Skip to content

El Papel de la Mujer en el Ministerio – 3ª Parte

10 octubre 2009

El Papel de la Mujer en el Ministerio – 3ª Parte

Por Gary E. Gilley

(Noviembre de 1998 – Volumen 4, Número 10)

La comunidad cristiana está luchando contra las grandes batallas sobre el papel de las mujeres en el ministerio y la comunidad secular está tomando nota. Por ejemplo, EE.UU. News and World Report, 10 de agosto de 1998, ofreció un informe especial titulado “La Biblia según Eva” esbozando, con cierta precisión, las cuestiones y los conflictos:

· En junio, las noticias de primera plana a nivel nacional fueron hechas cuando la Convención Bautista del Sur votó a favor de añadir una cláusula a la declaración de la denominación de las creencias afirmando que una esposa debe someterse con gracia al liderazgo del liderazgo de su marido (p. 47). No todos los Bautistas del Sur estuvieron de acuerdo, y la cuestión de las mujeres en el ministerio fue evitado por completo. Este último podría, por supuesto, haber sido pronosticado por el hecho de que ya hay muchas mujeres pastores en la denominación Bautista del Sur.

  • Unas semanas después, el Vaticano advirtió que los católicos que siguen argumentando a favor de la ordenación de las mujeres estarían sujetos a una sanción “justa”. Una vez más, no todos los católicos estuvieron de acuerdo (p. 47).
  • Los líderes del otro lado de la valla se han ocupado también. Durante las últimas dos décadas los eruditos bíblicos feministas han producido una multitud de estudios especializados – cientos de libros y miles de artículos (p. 49).
  • Las mujeres son admitidas en el Ministerio en cerca de ochenta denominaciones cristianas. Ellos representan un tercio de todos los estudiantes en los programas de seminario (p. 52).

Dado que numerosas organizaciones y declaraciones que apoyan el derecho de las mujeres a participar en todas y cada una de las formas de ministerio, recientemente han surgido, la cuestión que debemos abordar hoy es: “¿Pone Dios ciertas restricciones sobre el papel de la mujer en el ministerio?” En la respuesta que tenemos, en nuestros dos anteriores artículos, se examinaron los pasados puntos de vista cultural e histórico. También hemos examinado cuidadosamente los pasajes pertinentes: Gálatas 3:28, I Corintios 11:1-6 y 14:34-35. Pero en un sentido real hemos estado dando vueltas al problema. No es hasta que llegamos a Timoteo 2:11-12 que finalmente nos topamos de frente con el tema.

Un estudio de I Timoteo 2:11,12

La epístola de Timoteo fue escrita cerca de treinta años después de la muerte y resurrección de Jesucristo. ¿Cómo había desafiado el cristianismo la perspectiva de la cultura sobre las mujeres en ese corto periodo de tiempo?

Aristóteles, uno puede recordar, había dicho: “La sociedad sería totalmente desorganizada si las mujeres estuvieran en igualdad con sus maridos, justo como lo sería si los esclavos estuvieran en igualdad con sus amos.” Sócrates preguntó a los atenienses: “¿A quién le habla menos que a su esposa?” Platón recomendó que las mujeres fueren sujetadas en común por los hombres y que sus hijos fuesen atendidos por el Estado (10 Pasos Básicos Hacia la Madurez, p. 5). Jesús rechazó tales actitudes. Reconoció las cualidades espirituales e intelectuales de las mujeres. Valoró la capacidad de las mujeres a servir y ministrar. Lo que Jesús comenzó la iglesia lo continuó.

En el momento en que Pablo escribió a Timoteo, las mujeres:

  1. Tenían un ministerio reconocido de oración (I Timoteo 5:5).
  2. Había una gran variedad de ministerios de enseñanza: a las mujeres (Tito 2:3-5); a los hombres (Hechos 18:24-26) y a los niños (II Timoteo 1:5).
  3. Tenían un ministerio general de buenas obras (I Timoteo 5:10).
  4. Se consideraron iguales en lo espiritual a los hombres (Gálatas 3:28).
  5. En muchos aspectos, habían sido puestas en libertad, habían sido liberadas. Cuando el cristianismo se extendió se logró esta actitud liberadora hacia las mujeres. La mayoría en el mundo occidental de hoy se alegran de ello.

Pero el cristianismo no eliminó todas las restricciones y prohibiciones cuando se trató de las mujeres. Ahora, todos estos siglos más tarde, todavía estamos debatiendo las consecuencias de estas restricciones. El pasaje en cuestión, I Timoteo 2:11,12 dice: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.” Estas palabras parecen bastante sencillas, pero aquellos que niegan el significado tradicional y obvio dicen que debemos haberlo entendido mal, por cuánto “¿Puede alguien negar los ministerios pastoral o de enseñanza, a las mujeres que han sido llamados por el Espíritu Santo justo como a los hombre lo ha hecho” (Alvera Mickelsen, Mujeres en el Ministerio, Cuatro Puntos de Vista, p. 61)?

Un poco de historia puede ayudar. En la ciudad de Éfeso, según los historiadores, muchas mujeres de clase alta estaban siguiendo las tendencias romana en la ropa, peinado y los roles en la sociedad. También había cientos de hetairas, las de mayor nivel de educación de la mujer griega, que eran compañeras y con frecuencia compañeras sexuales fuera del matrimonio de hombres de la clase alta griega. Muy probablemente algunos de estos dos grupos de mujeres se habían convertido y llevaban sus ropas sugerentes y costosas a la iglesia (una cuestión que Pablo enfrentó en los versículos 9-10).

Puesto que las hetairas eran a menudo respetados maestros de hombres en la cultura griega (muchos de ellas se nombran en la literatura griega), sería más natural para ellas asumir un papel de enseñanza después de que pasaban a formar parte de la iglesia (ver Cuatro Puntos de Vista, pp. 201, 202).

Así que la ocasión para las instrucciones de Pablo muy probablemente no era el resultado de las acciones de las esposas cristianas, sino de las mujeres libres de la sociedad que se habían convertido. Las hetairas, sobre todo, estaban acostumbradas a abrir el diálogo con, e incluso en la instrucción de los hombres, un hábito que se podrían haber traído a la iglesia. No tenía ningún reparo en enseñar a los hombres.

¿Cómo respondió Pablo?

Dando a las mujeres tres instrucciones:

a. Las mujeres deben recibir instrucción (no dar), con toda sujeción: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción” (I Tim. 2:11).

Ser sumisas a situarse bajo la autoridad de algo o alguien. La sumisión debe ser voluntaria, es un don. No puede ser forzada. Usted puede hacer que alguien obedezca, pero no se puede hacer que sean sumisas.

b. Una mujer no puede enseñar a un hombre: “Porque no permito a la mujer enseñar… sobre el hombre” (I Tim. 2:12 a).

Recuerde que estamos hablando en el contexto de la Iglesia reunida. Al reunirse la iglesia el contenido de la enseñanza sería doctrinal: las Escrituras. La enseñanza en la iglesia primitiva fue en gran parte la instrucción que se encuentra en las Escrituras del Antiguo Testamento, y las enseñanzas de los apóstoles como fueron reveladas. Las Escrituras prohíben que una mujer enseñe la Palabra de Dios a los hombres.

c. A las mujeres no se le permite tener autoridad sobre un hombre: “… ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio” (I Tim. 2:12 b).

En la iglesia a las mujeres no se les permite tomar autoridad sobre los hombres. En el lado obvio esto prohíbe a las mujeres ser pastores y ancianos. También se excluyen a las mujeres de la dirección de la supervisión espiritual de los hombres. Es evidente, entonces, las mujeres en la iglesia local no deben asumir el cargo de predicador o maestro de los hombres con respecto a las Escrituras o doctrina. Tampoco tienen que estar en posiciones de liderazgo con autoridad sobre los hombres en la iglesia. Algunas otras cosas no son tan claras:

Pregunta: ¿Qué del enseñar doctrina por mujeres a los hombres fuera de la Iglesia reunida, en un estudio bíblico o seminario? ¿Qué acerca organizaciones paraeclesiásticas, tales como las misiones, las universidades, los ministerios en la prisión?

Respuesta: El Nuevo Testamento no dice nada de organizaciones paraeclesiásticas, o reuniones no autorizadas por la Iglesia. Estas organizaciones, si se desea que existan, están colocadas en la posición de la iglesia. De alguna manera, y por alguna razón, están actuando como una iglesia. Estos grupos no tienen autoridad o derecho bíblico a situarse fuera de las directrices dadas a la iglesia.

Pregunta: ¿Qué de la mujer dando enseñanza a los hombres en privado?

Respuesta: Tenemos un ejemplo de esto en el Nuevo Testamento, pero sólo en relación con su marido (Hechos 18:24-28). Al parecer, esta situación es admisible con estas circunstancias.

Pregunta: ¿Qué pasa con las mujeres enseñando a los hombres otros temas que no son de doctrina o Escritura?

Respuesta: Vamos a empezar con el extremo – ¿Estaría mal que una mujer enseñara a los hombres a hacer la ropa o a manejar una computadora? Si nuestra iglesia considera que una clase de cocina en la selva sería necesaria para que lo tuvieran algún ministerio a nuestros hombres ¿tendría que ser malo para una mujer enseñar esa clase? La mayoría de nosotros estaría de acuerdo en que no estaría mal. ¿Puede una mujer enseñar a los hombres sobre misiones, la historia de la iglesia, las técnicas de enseñanza? Yo creo que sí. Estas áreas podrían ser mejor dejadas a la convicción de la iglesia local.

Pregunta: ¿Puede una mujer cantar o dar un testimonio delante de los hombres?

Respuesta: Creo que sí, siempre y cuando ella no exponga las Escrituras en forma de enseñanza.

Pregunta: ¿Puede una mujer tener un puesto administrativo sobre un hombre? ¿Puede ser una superintendente de escuela dominical? ¿Qué de un director de coro, o incluso dirigir?

Respuesta: Esto puede ser un poco más complicado, y las convicciones pueden variar ampliamente. Lo que sí sabemos es que ella no debe dominar a los hombres, ni enseñarles doctrina.

Los Argumentos CONTRA Esta Posición

Algunos de los argumentos más sólidos por los de posición igualitaria incluyen:

  • Pablo estaba respondiendo a un problema específico y temporal en la iglesia de Éfeso.

Opuesto: “La enseñanza de Pablo respecto a las mujeres enseñando a los hombres no fue motivada por un problema específico en la iglesia de Éfeso, sino que salió de su comprensión de Génesis 1-3…. Por razones teológicas: La prioridad del hombre en la creación y la caída” (House, El Papel de la Mujer en el Ministerio Hoy, p. 44).

  • La prohibición de Pablo no estaba en contra de que las mujeres enseñaran a los hombres, sino contra las mujeres que enseñan a los hombres de una manera dominante.

Esta perspectiva depende del uso de Pablo de una palabra inusual para “autoridad”. En el Nuevo Testamento la palabra griega más común fue “sousia”, pero en nuestro texto Pablo usa “authentein” que se encuentra sólo aquí, en todo el Nuevo Testamento. Según Mickelsen la palabra significa: ‘empujarse a sí mismo’ y por lo general tiene un significado negativo”(Cuatro Puntos de Vista, p. 202). Así, algunas feministas sostienen que significa “dominar” o “enseñorear sobre” los hombres. “A las mujeres, entonces, no se les niega la autoridad sobre los hombres; simplemente no deben dominar a los hombres” (véase House, p. 31). Al colocar ambas prohibiciones juntas, algunos creen que Pablo no estaba rechazando a las mujeres a enseñar o a dirigir a los hombres en la iglesia, él estaba solo desautorizando para enseñar de una manera dominante.

Opuesto: estudios completos de la utilización de esta palabra en la literatura griega indican que el significado primario de “authentein” es simplemente “ejercer autoridad sobre”. La palabra en sí no tiene connotaciones negativas (ver Cuatro Puntos de Vista, p. 216).

“Es evidente que el pasaje enseña que las mujeres no deben ni enseñar a los hombres ni ejercer autoridad sobre los hombres. La enseñanza en la iglesia primitiva fue la enseñanza del Antiguo Testamento, y la autoridad expresad en la congregación era eclesiástica en naturaleza, por lo tanto los lectores de Pablo habrían entendido que la enseñanza prohibida era la enseñanza de la Escritura y la prohibición de autoridad espiritual sobre los hombres”(House, p. 49).

  • Pablo estaba simplemente prohibiendo a las mujeres la enseñanza de doctrina falsa.

Opuesto: “Si la enseñanza falsa había sido la preocupación de Pablo en 2:8-15, seguramente el también habría prohibido a los hombres la enseñanza de este tipo. Su énfasis, sin embargo, no estaba en las mujeres que enseñan doctrinas falsas, sino en las mujeres que enseñan a los hombres” (House , p. 44).

Las Razones Detrás de las Restricciones

¿Cuál fue la razón fundamental de estas prohibiciones a las mujeres? No era una actitud anti-mujeres de un soltero declarado, ni de las condiciones culturales temporales del siglo primero. En cambio, Pablo dijo que él colocó estas restricciones sobre las mujeres:

  • Debido a la orden de la creación (“Porque Adán, fue formado primero, y después Eva”, versículo 13).

Es importante señalar no sólo el hecho de que Adán fue creado antes de Eva, sino ¿por qué Eva fue creada: Para ser ayudante de Adán (Génesis 2:18-25); por su causa, no por la de ella (I Corintios 11:8, 9).

  • Debido a la caída (“y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión”, versículo 14).

La caída de Eva se produjo cuando ella hizo caso omiso de su posición divinamente ordenada. En lugar de seguir, optó por dirigir. En lugar de permanecer sumisa a Dios, ella quería ser como Dios. Ella, no Adán, fue engañada.

Algunos sugieren que Pablo enseña que las mujeres son más susceptibles a la tentación por el engaño. Por esa razón, no debe dar lugar en la iglesia ya que es propensa a ser engañada (Culver, Cuatro Puntos de Vista). Pero el texto no dice eso, sólo declara un hecho – engañó a Eva y como resultado le siguieron las consecuencias. Adán, en cambio, no fue engañado – el optó por pecar. Eva fue totalmente engañada y condujo a Adán a lo mismo.

Una Palabra Final

Una palabra se dice aquí sobre la interpretación del versículo 15: “Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.”

En primer lugar, casi todo el mundo reconoce que la salvación de la que se habla aquí no es la salvación, como nosotros los cristianos solemos usar la palabra, como cuando un pecador pone su fe en Cristo y se salva del pecado. Es evidente que la mujer de la que se habla aquí es ya una cristiana, porque Pablo habla de ella como permaneciendo en la fe, el amor y en la santidad. Estas cosas no se pueden decir de una persona no salva.

La palabra griega “salvará” (sozo), tiene una variedad de usos. Se utiliza en el Nuevo Testamento:

  • De la curación de un enfermo en el que se salva de la enfermedad y de la muerte (Marcos 5:34 “hechos salva”).
  • De ser salvados de morir ahogados en un naufragio (Hechos 27:20).
  • De ser salvado de enredarse en falsas enseñanzas (I Timoteo 4:16).

Aquí, la palabra se utiliza en el sentido de ser salvado de algo más que el pecado. En este contexto, Pablo no permite que una mujer tenga autoridad sobre los hombres o para enseñar a los hombres en la iglesia. Entonces, ¿cómo han de influir las mujeres en la iglesia? ¿Cómo van a ser preservadas y ser plenas? Por el criar una familia piadosa y mediante las vidas piadosas que vivan. No todas las mujeres se casan, no todas van a tener hijos, pero la mayoría se hacen ambas cosas. Pablo dice que una de las mayores influencias que una mujer puede tener para Cristo es el criar una familia piadosa. Esto sólo puede suceder si ella misma, es santa. (Para una opinión contraria ver a Mujeres en la Iglesia, pp.146-153.)

En una época en la que tanto la sociedad como el cristianismo quieren eliminar los roles de los hombres y las mujeres no debemos minimizar el valor de una madre piadosa. Dios no ha creado los sexos para funcionar de forma idéntica. Dios nos ha dado tanto hombres como mujeres privilegios y responsabilidades únicas y especiales. Es nuestro gozo llevar a cabo esas funciones para la gloria de Dios.

El Tema de Profetizar y la Oración

Por último, debemos examinar las dos funciones que Pablo permite específicamente a las mujeres en el Nuevo Testamento: la profecía y la oración. Tanto hombres como mujeres pueden orar y profetizar en determinadas condiciones. Los hombres deben orar y profetizar como hombres, cumpliendo sus roles y funciones como hombres. Las mujeres deben hacer lo mismo por su género. Así, las mujeres, que reúnen las condiciones, se les permiten orar en la asamblea. I Timoteo 2:8 indica que los hombres deben tomar la iniciativa de nuevo – funcionando su papel como líderes. Pero este pasaje permitiría a las mujeres ser parte de la oración pública de la Iglesia.

Posiblemente la mejor solución a nivel de la iglesia local es que los hombres dirijan la oración en los servicios de adoración, pero que las mujeres participen en las reuniones de oración de la iglesia. Por ejemplo, nunca se nos habla de una mujer dirigiendo en oración en un culto o reunión de evangelización en el Nuevo Testamento. Pero sí encontramos a mujeres orando con los hombres en el aposento alto (Hechos 1:12-15).

La cuestión más difícil es la de profetizar. Si las mujeres no deben enseñar a los hombres (I Timoteo 2:12), e incluso deben permanecer en silencio en la asamblea (I Corintios 14:34,35), ¿cómo pueden profetizar?

En primer lugar hay que distinguir entre la predicación (enseñanza) y el profetizar. “La predicación y la enseñanza se basan en una exposición inteligible de la Palabra de Dios, mientras que la profecía se basa en la revelación directa” (House, p. 131).

Enseñar a los hombres las Escrituras está prohibido para las mujeres. Profecía, en la que Dios pone las palabras en la boca del profeta (Deuteronomio 18:18,19) no está prohibida, ya que no es el resultado del proceso del razonamiento del profeta. Por lo tanto, nos encontramos con pocas mujeres profetas en el Antiguo Testamento. En el Nuevo Testamento las cuatro hijas de Felipe eran todas profetas (Hechos 21:9). Las mujeres pueden profetizar cuando son instrumento de Dios para la revelación directa, pero no se les permitía explicar, enseñar, o exponer la Palabra de Dios a los hombres en el contexto de la Iglesia reunida.

Cabe señalar sin embargo que la profecía ha cesado hoy. Bajo la inspiración, Pablo predijo que así sería (I Corintios 13:8), y los escritos inspirados de Juan cerraron la puerta (Apocalipsis 22:18).

Aplicación

Estoy de acuerdo con la evaluación de Wayne House:

Aunque la experiencia de la era apostólica de la revelación directa a través de la profecía ya no está en vigor hoy, la oración pública por parte de las mujeres de la congregación no debe ser menos entusiastamente recibida que la de los hombres. Asimismo, una palabra del testimonio ofrecido por una mujer, o la lectura de las Escrituras, o la lectura de la Escritura ofrecida con una sola palabra sobre la obra del Señor en su vida no deben negarse a la mujer piadosa y calificada. Es, como hemos visto, el ministerio de exponer autoritatyivamente y proclamar la Palabra de Dios escrita la que cae más concluyentemente dentro de los confines de la limitación bíblica (p. 140).

El liderazgo autoritario de las mujeres sobre los hombres en la iglesia no es permitido por Dios. Una mujer puede mantener las funciones administrativas, trabajar en comités con los hombres, cantar juntos, etc, pero ¡una mujer no debe gobernar a los hombres!

Un libro excelente sobre este pasaje es La Mujer en la Iglesia, editado por Andreas Köstenberger et al., Que es un nuevo análisis de I Timoteo 2:9-15.

About these ads
4 comentarios leave one →
  1. Anonimo permalink
    21 noviembre 2011 4:45 pm

    Con mucho respeto cuelan al mosquito y se tragan el camello, que sentido tiene? si se puede enseñar a un hombre en privado cual es el problema de hacerlo en la iglesia si hasta fuera de la iglesia en publico tambien se puede. Entiendo que Pablo cuando escribe esto lo hace por su cultura y para no ser de piedra de tropiezo aquellos mas debiles, quienes? los judios. Inclusive Pablo le dice a los gentiles que no coman cerdo para que no sean de piedra de tropiezo para aquellos que el cerdo es abominacion. Es malo entonces o pecado comer cerdo? en ninguna manera. Ademas cuando las mujeres cobran los bautistas del sur especialmente los pastores se recuestan de ellas, y son tan caripelados que en vez de buscar ellos sustento para su familia oran para que su mujer consiga trabajo. Que bonito!!!! Tambien a las iglesias la mayoria de las que asisten son mujeres y de sus diezmo pagan alquiler,agua,luz y todo lo demas que venga que bonito!!!! Hay problemas mas grandes que resolver en esta sociedad el anhele obispado buena cosa anhela, sometais los unos a los otros etc. Esto no conviene leerlo por convencia en las iglesias, la religion bautista del sur es como la politica ah!! aparte de que tambien se meten en la politica. pero ya ese es otro tema el hombre nacio egoista y aplica la biblia a conveniencia.

  2. Hija de Dios (no nuera) permalink
    14 mayo 2012 8:05 pm

    Eres otro ciego. La mente peque~a nunca entendera. Tu mismo te contradices, empiezas con una excejesis y terminas interpretandolo con tu propio razonamiento. El que no esta en contra de Dios con El es. Hombre al fin . . . Que pena, si se dijera que lo que queremos es quedarnos sentadas y no hacer. Dios pone y quita a quien le da la gana cuando EL quiera y en donde quiera. A levantado mujeres como hombres.Pero eso lo ignoramos y nos encajonamos en un texto y formamos un pretexto como el tuyo. Hay de ustedes cuando se encuentren con Dios

  3. Pedro Jimenez permalink
    12 julio 2013 1:11 pm

    Lamentablemente, hay personas que no han comprendido que lo que Dios exige de nosotros es la obediencia y no el sacrificio. Ningun esfuerzo de la fuerza humana sera tenida en cuenta, si no la obediencia a nuestro PADRE CELESTIAL, y si ponemos tal esfuerzo, debe ir a favor de su mandato y el lo ha establecido asi con su Iglesia. Muchos ejemplos tomados aqui, segun he podido ver, son hechos que se hicieron fuera de una congregacion. La orden que da pablo, el Apostol, es sobre el dominio de la mujer sobre la Iglesia de Dios. Por favor, lea bien 1 Cor. 14:33 al 40. Tome en cuenta como comienza diciendo Pablo y tambien señala: Como en toda las Iglesias de los santos, y sigue….. Note que dice el 36, 37 y 38. Y yo les voy a repetir lo que dice el 37: Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que yo (Pablo) les escribo son MANDAMIENTOS DEL SEÑOR. Investiguen bien que era ser un Apostol. Pero por favor, es que aun no saben leer! ¿Que es lo que sucede con la Cristianda? vea el 38; en otra version dice: Y el que ignore (el mandato del SEÑOR) el sera Ignorado. Hermanos, leamos en su contexto las sagradas escrituras y asi apliquemoslas para que no seamos ignorados por el SEÑOR, ya que dice el mismo SEÑOR: Muchos vendran a mi aquel dia y me diran: SEÑOR, en tu nombre hice muchos milagros, anuncie el Evangelio en las plazas y por todas partes; y les dire nunca los conoci, apartaos de mi hacedores de maldad, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus angeles. Hay que obrar conforme Dios ha mandado, dejense de discusiones, solo obedezcan y seremos bien recibidos. Las mujeres acojanse a las partes que Dios les ha mandado, y entonces seran salvadas; dejense de estar atentas a posiciones que Dios no les ha mandado a tomar, de esta manera van siendo engañadas por el Diablo. Revisen bien las Escrituras y encontraran las instrucciones que hay para ustedes. Recuerden, Pablo fue quien entrego el Evangelio a los gentiles por la misma revelacion de Jesucristo, Pues Cristo le aparecia a Pablo y EL ordenaba los mandamientos que Pablo daba a los gentiles.God bless you!

Trackbacks

  1. El Papel de la Mujer en el Ministerio – 3ª Parte « Obrero Aprobado

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 972 seguidores

%d personas les gusta esto: