Skip to content

Confiando en Dios

25 octubre 2009

Confiando en Dios

Escrito por Gary E. Gilley

(Febrero de 1996 – Volumen 2, número 4)

Nuestro sufrimiento tiene un significado y propósito en el plan eterno de Dios, y Él hace o permite sólo aquello que es para su gloria y para que el bien entre en nuestras vidas.

Confiar en Dios a menudo puede ser algo difícil, incluso para el hijo de Dios. Sin embargo, el momento más difícil para nosotros de confiar en El es en tiempos de adversidad. Durante ese tiempo el creyente debe entender que las Escrituras enseñan tres verdades esenciales acerca de Dios: Dios es completamente soberano, Dios es infinito en sabiduría, Dios es perfecto en amor. Dios en su amor siempre quiere lo mejor para nosotros (Rom 8:28). En su sabiduría, Él siempre sabe lo que es mejor, y en su soberanía Él tiene el poder para llevarlo a cabo.

DIOS ES COMPLETAMENTE SOBERANO

La pregunta que muchos se hacen es si Dios es poderoso y bueno, ¿por qué hay tanto sufrimiento, tanto dolor y tanta angustia en el mundo? Dios o bien es bueno y no todo poderoso, o es poderoso y no todo bueno. El rabino Kushner en su libro popular, Cuando Pasan Cosas Malas a la Gente Buena, dice que “Dios quiere que los justos vivan vidas pacíficas y felices, pero a veces ni siquiera El puede lograrlo. Es muy difícil incluso para Dios, para mantener que la crueldad y el caos cobren víctimas inocentes.” Kushner, obligado a elegir entre un Dios bueno que no es del todo poderoso, o un Dios poderoso que no es del todo bueno, prefiere creer en la bondad de Dios. Sin embargo, las Escrituras nos enseñan que no tenemos que elegir, porque Dios es todopoderoso y absolutamente bueno. En primer lugar debemos señalar la providencia de Dios, que se define como Su constante cuidado y Su poder absoluto sobre toda la creación para su propia gloria y el bien de su pueblo. El objetivo doble de Dios siempre debe tenerse en cuenta: su gloria y el bien de su pueblo (Salmo 31:15; 115:3; 147:8,9, Hechos 17:24-28; II Cor. 9: 10, Heb. 1:3; Col. 1:17).

Cuando pensamos en la providencia de Dios sobre nuestras vidas tendemos a cometer dos errores. En primer lugar, casi siempre se utiliza la expresión en relación con algo bueno. Sin embargo, en su providencia es tan real cuando nos encontramos con la tragedia (Lamentaciones 3:38). En segundo lugar, sospechamos que Dios interviene en los puntos específicos en nuestras vidas, pero es en gran parte sólo un espectador interesado la mayor parte del tiempo. La Biblia no está de acuerdo, declarando que Dios está activo obrando sobre la vida de su pueblo en todo momento (note Prov. 16:9; 19:21; Lam. 3:37, Santiago 4:13-15 y Job 42: 2). Por lo general, cuando la vida se ha vuelto amarga los cristianos empiezan a cuestionar la soberanía y la bondad de Dios. Sin embargo, todas las personas – los creyentes, así como los inconversos – experimentan ansiedad, frustración, dolor y decepción. Algunos sufren dolor físico intenso y tragedias catastróficas, sin embargo, la distinción entre el sufrimiento de los creyentes y y el de los no creyentes es la confianza de que nuestro sufrimiento está bajo el control de un Dios todopoderoso y amoroso. Nuestro sufrimiento tiene un significado y un propósito en el plan eterno de Dios, y Él hace o permite sólo lo que es para su gloria y para nuestro bien y entre a nuestras vidas.

DIOS ES SOBERANO SOBRE LAS PERSONAS

Las Escrituras enseñan que la soberanía de Dios es absoluta. No hay ningún acto o circunstancia que pueda ocurrir fuera de los límites de la voluntad de Dios nada puede frustrar el plan de Dios. Dios hace lo que quiere, y sólo lo que El quiere y nadie puede frustrar o entorpecer sus propósitos (Isaías 14:27; 43:13; 46:10-11; Dan. 4:35; Ef. 1:11).

Dios tiene un propósito y un plan para nuestras vidas y Él tiene el poder para llevar a cabo ese plan (Salmo 138:8; Gen. 45:8; 50:20). Dios nunca se sorprende, nada lo toma desprenevido, y nunca es frustrado por nada. Dios hace lo que quiere y lo que le agrada y es siempre para su gloria y nuestro bien. Aun así, es cierto que, por razones que sólo El, el Señor permite que las personas actúen en contra y en rebeldía a Su voluntad revelada o moral. Él, sin embargo, nunca les permite actuar en contra de su voluntad soberana (Is 45:7). Nadie puede hacer nada si el Señor no ha decretado ya sea que lo haga que permita que suceda.

Por otra parte, Él puede restringir las personas de llevar a cabo su propósito (Génesis 20:1-7, 35:5; Ex.. 34:23,24). No sabemos por qué Dios permite que los enemigos de su pueblo prevalezcan en un momento y los retiene en otro. Es suficiente saber que Dios puede y debe contener actos dañinos hacia nosotros, cuando es su voluntad soberana. Por otra parte, Dios en su sabiduría y amor, se propone que el bien finalmente provenga de estos actos perjudiciales.

Confiar en Dios en esos momentos, no es una cuestión de nuestros sentimientos, sino de nuestra voluntad. Pocas veces sentimos confiar en Dios cuando golpea la adversidad, pero podemos optar por hacerlo, sin embargo. La Escritura nos enseña que Dios puede hacer que la gente haga su voluntad, incluso sin que ellos sepan lo que están haciendo (Esdras 1:1,5; 6:22; Prov. 21:1; Dan. 1:9; II Cor. 8:16, 17; Deut. 2:30; Jos. 11:20).

La Biblia nunca intenta explicar la relación entre la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre (La cosa más cercana a ella es tal vez Rom. 9:19-21.) Sin embargo, hay tres verdades que tendremos que considerar. Primero, Dios es infinito en Sus caminos, así como en Su ser (Salmo 50:21). En segundo lugar, Dios nunca es el autor del pecado (Santiago 1:13,14). En tercer lugar, la Biblia siempre presenta a la gente como tomando decisiones reales con su propia voluntad.

Debemos responder con el siguiente formato. Debemos confiar en que nuestro futuro está en las manos de Dios, no en las de otros. Debemos ir a Dios en oración (Filip. 4:6). No debemos convertirnos en resentidos, en cambio, recuerde que Dios nunca permitirá cualquier acción en contra nosotros que no esté en conformidad con su voluntad para con nosotros. Nos resentimos cuando queremos vivir nuestro programa, no el de Dios (Habacuc 3:17-19). Debemos actuar con prudencia,utilizando todos los medios a nuestro alcance para evitar daños y/o para tomar el curso de acción apropiado (Nehemías 4:7-20).

Es importante que seamos conscientes de algunas zonas de precaución. Nunca debemos utilizar esta doctrina como una excusa por nuestros propios defectos. No debemos permitir que esta doctrina nos haga responder pasivamente a las acciones de otras personas que nos afectan. Debemos tomar todas las medidas razonables dentro de la voluntad moral de Dios para proteger y promover lo que sabemos que es correcto. Además, no debemos utilizar esta doctrina para justificar nuestras propias acciones pecaminosas o las decisiones que hieren a otras personas (Deut. 29:29).

DIOS ES SOBERANO SOBRE LAS NACIONES

El hecho de que Dios es soberano sobre nuestros gobernantes no suele ser evidente para nosotros a medida que vemos sus decisiones y acciones. En su mayor parte, los funcionarios de gobierno y los órganos legislativos hacer su trabajo al margen de cualquier intención de llevar a cabo la voluntad de Dios, pero hacen exactamente eso. Debemos recordar que para quienes sufren los acontecimientos registrados en las Escrituras, la mano de Dios no estaba por lo general más evidente para ellos en esos eventos de lo que lo es para nosotros hoy.

Hay varias verdades acerca del gobierno que se destacan en las Escrituras. Dios en Su soberanía ha establecido el gobierno para el bien de todas las personas (Romanos 13:1-4; I Tim. 2:1,2). Dios determina quiebn goebierna esos gobiernos (Daniel 4:17,32). Dios también determina cuando estas personas gobernarán (Daniel 4:28-37; Isa. 40:23,24). Por último, Dios gobierna en las decisiones que los gobernantes hacen (II Sam. 16:23; 17:14; Jueces 7:2,3,22; I Sam. 14:6,15,20; I Reyes 20:28,29; II Reyes 5:1; II Cron. 13:14-16; Prov. 21:31 y Salmos 20:7; 33:16,17; 44:6.)

DIOS ES SOBERANO SOBRE LA NATURALEZA

La Escritura nos enseña que Dios controla el tiempo. Es cierto que Él ha establecido las leyes físicas que gobiernan las fuerzas de la naturaleza, pero las leyes continuamente operan de acuerdo a su voluntad soberana. Hay más de cuatrocientas referencias a la terminología del tiempo en la Biblia, muchos de ellas atribuyen el tiempo directamente a la mano de Dios. Pasajes como el Salmo 147:8, 16-18; 148:8; Jere. 10:13; y Amós 4:7 señalan que el tiempo bueno y malo son controlados por Dios.

Otras áreas negativas por las que Dios toma crédito son los desastres (Éxodo 4:11; Isa. 45:7), impedimentos físicos (Juan 9:1-3), y el no tener hijos (Gén. 16:2; 29:31; Jueces 13:3; Sal. 139:13). Lam. 3:31-33 nos dice que Dios no se deleita en causarnos dolor o angustia. Él siempre tiene un propósito para el dolor que trae o permite entrar en nuestras vidas. La mayoría de las veces no sabemos cuál es ese propósito, pero es suficiente saber que Dios nunca desperdicia el dolor.

DIOS ES INFINITO EN SABIDURÍA

La sabiduría se define normalmente como el buen juicio, o la capacidad para desarrollar el mejor curso de acción, o la mejor respuesta a una situación dada. Dios en su sabiduría adopta los mejores medios posibles para lograr sus propósitos. Su propósito principal es darle gloria a Él y hacer bien a Su pueblo (Juan 15:8; Rom. 1:21; 8:28,29; 11:36; I Cor. 10:31; Ef. 1:12, 14, Apocalipsis 4:11, 5:13, 15:4).

Tenemos que entender que la sabiduría de Dios es incomprensible (Isaías 55:8-9; Rom. 11:33,34; Job 42:3; Col. 2:2,3). Puede que nunca entendamos el por qué Dios ha hecho ciertas cosas en nuestras vidas, ni Dios está en la obligación de explicarnos sus caminos. Job, por ejemplo, al parecer, nunca supo por qué Dios le había traído tanto sufrimiento. De hecho, curiosamente, a la pregunta de Job de “por qué”, la respuesta de Dios fue “Quién” (ver Job 42:1-5).

DIOS ES PERFECTO EN AMOR

Un hecho que se enseña una y otra vez en las Escrituras es que Dios nos ama (Salmo 103:11; Isa. 54:10, Rom. 8:38,39; Col. 3:12). La manifestación suprema de ese amor, por supuesto, estaba en la cruz (I Juan 4:9,10), la medida del amor de Dios no sólo se muestra en el hecho de que Cristo murió sino que murió por tales pecadores miserables e infelices. Tenemos que recordar lo que somos, que no tenemos absolutamente ningún derecho sobre su amor, y que cualquier cosa de este lado del infierno es pura gracia.

Aun cuando el Señor nos lleva a través de tiempos difíciles podemos saber que lo hace en amor, a fin de lograr su propósito en nuestras vidas (Juan 15:2; Heb. 12:5-11). Erróneamente buscamos muestras de amor de Dios en los acontecimientos cuando en vez de esto deberíamos buscarlas en su obra fiel y persistente de conformarnos a Cristo. Los objetivos de Dios pueden ser diferentes a los nuestros.

Observe la siguiente cita de del libro, Confiando en Dios.

  • “Misericordia de Dios para nosotros es un hecho objetivo afirmado una y otra vez en las Escrituras. Es verdad si creemos o no. Nuestras dudas no destruyen el amor de Dios, ni nuestra fe lo crean. Se origina en la naturaleza misma de Dios, que es el amor, y fluye a través de nuestra unión con su Hijo amado. Pero la experiencia de ese amor y consuelo que se pretende llevar depende de nuestra fe a la verdad del amor de Dios tal y como se nos revela en las Escrituras. Las dudas sobre el amor de Dios, permite que se alberguen en nuestros corazones, seguramente no nos privan del consuelo de su amor.”

Cuando nos damos cuenta que Dios nos ama demasiado como para hacernos daño, que es demasiado sabio cometer un error y demasiado poderoso para permitir que pase algo fuera de Su control, entonces, ¡varias cosas pueden tener lugar en nuestras vidas!

Podemos confiar en Dios por quiénes y qué somos.

Salmo 139:13-16 nos enseña que somos quienes somos porque Dios nos ha creado de la manera que quería que fuéramos. (Cf. Salmo 119:73; Jer. 1:5) Es evidente que tenemos que cambiar la medida en que nuestra naturaleza pecaminosa distorsiona lo que Dios ha hecho, sin embargo, podemos confiar en Dios por nuestra estructura física, mental y emocional de carácter.

Salmo 139:16 nos dice que Dios no sólo tiene conocimiento previo de lo que ocurriría en nuestras vidas, sino que Dios estaba y está involucrado activamente en la planificación de nuestras vidas. Cualquiera sea la forma en que Dios nos ha creado encajamos de manera única a la vida que Él ha planeado para nosotros. Además, como cristianos, Dios soberanamente y únicamente nos ha dotado a cada uno de sus hijos para el ministerio dentro de la iglesia (I Cor. 12).

Podemos aprender a crecer por medio de la adversidad.

Es como consecuencia del amor soberano de Dios y sabiduría que podemos estar seguros de que incluso en la adversidad el Señor está trabajando, desarrollando un carácter semejante a Cristo en nuestras vidas (Romanos 5:3,4; Santiago 1:2-4; Filip. 1:6, Heb. 13:21). Nuestra obligación es presentar la Palabra de Dios, tratando de aprender las lecciones que Él quiere que aprendamos.

Podemos elegir a confiar en Dios.

Las Escrituras comprueban que Dios es digno de confianza (Salmo 50:15; I Ped. 5:7; Tito 1:2, Heb. 13:5). Sin embargo, debemos elegir confiar en El. Confiar en Dios no es una cuestión de sentirse bien, es un acto de la voluntad. Confiar en Dios es una cuestión de fe.

*************

Para un estudio detallado sobre el tema de confiar en Dios, le recomendamos en primer lugar el estudio en oración de la Palabra de Dios. Otros libros que son útiles se incluyen:

  • Confiando en Dios por Jerry Bridges (gran parte de la información para este artículo fue tomado de este volumen, incluyendo varias citas directas que no se han anotado en nota al pie)
  • Conociendo a Dios por J.I. Packer (Este es quizá uno de todos los grandes clásicos cristianos sobre Dios)
  • El Evangelismo y la Soberanía de Dios por JI Packer (un excelente estudio sobre cómo la soberanía de Dios tiene que ver en la evangelización)
  • El conocimiento del Dios Santo por AW Tozer (otro clásico que perdurará hasta que regrese nuestro Señor)
  • Los Atributos de Dios por A.W. Pink (Un buen complemento al trabajo de Tozer)
  • The God You Can Know por Dan DeHaan (un poco más fácil de leer que los otros con buenas aplicaciónes)
  • Un par de libros sobre el tema relacionado a la adoración serían Real Worship por Warren W. Wiersbe y The Ultimate Priority por John MacArthur
About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 983 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: