonces, es una indicación más explícita que el objetivo de la redención es la adoración. La verdad de que la salvación es la base de la adoración también se ilustra mediante:

B. La Razón de los Sacrificios de Israel ( Éx. 20:22-26 )

Busque en Éxodo 19:7-8: “Entonces Moisés fue y llamó a los ancianos del pueblo, y expuso delante de ellos todas estas palabras que el SEÑOR le había mandado. Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Haremos todo lo que el SEÑOR ha dicho. Y llevó Moisés al SEÑOR las palabras del pueblo.”

Este es el mayor ejemplo de de una ilusión de toda la historia. Este un buen pensamiento, pero Dios no lo podía creer por un minuto. Dios sabía que nunca serían capaces de acercarse a El sobre la base de guardar la ley o de su propia justicia. Así que después de que Dios da los detalles de los Diez Mandamientos en 20:1-17, El les da una provisión de gracia en los versículos 22 – 26: “Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: “Vosotros habéis visto que os he hablado desde el cielo. “No haréis junto a mí dioses de plata ni dioses de oro; no os los haréis. “Harás un altar de tierra para mí, y sobre él sacrificarás tus holocaustos y tus ofrendas de paz, tus ovejas y tus bueyes; en todo lugar donde yo haga recordar mi nombre, vendré a ti y te bendeciré. “Y si me haces un altar de piedra, no lo construirás de piedras labradas; porque si alzas tu cincel sobre él, lo profanarás.”Y no subirás por gradas a mi altar, para que tu desnudez no se descubra sobre él.””

Usted dice: “¿Cual es el punto?” Bueno, Dios sabía que los hombres no tenían ningún derecho y ningún acceso por su cuenta para adorarlo, porque no podían guardar Su ley, no importa lo que ellos pensaban que podían hacer. Así que Dios estableció un altar, y los sacrificios que se impondrían, como la base de la adoración. El Sacrificio hizo posible la comunión.

La muerte de Cristo, entonces fue para ofrecer a Dios con la base de la búsqueda después de verdaderos adoradores. Mientras nos encontramos en la cruz, el pecado es solucionado, somos purificados por la sangre de Jesucristo, y llegamos a ser adoradores aceptables del Padre . Por lo tanto nuestra salvación, que es posible gracias a la muerte sacrificial de Cristo, es la fuente de nuestra adoración.

C. La Revelación de la Profecía de Isaías ( Isa. 66:22-23 )

El libro de Isaías se mueve a través de la historia de salvación de una manera maravillosa La primera parte del libro (capítulos 1-39) habla sobre el juicio de Dios, y luego se mueve en el gran futuro – la venida del Mesías y la venida del reino. Luego, en 66:22-23, va más allá del reino milenario en el estado eterno y dice: “Porque como los cielos nuevos y la tierra nueva que yo hago permanecerán delante de mí–declara el SEÑOR–, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre. Y sucederá que de luna nueva en luna nueva y de día de reposo en día de reposo, todo mortal vendrá a postrarse delante de mí–dice el SEÑOR.”

En los capítulos 52 y 53, Isaías habla sobre el Mesías que iba a morir en la cruz para pagar el precio por el pecado. Y a continuación, en el capítulo 66 se nos dice por qué – para que El produjera una generación de adoradores eternos que adoran al Dios vivo y verdadero.

D. La Reacción de un Pecador Convertido ( 1 Cor.14 :23-25 )

En 1 Corintios 14:23-25 Pablo dice: “Por tanto, si toda la iglesia se reúne y todos hablan en lenguas, y entran algunos sin ese don o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos? Pero si todos profetizan, y entra un incrédulo, o uno sin ese don, por todos será convencido, por todos será juzgado; los secretos de su corazón quedarán al descubierto, y él se postrará y adorará a Dios, declarando que en verdad Dios está entre vosotros.

Ahora, si usted desea realmente abrirle el corazón a alguien, no hable en lenguas. Hable para que pueda entender y hablar lo que va a traer convicción y le juzgue. Una vez que ha condenado y juzgado, aquí está su respuesta “y él se postrará y adorará a Dios, declarando que en verdad Dios está entre vosotros.” (v. 25b). Creo que esta es la manera de Pablo de indicar que el hombre ha sido llevado a la conversión. La respuesta inicial a la salvación es la adoración. La salvación, entonces, es la fuente o base, de la adoración.

¿Es la Adoración Cristiana Simplemente Judaísmo Cristianizada?

Si Jesús fuera a llegar a la escena de hoy y mirara el cuadro grande de la cristiandad, me pregunto qué clase de cosas tendría que decir sobre la “adoración cristiana”que esta sucediendo. AP Gibbs, en su libro “Adoración”, dice esto: “Gran parte de la llamada ‘adoración pública’, no es más que una forma de judaísmo cristianizado, y en algunos casos, apenas paganismo velado…. En el judaísmo hay era una casta sacerdotal apartada quien únicamente podía llevar a cabo la adoración de Israel. En el cristianismo existe el sacerdocio hecho por el hombre, llamado el “clero”, es esencial para su adoración, a pesar de la clara enseñanza del Nuevo Testamento que todos los creyentes son sacerdotes. Estos sacerdotes del judaísmo llevaban un vestido distintivo, como también lo hace el clero. El judaísmo hizo hincapié en un santuario terrenal, o construcción. De la misma manera, la cristiandad hacen sagrados gran parte de sus “lugares de adoración”, y llaman al edificio… ‘la casa de Dios´”. Los sacerdotes judíos tenían un altar en el que se ofrecían sacrificios a Dios. El cristianismo ha erigido “altares” en estos edificios ornamentados, antes de que encendieran velas y ofrecer incienso  y, en muchos casos, en la que se mantiene una oblea, que es visto como el cuerpo de Cristo! No es necesario decir que todo esta copia del judaísmo es absolutamente ajena a la enseñanza del Nuevo Testamento.

“Por lo tanto la cristiandad ha iniciado su propia educación especial y ordenado un sacerdote propio, cuya presencia es indispensable para ‘administrar los sacramentos.’” Estos hombres, vestidos con vestiduras preciosas, dentro de acordonado ‘santuario’, de pie ante un ‘altar’ con derramamiento de sangre, con un fondo de velas, cruces e incienso, y la ‘conduccción del culto’ para los laicos. Con el uso de un elaborado ritual, preparado con estereotipos, oraciones y respuestas de la audiencia, todo el servicio procede sin problemas y con precisión mecánica. Es una maravilla de la invención y el ingenio humano, con un indudable atractivo de la estética, pero un trágica y triste sustituto para la adoración espiritual que nuestro Señor declaró que Su Padre buscó a sus hijos redimidos.” ([Walterick: Kansas City, nd] pp.97-98.)

Yo creo que si Jesús fuera a llegar a la escena de hoy, iba a acusar a toda adoración ritual, similar a la adoración judaicas de su tiempo, así como a la adoración tipo samaritana menos elaborada, menos adornada, menos sofisticada, poco profunda e indiferente. Él acusaría estas formas de adoración y sólo aceptaría la verdadera adoración de aquellos que “adoran al Padre en espíritu y en verdad” ( Juan 4:23 b ).

Antes de pasar al punto siguiente principal, permítame ponerle la escena a usted. En Juan 4:3 , dice que Jesús “dejó Judea y se fue otra vez a Galilea.” Sin embargo, según el versículo 4, tuvo que pasar por Samaria. ¿Por qué? Debido a que Jesús tenía una cita divina con una mujer especial. Dios estaba buscando que ella fuese un verdadero adorador, por lo que envió a Jesús fuera de la ruta normal a Galilea, de Judea (para un Judio) y le haría pasar por Samaria.

Sigamos el relato de este encuentro divino, comenzando en el versículo 5:

5Llegó*, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, cerca de la parcela de tierra que Jacob dio a su hijo José;  6y allí estaba el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó junto al pozo. Era como la hora sexta. 7Una mujer de Samaria vino* a sacar agua, y Jesús le dijo*: Dame de beber. 8Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar alimentos. 9Entonces la mujer samaritana le dijo*: ¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? (Porque los judíos no tienen tratos con los samaritanos.) [Lit. ‘porque los judíos no utilizan las mismas vasijas que los samaritanos’]

10Respondió Jesús y le dijo: Si tú conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: “Dame de beber”, tú le habrías pedido a El, y El te hubiera dado agua viva. 11Ella le dijo*: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo; ¿de dónde, pues, tienes esa agua viva? 12¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo del cual bebió él mismo, y sus hijos, y sus ganados? 13Respondió Jesús y le dijo: Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed, 14pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna. 15La mujer le dijo*: Señor, dame esa agua, para que no tenga sed ni venga hasta aquí a sacarla.

Realmente no sé si la respuesta de la mujer a Cristo fue en los términos de Su parábola, o si todavía estaba en un nivel literal hablando de agua real. Pero yo personalmente siento que ella sabía que estaba hablando de algo que no era agua física. Después de todo, ¿qué tipo de agua puede dar vida eterna?

Continuando, en el versículo 16, Jesús va directo al meollo de la cuestión: un problema que le impedía dar el agua viva a ella. Así es como Él se dirige a este problema:

16El le dijo*: Ve, llama a tu marido y ven acá.
17Respondió la mujer y le dijo: No tengo marido. Jesús le dijo*: Bien has dicho: “No tengo marido”, 18porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; en eso has dicho la verdad. 19La mujer le dijo*: Señor, me parece que tú eres profeta.

¿Por qué ella percibe que Jesús era un profeta? Tres razones: (1) Se entiende que Él estaba hablando de la verdad sobrenatural. A pesar de lo que parece, en su respuesta a El en el versículo 15, que ella está pensando en términos de lo físico, creo que ella lo veía como un profeta porque ella entiende, hasta cierto punto, que El estaba hablando acerca de cosas espirituales, (2) Él fue justo hasta la médula y la acusó a ella de su pecado, y (3) Él sabía los secretos que sólo Dios pudo haber revelado. Aquí estaba un hombre que hablaba de las realidades espirituales, trató con el pecado, y sabía cosas que sólo Dios podía revelar.

Una vez que ella percibió que el hombre con quien estaba hablando era obviamente un profeta, el versículo 20 implica que su primera reacción fue: “¡Tengo que enderezar mi vida! Quiero adorar, ¡pero no sé a dónde ir! Mi pueblo dice que debo subir al monte Gerizim. Pero su pueblo dice que vaya a Jerusalén. ¿A dónde voy a adorar?” Luego, en los versículos 21-24, Jesús básicamente dice: “Señora, en tan sólo un poco de tiempo, no va a ser un “aquí” y un “ahí abajo”- esa no es la cuestión. La cuestión es que ustedes adorarán al Padre en espíritu y en verdad.”

Ahora, todo eso es el trasfondo de este maravilloso pasaje en Juan 4:20-24 sobre la verdadera adoración espiritual. Esta mujer de Samaria, probablemente sintió profunda convicción de su pecado. Su conciencia fue pinchada, su alma fue traspasada, y ella quería tratar con su pecado, pero no sabía a dónde ir. Ella creía, como el resto de la gente de ese día, que la adoración es algo que se hacía en un día señalado, que la adoración era algo que iba a hacer en un lugar determinado y en un tiempo determinado, sólo que no estaba segura de cual lugar era el lugar correcto. Entonces Jesús respondió a su dilema, dándonos este gran pasaje sobre la adoración.
Al mirar a Juan 4:20-24, quiero tratar:

III. EL OBJETO DE LA ADORACION

¿Cuál es el objeto de nuestra adoración? Pues bien, Jesús nos dice que “adorarán al Padre” (v. 21b), y “adorar al Padre” (v. 23b), y “adorarle” (v.24b). Así a quién  debemos adorar? El Padre. Además, nos dice en el versículo 24 bis, que Él es: “Dios es Espíritu.”

Esto nos da dos aspectos con el objeto de adoración a Dios como Espíritu y Dios como Padre. Debemos adorar a Dios como Espíritu que habla de su naturaleza esencial, y a Dios como Padre, que habla de Su relación esencial. Ambos son fundamentales para la verdadera adoración. Veamos uno a uno.

A. Dios Como Espíritu (su naturaleza esencial)

1. La espiritualidad de Dios

Juan 4:24a , en el griego, dice: “Espíritu, Dios.” Espíritu y Dios son fundidos juntos, hace igual una a la otra. En otras palabras, Dios es el Dios que es el glorioso Espíritu. ¿Qué significa que Él es Espíritu?

a) El no se puede reducir a una imagen. Creo que un análisis de Isaías 40:18-26 nos ayudará a comprender la naturaleza esencial de Dios como Espíritu. El versículo 18 comienza así:

“18¿A quién, pues, asemejaréis a Dios, o con qué semejanza le compararéis?”¿A quién, entonces, os haréis semejante a Dios, o qué imagen queréis comparar a él?” En otras palabras, si alguien no puede hacer frente a la naturaleza espiritual de Dios, y lo va a reducir a una imagen, ¿a qué imagen lo va hacer semejante?

El versículo 19 continúa: “19El artífice funde el ídolo, el orfebre lo recubre de oro y el platero le hace cadenas de plata. 20El que es muy pobre para tal ofrenda escoge un árbol que no se pudra; se busca un hábil artífice para erigir un ídolo que no se tambalee. 21¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿No os lo han anunciado desde el principio? ¿No lo habéis entendido desde la fundación de la tierra? 22El es el que está sentado sobre la redondez de la tierra, cuyos habitantes son como langostas; El es el que extiende los cielos como una cortina y los despliega como una tienda para morar. 23El es el que reduce a la nada a los gobernantes, y hace insignificantes a los jueces de la tierra. 24Apenas han sido plantados, apenas han sido sembrados, apenas ha arraigado en la tierra su tallo, cuando El sopla sobre ellos, y se secan, y la tempestad como hojarasca se los lleva.”

En otras palabras, la gente más  importante y poderosa en el mundo no son nada en comparación con Dios.

El versículo 25 continúa, “25¿A quién, pues, me haréis semejante para que yo sea su igual?–dice el Santo. 26Alzad a lo alto vuestros ojos y ved quién ha creado estos astros: el que hace salir en orden a su ejército, y a todos llama por su nombre. Por la grandeza de su fuerza y la fortaleza de su poder no falta ni uno.”

El punto de este pasaje es el siguiente: Al tratar de concebir a Dios en el ojo de su mente, o en términos teológicos, o en términos bíblicos, no lo pueden reducir a una imagen. Él es Espíritu y debe ser adorado como tal.

b) No puede limitarse a un lugar

Jeremías 23:23-24 dice: 23¿Soy yo un Dios de cerca–declara el SEÑOR– y no un Dios de lejos? 24¿Podrá alguno esconderse en escondites de modo que yo no lo vea?–declara el SEÑOR. ¿No lleno yo los cielos y la tierra?–declara el SEÑOR.”

En otras palabras, Dios no es un ídolo confinado a un lugar. Él no puede limitarse a un lugar o tiempo específico. ¿Ve lo importante que es esto an la adoración? No tenemos que ir a algún lugar para adorar a Dios, con la idea de que El sólo está allí en un momento determinado. Dios es Espíritu y llena el tiempo y el espacio.

(1) Monte. Gerizim/Jerusalén

En Juan 4:20 , la mujer de Samaria muestra la confusión acerca de dónde ir a adorar a Dios. Los samaritanos adoraban en el monte Gerizim, y los Judios adoraban en Jerusalén. Así que Jesús le responde a ella en el versículo 21:

“ Jesús le dijo: Mujer, créeme; la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.”

El versículo 21 está cargado de verdad que se puede interpretar telescópicamente. Individualmente, Jesús pudo decir: “Señora, usted está a punto de entrar en una relación con Dios a través de mí que le permitirá adorar a Dios en su corazón, no en un lugar geográfico.” Históricamente, pudo decir: “Está llegando el tiempo en que Jerusalén será destruida, y no hay nada arriba en la montaña de todos modos.” Y en su interpretación más amplia posible, Él podría decir: “Voy a llevar a cabo la obra redentora en la cruz del Calvario, que eliminará todo lo que esté de alguna manera asociado con el antiguo pacto – verdadero o falso”

Luego, en el versículo 23 bis, Jesús dice: “Mas la hora viene, y ahora es.”

Esa es una declaración fascinante. Algo es futuro, y presente todavía. ¿Qué quiso decir con eso? Bueno, básicamente le estaba diciendo, “Estoy de pie en una transición. Por un lado tengo el antiguo pacto, y en la otra mano tengo el nuevo pacto. Viene la hora, y ya está aquí (porque yo estoy aquí), cuando el antiguo pacto se haya ido y el nuevo pacto estará aquí. En el nuevo pacto, no habrá lugar, no habrá Jerusalén para adorar en ella.” Y sólo para asegurarse de que nadie se confunda, Dios acabó con Jerusalén en el año 70 dC.

Lo que Jesús estaba diciendo, entonces, es que Dios debe ser adorado como Espíritu, y como tal, Él está en todas partes. Él no puede limitarse a un lugar – el Monte Gerizim o en Jerusalén.

¿Cuál es la “camino nuevo y vivo”?

En la discusión de nuestro Señor con la mujer samaritana en Juan 4, creo que se predijo el fin de toda el sistema ceremonial judío de adoración (vv.21b, 23 bis) –el antiguo pacto. Esto fue dramatizado también en un gran evento climático que se produjo cuando Jesús murió en la cruz. El velo del Templo se rasgó en dos, de arriba a abajo, dejando al descubierto el lugar santísimo ( Matt.27: 51 .) Esto indica que todo el sistema ceremonial había terminado.

La epístola a los Hebreos también nos enseña que el sacrificio de Cristo en la cruz puso fin al sistema ceremonial judío, dándonos una nueva forma de adoración. Mire el capítulo 10. Versículo 4 dice: “Porque es imposible que la sangre de toros y de machos cabríos quite los pecados.” En otras palabras, el sistema de sacrificios no podía hacerlo. Además, los versículos 11-12 nos dicen: “Y ciertamente todo sacerdote está de pie, día tras día, ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero El [Cristo],  habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTO A LA DIESTRA DE DIOS.” El hecho de que Él se sentó indica que su trabajo había terminado. Los versículos 14-22a continuan: “ 14Porque por una ofrenda El ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados. 15Y también el Espíritu Santo nos da testimonio; porque después de haber dicho: 16ESTE ES EL PACTO QUE HARE CON ELLOS DESPUES DE AQUELLOS DIAS–DICE EL SEÑOR: PONDRE MIS LEYES EN SU CORAZON, Y EN SU MENTE LAS ESCRIBIRE, añade: 17Y NUNCA MAS ME ACORDARE DE SUS PECADOS E INIQUIDADES. 18Ahora bien, donde hay perdón de estas cosas, ya no hay ofrenda por el pecado [ es decir, el sistema de sacrificios había terminado cuando Cristo murió]. 19Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, 20por un camino nuevo y vivo [ no la antigua forma de animales muertos - la antigua forma de sacrificio ceremonial ] que El inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne, 21y puesto que tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, 22acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, teniendo nuestro corazón purificado de mala conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura.”

Usted ve, es debido a la obra de Cristo en la cruz que nos convertimos en un pueblo adorador. Los sistemas ceremoniales antiguos se han ido. Cristo es el “camino nuevo y vivo.”

Así que el problema no es el lugar de adoración, la cuestión es quien es adorado. Y Él debe ser adorado como un espíritu – no se limitado a una ubicación geográfica específica, tales como el Monte Gerizim o Jerusalén.

(2) El Tabernáculo / Templo

Usted dice: “John, ¿cómo puedes decir que Dios debía ser adorado como un espíritu, en todas partes, cuando los Judios tenían el templo?” El Templo era sólo un símbolo residente para estimular su adoración como una forma de vida. Si usted no entiende eso, usted se pierde de todo el punto acerca del Templo. Era un símbolo, no una realidad! Usted dice: “¿Qué no habitó la gloria Shekinah de Dios entre las alas de los querubines en la parte superior del asiento de la misericordia, en el Arca de la Alianza, en el lugar santísimo?” Claro, pero ¿usted cree usted que el omnipresente Dios se limita al tabernáculo o al templo y no estuvo presente en otro sitio? Por supuesto que no! La gloria Shekinah fue sólo un símbolo de Su presencia. Sólo los Judios que eran ignorantes limitaban a Dios al templo.

Ahora, a veces, Dios hizo se expresa o se revela en un lugar. Muy a menudo, Dios se reune con uno de los patriarcas en un lugar único, y el patriarca debía construir allí un altar, ¿no es así? Pero sólo porque Dios estaba en un lugar, a la vez, por una razón, eso no significa que Él no estaba en todas partes al mismo tiempo. El Tabernáculo y el Templo eran sólo para estimular a una vida de adoración.

Por lo tanto, la cuestión no es donde adoramos. De hecho, ni siquiera cuando adoramos ( Col. 2:16-17; Gal. 4:9-10 ). Dios es Espíritu, y Él debe ser adorado de una manera espiritual.

Traducción: Armando Valdez
http://evangelio.wordpress.com
http://elevangeliosegunjesucristo.blogspot.com

Centrándose en los Hechos

1. ¿De qué resultado directo es la adoración aceptable? ¿Cómo Lucas 19:10 y Juan 4:23 se relacionan entre sí?
2.  ¿De que imagen profética es el Salmo 22:1-21 un cuadro profético? ¿Qué respuesta sigue a eso en los versículos 22-27?
3. Después de dar a Israel los Diez Mandamientos, ¿qué otra cosa les dio Dios según Éxodo 20:22-26 ? ¿Por qué?
4. ¿Qué hicieron posible los sacrificios del Antiguo Testamento? Explicar lo que hizo el sacrificio de Cristo.
5. Explicar la relación de Isaías 52 y 53 al capítulo 66 con respecto a la adoración.
6. ¿Qué elementos de la adoración en muchas iglesias no son más que copias de los rituales del judaísmo? ¿Por qué esas prácticas ya no son válidas?
7.  Desde la perspectiva divina, ¿por qué Jesús pasó por Samaria en su camino a Galilea en Juan 4?
8. ¿Por qué la mujer samaritana percibe que Jesús era un profeta? ¿Cuál fue su primera reacción a esa realización (implícita en el versículo 20)?
9. ¿Cuál debería ser el objeto de toda adoración?
10. ¿Puede Dios estar representado por una imagen? Apoye su respuesta con el razonamiento de Isaías 40:18-25.
11. ¿Cómo afecta nuestra adoración el hecho de que Dios no puede ser limitado a un lugar determinado o tiempo?
12. En cuanto a la adoración, ¿en que la transición estaba Jesús durante su ministerio terrenal?
13. ¿Qué final predijo Jesús en Juan 4:21 y 23? ¿Cómo fue ese final dramatizado en su muerte?
14. Explique “el camino nuevo y vivo” ( Heb. 10:20 ) que Jesús abrió ( Heb. 10:11-22 ).
15. ¿A que fue destinado a ser el templo en el judaísmo? ¿Que simbolizó la Shekinah de Dios?
16. ¿Se manifestó Dios alguna vez en otros lugares? Dé un ejemplo.

Reflexionando sobre los Principios

1. La primera vez que entendió el significado de la muerte de Cristo, ¿cuál fue su respuesta? ¿Suele contemplar la muerte de Cristo? Leer 1 Corintios 11: 23-26 .¿Cuál es el propósito de comer el pan y beber el cáliz de la comunión? ¿Tiene su iglesia ese enfoque? ¿Qué es lo que personalmente piensa en los tiempos en que la iglesia celebra la Comunión? Algunas iglesias hacen demasiado énfasis en el sufrimiento de Cristo en la Comunión, y otros, no para comunicar el significado de la Comunión por completo. La próxima vez que usted participe en la mesa del Señor, asegúrese de recordar la importancia de la muerte del Señor, y dar gracias a Dios por el beneficio eterno que se deriva de ese acto increíble de amor. Medite en las palabras de Charles Wesley, quien escribió: “Cómo en Su Sangfre Pudo Haber”:

¡Como en su sangre pudo haber Tanta ventura para mí
Si yo sus penas agravé Y de su muerte causa fui!
¿Hay maravilla cual su amor? ¡Morir por mí con tal dolor!
¿Hay maravilla cual su amor? ¡Morir por mí con tal dolor!

2. Lea Hebreos 10:10-22 . ¿Cómo fue Cristo capaz de hacer santos cristianos a los ojos de Dios (vv. 10-13)? ¿Cuánto durará la perfección de nuestra salvación final (v. 14)? ¿Qué dio el perdón de los pecados a los que están bajo el nuevo pacto (v. 19)? Podemos entrar en la presencia de Dios ahora a través de la oración mientras esperamos nuestra entrada al cielo. ¿Estas activamente ejercitando tu privilegio de oración? ¡Alabado sea el Señor que Él ha abierto la puerta para que el hombre pecador sea hecho santo para que pueda tener comunión por la eternidad!

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 930 seguidores

%d personas les gusta esto: